Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Infieles por un día. Cuatro motoristas prueban la Street Triple RS

11 de Julio de 2017

Infieles por un día. Cuatro motoristas prueban la Street Triple RS

La Street Triple de Triumph siempre se ha caracterizado por tener una estética original y rompedora, con un marcado carácter deportivo y con ese inusual aire que le sienta realmente bien. Además se ajusta a la perfección a las características de “moto ideal” para disfrutar de las retorcidas carreteras de la orografía de Canarias.

 

Esta nueva generación de Street Triple es una de las grandes apuestas de Triumph en este año 2017 y el avance realizado en todos los aspectos ha elevado su atractivo general. Desde su motor derivado de la Daytona 675 con cilindrada subida hasta los 765 cc, pasando por el apartado ciclo más eficaz, la electrónica y finalizando por la estética, prácticamente todo ha cambiado.

 

Precio Triumph Street Triple RS 2017.- 12.500€ (Incluye Matriculación – No incluye impuesto IVTM)

 

Una transición tan radical como efectiva que ha llevado a esta Street Triple RS a un nivel superior, rompiendo las fronteras de su categoría. Para reafirmarnos en nuestra opinión quisimos contar con la experiencia de cuatro motoristas que se prestaron a compartir una jornada de pruebas con nosotros, siendo “infieles por un día” a sus habituales monturas.

 

 

Se mire por donde se mire, la nueva Street Triple RS destaca por sus componentes de calidad, excelentes acabados y cuidados detalles como el acelerador electrónico, el control de tracción desconectable, sus modos de conducción, las luces de posición de LED o la nueva pantalla TFT a color y regulable en inclinación, que se maneja desde la nueva piña izquierda y en la que aparecerá reflejada nuestra selección de modos de conducción o la multitud de combinaciones posibles de pantalla. Tantas, que seguro que encuentras la que más se adapta tus preferencias.

 

Más que nunca, la nueva roadster de Triumph se presenta con una excepcional relación peso-potencia que proporciona una extraordinaria agilidad y una electrónica de última generación que pone bajo control la diversión que ofrece la más explosiva de las Street Triple de la fábrica de Hinckley. En este ENLACE pueden leer la prueba completa realizada por el equipo de Canariasenmoto con la moto de Triumph Canarias: “Street Triple RS, Triumph rompe las fronteras de la categoría”.

 

Esta experiencia compartida con usuarios de distintos tipos de motos y niveles de conducción tenía como objetivo que cada uno de ellos nos diera su opinión sobre una moto que busca posicionarse como el referente indiscutible del segmento con su nuevo motor de 765 cc nacido en los circuitos y que será el propulsor de la categoría Moto2 del Mundial de MotoGP. Sus tres niveles de potencia y par motor máximos, su tecnología punta, sus suspensiones, sus frenos y neumáticos de las más altas prestaciones, una silueta agresiva y un peso insuperable hacen de ella una de las motos más divertidas del mercado en la vida real. Para testarla elegimos un recorrido variado, tanto en tipo de trazado como en estado del firme, localizado en el sureste de Gran Canaria: 40 kilómetros que partían de Temisas y que recorrían Santa Lucía, Los Cuchillos, Corralillos y regreso a Temisas.

 

 

Las damas primero, como mandan las buenas costumbres. Inés Martín, más conocida como “Nenita” en su grupo de Mosqueteras, conduce habitualmente una Honda CBR1000RR, aunque la moto de sus sueños es la BMW S1000RR. Inés es una motorista experimentada que lleva muchos años a los mandos de motos deportivas -anteriormente tuvo una CBR600RR- y que se ha sentido muy cómoda sobre la Street Triple RS: “Es muy fácil de llevar. Se mueve muy bien en parado y su maniobrabilidad es fantástica, tanto en parado como a la hora de trazar las curvas. Creo que es una moto ideal para todas aquellas chicas que buscan una moto con prestaciones pero que a la vez sea sencilla de mover”, decía esta farmacéutica que confesó no conocer la marca Triumph y mucho menos esta moto.

 

“Si tuviera que destacar algún apartado me iría hacia la parte ciclo. El motor de mi CBR empuja más”, decía con una sonrisa. “Es ágil, ligera y manejable y me ha sorprendido su peso, un aspecto clave para la espectacular aceleración y al impresionante paso por curva”, enfatizaba. Prestaciones dinámicas que se ven mejoradas respecto a la anterior gama Street Triple por el nuevo basculante en forma de ala, específicamente diseñado para la nueva gama Street Triple y capaz de ofrecer una mayor rigidez torsional longitudinal, combinada con una reducción de la rigidez lateral. Así se maximiza la estabilidad a la velocidad superior que alcanza las nueva Street Triple RS, una salida de curva más decidida y un comportamiento aún más preciso del chasis, que se percibe tanto en la carretera como en el circuito.

 

También cabe destacar que las especificaciones de las frenos (pinzas radiales Brembo monobloque M50 de 4 pistones en el tren delantero), suspensiones (mono-amortiguador trasero Öhlins STX40 con depósito independiente y neumáticos, son superiores a la generación anterior. Componentes todos ellos de mayores prestaciones del mercado, totalmente regulables y puestos a punto específicamente para la Street Triple RS, como los neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP que “se agarran a la carretera como una lapa y que te permiten exprimir al máximo todo el empuje de los 123CV de la Street Triple RS”, terminaba Inés, tras su experiencia a los mandos de la nueva Triumph, “una moto que recomendaría probar a todas las chicas que buscan una naked de altas prestaciones”.

 

 

Roberto Santana es el segundo protagonista de la prueba. Un motorista con mucha experiencia. Exquisito a la vez que exigente y al que le gusta conducir tanto motos de altas prestaciones, miren su actual BMW S1000R, como motos con altas dosis de diversión, que consigue su coqueta Honda 70 DAX. “La Street Triple RS está en el camino correcto”, avanzaba el motorista de Vecindario. “Yo vengo de una Suzuki GSX-R750 pero me siento más cómodo ahora con la naked, por cuestiones de postura de conducción. Sin embargo, cuando compré la BMW ni si quiera tuve en cuenta entre las opciones algún modelo de Triumph, por desconocimiento absoluto de los productos que esta marca inglesa tiene en el mercado”, confesaba.

 

Tras su recorrido por la zona de Temisas / Santa Lucía destaca varios aspectos del motor “la suavidad de funcionamiento para tratarse de un tricilíndrico; me esperaba otra cosa. Si bien la potencia no esté a la altura de lo que ofrece mi moto actual, es efectivo al 100x100, está lleno de par en toda la gama de revoluciones, y al recoger, aunque no llega a los niveles de dos buenos pucheros de un bicilíndrico, me ha sorprendido lo bien que se comporta a la hora de reducir sin piedad. La aceleración es fantástica y el tacto general de los mandos, exquisito. Lástima que no haya opción de cambio semiautomático para bajar”, nos decía tras quitarse el casco “sería para matrícula”.

 

Roberto también se vio sorprendido por el equipamiento de serie y los acabados de la moto: ¿El Öhlins viene de serie?, preguntaba asombrado. Y es que son muchos los detalles que hacen de esta “RS” una moto especial; toques de alta calidad como el subchasis en un color diferente para cada modelo, las nuevas protecciones de las estriberas del piloto y los soportes forjados para las estriberas del pasajero, una quilla en color a juego, la tapa de colín intercambiable con el asiento del pasajero también a juego, y el protector inferior de la cadena, todos de serie en esta tope de gama de la familia Street Triple. ¿Arrow es la marca con la que trabaja Triumph?, preguntaba cuando decía que le faltaba volumen a la banda sonora de la RS y que él creía que se solucionaría con un escape más abierto.

 

 

Enrique Rapisarda es un piloto veterano que corría en las pruebas de velocidad de los años 80 que se disputaban en las islas. A la prueba vino con una Moto Guzzi 750STR, pero en su garaje atesora unas 20 motos, entre las que está una de la familia Triumph, concretamente una Sprint RS. Entre sus motos no está su sueño, una Suzuki RGV500 de dos tiempos, pero la que no nos extrañaría ver allí sería la protagonista de este artículo: “Es una moto que he seguido desde que Triumph anunció su lanzamiento”, afirmaba el que fuera primer responsable del trazado de Tarajalillo. “Creo que es una de las motos del mercado actual que mejor se adaptan a las características de las carreteras de Canarias. Tiene la potencia adecuada, componentes de calidad y cualidades que hacen sonreír a quienes buscamos una moto cómoda que nos permita una conducción alegre, sin demasiadas complicaciones”.

 

“Desde luego, va un paso más allá, aunque más que un paso, es un gran salto”, aseguraba Enrique. Y es que esta Street Triple RS representa un gran impulso evolutivo en la tecnología orientada al motorista para lograr el máximo control y seguridad. Su nuevo acelerador electrónico ofrece una respuesta más vivaz y precisa del puño. Además, permite incorporar diferentes mapas de inyección que, combinados con la configuración del ABS desconectable y el control de tracción, que cuenta con distintos niveles de intervención, dan como resultado hasta cinco modos de conducción. Para hacerla aún más divertida, Triumph ha incluido de serie el cambio semi-automático.

 

“Ya nos hubiera gustado tener en aquellos años motos tan eficaces y fáciles de conducir. Es precisa y manejable y la respuesta del motor, contundente desde abajo. Más fácil no te lo puede poner una moto. Si alguien quiere aprender a disfrutar con una moto de verdad, la Street Triple es una magnífica moto escuela, eso seguro”, insistía. El nuevo motor de 765 cc proporciona a la Street Triple RS aún más potencia, prestaciones y par motor: hasta 123 CV de potencia máxima a 11.700 rpm, un 16% más respecto a la anterior generación. Combina la tecnología más avanzada, un estilo más afilado, una presencia más agresiva y atlética y unas suspensiones, chasis y neumáticos de las más altas prestaciones. Además de aumentar la cifra de potencia, la ganancia de par y aceleración en la zona baja-media del cuentarrevoluciones se hace muy notoria gracias a una caja de cambio cuenta con una 1ª-2ª más cortas. “Es excitante la forma de acelerar de esta RS y la forma en la que, sólo con pensarlo, ya estás trazando la siguiente curva”, sentenciaba Enrique, con una sonrisa socarrona.

 

 

A lomos de su Ducati Multistrada 1200, Eduardo García llegaba al punto de partida para completar nuestro grupo de “infieles por un día”. Eduardo es el que menos experiencia tenía del grupo de probadores pero uno de los que mejor conoce la marca Triumph. Además de una codiciada Derbi GT-4V heredada de su abuelo, la Multistrada ha sido su escuela en el mundo de las motos. Pero es un alumno aplicado y en estos dos años de idilio, le ha hecho a su roja italiana un montón de kilómetros. “Triumph es una marca legendaria. Sus motos son reconocidas mundialmente y más ahora, que el motor de la moto que vamos a probar va a ser la base de las futuras Moto2; y eso quiere decir que los británicos lo están haciendo muy bien”, afirmaba este ingeniero apasionado por el mundo de las dos ruedas.

 

Después de haberse quitados los guantes y desabrochado el mono, su cara lo decía todo: “Me ha encantado. El motor estira una barbaridad y tiene la potencia adecuada para poderle sacar todo el rendimiento en el tipo de carretera que tenemos en Canarias. Los cambios cortos, la postura cómoda y la seguridad de las asistencias electrónicas te permiten divertirte con seguridad”, decía señalando la impresionante pantalla TFT con múltiples opciones de personalización. “El equipamiento de serie es extraordinario, tanto en calidad de los componentes como en el cuidado de los detalles y los acabados”, insistía, aún impresionado por las explosivas prestaciones y la intuitiva agilidad de la Street Triple más eficaz que jamás se ha fabricado en Triumph.

 

“El motor es la bomba. Inagotable. Parece tener más cilindrada que los 765cc que cubica. No me extraña que los responsables de DORNA se hayan fijado en él para propulsar las Moto2”, comentaba Eduardo, sentados ya, tras la experiencia. El motor tricilíndrico de 765cc de la Street Triple RS es perfecto para las exigentes condiciones y rendimiento de la más alta competición, con sus 123 CV a 11.700 rpm y 77 Nm de par motor a 10.800 rpm. Además de ofrecer mayor diámetro y carrera, incorpora más de 80 nuevos componentes respecto a la anterior generación de motores de Triumph.

 

¿Quién quiere ser el primero en repetir la experiencia con la Triumph Street Triple RS?

 

Tras la finalización de la prueba, los cuatro estuvieron de acuerdo en que la Street Triple RS es una moto que coloca muy alto el listón a las naked de su categoría, e incluso a las de una categoría superior. Una moto intergeneracional que pone de acuerdo a todos los que tiene buen paladar para disfrutar de la pasión por las dos ruedas. Todos ellos la recomendarían sin dudarlo y, si tuvieran en mente la compra de una naked, sería uno de los modelos a tener en cuenta.

 

Todos destacaron su acertada posición de conducción, muy cómoda gracias a un manillar que no te obliga a contorsionarte y que te ofrece un control absoluto de la dirección. Las estriberas, se encuentran algo más elevadas de lo habitual pero para nada resultan incómodas. El empuje constante del motor, con un excepcional afinamiento, sorprendió a casi todos, al igual que la posibilidad de elegir varios mapas de motor. Las suspensiones y los frenos, por componentes y funcionamiento, fueron alabados por nuestros eventuales probadores, lo mismo que el equipamiento de serie y el cuidado de cada detalle. Las únicas quejas que manifestaron dos de ellos, Eduardo y Roberto, fue la decepción de no tener “quick-shift” para bajar marchas, después de haberles puesto la miel en los labios al comprobar su eficacia cuando engranas marchas hacia arriba de manera fulgurante.

 

En definitiva, bendiciones de todos los “infieles por un día” para una moto con la que disfrutas en cualquier circunstancia, pero sobre todo en curvas; en ese territorio sus prestaciones están a la altura de las mejores deportivas del mercado. Ligera, potente, precisa, intuitiva y dosificable. Sus ayudas electrónicas, tan discretas como efectivas, te permiten afrontar los tramos rápidos con confianza y, lo más importante, con un margen de seguridad superior al que tendrías con otros modelos.

 

Unidad de prueba cedida por Triumph Canarias (Gubra), concesionario oficial Triumph en Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto y los mencionados colaboradores

Empresas Relacionadas
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS