Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

En la vuelta al cole, recordamos cómo deben ir los menores en moto

12 de Septiembre de 2019

En la vuelta al cole, recordamos cómo deben ir los menores en moto

Con la premisa de que los menores deben viajar en moto con la mayor seguridad posible, volvemos a repasar el tema del transporte del pasajero en moto, profundizando en el hecho de que el pasajero puede ser un menor de edad, y ahí nos pueden asaltar las dudas.

 

Abordamos el asunto tanto desde el punto de vista del conductor y del ocupante como desde el punto de vista de las modificaciones que debemos realizarle a la moto para poder viajar de una forma más segura.

 

Qué es lo que dice el Reglamento General de Circulación 

¿Qué requisitos debe cumplir nuestro hijo o nuestro pasajero ocasional para poder circular con él según las normas? Veamos lo que dice el Reglamento:

 

ARTÍCULO 12. Normas relativas a ciclos, ciclomotores y motocicletas

  • 1. Los ciclos que, por construcción, no puedan ser ocupados por más de una persona podrán transportar, no obstante, cuando el conductor sea mayor de edad, un menor de hasta siete años en asiento adicional que habrá de ser homologado.
  • 2. En los ciclomotores y en las motocicletas, además del conductor y, en su caso, del ocupante del sidecar de éstas, puede viajar, siempre que así conste en su licencia o permiso de circulación, un pasajero con tal de que sea mayor de 12 años, utilice casco de protección y se cumplan las siguientes condiciones:
  • 2.1. Que vaya a horcajadas y con los pies apoyados en los reposapiés laterales.
  • 2.2. Que utilice el asiento correspondiente detrás del conductor.
  • 2.3. En ningún caso podrá situarse el pasajero en lugar intermedio entre la persona que conduce y el manillar de dirección del ciclomotor o motocicleta.
  • 3. Excepcionalmente los mayores de siete años podrán circular en motocicletas o ciclomotores conducidos por su padre, madre o tutor o por personas mayores de edad por ellos autorizadas, siempre que utilicen casco homologado y se cumplan las prescripciones del apartado anterior de este artículo (artículo 11.4, del texto articulado).

 

Creemos que tratar el tema de que el niño debe llevar un casco homologado de la talla correspondiente, guantes y chaqueta, está de más. Es algo imprescindible. Sin embargo, debemos recordar que el menor, en cualquier condición, debe llegar con los dos pies a los estribos laterales.

 

En cuanto a la edad, podrá ser mayor de siete años, si somos sus padres o tutores, o bien deberá ser mayor de doce años, en caso de que el conductor sea un conocido, pero repetimos, siempre con los dos pies perfectamente apoyado en los estribos.

 

Desde nuestro punto de vista, a veces es una temeridad llevar pasajeros de corta edad. Alguna vez hemos visto motocicletas deportivas con niños de diez años sujetados como buenamente pueden. La moto es un medio de transporte en el que apenas se sufren fuerzas laterales debido a que estas se compensan con la propia inclinación al tomar la curva, pero no siempre.

 

En aceleraciones y frenadas, debido a la propia postura que debe ser adoptada encima de la moto, éstas son mucho más violentas que en un vehículo de cuatro ruedas. Es fácil que con un golpe de gas o un poco violento, el niño no sea capaz de sujetarse y se vaya al suelo por la parte de atrás de la motocicleta.

 

En scooters no es tan crítico ya que exceptuando los de mayor cilindrada, suelen ser mucho más dóciles en su comportamiento. Además, se puede solucionar de forma sencilla colocando un respaldo para el pasajero, que evitará que el niño pueda caerse.

 

Los niños son el “paquete” más frágil de la moto

Es muy fácil que de padres motoristas salgan niños motoristas porque el simple hecho de verse siempre rodeados de motos despierta fácilmente su admiración por ellas y estarán deseando que llegue el momento de poder montar con papá.

Nosotros también estaremos ansiosos no sólo por darles su primera vuelta en moto sino de hacerlo muchas veces más si les deja buen sabor de boca. Por eso, la primera vez que subimos de paquete a nuestro hijo debemos procurar brindarles la experiencia que esperan, haciéndoles partícipes de la emoción de rodar en una moto sin transmitirles el más mínimo miedo o sentimiento de desconfianza.

Para lograrlo es conveniente tomarse todo con mucha tranquilidad y seguir una serie de pautas que harán de estos paseos una vivencia que estarán deseando repetir. 

  • Equipamiento mínimo: Es obligatorio que lleven un casco homologado y que le ajuste perfectamente. No es la primera vez que vemos un niño en moto al que le sobran varias tallas pero aún así circula legal. Se trata de padres irresponsables que menoscaban la seguridad de sus propios hijos por no proporcionarles un casco infantil de su talla. Los niños crecen muy deprisa y al comprarlos es normal elegir una talla tirando a grande para que el casco le pueda servir durante el máximo tiempo posible pero no hay que llevar esto al extremo. Y lo que nunca debemos hacer es colocarle un casco de adulto que la baila en la cabeza como su fuese el perro de la parte de atrás del coche. Además, no debemos desdeñar el resto de equipamiento de seguridad que lleva cualquier motorista, principalmente guantes y chaqueta. La posición tiene que ser igual que la nuestra en el asiento del pasajero, a horcajadas y con los pies apoyados en las estriberas. Si no llega bien con ambos pies no deberíamos montarlo porque aparte de ser ilegal es muy inseguro; podemos provocar situaciones de peligro en cualquier aceleración, con el consiguiente susto para el niño o la niña que nos acompaña.
  • Consejos para conducción con niños: Antes de salir no está de más que comprobemos que efectivamente la posición es la ideal y de paso podemos aprovechar para tranquilizarlos si están algo nerviosos, decirles donde se pueden agarrar y cómo deben comportarse cuando la moto comienza a inclinarse. Es fundamental aplicar una progresividad casi extrema a todas nuestras maniobras. Recordemos que incluso aunque lleguen a las estriberas y vayan agarrados a las asideras, su fuerza es mucho menor a la de un adulto y son más sensibles a cualquier maniobra un poco brusca. Especial cuidado al acelerar, frenar e incluso al cambiar de marcha. También es buena idea que una vez encima de la moto los dos les demos un aviso de que vamos a arrancar o simplemente a reemprender la marcha. Y recuerda que no sólo se trata de hacer una conducción defensiva al máximo sino de paso predicar con el ejemplo porque probablemente un día ellos montarán en su propia moto.

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW F 800 R - 6990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS