Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Consejos para sobrevivir sobre dos ruedas en la jungla urbana

01 de Septiembre de 2019

Consejos para sobrevivir sobre dos ruedas en la jungla urbana

La moto es, evidentemente, una de las mejores fórmulas para resolver los cada día más complicados desplazamientos en nuestras ciudades pero las ventajas que acarrea este vehículo requieren, además de cierta habilidad y práctica, no perder ni un segundo la atención sobre todo lo que sucede a nuestro alrededor; delante, detrás y a los lados.

 

El comparación con los otros vehículos de la jungla urbana, la moto es ligera, ágil, fácil de aparcar, con poco consumo y bajo impacto ambiental, por lo que juega, sin duda alguna, un destacado papel en los nuevos modelos de movilidad sostenible de las grandes ciudades. Atascos interminables e insufribles para llegar al destino, problemas para aparcar, restricciones de tráfico… Los desplazamientos en automóvil por las grandes ciudades se están volviendo cada día más complicados y la solución a estos problemas puede ser una moto.

 

Pero debemos ser realistas, sobre todo los que llevamos años identificados en todos los aspectos con el sector de las dos ruedas, y tener presente que todas esas indudables ventajas tienen un riesgo inherente al tratarse de un vehículo que requiere ciertas dosis de pericia, un hándicap que con sentido común y unos cuantos consejos son suficientes para disfrutar con seguridad y responsabilidad de un vehículo pasional.

 

La concentración permanente es más que necesaria; es crucial. Intersecciones, incorporaciones, semáforos, cedas, glorietas… en todos los casos habrá que maximizar las precauciones, independientemente de si hay o no semáforo. Por cierto, en la parada ante un semáforo o un stop nunca hay que detenerse en el centro de la calzada, para evitar colisión por un despiste del que viene por detrás; siempre es mejor quedarse al lado derecho. 

 

Mantener, siempre que sea posible, la distancia de seguridad con los vehículos que nos preceden, para evitar frenazos inesperados tanto de los que van por delante de nosotros como por los que vienen por detrás.

 

Deberemos circular siempre atentos a lo que pasa delante de nosotros, pero también detrás y a los lados. Para ello la vista tiene que estar siempre atenta y llevar un buen casco, y bien abrochado, que nos permita aprovechar los que vemos por el "rabillo del ojo" como si fuéramos camaleones con ojos de 360º de visión. El sentido de la vista es el más importante ya que nos avisa de los movimientos inesperados a nuestro alrededor.

 

La pita o bocina puede ser un buen aliado para aquello que dicen no vernos pero que se despiertan cuando nos escuchan. Marcar los movimeinto de manera exagerada es una buena costumbre sobre la moto. Al igual que tener buen tacto de frenada, la maniobra más crítica sobre un vehículo que va en permanente equilibrio, y eso que con los nuevos ABS y frenada combinada, es todo más fácil. Recordar que siempre es más seguro frenar en línea recta y gradualmente para evitar el derrapaje.

 

 

Sobre la velocidad de cada vía, debemos recordar que el límite máximo no es un objetivo permanente, debemos adecuarla a la situación del tráfico. En la mayoría de los casos, la lógica se impone y circularemos al mismo ritmo que el resto de vehículos: ir en moto no significa que puedas saltarte todos los límites. Siempre hay que utilizar los intermitentes para cualquier cambio de carril o movimiento lateral. Hay que dejarlos accionados desde antes de iniciar la maniobra hasta poco después de concluirla. Son la única forma de avisar de nuestras intenciones a los demás: nadie es adivino.

 

Las pinturas deslizantes en pasos de peatones, marcas viales, baches, tapas de alcantarillas, grietas, tapas de obras, juntas de dilatación, socavones, rejillas de ventilación, coches en doble fila, charcos, cambios de asfalto, manchas de combustible o aceite, arena, gravilla… Estas son algunas de las situaciones con las que se topa elmotorista en su día a día. Lo aconsejable es esquivar estos elementos siempre que sea posible y, en caso contrario, pasar sobre ellas sin cambios bruscos de dirección, sin frenar y sin acelerar, prevenidos por si hay que echar pié a tierra.

 

Y para finalizar, otra de las pesadillas del motero; los ciudadanos que deciden abrir la puerta de su coche sin mirar si viene alguien. Pero también están las situaciones de frenazos inesperados, otros motoristas que parecen no atender a las normas de circulación, los transeúntes que cruzan por donde les apetece, muchas veces con auriculares, y los giros inesperados de los coches que nos preceden, incluso cuando pretendemos adelantarlos.

 

Todas ellas, situaciones a las que debemos anticiparnos y estar preparados para reaccionar. La mejor vacuna es el sentido común, la experiencia y, si se puede, hacer un curso de conducción que te permita conocer las reacciones de tu moto en situaciones imprevistas y mejore tu capacidad de reacción.

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Macbor Fun 125 - 2299 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS