Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Ducati Diavel, endiabladamente excitante

16 de Mayo de 2011

Prueba Ducati Diavel, endiabladamente excitante

Prueba Canariasenmoto.com

 

Pocas motos hay en el mundo tan espectaculares como el nuevo “diablo” de Ducati. Tanto por sus asombrosas dimensiones, su impresionante diseño y el descomunal neumático trasero, la Diavel no dejará indiferente a nadie.

 

Catalogar este nuevo producto de diseño genuinamente italiano dentro de un segmento es muy complicado. Al igual que hizo en su momento con la llegada de la Multistrada, Ducati ha vuelto a romper esquemas con una moto revolucionaria que viene a destrozar el tópico de que “todo está inventado”. Estética de cruiser, motor deportivo y la última tecnología aplicada en el mundo de la moto. En principio todo esto suena muy bien pero, ¿se quedará solo en un ejercicio de diseño?

 

Musculosa y exclusiva.-
Estéticamente, la Diavel está muy bien resuelta, por delante con el faro delantero incrustado en un soporte de aluminio y dividido en dos partes por una fila de leds, y por la parte trasera con un estilizado colín en el que dos filas verticales de leds hacen de luz de posición, freno e intermitentes. El soporte de la matrícula se ha colocado sobre una estructura lateral para no descomponer el diseño de la zaga. En medio, cobra protagonismo el espectacular depósito con pantalla tft a todo color incorporada y el poderoso motor desmodrómico de 162 caballos abrazado por un chasis multitubular. El lado derecho es el que más nos embauca con la salida del escape doble y la impresionante llanta que aloja un descomunal neumático de 24 centímetros de ancho.

 

Ver más pruebas de Canariasenmoto.com

 

Todos los componentes empleados en la Diavel son de primera calidad. En la parte ciclo, destaca la poderosa horquilla multirregulable Marzocchi con barras de 50 mm y las pinzas de freno Brembo radiales, al igual que las bombas de freno y embrague, que “muerden” unos enormes discos de 320 mm. El amortiguador Sachs va montado horizontalmente en la parte inferior y para verlo tendrás que tumbar la moto. Cabe destacar el detalle de que las estriberas del pasajero y las prácticas asas, para no romper la armonía y limpieza del diseño, son escamoteables. La Diavel es una de las motos mejor terminadas que he visto en mi vida.

 

Diabólica y angelical.-
Una vez encima de la Diavel, impresiona la facilidad con la que te adaptas a los mandos. Todo queda a mano y ¡por primera vez en una Ducati! toda la planta de mis botas está en contacto con el suelo. ¡Ponme kilos que así yo los muevo! Me meto la llave en el bolsillo (es de tipo presencial) y le doy al peculiar botón de arranque y… ¡hos…..! Es el sonido del mismísimo infierno el que emana de los escapes de este “diablo”, un sonido que te embaucará y que se quedará impregnado en tus tímpanos como la nicotina lo hace en los pulmones recordándote siempre que ya has sido “tentado por el diablo”. Pero no te asustes, no pasa de ser un acompañamiento perfecto para el armónico comportamiento dinámico de esta nueva Ducati.

 

Para comenzar seleccionamos el modo “Urban”. Recordemos que la Diavel incluye tres modos de motor; Urban, Touring y Sport, control de tracción, ABS 9Plus de Bosch, embrague antirrebote y un sinfín de novedades tecnológicas que ayudan a dominar los 162 caballos de su motor Testastreta heredado de la 1198 de SBK. La idea de Ducati es genial, una moto capaz de todo pero con un sistema de control de potencia con el cual, el ritmo lo marcas tú. En “Urban” la Diavel se conforma con “solo” 100 caballos y un control de tracción al máximo nivel para evitar sustos, más que suficiente para nuestros paseos por la ciudad o para salir a carretera a un ritmo tranquilo, pero también para los que están empezando porque aunque parezca mentira, esta moto es más fácil de pilotar que cualquier otra de la marca.  Para ir a ritmo un poco más rápido o con más capacidad de aceleración, está el modo “Touring” teniendo a nuestra disposición 162 caballos y el control de tracción algo menos intrusivo. Pero si lo que deseas son emociones fuertes en el modo “Sport” podrás soltar toda la adrenalina con una entrega de potencia más abrupta y un control de tracción al mínimo. Además, estos cambios se pueden hacer en marcha y, con tiempo, todos estos modos se pueden personalizar a tu gusto.

 

La postura de conducción sobre la moto es realmente cómoda y te sientes integrado en el conjunto. Se adapta perfectamente a los que no nos criamos con el “petitsuite o el actimel” y además, como opción, hay un asiento aún más bajo (y otro más mullido). La información la tienes que “captar “en dos pantallas diferentes, una en el manillar con lo típico, velocímetro, cuentarrevoluciones, etc. y otra sobre el depósito con datos de potencia disponible, marcha engranada, etc. Ir a ritmo tranquilo con esta moto por la ciudad es una sensación placentera por dos motivos; por el propio disfrute personal de manejar un compendio tecnológico de esta magnitud, y por otro, el hecho de sentirte observado y envidiado porque una cosa está clara, todo el que le gusten las motos, se sentirá atraído por “el diablo”.

 

Llega el momento de la verdad.-
Pero teniendo ocasión para ello no nos íbamos a quedar en pasear el palmito por la urbe. Llegaba la hora de comprobar nuestro planteamiento inicial ¿todo este desmesurado compendio de diseño y prestaciones sería eficaz a la hora de moverte por las sinuosas carreteras de Canarias?

 

Cambiamos a modo Touring y escogemos una de nuestras carreteras de curvas preferidas, de Guía a Montaña Alta en Gran Canaria. Esa era la idea inicial porque tras ver ¡cómo iba! la Diavel, lo que iba a ser un simple paseo se convertiría en una divertida ruta en la que apenas paramos para “echarnos” un bocadillo. ¿Quién había dicho que una goma así penalizaría la moto en curvas? ¿Quién me aseguraba que con más de 1500 mm entre ejes una moto era perezosa? ¿Quién pensó que los 162 caballos estarían desaprovechados? ¡Quizá fuera yo mismo! No nos engañemos, cuando Ducati diseñó esta moto partiendo de una hoja en blanco, el objetivo era satisfacer los instintos básicos que todo motero lleva marcados en su ADN…

 

Pasamos  a modo “Sport”. Adrenalina pura, conexión directa entre tu mente, tu puño y la respuesta del motor, sensaciones, bramidos y control absoluto de la máquina que tienes entre las piernas. El control de tracción te permite abrir sin miedo a la salida de las curvas a las que llegas frenado hasta el mismísimo vértice con la seguridad que da el poderoso tren delantero y la eficacia del más moderno ABS de Bosch. El perfil redondeado de la goma trasera Pirelli Diablo Rosso II permite afrontar las curvas de tal manera que cuando quieres darte cuenta, el peso de la moto te hace pensar que quizá te estés “animando demasiado”. Parece increíble que una moto tan fácil de pilotar tenga un paso por curva tan asombrosamente rápido. Ducati sabe hacer motos, eso queda claro.

 

El único “pero”, por ponerle alguno, es que el enorme escape lateral resta espacio para colocar la bota en la estribera de manera ortodoxa para “atacar” las curvas a derechas. También se echa en falta de un indicador de nivel de combustible.

 

Como decíamos al principio, Ducati ha vuelto a dar un vuelco al estancado mundo de la moto con la nueva Diavel, una moto simbiosis de varios conceptos en la que se mezclan exquisitez, comodidad, facilidad y eficacia. Y una cosa hemos de deciros, las fotos no la hacen justicia, la Diavel hay que verla, oírla y, sobre todo, sentirla en vivo.

 

Es excitante y divertida como pocas motos que hayamos probado. Si el diablo es así, yo ya estoy condenado e iré directamente al rutear por las angostas carreteras del averno.

 

Para la ocasión, Ducati se ha volcado en ofrecer un gran catálogo de piezas de carbono, accesorios para hacerla más rutera (GPS, pantallas, alforjas…), piezas especiales para ajustar la ergonomía, escapes (por si aún quieres más prestaciones), además de una exclusiva gama de ropa motera urbana con novedosos tejidos reflectantes.

 

La Diavel se ofrece en tres versiones: Estandar (la unidad probada), Carbon y Carbon Red. Las dos de carbono sólo se diferencian entre sí por los colores, y éstas dos, con respecto a la más asequible, por las llantas, araña de los discos de frenos delanteros, acabado de las barras de horquilla, y carrocería.

 

Moto cedida para la prueba por Gubra SL, Concesionario Oficial Ducati para toda Canarias.

 

Precio Diavel = 16.928€ (color rojo o negro) Incluye gastos de matriculación
Precio Diavel Carbon = 19.882€ (color negro) Incluye gastos de matriculación
Precio Diavel Carbon Red = 20.472€ (color rojo y negro) Incluye gastos de matriculación

 

Textos: Fernando Jiménez
Fotos: Hacomar López

 

Equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
Ficha Técnica Ducati Diavel (2011)
Tipo
Naked
Cilindrada
1198
Motor
Testastretta 11°, Bicilíndrico en L, Desmodrómico 4 vávulas x cilindro, refrigeración líquida
Potencia
162 C.V.
Transmisión
Cadena. Corona de 15 piñones, plato de 43 piñones
Cambios
6
Chasis
Tri-tubular en acero Cromo Molibdeno
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1200 RT LC - 14990 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS