Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Las aventureras de Triumph, donde acaba el asfalto comienza la diversión

12 de Abril de 2017

Las aventureras de Triumph, donde acaba el asfalto comienza la diversión

Moto es sinónimo de libertad. De deshacerse del corsé del tedioso día a día y romper los muros de contención para salir a respirar. Por eso los fabricantes siguen trayendo al mercado nuevas propuestas o modificaciones de sus gamas más aventureras y, como en el caso que nos ocupa, aprovechando esa renovación para aumentar el equipamiento, las prestaciones, el confort y, sobre todo, una seguridad que nos permite desplazarnos con garantías sobre cualquier tipo de terreno.

 

Triumph Canarias nos invitó a probar la nueva Street Scrambler, la más aventurera de la gama “modern classic” del fabricante británico, con las prestaciones del aclamado motor Bonneville de 900cc, cargado de par, y con una parte ciclo perfecta para todo tipo de carreteras. Pero al test quisieron sumarse la Tiger 800 XCx y la Tiger Explorer 1200 XCA, completando de esta manera el abanico de propuestas del fabricante de Hinckley para los que buscan la aventura en cada salida en moto, o simplemente, para los que ansían disfrutar en libertad, incluso fuera del asfalto.

 

  • Precio Street Scrambler Matt Khaki Green = 11.025€ (matriculación incluida, excepto el IVTM)
  • Precio Tiger 800 XCx Matt Aluminum Silver = 12.825€ (matriculación incluida, excepto el IVTM)
  • Precio Explorer 1200 XCA Matt Khaki Green = 20.600€* (matriculación incluida, excepto el IVTM)

*Los extras (maletas) que podéis ver en las fotos, van de regalo con la actual campaña de Triumph 

 

Este tipo de motos se adapta perfectamente para todos aquellos motoristas que buscan una moto bien equipada para viajar con comodidad por asfalto pero que también buscan que éstas ofrezcan unas destacadas prestaciones fuera del mismo, para adentrarse en zonas en las que la diversión es el principal aliciente. Pero antes de ocuparnos de la verdadera protagonista de este artículo, la nueva Triumph Street Scrambler, repasaremos algunos detalles de la Tiger 800 XCx y de la Tiger Explorer 1200 XCA (al final del reportaje tienes acceso a la pruebas completas de estos dos modelos de Triumph).

 

 

La gama actual Tiger 800 se lanzó al público en 2015 como una de las opciones trail de media y alta cilindrada más interesante del mercado gracias a unas posibilidades tecnológicas para el piloto, desconocidas hasta el momento en su categoría, y a una profunda revisión de su ergonomía. Tanto su versión más asfáltica, XR, como su hermana Off-Road XC cuentan con un alto equipamiento de serie y una nueva versión de su afamado motor tricilíndrico de 800cc y 95 CV que reduce el consumo en un 17% respecto a su versión anterior y ofrece una conducción más cómoda y refinada. 

 

Entre el equipamiento de serie de la Tiger 800 XCx cabe destacar el acelerador electrónico “Ride by Wire”, el control de tracción (TTC) y el ABS desconectable, que junto con las suspensiones ajustables WP y el equilibrado chasis, la convierten en una buena moto para afrontar grandes viajes y el día a día de la ciudad, pero que también se desenvuelve bien fuera del asfalto, gracias a las llantas de radios, de 21” delante, el cubre radiador y al ya característico guardabarros frontal alto. Además, su control de velocidad de serie y sus tres modos de conducción (Road, Off-Road y Rider), abren un enorme abanico de posibilidades de configuración para el piloto a través de la selección de cuatro mapas de inyección (Rain, Road, Sport y Off-Road), y tres niveles distintos de intervención del ABS y del control de tracción.

 

 

Ponerse a los mandos de la Triumph Explorer 1200 XCA es ponerse a los mandos de la maxi-trail con más personalidad del mercado. Su equipamiento no conoce límites y el confort de marcha está a la altura de las turísticas más afamadas del mundo. Incorpora nuevas ayudas tecnológicas para el motorista, que mejoran las prestaciones, la conducción y el disfrute en general, ya sea en carretera o por pistas. Tanto si lo tuyo es la carretera como se te apasiona dejar atrás lo negro y adentrarte en lo desconocido, la Tiger Explorer de Triumph es el modelo perfecto para ti. Incluso dispones de una versión “low” para los más bajitos.

 

La Tiger Explorer será tu compañera de aventuras perfecta. No en vano está impulsada por el característico motor de tres cilindros en línea de 1.215cc y transmisión por cardan. Cuenta con ABS y Control de Tracción con varios niveles de intervención, distintos modos de conducción, pantalla ajustable electrónicamente y múltiples elementos de seguridad y confort. Además, la versión de nuestra prueba, la XCA incorpora sistemas aún más avanzados de suspensiones semi-activas (TSAS) así como sistemas de ABS y control de tracción optimizados para curva, más modos de conducción, e incluso el seguro e innovador Sistema de Asistencia al Arranque en Pendiente desarrollado por Continental, que facilita la salida en cuesta y evita inesperadas caídas, especialmente cuando la moto está completamente cargada o sobre firmes deslizantes.

 

 

Triumph Street Scrambler, cuando la sencillez es sinónimo de libertad

El éxito de la Street Scrambler es el éxito de lo sencillo. Una silueta fácilmente identificable con los rasgos estéticos de las motos legendarias. Motos atemporales concebidas para ser usadas, sin complicaciones, y para ser personalizadas, sin limitaciones. Motos de líneas limpias, auténticas y con un aspecto sobrio que disimula bajo una pátina vintage la gran carga tecnológica, de ayuda a la conducción y para la seguridad del motorista, que comparte con sus hermanas de la nueva familia “modern classic”.

 

Ahora se han puesto de moda las motos “con carácter” y entre ellas, las más exitosas parecen ser las “Scrambler”. Pero analicemos lo que es una moto Scrambler. Llegados a este punto tenemos que advertir que habría material para escribir una enciclopedia, pero resumiendo –y que conste que pedimos perdón a lo más ortodoxos- una Scrambler es una moto de carretera ligeramente transformada con detalles como el manillar, más alto y plano, los amortiguadores, reforzados, la horquilla, protegida con fuelles, el escape, con salida alta por un lateral, y los neumáticos, sobredimensionados y con un dibujo más profundo, e incluso con tacos.

 

En esta búsqueda de motos que puedan encontrar nuevos horizontes, Triumph ha confiado en una plataforma probada y consolidada como es la nueva familia Street Tween, a la que se le ha añadido una silueta que combina líneas limpias con un estilizado depósito de combustible. Para completar su personal estilo, la Street Scrambler cuenta con singulares señas de identidad como el asiento plano, bajo y amplio, estriberas de estilo adventure para el piloto, cubre cárter metálico, horquilla protegida por fuelles de goma, amortiguadores traseros más largos, llantas de radios, con rueda delantera de 19 pulgadas, sobre las que se montan neumáticos Metzeler Tourance diseñados para ofrecer el máximo control y aptitudes en cualquier carretera, y como no, la línea alta, doble y lateral de escape, de acero cepillado, por el lado derecho.

 

 

La motorización, derivada de la que propulsa la Street Tween y casi idéntica a la de la Street Cup, se fundamenta en un motor bicilíndrico en paralelo calado a 270º y que cubica 900 centímetros cúbicos. Un motor suave, con mucho par a bajas vueltas, que entrega 55 CV y adaptado a las exigencias de la normativa Euro4. Las ligeras modificaciones respecto a sus hermanas consiguen ganar par en esa banda que nos sacará “las castañas del fuego” en superficies complicadas, algo a lo que además contribuye el inconfundible escape doble con colectores unitarios, en acero cepillado. Los datos, 28% de ganancia de par motor entre 2.750 y 4.750 vueltas, y los 55 CV de potencia máxima llegan a tan solo 6.000 rpm.

 

Además de un motor modificado para adaptarse mejor al uso off-road, al que se suman un acelerador electrónico y un embrague asistido y anti-rebote que ofrecen mejor tacto, la parte ciclo de la Scrambler ha mejorado sus aptitudes camperas gracias a la nueva posición de las estriberas y a un recorrido más largo de las suspensiones, firmadas por Kayaba (KYB) y con 120 mm de recorrido útil. Para facilitar que dinámicamente la Scrambler mantenga una trayectoria recta sobre “lo marrón”, se ha aumentado la longitud de la horquilla, conjuntamente con una rueda de 19 pulgadas, para conseguir un ángulo de lanzamiento ligeramente mayor y más adecuado al uso off-road. Los neumáticos Metzeler Tourance (100/90 19” y 150/70 17”) fortalecen la faceta off-road de la Street Scrambler con una buena tracción y mejor frenada sobre superficies deslizantes, gracias a la mayor profundidad de su huella, sobre todo si como en nuestra prueba, decidimos desactivar el control de tracción y el ABS, obviamente desconectable.

 

 

Para detener los más de 200 kilos en seco, más gasolina y piloto -y ocasional acompañante-, Triumph ha confiado en un equipo firmado por Nissin. Un único disco delantero de 300mm, mordido por una pinza axial de doble pistón, y otro disco trasero de menor tamaño, que ofrecen potencia suficiente para detener la moto en cualquier circunstancia, pero que sobre todo ofrece un magnífico tacto sobre superficies con menos agarre. Además, para adaptarla a tus necesidades, la maneta es regulable en cinco posiciones.

 

El cuadro de instrumentos se condensa en una única esfera que incorpora, en un reloj principal analógico y con ora sección digital, cuentavueltas, dos parciales, nivel de combustible, autonomía restante, marcha engranada, nivel de combustible, consumo medio e instantáneo, reloj, ajustes del control de tracción, y que permite acceder y navegar por los distintos parámetros mediante un botón situado en el puño izquierdo. Un detalle muy práctico que es habitual en todas las motos salidas de las tres factorías con las que Triumph cuenta al sur de Bangkok (Tailandia). 

 

Para los más viajeros, además de un amplio catálogo con más de 150 accesorios originales, hay detalles tan prácticos como la toma de corriente USB bajo el asiento de la Street Scrambler. Los más fanáticos quedarán entusiasmados con detalles como el asiento trasero, que es desmontable, e intercambiable fácilmente, con una parrilla de aluminio..., y sin sobreprecio.

 

 

Para subirnos a la Street Scrambler no tendremos problemas de altura. Su asiento, situado a 792mm permite echar la pierna por encima y quedarte sentado en una posición natural. El manillar es ancho (831mm) y ofrece un control absoluto que te invita a ir sorteando obstáculos nada más arrancar el motor. La posición de conducción es erguida y la combinación de suspensiones más altas y un manillar ancho hacen de ella una moto juguetona y divertida, incluso en los trayectos diarios. La combinación de 55CV con más de 200 Kilos pudiera considerarse un hándicap a la hora de acelerar, pero hay que decir que los caballos de esta Scrambler son auténticos pura sangre y cunden más de lo que parece.

 

La movilidad sobre el asiento, y la facilidad de conducción, gracias a un motor dulce y lleno de par, permiten disfrutar de esa ansiada libertad que en muchos otros modelos se ve encorsetada por factores que jamás deberían condicionar tu conducción. Aquí las cosas están claras. El manillar ofrece control, el motor empuja y las suspensiones se encargan de convertir en aceptable el rizado y los socavones de muchas carreteras.  La ergonomía permite que disfrutes de la auténtica conducción de manera relajada sin que el destino sea un objetivo y pase a ser sólo la excusa que te permite disfrutar del recorrido.

 

En carreteras sinuosas, en ese envidiable tipo de carretera que tanto abunda en Canarias, la Scrambler ofrece buenas sensaciones. Es una moto maniobrable, predecible y neutra. Siempre fiel a tus decisiones. Tan noble que permite una conducción tan fácil como divertida y a la altura de cualquier nivel de motociclista, incluso para quienes estrenan su carnet A2 (recordemos que se puede limitar mediante un kit para este tipo de usuarios).

 

 

El tacto general de la moto es bueno, pero el funcionamiento del conjunto embrague / caja de cambios es realmente delicioso. Un accionamiento de la maneta muy liviano, un recorrido del pedal corto y preciso, y una ausencia total de tirones, suponen una mezcla perfecta para hilvanar una conducción en la que el disfrute es el auténtico protagonista. Y todo ello aderezado por la banda sonora que emite el doble escape lateral de acero cepillado. Una sintonía que ha ganado muchos enteros sobre la Street Tween y que, sin llegar a ser molesto, ofrece un excitante bramido que sorprende para tratarse de un modelo Euro4.

 

El empuje óptimo de bicilíndrico comienza incluso antes de las 3.000 vueltas y llevarlo más allá de las 6.500 no tiene mucho sentido. Tanto es así que puedes ahorrar muchos cambios de marchas, sobre todo en curvas enlazadas, y no echarás en falta que sólo dispongas de cinco relaciones de cambio. Como ejemplo diremos que puedes hacer en tercera, sin despeinarte, la subida de Ayacata al Roque Nublo.

 

El control del ancho manillar te permite cambiar de trazada en cada curva sin el menor aspaviento de la parte ciclo. La respuesta a cualquier maniobra de contra manillar es siempre fidedigna e inmediata. Las suspensiones, a pesar del aumento del recorrido, se muestran firmes incluso en los apoyos en los que escuchas la queja del avisador de alguna estribera. Cuando te animas, los neumáticos no dan muestra del menor movimiento extraño. Son nobles y siempre copian el camino marcado por tu mente. Y los frenos, tan simples como eficaces. No tendrás queja a no ser que quieras levantar la rueda trasera en cada apurada. El único aviso de que estás exigiendo demasiado a la británica llegará en forma de calor en el interior de tu muslo derecho. Un aviso térmico que no llega a molestar en conducción normal.

 

 

¿Qué si es divertida cuando dejamos atrás el asfalto? Pues realmente, más de lo que a priori pudiéramos sospechar. Las asistencias electrónicas, que son muchas, hacen su trabajo, aunque si te has levantado “gamberro” ese día, basta con quitar el ABS y el control de tracción para ver como la trasera quiere adelantar a la rueda delantera en interminables y controlables cruzadas. Y es que el acelerador electrónico permite controlar con tacto de cirujano el gas enviado a la rueda. Si lo que pretendes es ir recto en una zona rota, rizada o con piedras, los responsables de Triumph te ha hecho parte del trabajo con unas medidas que favorecen el auto alineamiento de ambas ruedas y la estabilidad en conducción off-road.

 

Pero serán muchos los clientes de este modelo los que busquen “imagen” además de “prestaciones” y en ese aspecto, hace años que Triumph ha dado en el clavo, convirtiéndose en la marca experta y referencia en el segmento, plasmando como nadie la esencia del motociclismo en sus modelos de la gama “modern classic”. 

 

¿Quieres seguir mirando con envidia o formar parte de la leyenda? Acércate a tu concesionario Triumph Canarias más cercano y solicita una cita con tu próxima moto… ¡Para que se vayan conociendo!

 

 

Prueba Triumph Explorer 1200 XCA, a la conquista del mundo (LEER LA PRUEBA COMPLETA)

Nos encontramos ante el modelo top de la gama Tiger Explorer 1200 que lleva a su máximo exponente las virtudes que ya conocíamos de esta maxitrail, incorporando una serie de innovaciones tecnológicas que proporcionan un plus en la conducción. No es necesario que te conquiste a primera vista, que sin duda lo hará, pero es una moto que se ofrece como alternativa sólida a los modelos más exitosos del segmento. Triumph ha conseguido un excelente equilibrio de motor y chasis, que han dado como resultado una moto con un comportamiento excepcional y muy estable en cualquier situación. Una moto que sabrán apreciar los gourmets de las dos ruedas. Sus posibilidades de personalización y ayudas electrónicas, su estabilidad, su confort y sobre todo su excelente relación prestaciones / calidad / precio la convierten en una firme candidata para ser tu moto ideal. Y si además, tienes intención de hacer viajes de largo recorrido, aún gana más puntos a su favor.

 

Prueba Triumph Tiger 800 XCx, desbancando a sus rivales (LEER LA PRUEBA COMPLETA)

La 800 XCx alcanza el más alto nivel de tecnología y equipamiento del segmento. Esta versión de la nueva Triumph Tiger es la primera en incluir control de velocidad de serie, y sus tres modos de conducción (Road, Off-Road y Rider) abren un enorme abanico de posibilidades de configuración para el piloto a través de la selección de cuatro mapas de inyección (Rain, Road, Sport y Off-Road), y tres niveles distintos de intervención del ABS y del control de tracción. En curvas, el comportamiento de la moto es excelente, se maneja muy fácilmente en los cambios de dirección y las suspensiones WP completamente regulables son una delicia, absorbiendo las imperfecciones del terreno (que en nuestras carreteras son bastantes) lo que te permite una conducción segura y alegre. Triumph ha conseguido una moto con un carácter aventurero pero sin renunciar a la deportividad, muy equilibrada para cualquier uso, tecnológicamente avanzada y con unas prestaciones excelentes. Si además, de vez en cuando te gusta hacerte algunos tramos de tierra, definitivamente ésta es tu moto.

 

 

La gama aventurera de Triumph engrandece tu pasión por vivir las mejores aventuras en moto gracias a sus inagotables cualidades viajeras. Las Tiger 800, las Tiger Explorer 1200 y la nueva Street Scrambler son motocicletas preparadas para devorar kilómetros por carreteras y caminos sin límites, y para llevarte siempre hasta donde tu imaginación y aspiraciones te permitan.

 

Este es sin duda el mejor momento para disfrutar de la moto. Los días se alargan y la luz permite disfrutar durante más horas de las carreteras escarpadas en una tierra generosa que ofrece paisajes espectaculares. Es momento de echarse a la carretera y disfrutar del sol, la buena temperatura y sobre todo, de las sensaciones en moto, incluso cuando se termina el asfalto, porque ahí, justo ahí, comienza la diversión.

 

Anímate y solicita en Triumph Canarias una prueba de alguno de estos tres modelos… Cualquiera de ellos te permitirá descubrir una nueva forma de disfrutar de la libertad sobre dos ruedas.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto, con la colaboración de Sergio, Néstor y Oliver, de Triumph Canarias

Empresas Relacionadas
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS