Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Comparativa Naked: El carácter, el martillo y la dulzura

25 de Septiembre de 2014

Comparativa Naked: El carácter, el martillo y la dulzura

Comparativa Naked 2014: Ducati Monster 821, Yamaha MT-09 y Kawasaki Z800

La pasada crisis, y decimos pasada porque todo apunta a que se acercan tiempos mejores, ha tenido algunas cosas positivas en el mundo de la moto, entre ellas el retorno a los principios, a la esencia pura de la moto. Las marcas, con el objetivo de abaratar costes -tampoco vamos a engañarnos-, han apostado por introducir en sus catálogos motos de las que se han eliminado todos los aditamentos innecesarios y superfluos, centrándose en lo esencial en una moto; un motor, dos ruedas y un chasis.

 

Aunque no son modelos de iniciación, de hecho en el caso de Yamaha y Kawasaki, cuentan con modelos más básicos y económicos; MT-07 y ER6-n, estas naked que hemos probado para daros nuestra opinión, excepto la MT-09, pueden adaptarse a los conductores con carnet A2 (La Z800 en su versión "e") y destacan por su manejabilidad, funcionalidad y confort; porque aunque las marcas han vuelto a la esencia de la moto, esta esencia ha dejado de ser espartana.

 

De las tres, la última en llegar al mercado ha sido la Monster 821, una puesta al día del icónico modelo de Ducati que ahora dispone de la más moderna tecnología y de un motor refrigerado por agua con potencia suficiente para medirse de tú a tú con sus rivales japonesas, algo que con las 696/796 no conseguían. El segundo modelo en cuestión es la Yamaha MT-09, un modelo que ha revolucionado el mercado y ha revitalizado las ventas de la marca de los diapasones en nuestro país. Argumentos no le faltan; motor tricilíndrico en línea, una configuración poco habitual en los japoneses, y un peso inferior a los 200 kilos. La tercera en discordia, y la más veterana de todas es la Kawasaki Z800, la superventas del pasado año gracias a la acertada combinación de personalidad, precio contenido, acertado diseño y prestaciones a la altura de las mejores de la competencia.

 

Las tres motos de la comparativa ya han pasado por las manos de nuestro equipo de pruebas, con la salvedad de que la Kawa que probamos en su día, por partida doble, fue la Z800e que tenía algunos caballos menos que la que ahora nos ocupa, y vamos a recordar brevemente la impresión que nos dejaron cada una de ellas:

 

Prueba Kawasaki Z800e, musculosa y controlable

La nueva Z800e es una moto accesible y equilibrada. Una moto sencilla y económica que no ha necesitado costosísimos componentes para conseguir un resultado eficaz. Agradable de conducir, no excesivamente exigente para aquellos que quieren su primera naked media, aunque tengan carné A2. Su elástico motor lo pone todo muy fácil y la parte ciclo es siempre noble y predecible. Una moto que no defraudará a todo el que quiera una moto asequible, intuitiva, con un buen equilibrio entre comodidad y agresividad y que la necesiten para usarla a diario o para las escapadas de fin de semana… ¿Se le puede pedir más a una moto?

 

Probamos la Yamaha MT-09, el empuje trifásico

Yamaha, aunque ha tardado algo más que otras marcas, ha dado un giro a sus productos buscando a un tipo de motorista diferente, ni mejor ni peor, sólo diferente. Y ha apostado por una moto que ofrece algo distinto a las demás. Atractiva, transgresora y cargada de tecnología. Una moto asequible que atraerá a un variopinto segmento de usuarios, porque seducirá tanto al motorista experto harto de motos demasiado caras o demasiado exigentes o con demasiada personalidad (así lo llaman algunos), como al que busca salirse de la norma con una moto que le aporte algo diferente. Una moto fresca, desenfadada y que esconde excitantes secretos que te cautivarán con sus aportaciones a la subida de tu bilirrubina. Su relación peso/potencia, su facilidad de conducción y su postura, que aúna lo mejor de una trail con una naked.

 

Prueba Ducati Monster 821, sangre caliente

Ducati lo ha vuelto a conseguir. Ha creado una moto en la que priman las sensaciones y que se adecua a todos los niveles de pilotaje, tanto para el experto que sabe apreciar la tecnología –y por lo tanto la seguridad- que incorpora esta nueva 821, como para el conductor novel que busca en la icónica Monster algo más que una naked anodina. Nos ha gustado esta Ducati lógica y agradable de conducir. Una moto con la que es más fácil llegar a divertirte que con la Monster 1200. Más asequible en todos los sentidos pero conservando todo el carácter y virtudes de su hermana mayor, tiene por delante el difícil reto de luchar con modelos japoneses que son más baratos…

 

Gracias a los distribuidores autorizados de las tres marcas en Canarias;  hemos podido probar durante unos cuantos días la Kawasaki de Tifón Motor, la Yamaha de Flick-Moto y la Ducati de Gubra; tres motos que están permanentemente entre las más demandadas del mercado. Algo que pudimos confirmar cada vez que parábamos para hacer fotos y aparecía algún aficionado a las dos ruedas. Y es que las tres tienen algo en común, son atractivas y excitantes… ¡Comenzamos!

 

Y lo hacemos con los datos de fábrica: En cuanto a potencia, que es la primera cifra que muchos clientes preguntan cuando se interesan por una moto, 115CV anuncia Yamaha, 113 para la Z800 y 112 la nueva Monster, es decir, que a ninguna de las tres va a faltar empuje con estas cifras. Las tres disponen un tren de rodadura similar, 120/70-17 delante y 180/55-17 detrás (excepto la Ducati que atrás lleva una goma de perfil 60) y las suspensiones, las tres con horquilla invertida delante y monoamortiguador en la parte trasera. Ninguna de las tres tiene pomo para regular la precarga trasera y de las horquillas; la de la Ducati es de 43mm de diámetro, el resto de 41mm, la Z800 y la MT-09 disponen de regulación en precarga y extensión. Los frenos, generosos en las tres, 298mm delante y 245mm detrás en la Yamaha –con pinza de anclaje radial-, 320mm y 245mm en la 821 –también con pinza de anclaje radial-, y 310mm y 250mm para la Kawasaki. Las tres unidades que probamos disponían de sistema ABS, en la italiana combinado con el Ducati Safety Pack (ABS+DTC). Respecto a los chasis, motor autoportante con dos subchasis –delantero y trasero- en la Monster 821, tipo diamante de aluminio en la Yamaha y espina dorsal en tubular de acero para la Z800. En cuanto al peso, otro dato importante, la más ligera es la Yamaha; sólo 195 kilos con ABS, por 205 de la Ducati Monster 821 y 229 kilos en la Kawasaki con ABS. A falta de báscula nos fiaremos de las cifras que anuncian los fabricantes. También es verdad que la Yamaha tiene, con 14 litros, un depósito tres litros más pequeño que sus rivales. Y para finalizar con este potaje de cifras añadiremos un dato nada anecdótico, la altura del asiento al suelo: Con 834 mm, la más alta es la Kawa, seguida de la MT-09, con 815mm, y la más bajita es la Ducati, que puede quedarse en sólo 785mm, y hasta 815mm con la regulación de serie, sin aditamentos extras.

 

Tres motos, tres estilos.

Cada una de las motos probadas apuesta por un número de cilindros diferente para motorizar a sus modelos; La nueva Monster 821 equipa el Testastretta a 11º con inyección Mikuni, distribición desmodrómica, refrigeración por líquido, 4 válvulas por cilindro y una potencia máxima declarada de 112 CV. Un motor en el que la electrónica tiene mucho peso. De entrada cuenta con tres formas de entregar la potencia, o mejor dicho, tres modos de conducción: Sport, Touring y Urban. Y decimos modos de conducción porque no sólo se controla la entrega de potencia, el control interviene en otros parámetros de la moto. Por su parte Yamaha ha recurrido a un concepto de motor de tres cilindros permite combinar lo mejor de los motores de dos cilindros en paralelo y lo mejor de los cuatro cilindros en línea, en teoría. Un motor totalmente nuevo, con tres mapas de potencia, conectado con el puño mediante “ride by wire”, y que emplea el sistema Crossplane con conductos de admisión irregulares, con 12 válvulas, refrigeración líquida y 847 cc, que rinde una potencia de 115 CV a 11.500 rpm y un par motor de 87 Nm A 8.500 rpm. Kawasaki, más clásica en este aspecto, ha apostado por un típico cuatroenlínea japonés de 16 valvulas, inyectado electrónicamente y refrigerado por agua, que entrega 113 CV y que cuenta con la suavidad y entrega de potencia lineal y progresiva, como su principal argumento. Un motor con el ADN de la marca de Iwata, y que tantas satisfacciones les ha dado.

 

Hasta aquí os hemos dado información; ahora nuestra opinión…

Las tres tienen un diseño deportivo y desafiante, y tampoco podemos acusar a sus creadores de haberse copiado el uno al otro. Las tres totalmente diferentes  y cada una busca su propio estilo y soluciones mecánicas. La primera en llegar al mercado, y arrasarlo, fue la Z800, una moto musculosa y agresiva que supuso la lógica renovación de la mítica Z750, un modelo que invadía cualquier punto de encuentro de moteros. Estéticamente sigue pareciéndonos la más agresiva, con esas líneas afiladas y esa envoltura de la que carecen sus rivales. La 821 de agua, el gran paso adelante de la icónica Monster, ha ganado mucho en estilo y diseño con el nuevo motor portante como seña de identidad, anclado a los subchasis tubulares delantero y trasero. Desde lejos se la reconoce como una Monster, a pesar de contar con un diseño más moderno y una carrocería aún más minimalista, sobre todo en la parte del colín que ahora incluye asas para el pasajero y anclaje para maletas. El original faro delantero con luces de posición led contribuye a rematar su atractiva silueta. Compacta y original, la nueva MT-09 tiene el mismo diseño de familia de toda la saga, aunque con rasgos más radicales e incluso con cierto aire gamberro. Su aspecto, a pesar de su pequeño tamaño, es imponente. Su diseño rezuma originalidad. En la parte delantera monta un faro trapezoidal colocado, como está ahora de moda, muy abajo. Como dos orejas, en los laterales, sobresalen  los intermitentes, de tulipa blanca-translucida. Vista desde atrás, el manillar alto, cónico, plano y ancho, en color plata, se asemeja más al de una trail o supermotard que al de una naked estándar.

 

Subidos a ellas, comenzamos a rodar con las tres naked que nos ocupan, cambiando de piloto de vez en cuando para extraer la opinión de cada uno. En las tres tendrás todo por la mano en muy poco tiempo, algo habitual en las japonesas pero que Ducati también ha conseguido; la usabilidad de la nueva Monster es muy superior a las antiguas 696/796. Las posturas de conducción nada tienen que ver entre las tres; en la Yamaha vas más erguido, en la Kawasaki más envuelto y en la Ducati más predispuesto a pilotar. Los manillares de la Ducati y la Yamaha son más anchos que el de la Kawa, que busca más que el piloto se integre en la moto. El de la Ducati, el más ancho de los tres, permite un control absoluto sobre el rígido tren delantero, y el de la Yamaha, a medio camino entre una naked y una supermotard, es el complemento ideal a una postura de conducción muy bien resuelta. A la larga, quizá sea la MT-09 la más cómoda de las tres, a pesar de que la Kawasaki pueda ser más confortable por el mayor espacio del que dispone piloto.

 

Los trayectos diarios no suponen problema para ninguna de las tres, sin embargo el mayor peso penaliza a la Kawa a la hora de “ratonear” entre los coches. El mejor tacto en bajos lo ofrece la Yamaha, que también es la mejor a la hora de ver por encima de los coches gracias a la postura de conducción más alta. En las maniobras en parado, la ligereza y el ancho manillar de la Ducati contribuyen una fácil resolución de las mismas, aunque ninguna de las tres -por la horquilla invertida- destaca por su buen ángulo de giro. En los días de calor, como los que tenemos ahora en Canarias, la que expulsa menos calor a nuestras zonas bajas es la Kawasaki y la que más calienta nuestra pierna derecha, es la Ducati; la estética manda. Pero está claro que el que se compre cualquiera de estas motos no lo hará, al menos no sólo, como herramienta de uso diario, la idea es divertirse con ella, sin renunciar a nada, porque realmente estas tres naked tienen capacidad de sobra para conseguirlo.

 

Comenzamos por el verdadero “territorio de caza” de estas tres naked, las carreteras de curvas, curvas y más curvas. Comenzando por el tramos de subida desde Telde a Los Pechos, por Cazadores, con un firme muy bacheado y agujeros de todo tipo. La Kawasaki apuesta por una postura de conducción con el trasero más levantado y el cuerpo más adelantado. Las suspensiones de la Z800 son regulables, pero no vienen reguladas muy duras de serie, más bien al contrario, y en estas carreteras secundarias la verdad es que es preferible así, pero en las rápidas de buen asfalto serían deseables algo más duras. El motor necesita ir más alto de vueltas para seguir el ritmo de las otras dos, normalmente con un cambio menos, para extraerle todo el jugo al cuatroenlínea. En curvas se nota el peso extra pero la nobleza de su chasis permite trazar sin miramientos y con confianza. A la salida de la curva puedes darle al mango con alegría gracias a la progresividad en la entrega de caballos -aquí no hace falta control de tracción- y después ir engranando marchas con precisión hasta llegar a la siguiente curva donde deberás aplicarte sobre la maneta para detener la musculosa “Z”. Un sistema de frenos que ofrece muy buena progresividad aunque quizás le falte algo de potencia. Su motor es el más fino de las tres y su empuje el más predecible y controlable. Una moto que ofrece confianza y a la que se le puede extraer mucho jugo a poco que te esfuerces. La Kawasaki es la más dulce de las tres motos de nuestra prueba.

 

La Ducati no es muy amiga de carreteras de baches y socavones, y eso que su ancho y plano manillar nos convence por la capacidad de control, pero en cuanto el asfalto mejora, tu conducción se vuelve más agresiva. Puede que a alta velocidad sea la más estable de las tres y buena parte de esa estabilidad se la confiere la postura de conducción y la calidad de sus componentes. El bicilíndrico es infatigable y le gusta que le estiren para dar lo mejor de sí mismo. Es la que tiene un mejor feeling a la hora de entrar en las curvas, confiando en su ABS y en la potencia de su sistema de frenos, sin duda el más potente de las tres, aunque quizá le falte algo de tacto en el recorrido inicial de la maneta. Para no adulterar la comparativa sólo utilizamos el modo “Sport = Fullpower” con el que era una gozada abrir gas a fondo saliendo de la curva sabiendo que un ángel de la guarda llamado “control de tracción” estaba ahí cuidándote cuando verdaderamente lo necesitas. La 821 se conduce con facilidad, es estable, la posición de conducción incita a disfrutar de las curvas y además conduces con la seguridad que te da un control de tracción nada intrusivo. Es una moto adrenalítica que deja a nadie indiferente y con la que todas las carreteras de curvas y buen asfalto se hacen cortas gracias al mayor control sobre la rueda delantera. La Monster 821 es “el carácter” de nuestro titular. La más exclusiva de nuestra prueba, con el ADN deportivo implícito de la marca y accesible para todos los públicos. La puerta de entrada al mundo Ducati.

 

La Yamaha es un verso perdido del imperio japonés… ¡Tiene tres cilindros! Un motor formidable, con una entrega de potencia lineal y contundente, como “un martillo” que te golpea a cualquier régimen. Puede salir en sexta desde las 2.000 rpm y acelerar como un tiro hasta pasadas las 8.000 rpm, no hace falta más. Sus tres cilindros con el calado del cigüeñal “Cross-plane”, permiten salir con desahogo de cualquier curva gracias a su generoso par y abundancia de potencia. De las tres es la que mejor te permite hilvanar curvas aprovechando el par de la zona baja y media del cuentarevoluciones. La posición de conducción es algo más avanzada que las otras dos y te invita a descolgarte en las curvas para levantar inmediatamente y aprovechar la patada a la salida de las mismas, con el “ModoA” seleccionado, de los tres disponibles. Su horquilla invertida es la que tiene mayor recorrido y, en firmes irregulares, es la más eficaz. Aunque con la MT-09 no hace falta apurar tanto las frenadas como en la Kawa y la M821, su sistema de frenos, heredado de las supersport de la marca, es contundente, pero sobre todo, dosificable. El que más nos ha gustado. Por peso y especificaciones de su parte ciclo, la MT-09 resulta mucho más fácil de mover que las demás, es liviana, como la Ducati, pero su propulsor es más generoso desde abajo. A cambio tiene de serie unas suspensiones con poco freno en sus hidráulicos y eso hace que sea algo más imprecisa cuando fuerzas el ritmo, pero bastará con darle unas vueltas al tornillo para mejorarlo.

 

Que las tres nos han gustado, está claro, pero a la hora de pasar por caja hay algunas diferencias; la más económica es la Kawasaki que cuesta, con ABS, 8.550 €, le sigue de cerca, la Yamaha MT-09 ABS, por la que hay que pagar 49 € más, concretamente 8.599 €, y la más cara es la Ducati M821 que cuesta 10.990, casi 2.500 € más que Yamaha y Kawasaki, aunque la marca transalpina justifica con un equipamiento de serie más completo: Modos de conducción, Power Modes, Ducati Safety Pack (ABS+DTC), RidebyWire y tapa de colín. (La MT-09 también tiene tres mapas de potencia y RidebyWire). 

 

El compromiso entre diversión y polivalencia alcanzado por nuestras protagonistas es digno de elogio. Son capaces de ofrecer un comportamiento equilibrado, accesible y previsible en múltiples ambientes sin renunciar por ello a ofrecer unas cualidades dinámicas a la altura de las mejores en la especialidad. Motos que cunden y que no desentonan en ningún ambiente. Puedes circular tan rápido como quieras por autovía, y en ningún momento van a dar muestras de fatiga o van a sorprenderte con reacciones extrañas o poco predecibles. El límite lo pondrán las vértebras de tu cuello. En ciudad, cualquiera de ellas será una buena compañera de aventuras y a la hora de darlo todo en zonas reviradas, las tres son contundentes, aunque cada una a su manera, y el nivel de excitación que produce cada una es algo que tendrás que comprobar por ti mismo.

 

Nuestro consejo es que te olvides de todo lo que te hemos contado y solicites una prueba. 

 

Tienes una Yamaha MT-09 disponible en Flick-Moto, en Tifón Motor te espera la Z800 de Kawasaki, y una Monster 821 “rojo pasión” te aguarda en Gubra… ¡A qué estás esperando! Pruébalas cuanto antes y nos cuentas con cual te quedas, pero te podemos adelantar que la Kawasaki te encantará, la Ducati te apasionará y la Yamaha te entusiasmará.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS