Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Bultaco Brinco, diversión, diversión y más diversión

11 de Diciembre de 2015

Prueba Bultaco Brinco, diversión, diversión y más diversión

En esta ocasión, en Canariasenmoto, hemos tenido la posibilidad de probar un nuevo concepto y, decimos un nuevo concepto, porque después de probarla nos ha quedado claro que no es ni una moto ni una bicicleta.

 

Para rodar con esta nueva creación de Bultaco y, junto con el director de Bultaco Canarias (que nos cedió dos unidades de la Brinco para la realización de la prueba), decidimos que la zona del Teide, en la isla de Tenerife, era el lugar ideal para estrenar este nuevo modelo. Por un lado, su orografía nos iba a permitir aprovechar al máximo todas las posibilidades de la Bultaco y, por otro, no se nos ocurría un paisaje más impactante para las instantáneas de la prueba. Sólo viendo las imágenes coincidirán en que no nos equivocamos.

 

Mientras nos dirjíamos hacía nuestro destino, la conversación de nuestro equipo giraba en torno a la incertidumbre de lo que realmente nos encontraríamos en la prueba.

 

Llegamos a nuestro destino y nos muestran a las protagonistas de la mañana: dos Bultaco Brinco.

 

En un primer vistazo, la idea que te viene a la cabeza es que es la típica bicicleta de montaña que se apoya en un motor eléctrico para facilitar el pedaleo, pero nada más lejos de la realidad.

 

La Bultaco Brinco dispone de un chasis de aluminio que dota al conjunto de ligereza, aspecto fundamental ya que te facilitará mucho las maniobras. El basculante trasero también está realizado en aluminio y es de una rigidez extraordinaria.

 

El chasis se complementa con un monoamortiguador trasero regulable de grandes prestaciones que se adapta de manera excepcional sobre cualquier superficie y una horquilla delantera invert con un recorido de 180 mm. El sistema de frenos está formado por un disco delantero de 203 mm de diametro con pinzas de 4 pistones y un disco trasero también de 203 mm. Anclado al chasis se encuentra la batería, que permite una autonomía de hasta 100 km en el modo ECO.

 

Con todo ello, el conjunto pesa tan sólo 39 Kg, un peso bastante contenido.

  

 

La Brinco dispone de un sistema de cadena con nueve piñones conectado directamente a los pedales lo cual permite utilizarla como una bicicleta si no hacemos uso del motor eléctrico. Integra un sistema de nueve cambios.

 

Además, dispone de un motor eléctrico que actúa sobre la rueda trasera mediante un acelerador situado en el puño derecho pero que es independiente del sistema de pedales. Esto permite utilizar la Brinco como un ciclomotor simplemente acelerando sin utilizar los pedales.

 

Pero lo más interesante, es que puedes utilizar ambos sistemas de manera simultánea.

  

Nos subimos en la Brinco

Lo primero que apreciamos es que es bastante alta y debemos ajustar la altura del sillín (en mi caso al mínimo para llegar con las puntas al suelo).

 

En la parte derecha del manillar encontramos el puño del acelerador, la piña que nos permitirá cambiar de marcha y un botón rojo que nos permitirá activar o desactivar el motor eléctrico. Es importante tenerlo desactivado cuando movamos la Brinco en parado ya que podemos tocar el acelerador sin querer y nuestra Brinco saldrá "disparada". 

 

Nos ponemos en marcha simplemente pedaleando. Cuesta un poco los primeros metros (será que ya no me acuerdo de lo que es montar en bici) así que cambio de marcha para dejar el desarrollo más ligero. Una vez he avanzado unos metros me decido por fin a acelerar con el puño del gas. Tarda unos instantes en hacer efecto pero enseguida notas el empujón proporcionado por el motor eléctrico.

 

 

Para ir cogiendo el tacto con el puño del gas,  dejamos los pedales quietos y comenzamos a recorrer unos tramos por asfalto únicamente utilizando el acelerador. La Brinco dispone de tres modos diferentes (Sport, Tour y Eco) en función de los cuales dispondrás de mayor o menor autonomía así como de entrega del motor eléctrico. La autonomía varía entre los 50km en el modo Sport y los casi 100km en el modo Eco. Circulando sólo con el puño de gas tienes la sensación de ir conduciendo un ciclomotor.

 

Una vez cogido el tacto del acelerador comenzamos a recorrer la zona del Teide, con largas rectas con pendientes de subida y bajada y aprovechamos para, además  de acelerar, comenzar a pedalear simultánemente apoyando el pedaleo con el motor eléctrico. Todo ello nos permitió subir las pendientes con una facilidad extraordinaria y ante la mirada sorprendida de las personas que se encontraban en los alrededores, que se quedaban mirando a nuestro paso preguntándose como era posible que subiese a tal velocidad. 

 

Combinando el pedaleo con el motor eléctrico, llegamos a alcanzar casi los 70km/h, y de paso, llevarnos un pequeño susto cuando fuimos a encarar alguna de las curvas ya que no piensas que vayas a tanta velocidad.

 

Los frenos actúan igual que que en una moto, siendo el del lado el freno delantero y el izquierdo que actúa sobre la rueda trasera y tienen muy buen tacto. 

 

 

Ahora que ya nos hemos soltado un poco, nos dirijimos hacia una zona de tierra donde pudimos probar las cualidades dinámicas de esta Brinco. 

 

Y aquí es donde realmente hemos disfrutado. Las suspensiones tanto delantera como traseras absorben de manera excepcional las imperfecciones del terreno y la posibilidad de poder dar un golpe de acelerador en cualquier momento para conseguir colocar la Brinco en su sitio es una gozada. También es una gozada ver una cuesta de tierra y afrontarla con las garantías que te proporciona el disponer del acelerador para ayudarte.

 

En esta zona de tierra quisimos probar los frenos y el comportamiento de la Brinco cuando derrapas con la rueda trasera. Aceleramos hasta que cogemos una velocidad adecuada, apretamos con fuerza el freno trasero y giramos la Brinco con el cuerpo mientras derrapamos.

Y aquí viene lo bueno: cuando estamos girando en medio de la derrapada, aceleramos con fuerza lo que nos permite enderezar la Brinco sin ningún esfuerzo y continuar la marcha sin necesidad de pedalear ni apoyar el pie en el suelo. Lo dicho, una gozada!!!!!!

 

 

Pasamos un rato entre caminos de tierra, subiendo y bajando, dando pequeños saltos, derrapando al llegar a giros en tierra para colocar la Brinco y cuando nos damos cuenta se nos ha ido el tiempo y ha pasado la mañana. 

 

La única palabra que se nos viene a la mente para definir a la Brinco es Diversión.

 

La Bultaco Brinco es un concepto nuevo. Se podría catalogar como un híbrido entre ambos mundos (bicicleta y moto) con una parte eléctrica capaz de otorgar unas prestaciones extraordinarias. Un aspecto importante es conseguir encontrar el punto de equilibrio perfecto entre el pedaleo y el acelerador en cada momento. Si lo consigues, podrás disfrutar de la Brinco en todo su esplendor. 

 

He de reconocer que antes de la prueba era muy escéptico pero tras varias horas encima de la Brinco he quedado gratamente sorprendido y con una sonrisa en la cara.

 

Para completar el rango de características y funcionalidades, la Bultaco Brinco puede homologarse como ciclomotor.

 

Moto cedida para la prueba por Bultaco Canarias, distribuidor oficial para Canarias de la marca.

 

Precio Bultaco Brinco - 4.800 €.

 

 

Prueba realizada por el equipo de  Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW C 6500 GT - 7500 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS