Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba BMW C600Sport, arquitectura germana

05 de Octubre de 2012

Prueba BMW C600Sport, arquitectura germana

Prueba Canariasenmoto.com

 

A pesar de que su producción y salida al mercado se retrasó debido a las altas exigencias de calidad de BMW, los dos nuevos scooters de la firma bávara, el C 600Sport y el C 650GT, han sido los maxi-scooters más esperados del año.

 

Por fin llegó a las manos del equipo de pruebas de Canariasenmoto.com el modelo más deseado, el C 600Sport, que nos cedía, durante cuatro días, el Concesionario Oficial BMW Motorrad en Las Palmas, Vemotor Canarias.

 

Según la propia marca sus modelos “C” llevan colgado el slogan “Urban Mobility” puesto que el objetivo es atraer a clientes que lo utilicen principalmente para ciudad y alrededores, aunque como más adelante descubrirás, el radio de acción de esta nueva BMW es mucho, muchísimo más amplio.

 

El diseño exterior del BMW C 600Sport es muy moderno, vanguardista podríamos decir. No se parece a ninguno del mercado, lo que ya de por sí es un punto a su favor. A pesar de su volumen y peso (249 kilos), el Sport es bastante estilizado. El frontal tiene un aire de marca. Del guardabarros destaca su hendidura central que continúa en una línea ascendente por el centro de las dos ópticas en un acertado diseño. La cúpula central regulable y los espejos marcan el carácter agresivo del modelo más Sport de la gama “C”. Vayas por donde vayas, es la diana de todas las miradas.

 

El depósito va colocado en el centro del chasis, entre los pies, muy cerca del motor, centrando con ellos las masas y consiguiendo que los casi 250 kilos pasen más desapercibidos de lo que imaginas. El asiento antideslizante es amplio, para piloto y pasajero que además dispone de unas generosas agarraderas, y con un acertado compromiso entre dureza y mullido; Impecable. La parte trasera, que recuerda a la F800, termina en un estilizado conjunto con el emblema de la marca. El lateral derecho está marcado por el escape con un diseño más acertado estéticamente que acústicamente, y en el lado izquierdo el protagonista es el amortiguador, más bien su muelle pintado en blanco, colocado en una inhabitual posición.

 

Subidos a su asiento, alto pero al que llegas sin problemas, la habitabilidad es muy buena. Todo está en su sitio y el manillar queda a una distancia y altura muy acertada. La protección aerodinámica excelente, con la cúpula en la posición más alta. Y si por algo destaca esta moto, perdón, scooter, es por su catálogo de soluciones prácticas y originales, algo que ya es habitual en una marca que ella misma es más que suficiente argumento de ventas. ¡Eh! ¡Que tengo una BMW!

 

 

Belleza interior…
Empezaremos por su corazón, un motor bicilíndrico de 600cc que rinde 60CV diseñado por BMW y fabricado por Kymco con las exigencias de calidad del fabricante alemán. Este propulsor está gobernado por una centralita electrónica muy eficaz tanto a la hora de entregar la potencia, siempre llena, como para controlar el consumo; menos de 5 litros rodando a ritmo más que considerable: impresionante.

 

En la salida de los semáforos, apreciamos un pequeñísimo retardo en la entrega de potencia gracias a la electrónica que gobierna el motor, un control que te evitará patinar sobre superficies deslizantes pero que empujará de manera contundente pasado ese momento crítico. Una fórmula ideal para cuando circulamos por ciudad de forma más distendida y para no castigar innecesariamente el embrague centrífugo. La transmisión secundaria es por cadena, una cadena limpia que está oculta tras una carcasa y que dispone de engrase automático.

 

El bicilíndico empuja muy bien desde abajo, no hay ningún otro mejor en este aspecto, y mantiene el empuje en toda la gama de vueltas. Puedes disfrutar pilotándolo a buen ritmo contando siempre con un buen caudal de potencia a la salida de las curvas. Lo que es menos brillante es el sonido de su escape, no es agradable y se parece demasiado al de cualquier scooter de 300/400cc. Menos mal que BMW tiene como opción un escape Akrapovic que seguro que mejorará este aspecto.

 

Para la parte ciclo BMW ha confiado en una estructura de tubos de acero a la que se anclan una eficaz horquilla invertida de 40mm y un singular amortiguador trasero colocado horizontalmente. Las llantas son en ambos casos de 15 pulgadas y los neumáticos 120/70 (delantero) y 160/60 (trasero), unas medidas muy correctas para las prestaciones de la moto. En el apartado de frenos la C600Sport viene equipada con un sistema de frenado combinado y con ABS que actúa sobre discos de 270mm en los dos trenes, aunque delante mordidos por dos pistones y detrás por sólo uno.

 

Pero si por algo destaca BMW es por el cuidado de los detalles, y de éstos, la C 600Sport va cargada. Comenzamos por el genial sistema “flexcase”, una trampilla desplegable que permite alojar un segundo casco integral (comprobado) mientras la moto esté parada. Tras el escudo delantero encontramos dos generosas guanteras, una con toma de corriente y que queda cerrada electrónicamente cuando bloqueamos la dirección, muy útil. La cúpula es regulable en tres posiciones con un sistema de doble mariposa similar al de las “GS”. El freno de estacionamiento está integrado en la “burra lateral” y se acciona cuando apoyamos la moto sobre ella. También disponemos de burra central. La tapa del depósito de llenado de la gasolina y el asiento se abren desde la misma cerradura de contacto, otro detalle práctico.

 

El cuadro de instrumentos es una combinación digital y analógica. A la izquierda una gran esfera que informa de la velocidad y a la derecha un tablero digital con información de todo tipo, no falta de nada, eso seguro, pero cuesta un poco, hasta que te acostumbras, encontrar de un vistazo rápido lo que buscas.

 

Nuestra unidad contaba además con el paquete alta gama (942,48 euros) que incluye: Luz de día, control de presión de neumáticos, intermitentes leds, puños calefactables y asiento calefactable  para piloto y pasajero.

 

 

En marcha…

Los primeros kilómetros con la BMW C 600Sport son de adaptación, aunque en este caso, esa simbiosis entre máquina y piloto se consigue muy rápidamente. Definitivamente, aunque yo sólo mido 1,69, la posición ideal de la pantalla es la más elevada, así disfrutas de una satisfactoria protección y la confortabilidad es excelente.

 

En ciudad la 600Sport es una delicia. El empuje de su motor en bajos y medios es contundente. Por facilidad de maniobras parece más un scooter de 300 ó 400 cc que un maxiscooter. Se mueve entre el tráfico urbano con extraordinaria facilidad y la capacidad para cambiar de dirección o de velocidad es muy buena. El sistema de frenado también es más que suficiente para detener la moto en cualquier situación aunque el tacto del freno trasero podría ser más dosificable. Es un scooter al que mirarán todos los que te vean, pero no los que te oigan, el sonido con el escape de serie se parece también al de un scooter de menor cilindrada.

 

En autopista y vías de circunvalación, uno de los escenarios en los que los “C” de BMW se moverán habitualmente, el C600Sport pisa con firmeza. El tarado de sus suspensiones es excelente y la rigidez del chasis adecuada, en ningún momento, y eso que le hemos hecho todo tipo de perrerías, pierde el aplomo y la compostura. Puedes frenar en medio de la curva, cambiar la trazada, variar tu posición encima… y ¡sigue imperturbable! La estabilidad es absoluta y el motor siempre está dispuesto a entregar más. Puedes rodar a velocidades muy por encima de las legales y siempre descubres que aún hay más potencia. Nunca hemos probado una moto de este tipo que sea tan rápida y estable en este tipo de situaciones, aunque sacrificando la confortabilidad; para eso está el modelo GT.

 

Canarias es un territorio en el que predominan las carreteras de montaña, repletas de curvas de todo radio y, normalmente, con un asfalto bastante aceptable. Y llegó la hora de la verdad, ver si el apellido “Sport” hace honor a sus cualidades. Las primeras curvas las afrontas con prudencia pero a medida que las gomas se van calentando, puedes ver en el cuadro de instrumentos como sube hasta tres décimas la presión de ambas ruedas, comienzas a exprimir el acelerador y a sacar las primeras conclusiones. El chasis es bueno y aguanta todo lo que le eches. Vamos aumentando cada vez más el ritmo y llegamos a un terreno conocido, la subida desde el sur de la isla hasta Tunte por Fataga. Tenemos curvas de todo tipo de radio y con distintas salidas… Ves el vértice de la curva, frenas, casi hasta el mismo momento de trazarla, tu mente decide la trayectoria, tu cuerpo lo transmite a la moto y ya solo queda acelerar y dejar fluir todo el empuje de los 60 CV del motor. Todo se hace bastante fácil y es muy conveniente mirar el velocímetro porque podrías estar infringiendo unas cuantas leyes… El único pero que podríamos ponerle a este scooter en este tipo de carreteras surge a la hora de enlazar curvas intentando mantener alto de vueltas el motor, y es que es en esta franja de revoluciones donde menos a gusto se encuentra el bicilíndrico. Intentamos hilvanarlas sin dejar de acelerar ayudándonos del freno trasero pero el motor se baja a su “zona buena” para volver a empujar con fuerza.

 

Los frenos son excelentes y no decaen en ninguna situación. Bajando, a tumba abierta, por la carretera de Cazadores, no dan muestra del menor signo de fatiga, su tacto es siempre adecuado y el ABS muy poco intrusivo. Muchas marcas podrían cuidar este detalle como lo ha hecho BMW. El conjunto chasis-motor está muy equilibrado y el tarado de las suspensiones, sobre todo de la horquilla delantera, es el ideal. El amortiguador trasero, a pesar de no contar con bieletas de progresividad, tiene un comportamiento satisfactorio y solo pone de manifiesto esta carencia en baches muy secos.

 

Y llegó el momento de gran pregunta…
¿Va mejor que el T-Max de Yamaha? Hay que tener en cuenta que el modelo de Yamaha lleva bastantes años en continua evolución y que el BMW acaba de llegar. El BMW es algo más tosco y ruidoso que el Yamaha, que es un prodigio de finura. El BMW empuja más en bajos  y el Yamaha a altas revoluciones. En cuanto soluciones ingeniosas y consumos, gana de calle el alemán. El costoso chasis de aluminio del Yamaha también marca diferencias pero el BMW tiene un arma secreta que hace que se venda solo; su emblema. Pero creemos que debe ser el cliente quien ponga sus propias preferencias a la hora de decantarse por uno u otro, aunque seguro que las marcas ya estarán trabajando en mejorar sus propios productos… Por primera vez desde que salió al mercado, el T-Max tiene un serio rival.

 

Unidad de prueba cedida por Vemotor Canarias, Concesionario oficial BMW Motorrad

 

Precio BMW C 600SPORT.-  11.150,00€ (Paquete alta gama: 942,48€*)
* Luz de día, control de presión de neumáticos, intermitentes leds, puños calefactables y asiento calefactable.

Precio BMW C 650GT.-  11.550,00€ (Paquete alta gama: 840,05€*)
* Luz de día, control de presión de neumáticos, puños calefactables y asiento calefactable.

  • Gestión de matrícula en ambos casos: 385,00€

Ejemplo de financiación C 600Sport:

  • Precio: 11.535,00€
  • Entrada: 3.000,00€
  • Cuotas: 148,34€
  • Periodo: 36 meses
  • Valor Futuro: 4.960,05€

Campaña de lanzamiento de una moto básica matriculada
Financiación valida hasta final de octubre.

 

Textos: Fernando Jiménez
Fotos: Hacomar López
Equipo de Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Kawasaki Versys 1000 - 5490 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS