Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Probamos la BMW C 650GT, lo mejor de dos mundos

05 de Octubre de 2014

Probamos la BMW C 650GT, lo mejor de dos mundos

Hace años, BMW se percató de que muchos de sus clientes de cuatro ruedas escogían para desplazarse con agilidad por la ciudad algunas de las maxi-sooters más exitosas del mercado. Unos vehículos accesibles, fáciles de conducir y con evidentes cualidades dinámicas, que sin embargo, no asustaban tanto como las grandes GT de la división Motorrad de la marca bávara. Un tipo de cliente que prioriza el diseño, la tecnología, la calidad y la confianza que le ofrece el emblema de su marca.

 

Fruto de todo ello fue la aparición en el mercado de la gama “C” de BMW Motorrad. Creada para tratar de tú a tú a las dos maxi-scooter con más éxito del mercado; la T-Max500 y la Burgman650, BMW decidió hacerlo con dos modelos diferentes. Por un lado, para combatir a la de Yamaha, apostó por la C600Sport, más ligera y dinámica, y para enfrentarse a la Burgman, la versión 650GT ha sido la fórmula elegida por el fabricante alemán.

 

Gracias a Marmotor, concesionario oficial BMW Motorrad en la provincia de Las Palmas, nuestro equipo pudo probar durante varios días una unidad de la C 650GT, totalmente equipada,  y de la que os vamos a contar nuestras impresiones sobre este modelo pensado “inicialmente” para un mercado de personas de “cierta edad” que vienen del mundo de los coches atraídos por los beneficios en el uso urbano y la versatilidad para posibles escapadas de fin de semana.

 

Las marcas de motos encuentran en las nuevas maxi-scooter una solución satisfactoria al compromiso que debe aunar un vehículo de dos ruedas; ser ágil y fácil de utilizar en ciudad, y disponer de potencia, empaque y espacio para poder disfrutar con ellas de las escapadas -cada vez menos ocasionales- a los rincones que nos aguardan en los más recónditos lugares de nuestras islas. Una gama de maxi-scooters potentes, confortables, espaciosos –para piloto y acompañante- que hasta la llegada de las nuevas BMW, sólo habían copado dos marcas.

 

Estéticamente, destaca su inconfundible doble óptica delantera unida en el centro por una elegante luz diurna tipo led. Los retrovisores, grandes y que incluyen también los intermitentes, de led, están colocados en una posición que favorece la visibilidad. Desde atrás, vemos dos los dos pilotos también separados, con los intermitentes incorporados, junto a las generosas asas para el pasajero. El carenado es totalmente envolvente, quizá hasta masivo, y le otorgan al 650GT un buscado aire bonachón y acogedor. Casi ocultos quedan, el basculante monobrazo trasero, con amortiguador horizontal, y la robusta horquilla invertida que sujetan unas preciosas llantas de 15 pulgadas, de aluminio de cinco palos, en las que se montan neumáticos de 120/70-15 delante y 160/60-15 detrás. En lo relativo a frenos, la detención está garantizada en cualquier circunstancia gracias a tres discos de 270mm, dos delante y uno detrás, que están controlados por ABS de serie.

 

El asiento, amplio, ancho y muy confortable, incluso en los más fríos días gracias a su calefacción, está separado en dos alturas y el piloto dispone de un agradecido apoyo lumbar. Debajo del asiento, encontramos que hay sitio de sobra para dos cascos, incluso para alguna cosa más. Son casi 60 litros a los que hay que sumar el hueco de las dos guanteras delanteras, una de las cuales, la izquierda, tiene una toma de corriente y queda bloqueada simultáneamente con la dirección. El amplio espacio para poner los pies, compartido por piloto y pasajero, cuenta con unas elegantes inserciones rematadas en el mismo color de la cubierta del discreto escape lateral.

 

Todas las líneas de la GT de BMW buscan la mayor protección aerodinámica posible, incluso detalles como los derivadores retráctiles que hay ingeniosamente colocados bajo la cúpula, y su equipamiento está diseñado para facilitar la vida de sus ocupantes; puños y asientos calefactables, regulación eléctrica de la pantalla o pulsadores colocados junto a los puños para regular todos los parámetros del cuadro sin tener que apartar las manos. Algo en los que BMW Motorrad tiene una contrastada experiencia.

 

Sobre la C 650GT, se nota que para combatir contra sus rivales BMW ha puesto toda la carne en el asador. La calidad rezuma en cualquier detalle de la scooter y la tecnología está presente en todos los apartados. La posición es relajada y la triangulación asiento-manillar-reposapiés está muy bien resuelta, algo que tiene mucho que ver con el asiento, a 805mm del suelo, que permite llegar con los pies de sobra sin  que las rodillas queden demasiado encogidas.

 

El peso no es bajo, recordemos que el fabricante anuncia 261kg con el depósito lleno, pero hay que tener en cuenta que bajo su acogedor aspecto esconde un robusto chasis de doble cuna de tubo de acero con un subchasis de aluminio que soporta el basculante y el motor. Éste último cumple función autoportante mientras el basculante es un monobrazo cuyo anclaje central es coaxial al piñón de la transmisión de la cadena secundaria, una solución empleada por la marca en el 2008 en la G450X, con la que se consigue minimizar los efectos de los tirones de cadena y las reacciones sobre esta del bastidor. Una cadena bañada en aceite y que va alojada dentro del basculantes para reducir el mantenimiento. Otra genialidad que se suma a la del freno de mano incorporado al caballete lateral.

 

El motor, otra novedad de vanguardia, ha sido desarrollado conjuntamente con un fabricante experto en la materia; Kymco. La firma taiwanesa lo ha fabricado siguiendo los estrictos estándares de calidad de BMW. Se trata de un motor de dos cilindros en paralelo de 647 cm3 que esconde mucho carácter y unas prestaciones del más alto nivel. Su potencia arroja unos contundentes 60 caballos y un par 66 Nm que llegan a la rueda a través de un cambio CVT. Cifras éstas que le permiten alcanzar los 175 km/h de velocidad punta y acelerar de 0 a 100 en 7,5 segundos, y que resultan muy destacables teniendo en cuenta las dimensiones y peso de esta maxi-scooter.

 

Nos ponemos en marcha y el sello de BMW sale a relucir. En BMW son expertos en el estudio ergonómico de las posturas de conducción. Todo lo tenemos en el lugar adecuado. También llama la atención el gran espacio habitable disponible, algo que permite que cualquier persona de prácticamente cualquier estatura pueda estirar las piernas sin problemas. La posición de conducción es tremendamente confortable. No cansa para nada y la visión por encima de los coches es un plus de seguridad. La protección aerodinámica, incluso con el parabrisas bajo, es excelente en ciudad, aunque cuando salimos a autopista es mejor optar por subirla.

 

A pesar de sus dimensiones y peso, la C 650GT es una maxi-scooter muy ágil y noble de reacciones. Para ello se ha trabajado en el acertado tarado de las suspensiones y en la posición del motor, que para conseguir bajar el centro de gravedad, bancada de los cilindros ha sido inclinada 70º. Además el motor equipa doble eje de balance que reduce las vibraciones. Es una delicia circular con ella por la ciudad. Su motor bicilíndrico empuja mucho pero siempre de manera amable y empática con los requerimientos del piloto. Un carácter que encaja muy bien con una moto cuyo objetivo principal es la facilidad de conducción.

 

Pero esta GT de BMW no se va a conformar con no rebasar los límites de ciudad, es un vehículo ideal para las distancias medias, para desplazarse desde esas zonas urbanas de los alrededores de las grandes ciudades, un concepto que el Canarias aglutina prácticamente cualquier punto del territorio. Un terreno en el que destaca por el confort y la agilidad que le confieren sus dimensiones, capacidad de carga y el excelente compromiso entre chasis, suspensiones y frenos.

 

A la hora de ir realmente rápidos por zonas de curvas, la 650GT no es la 600Sport, pero puede dar más de un susto a motos que creen estar fuera de su alcance, y aunque las enormes dimensiones y volúmenes del vehículo se hacen notar a velocidades bajas, cuando incrementamos el ritmo apreciamos todas las bondades de su parte ciclo. Si conseguimo hilvanar bien las curvas, sobre todo en esos tramos conocidos en los que sabemos lo que nos espera, la 650GT es contundente, confiando además en ese ABS que va a asegurar nuestra apurada de frenada y abrir de nuevo gas nada más haber redondeado la curva. Y en este punto debemos hacer mención de dos detalles que no acaban de convencernos; el desenganche del embrague cuando la velocidad baja demasiado, y tienes que estar atento a reducir a base de frenos, y que la potencia de esos frenos no sea algo más dosificable en el recorrido inicial.

 

Pero donde realmente destaca esta BMW, que quizá aúne lo mejor del mundo de la moto GT y del maxi-scooter en un solo vehículo, es en carreteras amplias y de curvas de amplio radio, ahí es contundente. Con los 16 litros de su depósito podremos embriagarnos con más de 300 kilómetros de confortable libertad. Te moverás como un pez en el agua aprovechando todas sus cualidades, sólo o en compañía, con equipaje o con liviana carga. Su neutro comportamiento y el confort de marcha salen de nuevo a relucir. Y es que el aire de las GT de la marca impregna cada una de sus formas y detalles.

 

Debemos recordar lo que significa el apellido GT en la marca BMW, y en esto la protagonista de nuestra prueba sólo puede calificársela de sobresaliente. Una maxi-scooter cómoda, capaz y amante de los grandes trayectos para los que BMW la ha dotado de todo el equipamiento y tecnología disponible para un vehículo de dos ruedas. De la experiencia de la marca bávara en este tipo de motos, la C 650GT hereda el ABS de serie, la iluminación LED y el parabrisas regulable, el ordenador de a bordo, los puños y asiento calefactables, control electrónico de la presión de los neumáticos, antirrobo inmovilizador electrónico, top-case de 35 litros y navegador GPS.

 

No podemos negar que estamos ante una de las scooter más sofisticadas que existen en el mercado y que incorpora detalles que hacen de ella una moto única. Como el poderoso motor bicilíndrico, el equilibrado chasis o toda la tecnología y experiencia que sólo una marca como BMW puede ofrecer. Un vehículo por el que se dejarán seducir tanto los clientes de la propia marca como los usuarios experimentados que saben apreciar la calidad y la solvencia de una maxi-scooter que les permitirá desplazarse de forma ágil, segura y confortable por la ciudad, resolviendo de un solo golpe todos los inconvenientes que el aparcamiento acarrea y al tiempo les permite disfrutar en carretera abierta de la pasión por las dos ruedas gracias a su excepcional carácter en todas sus facetas.

 

Moto de prueba cedida por Marmotor, Concesionario Oficial BMW Motorrad en Las Palmas

 

Precio BMW C 650GT.- Desde 11.600 € (Gestión de matriculación y transporte no incluidos)

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Con la colaboración del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS