Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Probamos las Honda CB 500 X y CB 500 F ¡Acción!

01 de Agosto de 2014

Probamos las Honda CB 500 X y CB 500 F  ¡Acción!

Gracias a Juan Armas Honda hemos podido probar conjuntamente dos de las Honda de media cilidrada que disponen de una excelente relación precio/prestaciones. Hablamos de las Honda CB 500 F y la CB 500 X. Se trata de dos modelos que comparten una base en cuanto a motor y chasis pero cada una con su propio caracter exclusivo.

 

Hace un tiempo ya tuvimos la oportunidad de probar la Honda CB 500 F [Prueba Honda CB500F, mucho más que una naked de iniciación] por lo que en esta ocasión nos centraremos en la CB 500 X y mostraremos las diferencias principales.

 

La Honda CB 500 X está englobada por Honda dentro de una categoría denominada Crossover que la sitúa en el segmento de usuarios que les gusta la estética de las motos trail pero sin perder las cualidades de las motos de carretera, básicamente una moto para cualquier tipo de recorridos.

 

La unidad de prueba de la CB 500 X a la que hemos tenido acceso tenía como extras el parabrisas alto, los protectores de manos y el embellecedor frontal. En cuanto a la CB 500 F disponía como extras de un escape Akrapovic, la tapa del colín que le confiere un aspecto más deportivo y el protector de depósito en fibra de carbono. 

 

La CB 500 X al igual que su hermana la CB 500 F tiene una potencia máxima de 47 CV lo que la hace apta sin ningún tipo de modificación ni limitación para el carnet A2. El motor en ambos modelos es completamente nuevo, y aunque se ha buscado ahorrar costes, adopta la misma tecnología que compañeras de marca como la CBR1000 y 600 RR. Nuestro protagonista es un bicilíndrico 4T LC DOHC 8V inyectado (PGM-Fi) y aunque pudiera parecerlo por su arquitectura, no se trata para nada de un motor sencillo, está fabricado con tecnología de baja fricción y disfruta de un diseño ligero y compacto. 

 

 

La altura del sillón se encuenta a 810 mm del suelo, una altura más que aceptable para una moto de estilo trail pero gracias a lo estrecho del sillón en la zona cerca del depósito permite llegar fácilmente al suelo. Las suspensiones tanto delanteras como traseras tienen un mayor recorrido que en la CB 500 F lo que hace que sea un poco más alta que ésta.

 

La postura de conducción es muy cómoda con un manillar ancho pero sin excesos y que te coloca en una posición muy poco inclinado hacia adelante. 

 

El cuadro de instrumentos, ultra compacto, contiene indicador de nivel de gasolina y testigo de reserva, que además del consumo medio e instantáneo, te indica los litros de gasolina que llevas consumidos, con lo que sabes exactamente cuántos litros te quedan en el depósito. También dispone de tacómetro, velocímetro, dos “trip” parciales y reloj horario. La llave de contacto, como en todas las Honda de última generación, lleva incorporado el código HISS para evitar que la arranquen los amigos de lo ajeno. 

 

Nos ponemos en marcha en ciudad y sorprende la facilidad con la que podemos movernos. El radio de giro es suficiente para moverse entre coches con comodidad y la suavidad del motor ayuda a una conducción sencilla y la posición de conducción erguida hace que no se carguen las muñecas ni la espalda. EL tacto del embrague es muy suave lo que permite una menor fatiga en este tipo de conducción.

 

En autopista el motor funciona con una suavidad excelente para circular a las velocidades legales sin notar apenas vibración. La protección aerodinámica es buena gracias al parabrisas delantero alto que monta la unidad de prueba como extra y que ofrece mejor protección que el original. En este aspecto la CB 500 X tiene una clara ventaja gracias a la mejor protección aerodinámica del conjunto y a la comidad en la postura de conducción frente a la CX 500 F.

 

Dejamos la autopista y nos dirigimos a un tramo de curvas para comprobar su compartamiento. Empezamos a enlazar una curva tras otra. Es muy fácil entrar en las curvas y sobre todo permite rodar en una posición muy cómda sobre la moto. Cuando empiezas a apretar el ritmo entre curvas cuesta un poco inicialmente coger confianza en el tren delantero, pero una vez te acostumbras puedes rodar a buen ritmo. Como comentamos es muy sencillo rodar a buen ritmo pero si le exiges un poco más notarás un poco de falta de aplomo en el tren delantero. Los cambios de dirección en curvas enlazadas se realizan con facilidad gracias a un conjunto muy bien conseguido. En estas carreteras de curvas gana la partida la CB 500 F que permite rodar a un ritmo vivo con mayor facilidad.

 

 

Las suspensiones de la CB 500 X tienen mayor recorrido que en la versión F (20 mm más tanto en el tren delantero como en el trasero) lo que proporciona una mayor capacidad de amortiguación que se notan algo blandas en una conducción más deportiva pero no es el tipo de conducción que utilizarán habitualmente los conductores de este tipo de moto.

 

Respecto a la frenada, una de las facetas más importantes para Honda, se ha elegido el estándar de la marca, es decir, un conjunto formado por discos lobulados, de 320 mm delante y 240 mm detrás (con pinzas de dos y un pistón respectivamente), y dotado de la ultimísima versión del conocido sistema antibloqueo de frenada ABS de la marca, que en las motos de Juan Armas Canarias, es equipamiento de serie. No encontrarás motos sin este sistema, una acertada política de la empresa que se anticipa a la legislación que entrará en vigor en Europa en 2016.

 

El conjunto de frenos funciona de modo excelente en conducción normal pero se nota una falta de mordiente si le exiges un poco más en conducción deportiva y ante frenadas agresivas se hunde bastante la suspensión delantera aunque el compromiso en el tarado de las suspensiones es adecuado para este tipo de moto.

 

 

Otro aspecto destacable es el consumo que en conducción habitual puede situarse fácilemente en torno a 4,1 ó 4,2 litros a los 100km.

 

Si tienes pensado hacer viajes largos con la moto la opción más adecuada sería la CB 500 X ya que tiene una posición más relajada de conducción. Si el uso que le vas a dar es más de fin de semana para hacer unos tramos de curvas y volver a casa definitivamente tu opción sería la CB 500 F.

 

En conclusión, tanto la CB 500 X como la CB 500 F son dos modelos con elementos sencillos si los consideramos individualmente pero que forman en ambos casos un conjunto muy bien equilibrado. Son motos que perimiten rodar de una forma cómoda y lo hacen todo sencillo.

 

Son motos ideales tanto para un usuario que acabe de obtener el carnet A2 como para aquellos usuarios ya experimientados que quieran disfrutar de una moto con un bajo consumo, fácil de conducir y que te permita disfrutar de una conducción cómoda, tranquila y sin sobresaltos gracias a un conjunto muy bien conseguido. 

 

El precio de la CB 500 F incluyendo el equipamiento extra que se detalla a continuación es de 6.099 €.

  • Escape Akrapovic
  • Tapa Colín
  • Protector depósito en fibra de carbono

 

  El precio de la CB 500 X incluyendo el equipamiento extra que se detalla a continuación es de 6.499 €.

  • Parabrisas alto
  • Protectores de manos
  • Embellecedor frontal

 

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Honda VTX 1300 - 4990 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS