Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Entrevista a Samuel Brito, tercero en el Mundial de Moto3 2018

18 de Noviembre de 2018

Entrevista a Samuel Brito, tercero en el Mundial de Moto3 2018

De La Palma a Gran Canaria y de la ULPGC a Barcelona, trampolín hacia el Mundial.

 

"El día que recibí la llamada del Redox Puestel GP Team fue el día más feliz de mi vida".

"De la primera victoria en el mundial, llevo un tatuaje por el gran sueño logrado".

“Hay saber trabajar bajo presión. Todo va a contrarreloj sabiendo que hay mucho en juego…”

 

En el mundo de la competición del motor, los títulos se consiguen con el esfuerzo de todo el equipo, tal y como ha hecho esta temporada el piloto italiano Marco Bezzecchi que, de la mano de su equipo, en el que el ingeniero palmero Samuel Brito juega un papel fundamental, se ha proclamado tercero en el Mundial de Moto3.

 

Coincidiendo con la última carrera del Campeonato del Mundo de MotoGP 2018 hemos podido hablar con Samuel Brito, un ingeniero canario que forma parte del equipo alemán Redox Prüstel-GP de Moto3, en el que militan los pilotos #12 Marco Bezzecchi y #84 Jakub Kornfeil, que ha luchado por el título de la categoría hasta la penúltima prueba de la temporada.

 

 

¿Qué formación debe tener un profesional para poder formar parte del Mundial Circus?

Dentro del box de un equipo, en cuanto a la parte técnica, hay mecánicos e ingenieros. Los mecánicos son profesionales que normalmente han realizado unos estudios específicos de mecánica de competición y son los encargados de trabajar en contacto físico con la moto como cualquier tipo de mecánico, bajo la coordinación y dirección de los ingenieros. Estos normalmente somos ingenieros mecánicos o electrónicos, especializados en Ingeniería para el Motorsport, realizando estos estudios a través de un Master o Postgrado.

 

¿Cuál ha sido su camino hasta llegar a formar parte del Redox Prüstel-GP Team?

Mi camino empieza desde muy pequeño, siempre enamorado de las motos, pasión que heredo un poco por mi padre. Recuerdo levantarnos siempre a ver las carreras era la hora que fuera, no nos perdíamos una. Con el paso de los años, en mi cabeza siempre pensaba como podía llegar a trabajar ahí, a ser uno de esas personas que yo veía por la tele en el box junto a los pilotos. Tenía claro que mi deseo era estar ahí, pero siempre pensé que era algo muy complicado de lograr, más aún siendo de Canarias, que geográficamente no es favorable para ello.

El primer paso era estudiar, ir a la universidad y acabar la ingeniería, y así lo hice. Con 18 años salí de mi casa en La Palma para adentrarme a la vida universitaria en Gran Canaria. Destacaría mi año de Erasmus, que realice en Italia, lo que me ayudó a aprender el idioma que sabía que para el mundo de las motos era una herramientas más y me otorgaba un plus. Hay muchos equipos italianos y empresas italianas en el mundo del motociclismo.

Solo pensaba en acabar la universidad para especializarme en lo que realmente deseaba; el Motorsport. Cada día lo pensaba y era mi principal motivación para finalizar la carrera. Es por ello que, mucho antes de acabar la universidad, ya tenía claro cuál sería mi siguiente paso, era irme a vivir a Barcelona, donde quería realizar un máster especializado en Motorsport, especialmente en motos. Sabía que era una buena herramienta para intentar lograr mi sueño.

Cuando el final de la universidad se acercaba, con todas estas ideas de irme a Barcelona, tuve que hablarlo bien con mis padres y hacer números. Y es que la cosa que se presentaba complicada. Después de años de universidad y de vivir fuera de casa con alquileres y matrículas, tocaba pagar bastante más para vivir en una ciudad mucho más cara, al lo que había que sumar el precio del máster. Pero mi padre sabía que era un sueño y era prácticamente la única manera de, al menos, intentarlo y no quedarnos toda la vida pensando en que pasaría si hubiéramos dejado pasar la oportunidad. A ellos les debo todo y mi agradecimiento será eterno, sin su esfuerzo y sacrificio no hubiese sido posible estar hoy en día aquí.

A principios del año 2016, llegué a Barcelona donde comencé a estudiar el máster y enseguida me pudieron las ganas y el entusiasmo de adentrarme en poner en práctica todo lo que estaba aprendiendo. Me veía capaz. Tan solo un mes después de empezar el máster empecé a tocar la puerta en muchos equipos del campeonato de España, hasta que un día recibí una llamada de uno de ellos. La primera toma de contacto fueron los test de pretemporada y enseguida dieron sus frutos, en los test fui conociendo a gente de este mundo y antes de empezar la temporada me llamaron para ofrecerme hacer el campeonato de Europa de Moto2 FIMCEV Repsol, dentro del equipo Astra Honda, con apoyo oficial de Honda Indonesia, con el piloto Dimas Ekky, que para la temporada 2019 correrá en el Mundial de Moto2.

De ese modo, mientras continuaba con mis estudios de máster, comencé mi andadura en el Campeonato de Europa, donde la temporada no fue nada mal y estuvimos luchando cerca del podium cada carrera. Gracias al buen trabajo realizado por el equipo, muy contento con los resultados, me ofrecieron continuar un año más en la estructura de cara a la temporada 2017. Pero en esa parada invernal recibí una oferta del equipo Forward Junior Team, equipo del Mundial de Moto2, que tenía su estructura junior en el Campeonato de Europa. Pero lo interesante era que dentro del calendario se harían varias carreras en el mundial, oferta que no pude dejar de aceptar. El sueño se iba acercando y aunque no realizaría el Mundial íntegro, trabajaría en alguna de las carreras del mundial de cara a la temporada 2017.

Fue ese, el 2017, un año inolvidable porque pisé por primera vez como trabajador el Mundial de Motos. Fue un año positivo, en una estructura muy profesional y que aprendí mucho y traté de dar mi máximo. Sabía que era un año decisivo porque ya estaría trabajando en algunas carreras del Mundial. Y así fue. Me sirvió de trampolín y, una vez acabada la temporada, fue cuando recibí la llamada del Mundial.

2018 iba a ser el año en el que el sueño se haría realidad, en el que iba a sentir que todos los esfuerzos estaban valiendo la pena. El Redox Puestel GP me ofrecía trabajar en su equipo para la temporada 2018 del Mundial de Moto3. El día que recibí la llamada posiblemente haya sido el día más feliz de mi vida, una oportunidad única, un sueño hecho realidad que desde pequeño veía tan lejos a la vez que imposible de lograr. Muchas veces pensé que tendría que conformarme con seguir siendo un gran aficionado, pero todo el esfuerzo e ilusión estaba teniendo su recompensa. El proyecto era realmente interesante, con un gran piloto como es Marco Bezzecchi, piloto de la academia de Valentino Rossi. Ha sido un año increíble. Ni soñando lo hubiera imaginado. Hemos trabajado durísimo y hemos conseguido ganar carreras, hacer poles, ser muy competitivos cada fin de semana, y luchar por ganar el mundial hasta la penúltima carrera. 

Destacaría la primera victoria en el mundial, que incluso llevo un tatuaje en honor, un gran sueño logrado. No todo el mundo puede decir que ha trabajado en el mundial y que encima ha ganado una carrera. También destacaría la increíble sensación en Argentina, cuando ganamos la carrera. Cúmulo de emociones: Alegría, entusiasmo y, sobre todo, recompensa. Una pena no poder culminar este año venciendo el mundial, lo tuvimos muy cerca y creo que fuimos grandes rivales pero Martin ha hecho un año muy bueno y ha sido muy rápido. Nosotros hemos dado la sorpresa, nadie esperaba que tuviéramos este nivel a principio de temporada; la gran revelación dicen por el paddock. Asimismo quiero destacar de este año la oportunidad que me brindó mi piloto marco Bezzecchi de vivir junto a él un fin de semana de entrenamientos en el Rancho de Valentino Rossi, en Tavullia, donde todos los pilotos de la academia VR46 entrenan juntos y Valentino da sus clases magistrales a sus pupilos.

2019 se presenta también interesante, nuevo reto con piloto oficial KTM en las filas del Bester Capital Dubai, como será Jaume Masia y Andrea Migno, donde esperamos estar luchando por los puestos de cabeza en cada carrera.

 

¿Cuándo sintió la llamada del mundo de la competición?

Bueno he de decir que esta temporada es mi primera en el mundial de motos y ha sido este año cuando he sentido que todo lo que había soñado se hacía realidad y que el esfuerzo estaba valiendo la pena. Todo tiene un proceso. Haber estado en campeonatos inferiores como campeonato de España o de Europea, había sido algo increíble y un logro para mí, pero este año, cuando recibí la llamada del RedoxPrüstel GP, fue una sensación indescriptible, tenía al alcance de mi mano el sueño de mi vida.

 

¿Es fundamental el dominio de idiomas para esta aventura mundialista?

Es evidente que se debe tener un dominio de al menos el inglés puesto que en el paddock te puedes encontrar profesionales de cualquier lugar del mundo y sabemos que el inglés es el idioma internacional. Sin ir más lejos, en mi actual equipo tenemos cinco nacionalidades diferentes entre nosotros (alemanes, suizos, franceses, italianos y españoles), aparte, como ingeniero, estás en continuo contacto con responsables de KTM que es la marca de de nuestras motos, WP para suspensiones y demás proveedores, con los que siempre hay temas de los que dialogar. Poderse comunicar claro y no dar pie a una confusión es clave dentro de un box, puesto que siempre se trabaja a contrarreloj y todo tiene que salir perfecto.

 

 

“Hay saber trabajar bajo presión. Todo va a contrarreloj sabiendo que hay mucho en juego…”

 

¿De qué se ocupa usted concretamente en el equipo?

Dentro de toda esta estructura soy el jefe de la parte electrónica de la moto y encargado de programar la centralita con los mapas y configuraciones en las que se trabajan para mejorar el comportamiento y mejorar el rendimiento dependiendo de cada circuito, condiciones climatológicas y pilotaje. También soy el encargado de analizar la adquisición de datos de la moto, comúnmente conocida como telemetría, donde conjuntamente con el piloto le muestro y explico puntos a mejorar y comentamos los problemas o necesidades que tiene el piloto en cada punto para tratar de mejorar la moto. Esta sería mi labor como único responsable de ella, a parte conjunto con otro ingeniero nos encargamos de decidir qué cambios y configuración realizar en cada momento en la moto, suspensiones y geometría para tratar de darle al piloto la moto que mejor se adapte en cada momento; es decir, que entre dos ingenieros organizamos todo el trabajo en la moto, contando por supuesto con los mecánicos. Hablando un poco de labores dentro del box también hay que destacar lo importante que es saber trabajar bajo presión. Es un trabajo donde todo va a contrarreloj y a menudo hay que tomar decisiones rápidas e importantes sabiendo que hay mucho en juego, muchos ojos sobre nosotros y sobre todo muchas cámaras. Al final eres consciente de que eres responsable de importantes decisiones y que hay mucho dinero detrás de todo esto, ya que es un mundo muy caro y se mueven presupuestos muy altos cada año.

 

La mecánica/electrónica de las motos de competición actuales, ¿necesita una formación específica?

En competición todo evoluciona muy rápido y se aplican cambios cada año que a menudo determinan muchísimos parámetros. Digamos que siempre tienes que tener una base sólida y unos conocimientos específicos del Motorsport, a partir de aquí, cuando se añaden cambios muy radicales de una temporada a otra son las propias marcas que se encargan de realizar schooling para explicar y dar una base de los nuevos parámetros, a partir de ahí entra en juego la capacidad de adaptación y mejora que cada equipo de ingenieros consiga.

 

 

Este año el equipo se ha tenido que conformar con el tercer puesto del Mundial, ¿qué retos hay para 2019?

Sinceramente ha sido un año que ha superado las expectativas. Sabíamos que era una moto nueva, tanto para el equipo como para el piloto y que por ello en algunos Grandes Premios sufríamos un poco más de lo habitual para encontrar una buena puesta a punto. Hemos conseguido ser competitivos cada fin de semana y luchar por el mundial hasta la penúltima carrera. Lástima que, de las cuatro carreras de la gira asiática, en dos hemos acabado en el suelo por contacto de otros pilotos. Tres ceros a final de temporada, incluida la caída en agua de hoy en Valencia, se paga caro para poder ganar el mundial, pero esto también es parte de las carreras. 

De cara a 2019 formaré parte del equipo Bester Capital Dubai con los pilotos Jaume Masia y Andea Migno. Proyecto muy interesante que viene directamente de KTM fábrica y que no dudé en aceptar cuando se pusieron en contacto conmigo. Tengo la seguridad y la confianza de que podemos luchar por el mundial la próxima temporada.

 

Los canarios estamos acostumbrados a tener que viajar para afrontar nuevos retos, ¿eso ayuda en una profesión que se pasa medio año fuera de casa?

Puede que ayude el hecho de ser canario como comentas pero creo que al final es más importante que te guste viajar, porque recorres todo el mundo y también que la razón por la que viajes te satisfaga y sea una motivación. Para mi las carreras los son y mucho.

Si que creo que lo tenemos más difícil como canarios porque tienes que salir fuera y dejar familia y amigos atrás, tienes que tener muy claro lo que quieres y,  decidir de manera personal si realmente merece la pena. No es fácil tomar la decisión de salir de Canarias, porque aquí se vive muy bien y los canarios somos afortunados. Yo sabía que mi sueño era éste y la única forma de intentar luchar por conseguirlo era salir de las islas. Ahora que estoy ya dentro del mundial y creo que podría permitirme volver a canarias a vivir, el único inconveniente seria que tendría que hacer algunas hora más de vuelo.

 

¿Qué es lo mejor y lo peor de su trabajo?

Lo mejor de este trabajo para mi es que no lo considero un trabajo, es disfrutar haciendo lo que más me gusta. Ver como tú trabajo tiene resultados directos en pista es algo increíble, sentir como los pilotos te agradecen tu trabajo porque, a pesar de que son de otra galaxia, saben que sin tu trabajo no podrían ir tan rápido. Este trabajo también es pasarlo bien, conocer culturas y recorrer el mundo.

Lo peor, los retrasos en vuelos, que siempre tocan cuando eres un pasajero tan frecuente. Al final toca sacarle partido también a esas horas, sacar el portátil y ponerte a maquinar y plasmar nuevas ideas.

 

 

“Es muy difícil pero no hay nada imposible, si se hace con ilusión y perseverancia…”

 

¿Qué consejos darías a los alumnos que quieren seguir tus pasos?

Lo más importante es estudiar mucho, enfocando los estudios al mundo de la competición, especialmente con algún tipo de máster o postgrado que te diferencie del resto de ingenieros para así tener un primer paso orientado y especializado. A partir de aquí lo imprescindible es tener muchas ganas, mucho esfuerzo y sacrificio para luchar por llegar, porque hay mucha gente deseando trabajar en este mundo, pero no hay nada imposible, si se hace con ilusión y perseverancia. Sobre todo creo que es importante no tener prisa, porque es bueno llegar con los conocimientos básicos necesarios bien claros para estar al nivel exigente que se necesita, porque una vez aquí no hay lugar para el error. Es un mundo que difícilmente perdona si no estás al nivel y todo el mundo se conoce. Sobre todo aconsejaría primero obtener buenos conocimientos técnicos antes de adentrarse a buscar trabajo. Más aún si quieres hacerlo realmente bien.

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1200 GS - 11000 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS