Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Con los vientos de otoño, regresan desde Cabo Norte

12 de Octubre de 2014

Con los vientos de otoño, regresan desde Cabo Norte

Juan Antonio de La Nuez ha querido compartir con los lectores de Canariasenmoto algunas de las anécdotas de su viaje al mítico Nordkapp (Cabo Norte) junto a sus compañeros Pedro, Octavio y Antonio y sus respectivas parejas.

 

Partiendo desde Hamburgo, dónde las motos habían sido enviadas por barco previamente, las tres Harley Davidson Ultra Electra Glide y una BMW K1600GT, pusieron rumbo a Cabo Norte, en Noruega, para vivir una experiencia inolvidable...

 

Salimos de Hamburgo con una lluvia insistente y nos dirigimos hacia Puttgarden para coger el ferry hacia Dinamarca, donde llegamos con la lluvia que n o nos había dejado en todo el viaje en barco.

 

Desde allí nos dirigimos hacia Suecia, pasando por el Puente/túnel de Oresund, que une Copenhague con Malmö. En los siguientes días nos dirigimos a través de Suecia hasta el norte, donde nos encontramos con la frontera Finlandesa para visitar en Rovaniemi, La Casa de Papá Noel "Santa Claus Holiday Village". Allí hicimos algunas compras y visitas a los diferentes sitios, con foto incluida con Santa Claus, el cual se encontraba ya, debido a la proximidad de las Fiestas Navideñas, bastante atareado para cumplir todos los deseos que se le van pidiendo.

 

Al salir de allí, ya nos dirigimos directamente hacia Noruega, donde después de atravesar infinidad de túneles (algunos insuficientemente iluminados), llegamos a Honningsvag, que es el pueblo situado justo antes de subir a Nordkapp. Hicimos noche allí y a la mañana siguiente subimos a NordKapp, que al fin y al cabo era la meta del viaje.

 

 

Debido a que salimos muy temprano y la distancia es muy corta, llegamos muy temprano y con una tormenta de agua y viento que era una verdadera odisea llegar, al punto que para poder hacer la foto de la señal de la carretera, tuvieron que aguantar la moto para que el viento no la volcara.

 

Subimos a La Bola y estuvimos esperando a que abriera la cafetería, ya que decidimos bajar rápido, no fuera que la tormenta fuera a más y tuviéramos problemas para poder regresar.

 

Una vez en ruta, ya comenzamos "la bajada" haciéndolo por toda la costa noruega, con sus fiordos y particularidades, atravesando nuevamente los túneles que cogimos al subir y una buena cantidad de barcazas que nos trasladaban de un lado al otro del mar. Era curioso como se acababa la carretera y teníamos que esperar a que llegaran para trasladarnos al otro lado.

 

Hicimos la ruta para dirigirnos hacia Kristiansund para coger la "Carretera del Atlántico", una ruta preciosa que te va trasladando entre islitas y con el puente Storseisundet, que se encuentra en esa carretera y que es famoso por su famosa curva en su estructura.

 

 

El conducir una moto en las carreteras noruegas, cerca de los fiordos y con esas vistas es indescriptible, algo sublime.

 

Ya saliendo de Noruega, nos dirigimos a Suecia para otra vez a través del Puente de Oresund pasar a Copenhague. Allí recogimos a mi mujer que se incorporó al viaje y continuamos hacia Alemania  para desde allí ir a Holanda (Amsterdam), Bélgica (Brujas) y Francia para finalmente llegar a España, donde entramos por Irún.

 

Estuvimos dos días en Bilbao (avería de piña de mi moto ), algo habitual en las BMW de nueva generación, que por otro lado, solventaron en diez minutos en el concesionario de allí que además se llama "Nordkapp Bizkaia", a los que desde aquí quiero agradecer su profesionalidad y amabilidad en resolver el problema.

 

En España, al igual que por el resto de Europa, estuvimos rulando todo por carreteras comarcales, pasando entre otros,  por Burgos, Extremadura y Andalucía, desde donde volvimos a embarcar las motos en Sevilla y nosotros regresar en avión a Gran Canaria.

 

He de reseñar, simplemente una cosa que me llamó mucho la atención: Las medianas de las carreteras en la mayoría de ellas, estaba compuesta por unos hierros verticales y dos cables de acero horizontales, vamos que mejor no pensar el riesgo de una caída allí.

 

Vimos algunos renos y ciervos por las carreteras, pero no estuvimos en ningún momento en riesgo de atropellar (o que nos atropellara) ninguno de ellos.

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Macbor Fun 125 - 2299 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS