Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Probamos los cinco modelos Crossover de Honda, cóctel de virtudes

05 de Marzo de 2017

Probamos los cinco modelos Crossover de Honda, cóctel de virtudes

Si bien es cierto que detrás de la definición “crossover” siempre hay una clara intención del equipo de marketing de la marca para buscar un encuadre de su producto, en las motos de Honda, Crossover es sinónimo de espíritu aventurero. Motos cómodas, versátiles, viajeras, prácticas en el día a día y con variadas potencias y pesos que les permiten adaptarse a todo tipo de piloto y aprovechar el máximo de sus prestaciones. Motos, en definitiva, que nos han convencido y también divertido, a todos los implicados en esta prueba compartida con el equipo de Honda Canarias.

 

Y nada mejor para probarlas que un recorrido de cerca de 200 kilómetros por las más exigentes carreteras de curvas de Gran Canaria, algún tramo de autovía y la inclusión de un par de pistas de tierra que nos ha permitido ver cómo evolucionan en todos los terrenos en los que suelen utilizarlas sus usuarios que tienen en su punto de mira alguna de las cinco “on/off” de nuestro reportaje; CB500X, NC750X, VFR800X Crossrunner, CRF1000L DCT Africa Twin y VFR1200X Crosstourer.

 

En 2016, Honda vendió en Canarias 142 “crossover” repartidas de la siguiente manera: 60 CB500X, 44 Africa Twin, 28 NC750X, 7 Crossrunner y 3 Crosstourer.

 

 

La idea de una moto crossover es siempre una opción acertada, y sobre todo, muy divertida.

Si hay un tipo de moto leal a la premisa de vehículo divertido a la hora de enlazar curvas sin agotarte físicamente, esas son las motos adventure, on-off, crossover, o como queramos llamar a las “trail” de toda la vida. Una categoría que, en todas las cilindradas, ha experimentado una constante progresión en los últimos años en nuestro país.

 

Hoy en día prácticamente todas las marcas disponen de alguna trail en el mercado, pero es Honda la marca que más opciones nos ofrece en este segmento de motos lógicas, polivalentes y funcionales. Motos en general, buenas para todo, más camperas como la Africa Twin o con predilección por el asfalto como las NC750X o la Crossrunner, limitables para el A2 como la CB500F -y en un futuro la NC750X- o “globetrotters” como la intercontinental VFR1200X Crosstourer.

 

Sus virtudes son innumerables. Desde un precio razonable, a unos motores fiables y austeros en el consumo, pasando por unos chasis resistentes como piedras y una parte ciclo que no requiere demasiados cuidados ni visitas al taller. Además, gracias a su manillar ancho y a una postura de conducción natural, son modelos muy fáciles de conducir, incluidos los menos expertos. Su posición erguida aumenta la visibilidad, y por lo tanto la seguridad, y todas aceptan de buen grado el equipaje y la compañía de pasajero. Sus motores no conocen lo que es el desfallecimiento y si te surge la oportunidad de coger alguna pista de tierra, tienes con qué defenderte.

 

 

David, Javier, Néstor, Kenny y Pepe, todos ellos empleados de Hatobito Honda Canarias, formaban el subjetivo equipo de pruebas, al que le dimos un toque más imparcial con los habituales probadores de nuestra revista, con los que se fueron alternando todas las motos a lo largo de la prueba. La idea era extraer las sensaciones similares a las que busca cualquier usuario medio con esta gama trail de la marca nipona y de esta manera ofreceros argumentos para que puedas decidir cuál de las cinco opciones propuestas será tu compañera y amiga en todos los terrenos, la que más se adapte a tus gustos y necesidades.

 

Como decimos, no se trata de resolver cuál es la mejor de todas, no. Hoy en día no hay motos malas, y menos en una marca como Honda. La idea es analizar cuál es la que mejor se adapta a las características, nivel de conducción, necesidades o gustos de cada usuario. A veces cometemos el error de elegir una moto que no es compatible con nuestras capacidades o necesidades, dejándonos llevar por deslumbrantes cifras o por cuestiones estéticas.

 

Para tratar de ayudarte a dar con “tu otra media naranja” hemos querido dar voz a los profesionales de la venta o del mantenimiento de la casa, cada uno con diferente experiencia y gusto, combinado con unos trazos del análisis sobre su comportamiento dinámico, de la mano del equipo de Canariasenmoto. Un breve repaso, de menor a mayor, de sus  características más relevantes.

 

 

Honda CB500X.- 6.395 €    Peso: 196 kilos  Altura del asiento: 810 cm  Potencia: 47 CV

Honda tuvo que cambiar el paso para adaptarse a las exigencias de un mercado cambiante y a una complicada coyuntura económica y social. Pero lo hizo a tiempo, y esos es lo importante. Ha sabido adaptarse a los actuales gustos y necesidades de los clientes ofreciéndoles motocicletas fabricadas prácticamente a su medida, como es el caso de las dos que hoy nos ocupan. “Motos Escuela” diseñadas y pensadas para la iniciación o el reciclaje, pero que a la vez ofrecen unas sensaciones, y prestaciones, de moto grande.

 

Prueba Honda CB500X, asequible, manejable y funcional (ver prueba completa)

 

Para el trial asfáltico de cada día. Un modelo pensado para aquellos, y aquellas, que un día aparcaron la moto pero que aún sueñan con las inolvidables experiencias de volar bajo y libre sobre dos ruedas, y que ahora se pasan horas y horas metidos en su coche soportando los atascos y dejándose el tiempo y el dinero buscando aparcamiento.

Las modificaciones de esta segunda generación de las “CB” intermedias de Honda, han sido pequeñas pero suficientes para poder acomodarlas a las tendencias actuales, sin perder ni un ápice de su exquisito tacto, comportamiento y facilidad de conducción.

Su motor de 35kW, válido para carnet A2, recibía una remodelación muy deportiva para 2016, con una estética más musculosa y desnuda, además de otras actualizaciones que incluyen un depósito de gasolina más grande, luces de LED, horquilla delantera ajustable en precarga, nuevo escape más ligero, maneta de freno ajustable y 2 kilogramos menos de peso y nuevas y agresivas formas angulosas. Mantiene sus frenos de 320 mm delante y 240 mm detrás, con ABS de serie. Los neumáticos en medidas 120/70 17 y 160/60 17, tienen un comportamiento exquisito en cualquier situación, incluso algo de tierra hicimos con ella y su comportamiento fue muy neutro.

Esta pequeña Honda CB500X traza mejor que muchas de las trail que hemos probado últimamente, y por supuesto que todas las maxitrail, y en ciudad es mucho más cómoda y manejable. Dispone de dos “mapas de potencia”; a medio gas va suave, y a fondo, la excitación sube hasta límites controlables. ¡Hay motos con tres mapas de potencia electrónicos que no lo consiguen! Y si hablamos de suspensiones, más de lo mismo, con el reglaje original va bien en casi cualquier situación. Dudo que con una de las trail de última hornada del mercado pudiese disfrutar más en Anaga. Lo mismo, quizá, pero a base de más esfuerzo, ¡eso seguro! Y es que mayor peso y potencia, indudablemente lleva consigo mayor esfuerzo, estrés y cansancio. Y creo que de lo que se trataba era de disfrutar de las dos ruedas ¿no? ¡Pues eso! Si ya estás de vuelta de todo, pruébalas y te sentirás rejuvenecido

En cuanto a los datos más pragmáticos, es una moto con ABS de serie y poco gastona, no superamos los 4 litros/100km durante ningún momento de nuestra prueba por distintos escenarios, y mantenimiento, realmente ajustado, con espaciado de revisiones cada 12.000 km y el primer cambio de bujías poco antes de los 50.000 km

 

 

Honda NC750X.- 7.295 € (7.995 DCT)    Peso: 220 kilos  Altura del asiento: 830 cm  Potencia: 54 CV

 

Basándose en el concepto “crossover” de su gama “X”, Honda ha buscado una vez más, ampliar el espectro de posibles clientes, haciendo un guiño, con su facilidad de conducción, a quienes vienen del mundo del scooter, pero también, con sus innegables prestaciones dinámicas, a todos aquellos que quieren recuperar la pasión por la conducción, pilotando una moto práctica y sin complicaciones. Y para ello Honda introdujo en 2016 sutiles mejoras como las luces led, una horquilla delantera más solvente y una ligera revisión del motor y la caja de cambios.

 

Prueba Honda NC750X 2016, pasaporte para la aventura diaria (ver prueba completa)

 

Una moto que siempre nos ha dejado con buen sabor de boca gracias a su facilidad de uso, a la genialidad de poder albergar un casco “de verdad” en el hueco del falso depósito, a su intuitiva facilidad para “enderezar” cualquier tramo de curvas -de los que tanto abundan en Canarias- y a su capacidad como rutera infatigable y económica. La iluminación delantera, que ha mejorado una barbaridad la conducción nocturna, es full-led, al igual que el piloto trasero y los intermitentes. El silencioso del sistema de escape también es nuevo; con diseño pentagonal y un sonido más grave. Mucho más moderno y acorde con el resto de las mejoras estéticas de la NC750X.

Los cambios en las suspensiones se dejan notar con una respuesta firme y progresiva que aumenta además la estabilidad cuando tienes que apurar una frenada. Y hablando de frenos, a no ser que quieras ir todo el día apurando como si pretendieras adelantar al mismísimo Márquez, no echarás en falta más potencia ni mejor mordiente. El ABS, poco intrusivo, aumenta la confianza suponiendo un plus de seguridad.

En apoyos fuertes, en curvas o frenadas, se notan descaradamente las mejoras introducidas por Honda. La relación entre el motor y el rediseñado cambio permiten aceleraciones limpias que sólo terminan cuando el corte de encendido te recuerda lo que llevas entre las piernas. Y es que la NC750X es una moto con la que te sorprenderás lo fácil que consigues circular a "ritmo fluido".

Una moto práctica, tanto para el día a día, como para tus momentos de diversión. La solvencia de la NC750X en cualquier situación está más que garantizada. Una moto facilona, que te acoge como si fuera tu moto de toda la vida y que consume poco más que una scooter; sólo 4 litros a los 100 km en un recorrido en el que no nadamos con miramientos a la hora de abrir el gas. Una moto que se adapta a tus exigencias y al nivel de diversión, perdón, conducción, que necesitas en cada momento. Y si la comparamos con sus rivales naturales, la posibilidad de dejar guardado el casco bajo el falso depósito, la coloca en otra liga.

 

 

Honda VFR800X Crossrunner.- 11.695 €    Peso: 242 kilos  Altura del asiento: 835/815 cm  Potencia: 106 CV

 

Aunque su estética ya era rompedora en su época, fue totalmente rediseñada recientemente por Honda. Su imagen es más fresca y desenfadada, con formas más ligeras y estilizadas buscando con ello hacer un guiño a clientes que aprecian un buen diseño. El robusto chasis de doble viga de aluminio pulido sigue siendo el protagonista de la parte ciclo, completado con un basculante mono brazo de aluminio muy bien rematado y un subchasis que la Honda afirma haber aligerado en más de un kilo.

 

Prueba Honda Crossrunner 2015, suavidad V4 con potencia VTEC (ver prueba completa)

 

A todas las virtudes que ya atesoraba la anterior VFR800X Crossrunner, Honda quería un toque diferente, con un carácter más deportivo, apoyándose en la exclusividad de su motor V4 con distribución variable VTEC. Y todo ello sin perder la polivalencia y la manejabilidad que hicieron de la Crossrunner una moto divertida, fácil de llevar por cualquiera, cómoda y llena de par y potencia.

Con la nueva Crossrunner, Honda ha buscado ofrecer “sensaciones” que estén al alcance de cualquier usuario sin penalizar, por conseguirlo, la seguridad de quienes las disfrutan. Y para ello ha echado mano de todos los adelantos electrónicos que la tecnología pone a disposición de la industria motociclista. Desde el sofisticado sistema de antibloqueo de frenos ABS al nuevo control de par, utilizado ya en la Honda Crosstourer1200, llamado HSTC (Honda Selectable Torque Control) en el cual puedes elegir entre dos niveles de control o apagarlo. Un sistema que trabaja reduciendo el par motor cuando detecta pérdida de tracción en la rueda trasera

El inconfundible ronroneo de su motor V4 enciende tus sentidos nada más cobrar vida. Honda sigue mimando su exclusivo propulsor V4, una de las joyas de la corona, que mantiene la archiconocida disposición V4 a 90º, 16 válvulas y distribución variable VTEC,  aunque ahora ofrece más par a bajo y medio régimen para conseguir una mejor capacidad de tracción. El tacto y la precisión de V4 son fantásticos. Un motor dulce que siempre está a punto para hacerte disfrutar, sólo o en pareja, de cualquier escenario que elijas independientemente del ritmo que te marques. La respuesta del motor al giro del puño es siempre fiel y siempre tiene un comportamiento redondo. Es un motor muy predecible, incluso cuando entra en escena el VTEC, y dispone de la potencia suficiente ya que sus 106 CV son más que suficientes para cualquier reto que te plantees y en ningún momento tienes la sensación de necesitar más.

Una moto que atesora esa virtud de hacerse insustituible en tu garaje porque, para cualquier uso que la vayas a dar, la Crossrunner será la moto adecuada. Una magnífica motos para pasear a dúo y a ritmo tranquilo junto a la costa, una moto para disfrutar en solitario por parajes con encanto en los que el asfalto se retuerce como los tallos de un sarmiento, o para hacer ese viaje soñado que cada día se hace más real. Pocas motos ofrecen un nivel tan alto de disfrute para el piloto. Una moto que cuanto más la disfrutas, más te engancha.

 

 

Honda CRF1000L Africa Twin.- 12.795 € (13.795 DCT)    Peso: 232 kilos  Altura del asiento: 870/850 cm  Potencia: 95 CV

 

Sentados sobre su asiento (colocado en la posición más baja de las dos disponibles: 850/870mm) nos sentimos como en casa. Con un manillar robusto, ancho y plano. Unas estriberas que permiten colocarte en posición off-road y que están colocadas a una altura ideal para el uso de la moto en cualquier condición. La triangulación definida por el manillar, las estriberas y el asiento es excelente, tanto para usarla intensivamente en carretera como fuera de ella.

 

Prueba Honda CRF1000L Africa Twin, deja volar tu espíritu aventurero (ver prueba completa)

 

Los primeros kilómetros vienen a confirmar la sensación de ligereza de sus contenidos 228 kilos en orden de marcha (con el depósito lleno). El chasis, un doble cuna interrumpida de acero, al que se ancla un basculante doble, de aluminio, se muestra ideal para el tamaño y peso de la nueva «Africa Twin». Las suspensiones, Showa multirregulables delante y detrás, tienen un largo recorrido de 230 mm delante y 220 mm detrás mientras que, buscando un buen comportamiento por «lo marrón», se ha montado una rueda de 21” delante y una de 18” detrás. Para los frenos, Honda ha apostado por  un conjunto de frenos integrado por dos discos de 310 mm de diámetro en la rueda delantera y uno trasero de 256mm, con ABS, parcialmente desconectable, de serie.

Otra sorpresa positiva ha sido el tacto del motor. Uno de los cambios más profundos de esta nueva «Africa Twin» es la arquitectura de su motor, antes en “V” y que ahora deja paso a un twin paralelo de 98 CV con un tacto sorprendentemente agradable. Y es que la fábrica nipona se ha esforzado para que su “exquisito tacto” sea una de sus principales señas de identidad. Y aunque algunos usuarios, sobre todo los que vienen de las masivas maxitrail europeas, acusarán cierta falta de “punch”, la progresividad del bicilíndrico se convierte en “virtud” a la hora de abordar zonas complicadas.

Es encomiable la adaptabilidad que este propulsor ha tenido con la filosofía de la nueva «Africa Twin». Un motor dócil, adecuado para cualquier nivel de conducción y con unas prestaciones a la altura del resto de la moto. De forma tremendamente discreta es capaz de hacerte rodar a ritmos engañosos, que sólo los datos del cuadro de instrumentos te hacen percatarte de su empuje. Es contundentemente silencioso en su trabajo y su capacidad de recuperación, sorprendente. Puedes abrir a fondo en sexta desde tan sólo 1.500 rpm consiguiendo una aceleración limpia, sin el menor tirón o aspaviento. De hecho, en tramos como Los Loros o la subida de La Esperanza, las disfrutarás en tercera, cuarta o quinta, encontrando siempre empuje de sobra, incluso en las horquillas más cerradas.

En definitiva, la «Africa Twin» ha cumplido e incluso superado las expectativas y el revuelo causado cuando Honda anunció su lanzamiento. Es ligera y se conduce con una facilidad asombrosa tanto en carretera abierta como en campo a través. Es realmente estable y eficaz en zonas reviradas, y ofrece una capacidad de carga, un confort y una protección para sus ocupantes digna de una “GT”. Para el uso del día a día, su peso está muy centrado y el empuje de su motor realmente suave. Además, si lo quieres, la «Africa Twin» está disponible -pagando 1.000 € de diferencia- con cambio automático DCT “Dual Clutch Transmision”, con el que el piloto tiene a su alcance la opción de disfrutar de un cambio automático -dos modos- o bien de un cambio manual, que accionamos mediante dos gatillos emplazados en el extremo izquierdo del manillar.

 

 

Honda VFR1200X Crosstourer.- 15.995 €    Peso: 277 kilos  Altura del asiento: 850 cm  Potencia: 129 CV

 

La CrossTourer es grande y alta, una moto dirigida al usuario de moto aventurero, con ansias de grandes rutas y viajes, experimentado y que sabe apreciar la tecnología, pero sus dimensiones y envergadura sólo imponen respeto hasta que te subes a ella. No hace falta ser un “quarterback” para disfrutar de esta moto, y lo decimos con conocimiento de causa. Una vez en marcha, los kilos y las dimensiones se relativizan y afloran sus virtudes, que son muchas y que hacen de la VFR1200X CrossTourer una moto única.

 

Prueba Honda VFR1200X Crosstourer; Intercontinental (ver prueba completa)

 

La Crosstourer mantiene el aire de familia de las “Crossover” de la marca. Utiliza el compacto motor de la VFR1200F de cuatro cilindros en “V”, debidamente adaptado, que rinde 130 CV y que va montado sobre un chasis tipo trail aunque su orientación sea eminentemente asfáltica. El motor V4 de 1.237 cm3, instalado por primera vez en una motocicleta Honda adventure sports touring, ha sido optimizado para un mayor empuje en bajo y medio régimen de rpm, desarrollando una potencia suave que proporciona un tacto relajado a la Crossturer en largos recorridos. Elegido por su excelente equilibrio entre peso y rigidez, el bastidor de aluminio de la Crosstourer monta sistemas de suspensión delantero y trasero de largo recorrido, para proporcionar una experiencia sobre dos ruedas adictiva y una marcha confortable, incluso sobre carreteras bacheadas.

No se puede obviar el tamaño y el peso de la moto, 285 kilos en orden de marcha pero en cuanto arrancas, la sensación de control y manejabilidad es tan grande que tienes la impresión que el peso y el tamaño se encogen, y esta sensación se produce en los primeros metros; extraordinario. Respecto al apartado chasis, con estructura de doble viga de aluminio, el comportamiento solo se puede calificar de excelente, tanto en ciudad como en zonas viradas o autopista, incluso en tierra va relativamente bien. Para entrar en una curva, basta con insinuárselo y sigue la trayectoria marcada como si fuera sobre raíles.

A alta velocidad, en curvas de alta velocidad la estabilidad es total y la confianza que transmite, absoluta. Las suspensiones, de largo recorrido y tirando a confortables más que a duras, funcionan correctamente y en ningún momento se echan el falta otros reglajes. El equipo de frenos, con C-ABS de serie, o sea, ABS con el complemento de la frenada combinada, habitual de la marca, tiene un comportamiento impecable a todos los niveles, es decir, potencia, tacto y progresividad.

La simbiosis entre moto y piloto se produce de manera automática, tienes la impresión de que la máquina es capaz de anticiparse y emular tu manera de conducir. Queda claro que Honda, de nuevo, ha mostrado la punta de lanza de una nueva era de motos tecnológicamente muy avanzadas de las que de declaro ferviente seguidor. Honda ha sabido utilizar y poner en práctica una tecnología que funciona de verdad y que se adapta a tu estado de ánimo.

En definitiva, la Crosstourer cumple e incluso supera las expectativas que su nombre sugiere: la compañera ideal para cualquier viaje, desde un pequeño paseo a la playa, hasta ese viaje con el que soñamos todos los amantes de las motos y de la aventura.

 

 

La experiencia de intercambiar hasta cinco veces de montura en una sola jornada es iluminadora sobre la idoneidad de cada modelo para un tipo de cliente. Y eso que la gama “On-Off” de Honda, al menos a ellos les gusta llamar así a las trail, hace mucho más sencilla esa transición de los primeros kilómetros con cada una de las motos ya que comparten un ADN similar, el de la facilidad de conducción. De orientación más asfáltica o más campera, todas son ideales para ese cliente que busca una moto fácil de llevar y buena para todo, pero son los matices los que finalmente determinarán la decisión final.

 

Habrán quienes como Néstor Cárdenes, se decanten por la CB500X, una moto muy fácil de conducir, de estilo adventure sport, que resulta confortable, polivalente y divertida. Con una erguida posición de conducción y un ancho manillar, que se muestra ágil, en gran medida por el arrojo de par de su bicilíndrico paralelo de 8 válvulas, tan compacto como ligero, y capaz de conformarse con una media ponderada en 3,52 l/100 km. El sistema ABS es parte de su dotación de serie.

 

Otros seguirán el consejo de Kenny Huertas y pondrán a su vida las dos ruedas de la NC750X. Esta versátil crossover media, que rinde 54,8 CV, junto a un par límite de 68 Nm–y, en consecuencia, ofrece interesantes prestaciones: aceleración, velocidad punta y ritmo de crucero solvente para cualquier situación. Práctica y polivalente como de costumbre para el día a día, con una notable capacidad de carga que admite, sin ir más lejos, un casco integral en el cofre delantero que otras reservan al tanque. Una máquina de los más eficiente, que se conforma con sólo 3,5 l/100 km, sus 14,1 litros de depósito bien pueden permitirte acariciar los 400 kilómetros de autonomía entre repostajes.

 

No serán tantos, pero serán los amantes de las motos exquisitas los que sigan en criterio de Pepe del Pino, y elegirán la VFR800X Crossrunner como compañera de aventuras. Una moto con clase y glamur que últimamente se ha beneficiado de una profunda revisión, dotándola de un nivel de equipamiento de serie superior para reforzar su condición en el segmento Adventure Sports Tourer. Su propulsor V4 de 106 CV, y el contundente par motor de 75 Nm, unidos a su exclusivo bastidor de doble viga de aluminio también ha sido puesto al día, y ahora adopta un subchasis revisado más ligero y un basculante fabricado en aluminio son sinónimos de dinamismo, aplomo y agilidad, hasta circulando por carreteras repletas de curvas.

 

Quienes busquen sacarle todo el partido a su condición de aventureros, jugarán la baza marcada por David Rodríguez y confiarán en la parte ciclo más campera de las cinco. La CRF1000L Africa Twin, la mil más vendida de Canarias en 2016, es descaradamente la que más se siente atraída por el lado marrón, la más polivalente a la hora de combinar la carretera con pistas no asfaltadas demostrando que no hace falta disponer de 160CV, ni siquiera de 100, para pasártelo genial con una moto por las reviradas y tortuosas carreteras de Canarias, sobre todo si combinas sus 95CV con ligereza y agilidad. Además de que sus colores de guerra, la hacen mucho más atractiva, si sumamos las ayudas electrónicas de serie y una calidad de marcha sorprendente, entendemos el por qué de su éxito de ventas.

 

La elegida por Javier Rodríguez es la outsider de la prueba, la más “de carretera”, la más cómoda, la más aplomada, la más viajera, si desprecias cualquier pista de tierra y las carreteras con firme irregular. La VFR1200X Crosstourer juega en otra liga por cilindrada, potencia, comodidad, habitabilidad y protección aerodinámica. Es claramente el buque insignia de la gama “X” de Honda. La adventure sports tourer con motor V4 eleva el placer por el viaje a otra categoría. Con ella todos han experimentado una conducción más cómoda para viajar y su electrónica y opciones de confort son las más completas de las cinco protagonistas de este reportaje.

 

 

Los datos no mienten. Las cinco crossover de Honda se encuentran dentro del segmento de motos que más creció en 2016. Las motos trail han encontrado en los últimos años todo un renacimiento gracias a la enorme acogida que han vuelto a encontrar entre todos aquellos que quieren motos polivalentes y fáciles de conducir. Son la gran alternativa a las motos naked, ya que permiten un radio de acción más grande. En contra, la altura de su asiento, pero ya sabes que en Honda tienes una trail asfáltica desde sólo 810mm de altura de asiento. En definitiva, son motos para hacerte la vida fácil, con grandes dosis de seguridad y confianza.

 

Sea cual sea la decisión que tomes, las cinco Honda de la prueba son un acierto seguro. Y es que no les queda otra que serlo, están obligadas a mantener el peso de la leyenda que el ala en su depósito se ha ganado a lo largo de la historia.

 

Prueba realizada con la colaboración del equipo de Hatobito Honda Canarias

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Quazzar e-silent - 2500 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS