Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Ducati Monster 1200S, sangre de dragón

05 de Mayo de 2014

Prueba Ducati Monster 1200S, sangre de dragón

Han tenido que pasar más de dos meses desde que estuvimos en Tenerife asistiendo a la presentación mundial de la nueva Monster 1200, hasta que una unidad de pruebas, concretamente la versión “S” del distribuidor autorizado de Ducati para Canarias, GUBRA, haya caído en las manos de nuestro equipo de pruebas y así poder daros algunas conclusiones y valoraciones, con cierta objetividad, de una de las grandes apuestas de la marca de Borgo Panigale para el 2014.

 

Recordando algunos detalles de la presentación, “usabilidad” fue el término más empleado en la misma. La única premisa que se habían marcado en el departamento de diseño para su tercera generación de Monster era conseguir un producto que fuera atractivo y divertido, pero sobre todo “amigable” para los incondicionales de la marca, y también para los que no lo son, de momento. Su objetivo desde el principio no era competir con los modelos más radicales que acaban de salir al mercado, algo que sin embargo finalmente será el mercado quien lo decida.

 

Para conseguir no salirse de estas pautas sin perder ni un ápice del carácter intrínseco de cualquier modelo de Ducati el trabajo ha comenzado con la ergonomía de la agresiva Monster 1200. Una cualidad que se ha mejorado sustancialmente respecto al resto de la familia. De hecho, por primera vez en una Monster cuenta con un asiento regulable en altura, desde los 785 a los 810 mm adaptándose de esta manera a pilotos de todas las tallas, e incluso como accesorio, puede pedirse con un asiento más bajo que se queda a sólo 745mm del suelo.

 

El motor autoportante es parte fundamental de la “ciclística” de la Monster 1200. A él se anclan directamente el desnudo chasis multitubular “trellis”, el susbchasis trasero, el contundente basculante monobrazo trasero y el amortiguador trasero, Sachs para la versión estándar y Ohlins en la “1200 S”. Los ingenieros confían plenamente en la progresividad de este sencillo sistema sin necesidad de utilizar bieletas. Para el tren delantero se ha escogido una horquilla invertida Kayaba de 43mm para la versión estándar y Ohlins de 48 mm para la “1200S”, en ambos casos con 130mm de recorrido. Para los frenos se ha confiado íntegramente en la firma Brembo; M4-32 –M50 la versión “S”- con ABS Bosch desconectable es ambos casos. El peso de las dos versiones es el mismo, 209 kilos en orden de marcha y con una distribución de peso poco habitual  en una Monster, 48% delante y 52% detrás: “Buscando un mejor feeling con la tracción y hacer la moto más confortable para el día a día”, comentaba en la presentación del modelo, Giuliu Malagoli, jefe del proyecto Monster 1200.

 

Respecto al motor, la Monster adopta por fin,aunque debidamente evolucionado, el nuevo motor L-Twin, Testastretta 11° DS de segunda generación refrigerado por agua y culatas de 4 válvulas. Un radical motor que con 1.198 centímetros cúbicos de cilindrada desarrolla la friolera de 135 CV de potencia a 8.750 rpm -35 más que en la Monster 1100 Evo- y 118 Nm de par máximo a 7.250 rpm (145 CV y 124,5 Nm de par en la versión “1200 S”), que se transmiten mediante cadena al eje trasero gracias a una caja de cambios manual de seis relaciones. El control del acelerador es electrónico, un ride-by-wire sin cable físico que conecte el puño con el motor. Y es que en esta tercera generación de Monster, la electrónica llega a su máximo apogeo, con un control de tracción DTC ajustable en 8 posiciones y un selector que permite además elegir tres curvas de potencia, 100 CV, 145 CV de entrega tranquila y 145 con entrega directa, es decir, URBAN, TOURING, SPORT. Tres modos que conjugan la actuación del control de tracción, el ABS y la respuesta del acelerador para ofrecer una experiencia de pilotaje adaptada a cada momento y estado de ánimo de pilotos. Opciones, que además son 100x100 personalizables.

 

Ducati Monster 1200S, la experiencia total

No voy a negar mi vergüenza al contestar a la pregunta que habitualmente te hacen en el concesionario cuando devuelves la moto: ¿Te ha gustado? Y es que realmente este detalle carece de importancia porque lo esencial es que le guste al posible cliente interesado, pero no pude abstraerme de contestar: “Si todas las Ducati del catálogo actual fueran tan amigables como la que acababa de probar, posiblemente venderían el doble de motos”. Pero además, a vosotros os voy a explicar el porqué…

 

La 1200 es la primera Monster que realmente se adapta a todas las tallas. Midas lo que midas te sentirás cómodo, muy cómodo, encima de ella. Es más grande pero para nada masiva. Sigue predominando el concepto minimalista de las Monster, es decir, ruedas, suspensiones, motor, asiento, manillar y faro. Nada más. Pero ahora su ergonomía es amplia y generosa. Se aprecia en detalles como el estupendo mullido de su asiento o la colocación del manillar, cuatro centímetros más alto y cuatro más atrasado, para conseguir una posición mucho más natural y relajada que en las versiones anteriores, y que en conjunción con la posición de las estriberas, te hace la vida más cómoda.

 

Giras la llave de contacto y pulsas el botón de arranque. Dos reacciones nublan inmediatamente tu mente. El bronco sonido de su doble escape trasero que anuncia lo que está por llegar y la espectacular pantalla TFT a color del cuadro de instrumentos. Al verla, sabes que todo lo anterior queda automáticamente obsoleto. Juegas con el mágico botón del puño izquierdo y seleccionas del modo de conducción teniendo en cuenta tus gustos, experiencia o estado de ánimo. En cada modo (Urban, Tourist o Sport) los gráficos de la pantalla cambian dejando protagonismo a unos valores preestablecidos; por ejemplo en el modo “Urban” es el reloj horario el que predomina, pensando que en ciudad siempre vamos apurados, y en el modo “sport” es el cuenta revoluciones, con la cifra en el centro y la escala en parte del perímetro, el que está más a la vista del piloto.

 

 

Apretamos el embrague, otra mejora sustancial en esta nueva generación que nos hace olvidar el tacto radical de anteriores modelos, y engranamos con firmeza la primera velocidad. La sensación no es lo que esperaba. Realmente no me imaginaba que el bicilíndrico en “L” pudiera ser tan dulce a bajas vueltas sin por ello perder ni una pizca de su esencia, porque a poco que le aprietes, sale a relucir todo el carácter habitual en los Testa Tettra a 11º de la marca. Un impresionante empuje que consigue que la rueda delantera quiera despegarse del suelo cuando abres sin contemplaciones en marchas bajas a la salida de la curva, entendiendo por marchas bajas segunda, tercera o incluso cuarta. Alucinante. El tacto del acelerador ride-by-wire es rápido y preciso, un componente al que te acustumbras en los dos primeros kilómetros. Realmente han conseguido un compromiso ideal entre suavidad y entrega de potencia. Y todo ello a base de tecnología del siglo XXI encaminada a ofrecer un producto apto para casi todos los paladares.

 

Pero si algo nos ha sorprendido, que digo sorprendido, entusiasmado, en esta nueva Monster 1200S es su aplomo y agilidad, dos virtudes que no suelen congeniar bien en la mayoría de las motos. Seguramente mucha culpa de este excelente comportamiento dinámico lo tendrá el reparto de pesos y el conjunto de suspensiones Öhlins. Perfectas. Sinceramente yo nunca había probado algo tan bueno en una moto de calle. Y desde ahora exijo que por ley no se empleen otras en ninguna moto que salga al mercado. Ofrecen un compromiso ideal entre confortabilidad y aplomo. Sobre cualquier superficie y a cualquier ritmo. Olvídate de ir esquivando baches o juntas de asfalto, se lo tragan todo sin apartarse ni un milímetro de tu trazada. Da igual que vayas por un camino de cabras o por una carretera lisa como un espejo, la trayectoria que has marcado se cumple sin el menor aspaviento. Ofrece una confianza absoluta, sobre todo en esos tramos de sol y sombra en los que con otra moto dudas por miedo a ese bache inesperado o bulto del asfalto.

 

Todo esto en lo que al apoyo se refiere, pero su agilidad te dejará con la boca abierta. En Ducati han buscado bajar todo lo posible el centro de gravedad, como ejemplo ilustrativo diremos que la batería y todo el bloque electrónico van alojados en un estudiado compartimento habilitado bajo el eje del basculante. El resultado a todo ese trabajo se deja sentir en marcha y sorprende la agilidad de una moto tan grande. El empuje del motor, el aplomo y la agilidad invitan a afrontar cada vez con mayor decisión las curvas y poco a poco descubre tus límites, los de la moto los tendrá que encontrar alguien más capacitado que yo. La M1200S es bastante larga entre ejes lo que ayuda y mejora la estabilidad general. Un auténtico tiralíneas, pisa con exactitud y sigue la trazada del piloto sin titubear. La sensación es siempre de que las rectas se acortan entre las curvas y al llegar a ellas la Monster tiene aún mucho margen que se convierte a la larga en seguridad. Una seguridad que viene dada por un aplomo contundente que te permite incluso tirar del freno con confianza aún dentro de la curva para corregir la trazada, como en una ligera 400.

 

Ahora entiendo… No, no pienses mal. Ahora entiendo las dudas que me asaltaron al ver el recorrido que Ducati preparó para los periodistas en la presentación mundial de Tenerife. Un recorrido que incluía un trayecto por el campo de minas, perdón, la carretera, de Masca. Cuando lo vi, y ante la duda de si la habrían reasfaltado, llamé a un amigo de Tenerife que me confirmó el pésimo estado. Pero claro, tenían una baza escondida bajo la manga en forma de “las mejores suspensiones del mercado”, capaces de dulcificar y hacer divertido el recorrido por una de las peores carreteras de la isla.

 

Con tal empuje y fluidez, lo lógico es que la M1200S cuente con un equipo de frenos acorde a sus prestaciones. Y aunque el trasero está casi de adorno, excepto para timonear, sobre todo si llevas acompañante, el pack delantero es sencillamente espectacular y muy efectivo. Discos de 330mm y pinzas M50 monoblock de anclaje radial, el mismo equipo de la Panigale 1199 y según Ducati, con mejores resultados de frenado. Un solo dedo bastará para apurar hasta el ápice de la curva, y el sistema antirrebote cumple con su cometido cuando bajas salvajemente de marchas antes de entrar en ella sacando el máximo partido al par de pegajosos Pirelli Diablo II (120/70 17 delante y 190/55 17 detrás). Además la nueva Monster cuenta con ABS, DTC y demás sofisticaciones electrónicas que Ducati denomina “safety pack” y tres mapas de potencia.

 

Durante la prueba hemos utilizado mayoritariamente el modo Touring que ofrece toda la potencia del modelo “S” (145CV), pero con una entrega menos exigente para el piloto. El modo “Sport”, con menos control de tracción y apoyo del ABS, nos resultó exquisito solamente en esos tramos pata negra que puedes afrontar a un ritmo más alto con total seguridad. El modo “Urban” (100CV) está ahí, para los que gusten de ir más relajados o para cuando pises suelos mojados o húmedos. En cuanto al consumo, a nosotros nos ha rondado los 6 litros yendo a buen ritmo.

 

Por buscarles pegas a la nueva Monster 1200S buscaría mejorar la amplitud junto a las estriberas, sobre todo la derecha, para permitirme colocar la puntera de la bota en ella sin tropezar con el escape, y así conseguir más apoyo a la entrada de la curva. También hubiera incorporado un indicador de marchas en esa pantalla TFT que tantos parámetros ofrece.

 

La nueva Ducati Monster 1200 ha sido creada con todos los ingredientes necesarios para trasmitir la emoción por la moto al usuario. Una manera de concebir la moto como sólo saben hacerlo en la fábrica de Borgo Panigale, de cuyo departamento de diseño salió la idea original para crear la Monster más espectacular y potente de la historia. Una moto que también ha reducido los costes de su mantenimiento, aumentando todo lo posible los intervalos de revisión; 30.000 km para revisión de válvulas y la básica, el "öil service", pasa de los 12.000Km habituales a los 15.000Km de ahora, algo que hará que su coste de mantenimiento sea muy reducido…contrariamente a todas las “leyendas urbanas” que hay relacionadas con el mantenimiento de las Ducati en general.

 

Es una moto que siempre te deja con ganas de más. De ella te bajarás siempre con una sonrisa y con la satisfacción de haber hecho las mejores trazadas de forma natural. Una moto que destaca por la calidad de todos sus componentes, basta ver las impresionantes horquillas doradas o el doble escape superpuesto, y por su inconfundible estética. Ya sé que la mayoría dirá que el porta matrículas es feo. Yo no lo voy a discutir. Va en gustos y además Ducati ofrece uno más estándar como accesorio. Siendo completamente nueva, la 1200S mantiene intacta la esencia de la Mosnter y mejora en todos los apartados, incluso para el pasajero que viajará más a gusto, y en capacidad de carga teniendo previsto el anclaje de maletas laterales. 

 

Una moto que realmente nos ha sorprendido por su manejabilidad y facilidad de conducción, algo muy similar a lo que sentí al probar la Diavel 1200. Sin embargo, por otro lado me decepciona el amargo sabor de esa sensación que no se volverá a repetir, la sensación de descubrir por primera algo nuevo, algo te entusiasma y que sin embargo, ya nunca será nuevo para ti.

 

Sangre de dragón…

El icónico modelo de Ducati se renueva con esta tercera generación de Monster reforzando con la llegada de la 1200 su inconfundible diseño y sus principales virtudes. Y es que al igual que la Daenerys Targaryen de Juego de Tronos (Canción de hielo y fuego - George R. R. Martin), además de su impactante belleza, atesora fuerza, furia y carácter, cualidades que la llevan a transformarse no sólo en la reina, sino en la legítima Khalessi entre las grandes naked del mercado porque… por sus venas corre la sangre del dragón.

 

¿Nunca has cabalgado sobre un dragón?. Solicita una prueba en Gubra

 

Unidad de pruebas cedida por Gubra, Concesionario Oficial Ducati en Canarias

 

  • Precio Ducati Monster 1200.- 13.550€  (Tarifa mayo 2014 – Incluye Matriculación – No incluye IVTM)
  • Precio Ducati Monster 1200S.- 16.520€ (Tarifa mayo 2014 – Incluye Matriculación – No incluye IVTM)

 

Prueba realizada por el equipo de  Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS