Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

BMW R65, la moto soñada a los trece

09 de Octubre de 2016

BMW R65, la moto soñada a los trece

Aunque a los trece años uno tiene la cabeza llena de pájaros, hay sueños que tu subconsciente siempre ponía de relieve. A pesar de que en la Castilla profunda las condiciones meteorológicas sólo dejaban ver y oír  motos de abril a noviembre, el mínimo atisbo de cualquier cacharro con dos ruedas, lograba detener el tiempo, aunque estuvieras intentando hacer las primeras “customizaciones” a tu BH de “bicicross”.

 

Y es que cuando eres un niño, los sueños son ese aparato fantástico, ese recreo de tu mente que de forma ineludible marcará tu destino. En un territorio dominado por Derbis, Puchs y Vespinos, y en el mejor de los casos, Sanglas, Laverdas y Ducatis, la llegada de una imponente “BMW” atraía a los muchachos como la miel a las abejas. Treinta y siete años después es difícil saber si aquella excitante alemana que se detuvo en la plaza del pueblo era una R65 u otro modelo de la firma bávara, pero una bóxer sí que era. Jamás había visto antes una configuración de motor tan sorprendente.

 

Momentos como aquel, son los que marcan el destino. Y tuvieron que pasar bastantes años para que, además de los robos de la “vespino” de mi padre, llegara el momento de tener mi primera moto. Esa que me llevara a hacer realidad un sueño. Esa que me permitió descubrir sensaciones únicas de dinamismo y aceleración. Esa que abrió horizontes a mi vida. Esa que me contagió esta adicción maravillosa. Esa que, sin embargo no pudo ser una BMW, porque “el sueldo” no daba para ello.

 

 

Pero hoy me siento otra vez como aquel niño de trece años cuando mi buen amigo “Manolo” me invita a probar su BMW R65 de 1979. Y lo hace, lo sé, de todo corazón, con el convencimiento de que sabré apreciar esta joya que, junto a otras, llena de vida su garaje. Y me invita a participar con ella en un evento único en Canarias, el rally internacional de motos clásicas Queen´s Cavalcade, donde, junto a otras 90 joyas clásicas de medio mundo, podrá reinar por las carreteras de Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura 37 años después de que saliera de la línea de montaje de la fábrica BMW de Múnich.

 

Tras un cambio de batería y una revisión general de la moto, por fin la ponemos en marcha, con un ritual que parecía olvidado… “Tienes que abrir la llave de la gasolina, bajar la palanca del flotador, acelerar un poco para que arranque, y no olvidarte de encender la luz de cruce”, me decía, tan emocionado como yo del reto que nos aguardaba. “El motor está en rodaje”, me contaba. “Óscar -refiriéndose al manitas Óscar Bolaños- le ha dado un buen repaso cambiando camisas y pistones”, señalaba orgulloso antes de darme el último consejo: “No utilices el caballete lateral, se recoge sólo y es un peligro”.

 

Así que no nos quedaba otra, la R65 y yo íbamos a vivir un idilio, y para que fuera satisfactorio para ambas partes debíamos conocernos mejor. Dicho y hecho. Sábado por la mañana, ropa de moto, ceremonial de arranque y rumbo a las medianías y cumbres de Gran Canaria.

 

 

La BMW R65 fue una motocicleta que vio la luz por primera en 1978. La firma alemana buscaba reforzar su gama con una moto de tamaño medio que superara en prestaciones a su predecesora, la R45. Se fabricó hasta 1984, cuando apareció en escena la R80 con más cilindrada y amortiguador lateral. De la R65, surgió una variante, la R65LS, que contaba con un pequeño carenado triangular diseñado por Hans Muth. 

 

La parte ciclo es sencilla, de otra época. Llantas de aleación, de palos, con neumáticos estrechos de 18 pulgadas -3,25” delante y 4” detrás-. Simple disco de freno delantero, fijo y sin perforaciones, y tambor trasero. Horquilla convencional delantera y doble amortiguador trasero. Otro signo distintivo de la R65 es su doble escape cromado, de salida paralela.

 

Su motor bóxer refrigerado por aire, cubica 648cc y dispone de dos válvulas por cilindro. Está alimentado por dos carburadores Bing 32 mm que consiguen sacarle 44 CV a 7.250 rpm y un par motor de de 50 Nm a 5.500 rpm. La R65 pesa 205 kilos, con el depósito de gasolina (“Ponle exclusivamente de 98 octanos”, me recomendó su dueño) y dispone de una caja de cambios de cinco velocidades acoplada, mediante un embrague en seco, a una trasmisión final por eje cardánico. La velocidad máxima de la R65 era de 175 km/h, según declaraba BMW.

 

Comparar esta R65 con cualquier moto moderna, de los últimos 5 años, es una abominación. La BMW es una joya clásica, y por lo tanto, incomparable. Y subido a ella puede parecerte brusca, perezosa y justita de frenos. Pero no está hecha la miel para la boca del burro, solía decir el refrán. Hay que verla y tratarla como lo que es. Una moto a punto de cumplir la cuarentena y que está llena de sensaciones, que llegan envueltas en un halo que te tace revivir el espíritu y la valentía de los motoristas de aquella época.

 

Conducirla, si te adaptas a su peculiaridades y a su personalidad, es un placer. Sentir como sube de vueltas su veterano bóxer a la vez que emana la característica melodía alemana de sus cromados escapes, no tiene comparación posible. Su forma de enfrentarse a las carreteras de curvas de las islas tiene mucho que ver con la filosofía de la marca. Un motor con mucho par, que te permite salir de las curvas con soltura desde apenas 2.000 rpm, o unas suspensiones que a pesar de ser confortables, no se desdibujan con facilidad. Eso sí, en la entrada en curva, conviene anticipar la maniobra de frenada. Dejarlo para el final es peligroso. Con un poco de esfuerzo por tu parte, consigues sacarle gran partido a una moto cuya mejor virtud es que no destaca en nada pero es buena en todo.

 

El sueño se ha cumplido, y ahora me queda por delante el reto de las cinco etapas de la Queen´s Cavalcade luciendo y disfrutando de una joya por las mejores carreteras de las Isla de Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura.

 

Les seguiremos contando…

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Honda CB 500 X - 5190 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS