Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba BMW F 800GS, una trail de altos vuelos

31 de Marzo de 2014

Prueba BMW F 800GS, una trail de altos vuelos

Desde la atalaya que me proporciona la BMW F 800GS de Marmotor disfruto del espectáculo de una naturaleza que exhibe sin pudor su manto verde tras las lluvias recién caídas en la Isla de Gran Canaria. Una inusual frondosidad que te invita a adentrarte por senderos y caminos que se abren paso por las laderas de barrancos como el de Tirajana a lomos de una moto que encaja perfectamente en la filosofía del piloto viajero-aventurero…

 

Una avalancha de novedades…

La BMW F 800GS es una moto que no pasaba por las manos de nuestro equipo de pruebas desde hace años y aunque parezca la misma de siempre, son muchas las diferencias con el modelo original que nacía allí por el 2007. Y no sólo lo decimos por este nuevo tono azul que la convierte en una de las trail más elegantes del mercado, la F 800GS de 2014 es una máquina totalmente renovada y repleta de estimulantes dosis de tecnología aprovechable.

 

Entre las novedades más destacables de la nueva GS está el que hereda la posibilidad de equipar como opción el sistema de suspensiones regulables electrónicamente ESA y el control de estabilidad ASC. Ah, y aunque a muchos les desilusionará, para la activación de los intermitentes se recurre al sistema estándar dejando a un lado, como en todas las BMWs modernas, su peculiar sistema propio.

 

También existe ahora la posibilidad de españolizar la altura del asiento rebajando su altura en 6 centímetros para quedarse en 82 centímetros del suelo, un detalle del que no disponía nuestra unidad de pruebas; por eso lo de “Desde mi atalaya…” Además se puede reducir aún más la distancia hasta el suelo con unas suspensiones de recorrido más corto cuando se pide la moto, en un encomiable afán de la marca para llegar a todos los clientes, independientemente de su altura. Es decir, que ya no tienes excusas para decidirte por el modelo más trialero de la marca.

 

Estéticamente la GS mediana de la firma alemana también se ha sometido a una renovación. Su frontal tiene un diseño más agresivo e incluso vigoroso que enfatiza su carácter aventurero. BMW siempre impregna sus modelos un toque de distinción y la F 800 GS no iba a ser menos. Una trail de peso medio que sigue siendo una de las referencias de su categoría y que ve potenciada su condición de endurera y rutera asequible.

 

La 800GS entra por los ojos gracias a la combinación de colores, en nuestro caso azul córdoba, y a los acertados grafismos. Su línea y los componentes dejan muy clara su afición al campo; llanta delantera de 21 pulgadas, suspensiones de largo recorrido (impresionante horquilla invertida), asiento estrecho y muy pocas zonas de la carrocería expuestas en caso de caída. Seña de identidad de este modelo son asimismo los faros asimétricos y el pico de pato de su frontal. Su manillar, plano y ancho y con unos retrovisores que priorizan el diseño a la eficacia, son otra clara muestra de su orientación aventurera. El conjunto del falso depósito-asiento-colín está muy bien conseguido e incorpora en la parte trasera derecha el tapón de llenado de combustible, que no tendremos que utilizar mucho debido al escaso consumo de le F 800GS (en la prueba, dándole al mango sin miramientos, no superó los 5,5l/100kms).

 

Tecnología asequible y funcional…

Como decíamos anteriormente, esta renovada GS800 se erige como la primera trail media que ofrece la posibilidad de  añadir un completísimo pack de ayudas electrónicas similar al de modelos superiores. Comenzando por la opción del ESA, el sistema de regulación electrónica de las suspensiones con tres regulaciones: Confort, Normal, y Sport. Un avanzado sistema que permite seleccionar los distintos modos incluso en marcha y de modo muy sencillo, para edecuarlas a tu tipo de conducción o estado anímico o del firme por el que circules.

 

Pero las ayudas no acaban aquí, también puede añadirse un control de estabilidad ASC, especialmente útil en condiciones difíciles sobre suelos con un coeficiente de fricción bajo. Un sistema que evita los deslizamientos de la rueda posterior en las aceleraciones, asegurando de forma automática un nivel más alto de seguridad. Y como colofón, destacamos su avanzado sistema ABS desconectable de dos canales, ahora incluido de serie, que te permite adecuarlo a tus necesidades con sólo pulsar dos segundos un botón en la piña izquierda. 

 

Mecánicamente, la BMW F 800 GS confía en su eficaz bicilíndrico en paralelo refrigerado por agua y con inyección electrónica y doble árbol de levas de 85 CV que se muestran muy dóciles y se hacen oír con un tono metálico similar al de su hermana mayor. Un motor que se muestra muy suave y que ofrece un tacto increíble a bajas revoluciones, lo ideal para adentrarte en territorios desconocidos. También destaca por una elasticidad que permite seguras recuperaciones y un consumo realmente ajustado, y una ventaja más respecto a su hermana mayor, no se balancea lateralmente por las inercias del cigüeñal longitudinal del bóxer.

 

 

Lost in Paradise…

Nos ponemos en marcha camino a… Bueno, realmente esta moto invita a viajar sin rumbo fijo, disfrutando del camino e invitándote a adentrarte por caminos y veredas en las que puedas impregnarte de los intensos matices y olores de una naturaleza en ebullición. Es una moto alta, sin el asiento bajo o las suspensiones recortadas, los que no tomasen yogoures en su infancia lo tendrán menos fácil, y fíjense que no decimos difícil porque gracias a su liviano peso (unos 205 kilos), en muy sencillo hacerse con ella. La postura de conducción es muy natural y cómoda. El asiento parece estrecho pero su confort a lo largo de los kilómetros está garantizado.

 

El cuadro de instrumentos, sencillo y legible,  lo componen  por dos esferas analógicas para el velocímetro y el cuentavueltas, además de una pantalla digital con reloj horario, odómetro, dos parciales, indicador de combustible, temperatura del líquido refrigerante, marcha engranada, y un ordenador de a bordo que se acciona desde el manillar. Los componentes son todos sencillos y prácticos, de primera calidad, como no se podía esperar menos de una marca premium.

 

Además, nuestra unidad de prueba disponía de los accesorios del “Paquete Confort” (493,73 euros) compuesto por; puños calefactables, ordenador de a bordo, caballete central y soporte de maletas. Y de los del “Paquete Seguridad” (645.64 euros) que incluye el control de tracción desconectable y la suspensión electrónica. Además de intermitentes LEDS (108,51 euros). Sobre las suspensión electrónica baste decir que el modo “confort” es el que mejor se adapta a ciudad y a esas superficies minadas de agujeros, ya sea en carretera o fuera de ella. Si el terreno mejora, sea en la ciudad o ya fuera de ella, y apreciamos que la moto flamea demasiado, pues pasamos a modo “normal”. Y el “sport” lo dejaremos para cuando queramos desmelenarnos teniendo bajo control las reacciones de la moto.

 

Terapia sobre dos ruedas…

Lo primero que sorprende en la F800GS es su asombrosa agilidad. La llanta delantera de 21 pulgadas tiene un comportamiento muy estable y sólo notas su presencia en la entrada de las curvas más cerradas en las que tiende a cerrar la trazada hasta que te anticipas a esta reacción a golpe de gas. La moto, a pesar de sus suspensiones de largo recorrido, es muy neutra y predecible y no pierde la trayectoria en ningún momento. Sobre ella te sientes superior, en altura y alguna cosa más, y te acostumbras a ella en muy poco tiempo.

 

El chasis, un multitubular desnudo con el motor colgando, es el principal responsable del neutro comportamiento de la moto, pero por muy noble que sea, si no va acompañado de un motor acorde, el conjunto desmerece mucho. Este no es el caso del bicilíndrico paralelo de la F800GS que con sus 85cv es uno de los mejores apartados de la moto. Empuja desde abajo, está lleno de potencia en medios y estira hasta donde haga falta. Da igual la marcha que tengas engranada, al abrir, siempre hay “chicha”, de hecho te permite cierta flexibilidad a la hora de abordar las curvas despreocupándote de salir bajo de vueltas.

 

Cuando comienzas a cogerle el gustillo a esta GS media, te permites enlazar curvas sin cambiar de marchas a un ritmo endiabladamente alto olvidándote de que delante llevas una rueda “fina” y de 21 pulgadas. El agarre del neumático en asfalto es excelente y su tacto en tierra, inmejorable. El motor se dosifica milimétricamente y las ruedas se dejan notar, controlando en todo momento sus reacciones. A pesar de notar el embrague un poco duro, el placer de utilizar una certera palanca de cambios invita a olvidarte de su elasticidad y jugar con el cuentarevoluciones. Las suspensiones tienen un comportamiento excelente gracias a poder modificar desde el mágico botón, ciertos parámetros. Los frenos, suficientes y constantes en cualquier situación, ofrecen un tacto preciso y muy dosificable en situaciones de poco agarre. El trasero tiene un tarado que funciona muy bien en tierra, el tacto es muy bueno y controlas la derrapada sin dificultad.

 

Las GS son las motos más polivalentes de la marca alemana, pero con el paso de los años, el resto de la gama GS se ha ido “asfaltizando” progresivamente, perdiendo en el cambio cualidades off-road. Sin embargo la F 800GS es la que tiene más aptitudes off-road de la gama GS sin perder por ello cualidades en carretera y es por lo tanto la más polivalente de todas las GS disponibles en el catálogo de BMW.

 

La F800GS destaca por su enorme agilidad en todo tipo de terreno, es “de verdad” una moto capaz de desenvolverse sin dificultad en cualquier situación y que dispone de un motor inagotable. Es ideal para campo, carretera, sólo, a dúo, para trayectos cortos, para trayectos largos, para invierno, para verano, para el día, para la noche… Unstoppable

 

Unidad de pruebas cedida por Marmotor, Concesionario Oficial BMW Motorrad en Las Palmas

 

Precio básico BMW F 800GS.- 10.850,00€ (No incluye gastos de matriculación 415,00€)

Precio unidad probada.- 12.512,88€ (Inter. leds, pack confort, pack seguridad y gastos de matriculación)

 

Equipamiento utilizado en la prueba gentileza de Motard Class. VER DETALLES

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW F 800 R - 7000 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS