Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Crosstourer y NC700X, las nuevas X-Bikes de Honda

17 de Abril de 2012

Crosstourer y NC700X, las nuevas X-Bikes de Honda

Llegó en momento de probar dos de las novedades 2012 de Honda, la poderosa Crosstourer 1200 y la económica NC700X, dos de las motos que completan las X-Bikes de la marca y que se unen a la Crossrunner 800 (Ver Prueba), en una gama de motos pata todo, con un diseño moderno y una tecnología de vanguardia.

 

Parecía que la actual situación mundial había frenado la presentación de motos realmente novedosas y que las marcas se habían centrado en actualizar sus modelos, confiando en que era lo adecuado a la situación pero el 2012 llega Honda y tira por los suelos esa teoría presentando un abanico de modelos con importantes innovaciones tecnológicas entre los que están las dos motos que nos ocupan en esta prueba.

 

El pasado viernes recogíamos en las instalaciones de Juan Armas Canarias, Distribuidor Autorizado Honda en la provincia de Las Palmas, las dos motos que nos iban a acompañar durante los tres días de la prueba. Por un lado la impresionante Crosstourer “sin embrague” en color blanco y por otro la polivalente NC700X también en una atractiva combinación de blanco con gris y negro.

 

Si lo que buscas es saber cuál es la mejor, no busques más, la idea de la prueba no es comparar estas dos motos puesto que, aunque comparten el concepto “crossover”, son motos muy diferentes y orientadas a un segmento de clientes bastante diferenciado. Cada una es muy buena en “lo suyo”. El target de la Crosstourer es el usuario de motos con grandes capacidades ruteras, experimentado y que sabe apreciar la tecnología que equipa esta moto. El objetivo de la NC700X es llegar al mayor número de usuarios posibles poniendo en sus manos una moto sencilla, económica, agradable y fácil de usar, que le sirva para el día a día y para hacer curvas sin complicaciones cuando llega el fin de semana.

 

Para “testarlas” hicimos un recorrido por carreteras de la Isla de Gran Canaria, escogiendo, a propósito, tramos de asfalto de todo tipo y con trazados diversos, capaces de poner de manifiesto las virtudes y defectos de estas dos novedades del mercado. Tramos de autovía y autopista entre Las Palmas y Agaete o desde Maspalomas a Las Palmas, carreteras muy reviradas con buen asfalto como la que va de Agaete a El Risco, o con mal asfalto y gravilla suelta, llegando a La Aldea. Tampoco faltaron “caminos asfaltados” como el que sube de La Aldea a Artenara o anchas carreteras de curvas en el tramos entre Artenara y el Pinar de Tamadaba. Ayacata, Tunte, Fataga, Maspalomas, Temisas… todos estos lugares fueron escenarios de esta prueba… 

 

 

Honda Crosstourer DCT, algún día todas las motos se fabricarán así

 

Aunque Honda no ha querido englobar a su nueva Crosstourer en ningún segmento del mercado, la mayoría de sus usuarios serán los clientes de las grandes trail, de hecho una de las principales virtudes de esta nueva moto es tener una polivalencia que la convierte en válida para todo tipo de situaciones. Mi primera impresión ante esta moto es que es una moto sport-turismo diferente, original y tecnológicamente muy avanzada.

 

La Crosstourer mantiene el aire de familia de la Crossrunner y de la NC700X. Utiliza el compacto motor de la VFR1200F de cuatro cilindros en “V”, debidamente adaptado, que rinde 130 CV y que va montado sobre un chasis tipo trail aunque su orientación sea eminentemente asfáltica. Además, la versión que hemos probado cuenta con un cambio automático-secuencial DCT (Dual Clutch Transmission) que no tiene ni maneta de embrague ni palanca de cambios. A pesar de su volumen, su acertado diseño ha conseguido crear unas líneas estilizadas que transmiten una sensación de manejabilidad que aún estaba por verificar…

 

Sobre la Crosstourer, lo primero que debemos destacar es su excepcional ergonomía, todo queda a mano y aunque el asiento es alto, es bastante estrecho y a pesar de mis escasos 168 cms. no supone ningún problema a la hora de apoyar el pié al detener la moto. Los brazos van relajados, el manillar ancho y en su sitio, el cuadro de instrumentos, muy completo por cierto, a la vista, en una posición elevada, las estriberas a una altura que permiten una posición cómoda de las piernas sin que rocen a la menor inclinación que hagamos… El asiento es confortable, de una pieza con dos niveles. Las asas de pasajero están integradas con la parrilla y los soportes de las maletas, muy discretos, opcionales (en aluminio) serán una de las opciones favoritas de los propietarios de la Crosstourer.


En el lado izquierdo del manillar encontramos dos palancas, grandes y fáciles de accionar, para subir (delante) y bajar marchas (detrás), en el lado derecho encontramos, aparte de lo habitual, dos botones más, uno para cambiar de automático “D” a sport “S” y otro para cambiar de automático a manual “M”.  El accionamiento en marcha es increíblemente sencillo y toda la información queda reflejada en la completa instrumentación, no falta ni un detalle. Su funcionamiento es tan sencillo que es más fácil utilizarlo que explicarlo.

 

Nos vamos de ruta…
En los primero metros, echas en falta la maneta de embrague e incluso te da la impresión de que la moto se va a “calar” cuando pares, pero todo está bajo control y te habitúas rápidamente. No se puede obviar el tamaño y el peso de la moto, 285 kilos en orden de marcha pero en cuanto arrancas, la sensación de control y manejabilidad es tan grande que tienes la impresión que el peso y el tamaño se encogen, y esta sensación se produce en los primeros metros; extraordinario. Moverla en parado es harina de otro costal, sobre todo si tenemos en cuenta que mi compañero de pruebas no me había mencionado que estaba puesto el freno de mano… Sí, la Crosstourer dispone de un práctico freno de mano para dejarla estacionada con mayor seguridad.

 

Lo más destacable y novedoso de esta moto es su cambio automático secuencial “DCT” con tres modos de funcionamiento; el automático “D” que es el más apropiado para circular de una manera relajada, pues los cambios de marcha se efectúan con el motor bajo de vueltas, el sport “S”, que permite estirar las marchas antes de que cambien automáticamente y que es un gustazo por su elasticidad y suavidad, y el manual “M” en el que tú eres el que gestionas mediante los pulsadores los cambios de marchas. El motor es contundente en toda la gama, desde muy abajo dispone de un enérgico par motor, sube de vueltas de manera excitante y sin la más mínima inflexión en la curva de potencia que te lleva hasta una parte alta donde sale a relucir el talante sport de sus 130 CV. La transmisión final por cardan pasa desapercibida debido a su suavidad de funcionamiento acorde con los casi imperceptibles cambios de marcha.

 

La Crosstourer auna tecnología sin complicaciones que ofrece sensaciones sin límite

Personalmente, en autopista elegiría obviamente el modo “D”, en carreteras de curvas con buen asfalto el modo “S” ayudado por pulsaciones concretas para quitar marchas (siempre es posible hacerlo independientemente del modo que utilices) con antelación y para tener “la patada” preparada a la salida de la curva, y en carreteras con mal asfalto, el modo “M” que te permite llevar el motor más recogido y gobernado a tu gusto personal.  Por poner un ejemplo, en el tramo que va de Tejeda pueblo hasta Ayacata, el modo Sport ayudado por unos pocos toques en el pulsador de bajar marchas, el rendimiento de esta Crosstourer es impresionante. Acelera como una bestia y su “inteligencia artificial” anticipa suavemente el cambio de manera asombrosa, interpretando las necesidades de cada momento… Llegará el momento en que todas la motos se fabrique así, pero de momento si quieres sentirlo, tendrás que hacerte con una Crosstourer.

 

Respecto al apartado chasis, con estructura de doble viga de aluminio, el comportamiento solo se puede calificar de excelente, tanto en ciudad como en zonas viradas o autopista, incluso en tierra va relativamente bien. Para entrar en una curva, basta con insinuárselo y sigue la trayectoria marcada como si fuera sobre raíles. A alta velocidad, en curvas de 120km/h. la estabilidad es total y la confianza que transmite, absoluta. Las suspensiones, de largo recorrido y tirando a confortables más que a duras, funcionan correctamente y en ningún momento se echan el falta otros reglajes. El equipo de frenos, con C-ABS de serie, o sea, ABS con el complemento de la frenada combinada, habitual de la marca, tiene un comportamiento impecable a todos los niveles, es decir, potencia, tacto y progresividad.

 

La simbiosis entre moto y piloto se produce de manera automática, tienes la impresión de que la máquina es capaz de anticiparse y emular tu manera de conducir. Queda claro que Honda, de nuevo, ha mostrado la punta de lanza de una nueva era de motos tecnológicamente muy avanzadas de las que de declaro ferviente seguidor. Honda ha sabido utilizar y poner en práctica una tecnología que funciona de verdad y que se adapta a ti; ¡¡¡olvídate de motos a las que te tienes que adaptarte tú!!!

 

La moto perfecta. Esta es una definición muy difícil de argumentar porque siempre hay detalles que pueden tirarla por tierra; que si es cara, que si le sobran kilos, a mí también, que si es alta… Pero una cosa tengo muy clara, pocas motos nos han magnetizado (por expresarlo de una manera que se entienda) tan rápidamente como esta nueva Crosstourer, interprétalo como quieras… 

 

 

Honda NC700X, un Nuevo Concepto de moto polivalente

 

La otra novedad de las X-Bikes de Honda en este 2012 es la NC700X, una moto basada en el concepto “crossover” es decir, una moto que sirva para todo y que sea atractiva para el mayor espectro de posibles clientes, tanto para los que vienen del mundo del scooter como para los que quieren recuperar, años después, la pasión de pilotar una moto práctica y sin complicaciones. Pero Honda no se ha conformado con ofrecer una moto polivalente más, y aunque esta “X” tiene una clara orientación ciudadana, no le hace ascos a una sugerente carretera de curvas ni a algún ambicioso plan para hacer turismo en moto.

 

Pero comenzaremos por el principio, el elemento más peculiar de esta “crossover” es su motor de 700, perdón, 670 cc con arquitectura de dos cilindros paralelos y ocho válvulas que entrega 47 suaves CV y se aloja, tumbado hacia adelante, en la parte baja del chasis. Es un peculiar motor que atesora varias virtudes; es suave como la mantequilla, su equilibrado es perfecto, sube de vueltas con mucha alegría y el consumo no llega a los 4 litros cada 100 kilómetros.

 

Exteriormente la NC700X cuenta con una carrocería muy bien aprovechada y lo suficientemente amplia para cualquier usuario, de hecho en la prueba algunos curiosos nos preguntaron si las dos eran la misma moto (Crosstourer y NC700X). A simple vista queda claro que no es una moto convencional, su diseño es muy atractivo y emula ciertos rasgos de la Crossrunner 800, que también adopta la Crosstourer.  En la parte frontal encontramos un pequeño pico de pato y una pequeña cúpula (ajustable en dos posiciones) que protege, aunque sea poco, al piloto. El depósito, bueno lo que debería serlo, tiene un volumen considerable y es que no hemos de olvidar que su interior alberga un práctico hueco en el que podemos dejar nuestro casco integral: comprobado.

 

El tablero de instrumentos, colocado en una posición suficientemente alta para no tener que apartar la vista de la carretera, es digital y bastante completo, sólo se echa en falta el indicador de marchas. El asiento es confortable, aunque algo resbaladizo para mi gusto, y bajo el del acompañante se aloja la boca de llenado del depósito de la gasolina. La altura es la adecuada pues aunque está a 830 mm del suelo es muy estrecho y se llega bien al suelo. El pasajero cuenta con unos generosos asideros y tras ellos encontramos la base de anclaje del baúl opcional.

 

En marcha…
Abres el pequeño maletero, sacas tu casco integral y tus guantes y metes en el hueco, la cartera, el móvil y lo que lleves encima. Pulsas el botón de arranque y su dulce motor cobra vida, suave, sin estridencias, casi no lo percibes. Te subes a su asiento y descubres que todo está en su sitio; muy a mano, y los botones son grandes y fáciles de accionar… ¡Ya está bien de moda minimalista!. La NC700X es una moto con una postura de conducción muy confortable y relajada. Además como vas más elevado ves lo que ocurre delante del coche que te precede lo que supone un plus en seguridad activa en una moto ciudadana como esta.

 

Y hablando de ciudad, circular con la “X” por la tuya, será una experiencia deliciosa. El motor no tiene un brío exuberante pero sí la suficiente energía para salir airoso de cualquier situación. En marchas cortas puedes llegar al corte de encendido con cierta facilidad hasta que te acostumbrar a utilizar más frecuentemente su deliciosa caja de cambios de seis relaciones. No te preguntes por qué sólo sube hasta 6.500 vueltas y céntrate en sacarles todo el rendimiento, que es mucho. Honda no ha pretendido hacer el motor más potente de su clase sino el más económico y agradable que le permitiera un contenido consumo (sólo 3,6 l/100km) y un mantenimiento más espaciado (revisiones sólo cada 12.000 kms). Pensando también en los usuarios del carné A2, Honda ha decidido crear un motor bicilíndrico, que además equipan la NC700S y la Integra, que está justo en el límite de potencia 35 kW (unos 47 CV).

 

Saliendo de la ciudad por alguna de nuestras rutas preferidas, descubrimos otras cualidades de esta polifacética moto que se desenvuelve muy bien por tramos revirados. Las suspensiones son largas y sencillas pero su funcionamiento es correcto. Delante utiliza una horquilla convencional con barras de 41 mm de diámetro y detrás encontramos un mono amortiguador con anclaje pro-link. Equipa ruedas de 120/70-ZR17 y 160/60-ZR17 respectivamente que son suficientes para poner en contacto con el asfalto las prestaciones de la NC700X. Respecto a los frenos, tenemos un simple disco lobulado de 320 mm de diámetro delante con una pinza de tres pistones (Versión con ABS). Nuestra unidad, como todas las que comercializa Juan Armas Canarias cuneta con el plus del sistema C-ABS.

 

El comportamiento es muy neutro en todo momento y la parte ciclo, recordemos que su estructura es un chasis tubular tipo diamante, resulta bastante equilibrada. Es suave sin llegar a ser anodina y su motor tiene el brío justo para disfrutar de la moto sin que ponga en aprietos a los pilotos menos experimentados, todo un acierto para una moto lógica y, como dicen en bricomaría: “para toda la familia”.  Parte de este equilibrio y agilidad se debe en gran medida a la colocación del motor que permite centrar en peso de manera más eficaz. Gracias al ancho manillar y a la acertada postura de conducción, te integras en la moto permitiendo un pilotaje más fácil y fluido. Esta nueva Honda es una excelente escuela para aquellos que quieren comenzar a “disfrutar” de las curvas. El sistema de frenada combinada más el ABS suponen una garantía para cualquier nivel de conducción y te dan una enorme confianza. Intentamos ponerla en apuros en este apartado y superó la prueba de manera sobresaliente. ¡No más motos sin ABS!

 

Antes de probar esta NC700X, uno se crea sus propias expectativas de cómo irá y yo tenía las mías: Un motor de sólo 47 CV en una moto con un chasis tipo trail y con un peso de más de 200 kilos... sinceramente, no tenía muy buena pinta, pero he de reconocer que estaba equivocado. Esta nueva Honda es una moto atractiva y sugerente que no se queda sólo en una agradable envoltura, su motor es suave, agradable y sustancioso en toda su gama de revoluciones, su parte ciclo está a la altura de lo esperado y la arquitectura permite que los kilos pasen desapercibidos, su capacidad de carga iguala, en incluso supera, la de muchos scooter del mercado y el consumo es el más contenido del mercado… ¿Se le puede pedir más?

 

Motos cedidas para la prueba por Juan Armas Canarias, Distribuidor Autorizado Honda

  • PVP Honda Crosstourer: 14.699 euros
  • PVP Honda Crosstourer Dual Clutch Transmisión: 15.699 euros
  • PVP Honda NC700X C-ABS:  6.695 euros

 

Casco utilizado en la prueba gentileza de NZI España.- Ver más detalles

 

Textos: Fernando Jiménez
Fotos: Hacomar López

Equipo de Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1250 R - 15990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS