Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Honda Rebel vs Kawasaki Vulcan S, dos caminos para un mismo destino

30 de Agosto de 2017

Honda Rebel vs Kawasaki Vulcan S, dos caminos para un mismo destino

La incorporación de nuevas tecnologías y la evolución en el diseño también se ha adueñado, por suerte, del mundo custom. Nuestras dos protagonistas son divertidas y seguras, algo de lo que no podían presumir algunas de sus antecesoras que, por hacer demasiadas concesiones al estilo “auténtico”, dejaban en evidencia lo más importante en una moto; que sea conducible y divertida. Otro aspecto destacable de esta nueva generación de custom medias es su faceta de “moto escuela”, un primer paso que nos va a permitir afrontar en el futuro y con garantías la conducción de motos de otras características.

 

Sí. Ya sabemos lo que dirán los puristas, que estas dos motos no tienen nada que ver entre ellas y que sus objetivos son distintos, pero ¿cuántos puristas terminarán adquiriendo una de las dos protagonistas de nuestras comparativa? Ninguno, casi seguro. A ellos les gusta más otro tipo de “hierros” con tecnología menos refinada y con peor adaptación para el día a día. Y dejando a un lado las opiniones de los ultra ortodoxos del mundo custom, nos centraremos en estas dos peso medio que, sin ser novedades absolutas, sí que aportan un soplo de aire fresco a un segmento, el de las custom medias, que se encontraba un poco anquilosado en el pasado.

 

Motor Twin de cilindros paralelos, fundamental nexo común en las dos custom japonesas que ya han pasado por las manos de nuestro equipo de pruebas. La Honda este mismo año, en Tenerife y de la mano de Honda Canarias, el importador de la marca nipona para toda Canarias, y la Kawasaki, en su estreno hace un par de años, por gentileza de Tifón Motor, el distribuidor de la marca japonesa en Canarias.

 

Precio Kawasaki Vulcan S 2017.- 7199 € (Matriculación incluida y seguro gratis el primer año)

Precio Honda Rebel 2017.- 6.195 € (Gastos de matriculación incluidos)

 

 

A la Honda Rebel la describimos como una moto sencilla pero de extraordinaria nobleza. Sus encantos son, entre otros, la ausencia de accesorios superfluos y la acertada combinación de colores, materiales y un nivel de acabados que cumple con las expectativas de un sello como Honda, aún no pretendiendo ser un vehículo premium. Una moto auténtica, con un look novedoso, que además ofrece unas prestaciones y un comportamiento que cubre a la perfección las aspiraciones de todos aquellos usuarios que quieren estrenar “con clase y distinción” su carnet A2. LEER PRUEBA

 

 

De la Kawasaki Vulcan S dijimos que era una moto ideal para todos aquellos, y aquellas, que estén buscando su primera custom. Aunque si la compran, no tendrán tan fácil decidirse algún día por una sustituta con mejores cualidades dinámicas que la Vulcan S. Una de las opciones de Kawasaki que se puede conducir con el A2 y que será la compañera ideal para todas aquellas personas que tienen difícil encontrar una moto adecuada a su estatura. LEER PRUEBA

 

 

Las custom de hoy en día han ganado mucho en seguridad, apostando por componentes de calidad en frenos, chasis y suspensiones, y en facilidad de conducción, con elementos mucho más intuitivos que garantizan la satisfacción de cualquier usuario que se ponga a los mandos del manillar de alguna de las dos protagonistas de la prueba. Son motos bajitas, manejables y no excesivamente pesadas. También permiten mayor grado de inclinación que aquellas exageradas custom pegadas al suelo y con estriberas excesivamente adelantadas. No. Tanto la Rebel de Honda como la Vulcan S de Kawasaki son motos válidas para el día a día y con una forma de conducción más parecida a la de una naked que a la de una custom al uso. Al uso de antaño, queremos decir.

 

Puestas una al lado de la otra, las diferencias son evidentes. La Kawasaki tiene un aspecto más masivo que no desmiente los datos de su ficha técnica. La Rebel es más ligera y estilizada. La Honda muestra su par de amortiguadores traseros mientras la Vulcan S presume de su monoamortiguador lateral con bieletas. La Rebel ha seguido las directrices del estilo Bobber y monta llantas de 16” en ambos ejes, con neumáticos de gran balón; 130/90-16 delante mientras que el trasero es un 150/80-16. En la Vulcan S las medidas de gomas son más convencionales; 120/70-16 delante y 160/60-17 detrás.

 

La frenada se confía en ambas motos a una combinación de disco delante/disco detrás, aunque Kawasaki monta delante uno de 300mm por los 264mm del delantero de la Rebel. Un aspecto que, sin embargo, no decidirá la compra de una moto, que seducirá más por su estética que por sus características técnicas. En las dos encontramos sistema de frenada ABS, para mayor seguridad del usuario. Las horquillas delanteras, convencionales, aportan poca diferencia, si bien la de la Kawa es más robusta para poder digerir el mayor peso de la moto.

 

 

Ambas son bicilíndricas, con motores Twin (en paralelo) refrigerados por agua y con culatas de 4 válvulas que permiten superar la Euro4. El de la Honda Rebel, derivado de la familia CB500, cubica 470cc y ofrece una potencia de de 45,6 CV a 8.500 rpm con un par de 4,55 Kgm a 6.000 rpm. El de la Kawasaki Vulcan S, parecido al que montan las nuevas Z650 y Ninja 650, dispone de una cilindrada de 649cc y es más potente al entregar 61 CV a 7.500 rpm con un par de 6,4 Kgm a 6.600 rpm. El de Honda cumple de serie con los requisitos para el permiso de conducción A2, y el de la Kawa se adapta sin problemas con un kit gratuito. Las dos disponen de caja de cambios con seis relaciones y la transmisión final es en ambos casos por cadena.

 

La línea de la Rebel empatiza más con las custom “bobber”. Se presenta desnuda, básica, lista para que las mentes perversas comiencen a elucubrar preparaciones sobre una moto que parece creada a propósito para este fin. La Vulcan S se orienta más hacia el estilo “low rider”, bajita y alargada, con un gran depósito y un manillar tirado hacia atrás. En cuanto información al piloto, el cuadro de la Kawasaki es más completo, con un tacómetro analógico y velocímetro digital con pantalla LCD separada. La Rebel se conforma con un espartano cuadro de instrumentos que ofrece la información justa, ni siquiera la marcha engranada. Las manetas de la Kawasaki son regulables, algo de lo que adolece la Honda.

 

El asiento trasero de ambas es desmontable y para dejarlas aparcadas sólo dispondremos de caballete lateral, tanto en la Honda como en la Kawasaki. La tecnología led sólo está presente en pilotos traseros e intermitentes. Y si nos fijamos en los escapes, ambos por el lateral derecho, y pintados en un discreto color negro, comprobamos que el de la Vulcan S queda más disimulado al ser de menor tamaño y estar ubicado en una posición más escamoteada.

 

 

Los datos están muy bien, pero lo realmente importante en una moto son las sensaciones, y de esas os vamos a hablar ahora. Lo primero es preguntarnos por qué se decantan ambos fabricantes por motores en paralelo cuando “de toda la vida” en las custom no podía faltar el omnipresente V-Twin. La primera respuesta es obvia, contener los gastos. Y es que fabricar un motor paralelo es más económico que uno en uve. ¿O cómo crees que puedes tener motos como las que nos ocupan, a precios tan ajustados? Pero aparte de los costes, la electrónica consigue entregas de par (esencial en una custom por su forma de conducción) muy similares e incluso superiores.

 

Aunque hay 35 kilos de diferencia a favor de la Rebel de Honda (190 kilos, por los 225 de la Vulcan S) ambas se mueven con facilidad tanto en parado como a baja velocidad, aunque obviamente con la Honda las maniobras son más fáciles. Los asientos son realmente bajos, sólo 690mm para la Rebel por 705 para la Kawasaki. Nadie tendrá problemas en este aspecto. El único amortiguador trasero en la Kawa, dispuesto este en el lado derecho, ofrece una mayor progresividad que la pareja de la Honda, sobre todo en los baches secos que encontramos por las calles de Santa cruz de Tenerife.

 

 

En carretera abierta la diferencia la marca… la distancia entre ejes. A pesar del gran balón delantero de la Honda y de la diferencia de pesos, la agilidad en las zonas reviradas viene marcada sobre todo por esa mayor distancia entre ejes de la Kawa, a la que se une un mayor ángulo de avance de su horquilla. La Honda se mueve con mayor agilidad que la Vulcan S, a la que le van más los recorridos con giros más amplios y los ritmos más de placer. La Kawasaki también tiene un asiento más cómodo que no pasa factura con el paso de los kilómetros.

 

Las prestaciones de sus motores son suficientes para divertirte en cualquier recorrido, con la seguridad de disponer de un buen par a bajas vueltas. El empuje de los 61 CV de la Kawa se dejan sentir, aunque para sacarles todo el partido haya que esforzarse un poco más que con los 45CV de la Honda. Eso sí, si quieres llevar pareja habitualmente, los 16 CV de diferencia pueden ser determinantes. A sus mandos, ambas son suaves y fáciles de controlar. Manillares anchos y espejos -redondos en la Honda, cuadrados en la Kawasaki- que ofrecen buena información de lo que hay tras de ti. Las estriberas de ambas, mucho más adelantadas en la Kawasaki, permiten mayor inclinación de la que se espera habitualmente en este tipo de motos, lo que posibilita conducir a ritmo alegre por zonas de curvas.

 

El tacto del acelerador y la precisión del cambio de la Honda son mejores que los de la Kawa, aunque a cambio, el motor de la Kawasaki vibra bastante menos que el bicilíndrico del ala dorada. Los reducidos consumos, en torno a 4,5 litros la Vulacan S por los 4 litros pelados de la Rebel, cada 100 km, permiten repostar tras haber recorrido desahogadamente más de 250 km. Desde luego ambos modelos son motos ideales para aquellos que quieren iniciarse en el mundo de las motos, aunque alejados de las modas naked o de los monótonos scooters que llenan la ciudades.

 

 

La diferencia de precio entre ambos modelos, 1.004 euros a favor de la Honda Rebel, no serán determinantes, sobre todo si tenemos en cuenta que la moto de Tifón Motor ofrece seguro de regalo durante el primer año. 7.199 euros en el caso de la Kawasaki que al igual que los 6.195 euros de la Honda, serán un desembolso razonable que servirá para abrir los horizontes de sus propietarios.

 

Cada una de ellas ofrece una interpretación diferente de lo que es mundo de las custom actuales, pero cualquiera de las dos ofrece justo lo que un usuario medio necesita para el día a día. Cada una de ellas tiene su hueco en el mercado y desde luego son una alternativa económica, fiable y segura para descubrir nuevos horizontes. Ideales para los que se inician pero también para aquellos que tras muchos años detrás del manillar buscan seguir disfrutando de las dos ruedas con una moto fácil, de prestaciones aceptables.

 

Si aún tienes dudas, lo mejor es que las pruebes y decidas tras la experiencia. Tanto en el caso de Tifón Motor, distribuidor de Kawasaki para toda Canarias, como en el caso de Honda Canarias, importador y distribuidor de la firma nipona en el archipiélago, hay unidades de prueba disponibles en ambas provincias… ¡Solicita ya tu prueba!

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS