Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Peldaño Agosto 2017. Con polvo, sudor y hierro, el Amoto Team cabalga

10 de Agosto de 2017

Peldaño Agosto 2017. Con polvo, sudor y hierro, el Amoto Team cabalga

PELDAÑO AGOSTO 2017

Como estaba previsto, llevamos a cabo nuestra Escalera. Como estaba previsto, muchos colegas se unieron, algunos por vez primera (el peldaño de Agosto les dio la bienvenida). Como estaba previsto intentamos ser puntuales en la salida (risas de fondo). Como estaba previsto el intenso calor, humedad y bochorno nos acompañó. Como estaba previsto pisamos un poquito el marrón. Como estaba previsto lo pasamos de lujo.

 

A poco de comenzar la ruta, entramos en zona de tierra. Así que formamos dos grupos. El grueso se llenó de polvo, el resto nos esperó en la zona de la Milagrosa, donde continuamos juntos.

 

Seguimos subiendo hasta superar El Piquillo y bajar un zig-zag espectacular, antes de El Gallego. Sobrepasamos La Sequera para dejar a nuestra izquierda Ariñez con su monumento al amigo Rito (todo se andará). Entonces se lleva a cabo una nueva división en dos grupos para superar una cuenca cuaternaria de hormigón, espectacular, en la que, al final nos esperaba el amigo Marino, que, haciendo acopio de dotes innatas de mando, ponía orden en el giro cerrado, en la incorporación a la GC-400.

 

Paramos más adelante en el cruce con la GC-230. Las monturas arden. El mercurio supera los 37º . ¡Échate a un ladito, déjame un poco de sombra! ¡Chicos, seguimos! Pasamos Risco Prieto. Nuestro destino está a unos 3 km. Estamos deseando llegar a la sin igual Cruz de Tejeda.

 

Aquí nos espera “Yolanda”. Cerveza, por favor. ¡Bien fría!

 

Pasamos un rato de cháchara. Más tiempo parados que lo previsto. Surgen dudas sobre si continuar con la ruta ideada. El calor es brutal. Todavía tenemos que llegar al Toscón y a Carrizal de Tejeda. Si aquí hace este tiempo, qué habrá allí, nos preguntamos.

 

Llega el momento de continuar. Se forma una nueva división. Un grupo quiere seguir con el itinerario previsto. Otro piensa que hombre y máquina no tiene por qué sufrir. Máxime cuando pueden seguir en dirección a Artenara donde poder seguir disfrutando de un buen refrigerio.

 

Dicho y hecho. Unos vamos al encuentro de Risco Palmes en el Toscón y otros se dirigen a disfrutar de un reposo menos caluroso. La idea prevista es que a la salida de Carrizal de Tejeda daremos aviso y coincidiremos nuevamente en el cruce entre Tamadaba, Coruña y Artenara.

 

Continuaremos con el relato más aventurero. ¿Dónde estábamos? Ah, sí. En la Cruz de Tejeda. Seguimos bajando hasta alcanzar Tejeda. Ahora vamos al encuentro con el Roque Bentayga. Lo dejamos a nuestra derecha. Nos vigila en la distancia. Lo notamos. ¿O será el fuerte bochorno? Por si fuera poco, frente a nosotros, se alza majestuoso el Roque Nublo. ¡Qué bonito que es! Este sí que no nos quita ojo. Lo gobierna todo desde su Púlpito sobre el cielo azul.

 

Bajo el Nublo recorremos la carretera que rodea el comienzo de la enorme cuenca que vierte aguas abajo para abastecer la Presa del Parralillo, al fondo.

 

¿Conoces La Solana y Timaga? Pasamos junto a estos pequeños enclaves. De repente giramos a la derecha, por la GC-606. Comienza un descenso maravilloso. Lo primero que vemos es la entrada a El Juncal. Seguimos bajando. Carretera estrecha.

 

Más adelante, giro de 90º a la derecha. Entramos en un nuevo espacio. ¡Qué maravilla de vistas! A 3 km dirección W vemos, a lo lejos, el Roque Palmes. Nos está guiando. Nuestra intención es alcanzar el mirador del Roque donde se ubica la conocida Cruz del Toscón (o Cruz de la Campana).

 

 

Según la información recogida en el blog de Sergio Socorro Monagas VER , esta cruz se debe a la iniciativa de Pascual Quintana Quintana, conocido por Pascualito, el cual, con la colaboración de los vecinos la realizó en cemento con un vástago de hierro en su parte posterior para fijarla a la roca viva (tosca). La cruz siempre fue anterior a la campana. Al principio estuvo colgada de unos trozos de pino cruzados (timones) que terminaron por pudrirse.

 

El 24 de Septiembre de 1958, Basilio Talavera Quintana, sobrino de Pascualito, realizó en el mismo lugar una obra de mampostería que aún perdura, para albergar la campana y conservar la tradición. Allí, en el marco del campanil, dejó sus iniciales, junto con la fecha.

 

Al parecer, la campana procede del primer vapor «León y Castillo», el cuál varó muy cerca de la costa, el 16 de Octubre de 1910, en el sitio conocido como “Montaña de la Decepción”, a unas 22 millas al norte de Río de Oro, cuando realizaba un transporte de agua y víveres a la guarnición de esta plaza. El vapor quedó inutilizado y saqueado, pero previamente se pudo recuperar los instrumentos náuticos, y, entre ellos, su campana.

 

La campana tiene grabada la inscripción “León y Castillo”, y sobre su procedencia, Pedro González Sosa escribió que “un sacerdote debió comprarla, encontrarla o recibirla en el Puerto de La Luz y la regaló a aquel buen señor que hizo construir o construyó en 1968 aquel sencillo pero airoso campanil”.

 

La campana está localizada en el Toscón de Abajo, al borde del risco, frente al Roque Palmés. Y se puede acceder con facilidad a través de unas escalinatas que se funden en la roca viva sobre la que descansa el pequeño monumento. La escalera de piedra arranca desde la GC-606. Dispone de muro de protección con barandilla de madera y el entorno del campanario fue repintado en el 2012. El antiguo acceso era bastante inseguro y peligroso.

 

La Cruz del Toscón presenta un diseño basado en sus brazos arbolados. En el centro de la cruz, tras un cristal, se encuentra un Cristo de plata de tamaño reducido, mientras que en su base existe una hornacina con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. La campana de bronce, denominada “Pascuala” se utiliza en exclusiva, bien para convocar a la celebración de la Santa Misa o para comunicar el fallecimiento de algún vecino (en este caso podía sonar a cualquier hora).

 

Frente a la campana se alza, majestuoso, el Roque Palmés, menos popular, pero de similar belleza que el Roque Nublo o el Roque Bentayga, es igualmente conocido como Risco Palmés. Se eleva hasta una cota de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar. Los vecinos de estos pagos cuentan que este risco realizaba las funciones de un auténtico “reloj de sol”, ya que la sombra arrojada por las siluetas del Roque indicaba perfectamente la posición del sol en su tránsito diurno.

 

Geológicamente se trata de un espectacular monolito pétreo que ha quedado exento entre los Barrancos del Toscón y del Roque, al desmantelarse parcialmente las potentes planchas de coladas basálticas y de aglomerado Roque Nublo, que previamente habían colmatado las morfologías erosionadas del Primer Ciclo eruptivo del interior de la gran Caldera de Tejeda. VER

 

Continuamos nuestra ruta hasta parar en Carrizal de Tejeda, donde pudimos disfrutar de un refrigerio en el Bar Restaurante El Cairete. ¡¡Estábamos secos!!

 

El tramo que une Toscón con Carrizal de Tejeda es fantástico para cualquier motero. Y te puedes permitir el lujo de parar y observar con deleite el Roque Palmés viéndolo en dirección Este.

 

Estando en Carrizal de Tejeda paseamos por los alrededores de la Plaza y la Ermita. Desde allí se observa un bonito entorno con la Presa del Parralillo al fondo. Es una auténtica gozada la bajada que nos lleva a la Presa. Es empinada, no es muy ancha, tiene un poco que gravilla en su centro, curvas muy cerradas con cambio de pendiente. Cómo se nota cada vez que entra el ABS. ¿Verdad, fructis?

 

Llegamos a la presa, cruzamos el túnel y subimos en dirección Artenara. Pasamos de largo el mirador de la presa. Candelaria, Acusa Verde, Ventanieves y llegamos al punto de encuentro con los colegas que esperaron en Artenara.

 

Bajamos por Coruña. Recorremos las presas. Nos espera Fagagesto, previo reagrupamiento. Ya ha habido un cambio de planos del recorrido inicialmente. La hora se impone. Decidimos que tomaremos Montaña Alta, Bascamao y la Cuesta Caraballo, antes de alcanzar la costa.

 

El día ha sido espectacular. Mucho calor. Sofocante. Pero, de repente, llegamos a la zona entre Verdejo y Vergara y una intensa niebla cargada de humedad nos asalta por el flanco Este. Se empaña la visera. Poca visibilidad. Y lo más sorprendente: la temperatura, que nos ha acompañado, incluso a casi 38º, ahora baja a 20º. Incluso se nota un más que agradable frío. Así enfilamos Cuesta Caraballo. Más abajo, en Guía, ya está despejado.

 

Paramos en Albercón de la Virgen. Ya es tarde. Toca retirada. Es un bueno momento para despedirnos y sonreír por la tarde que nos hemos inventado.

 

A fin de cuenta, la vida es un conjunto de salidas en moto con colegas. El resto es el tiempo que pasa entre una y otra ¿Qué si no?

 

Como dice un filósofo originario de Ariñez… ¡Pa vivir así, mejor no morirse nunca!

 

Un saludo a todos y gracias por acompañarnos.

 

Equipo Amoto Team

Grupos Moteros Relacionados
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS