Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Amoto Team: Nunca tantas motos se animaron a subir una escalera

06 de Marzo de 2018

Amoto Team: Nunca tantas motos se animaron a subir una escalera

Tercer peldaño del año de la "escalera" del Amoto Team

 

La Escalera de Marzo de Amoto Team dio comienzo a las 09:25h. A esa hora se puso en marcha el grupo de Tierra. El de Asfalto esperaba su turno justo detrás. Bueno, en realidad, podríamos decir que ya había comenzado desde hacía un buen rato. De hecho, ya había pilotos y acompañantes antes de las 09:00h en el punto de salida. Increíble nivel de compromiso y puntualidad. Así da gusto salir con colegas.

 

Allí estaban todos. Decimos bien. Todos. No habíamos visto nada igual desde que nació la Escalera. Se dieron cita aproximadamente 70 personas. Absolutamente increíble. Desde aquí, sólo podemos dar las gracias por participar, por acompañarnos, por disfrutar como lo hacemos nosotros.

 

Aquí debería terminar la crónica. Era una situación ideal. Multitud de colegas unidos por la misma pasión: equilibrio sobre dos ruedas, mientras lo humano y lo divino se unen para impulsar el gas. Siempre gassss.

 

Fue el momento perfecto para saludar y experimentar gratas sorpresas al encontrarnos con quienes esperábamos ver y a quienes no. Es fantástico ver a las caras de siempre y a los que nunca habían participado de esta fiesta.

 

Resulta difícil saludar a todos. A cada paso, rodeando monturas para llegar unos metros más allá, te encuentras con alguien. Le saludas, le preguntas de todo. Quieres seguir saludando. Ahí aparece otro colega que no veías desde hace tiempo. Sigue llegando gente. Tenemos que darnos un poco de prisa. Antes habrá que organizar un poco más. Habrá que sacar fotos.

 

 

Se ha juntado un buen grupo de chicas esta vez. Merecen una foto de grupo exclusiva. Entonces empezamos a llamar a todos. Les pedimos que se unan para una gran foto de familia. Nos subimos sobre un murete. Alguno no está subido. Es que es así de alto. Vamos a sacar la foto. No! Esperen. Llega un sueco muy bien acompañado. Llega un poco tarde. No tiene un pelo de tonto, pero tuvo una pelea con su despertador hoy.

 

Ahí estamos todos. Solo falta el fotógrafo. Está pulsando el botón. No aparece en la instantánea. Pero le damos las gracias igualmente.

 

Avisamos que saldremos primero los que harán tierra. Pedimos encarecidamente que nadie se confunda. Una vez sobre el marrón, no caben errores. El miedo y la tensión se puede apoderar de uno si no está acostumbrado. Esto no es ir en bicicleta por la Avda. Marítima.

 

Antes de haber llegado a Los Giles, ya ha habido varios sustos. No tienen mayor recorrido. Alguna taquicardia que otra. Imaginamos que alguno se arrepiente de haber venido por este trazado. El agua ha corrido y ha dejado piedras y roderas donde normalmente no están. Es un poco más difícil conducir así. Muchas motos superan los 250 kg. Pero el puño decide donde hay que aumentar la potencia. El resto son arrestos.

 

El trazado de tierra es una auténtica gozada. No hay más que ver las caras de puro placer de muchos. Sigue habiendo caídas, pero ¿qué mas da? Frente a la caída solo cabe levantarse.

 

En la zona de Tamaraceite el jolgorio es un no parar. Los colegas han descubierto qué se puede hacer con más de 100 cv de potencia subiendo y bajando pronunciadas cuestas de tierra. Es un caramelo que todos quieren saborear. Es adrenalina en dosis terapéuticas. Alvaro se esfuerza en poner orden y recordarles que tenemos que continuar.

 

Nos quedará todavía algunos tramos más hasta llegar al punto de encuentro en la Gasolinera de Hoya Parral.

 

 

Mientras tanto, los colegas de asfalto han seguido su camino sin incidencias. El amigo Fructis lidera un grupo que cierra Marino. Hoy le ha quitado el puesto a Alonso. Así nos aseguramos que el andaluz no se nos pierde más de la cuenta.

 

El equipo de tierra ha aterrizado en la gasolinera a las 10:57h. Se ha cumplido con creces el horario previsto. Las primeras unidades del equipo de asfalto son divisadas a las 11:07h. Hemos clavado el plannig horario. Fantástico!

 

Los que planchan el negro se dirigen, siguiendo su track, hacia la Caldera de Los Marteles, donde se harán el Photocall de rigor. La temperatura que les acompaña sobre la zona del Pico de Las Nieves es de alrededor de 7º. No hacen paradas intermedias y mantienen un ritmo medio bajo. Son muchas motos y es difícil que no se extravíe alguna unidad de vez en cuando. Mas tarde, el pastor se encarga de llevarla al redil de nuevo.

 

Da mucho gusto las caras de felicidad de los moteros del asfalto en la zona de la cumbre. Algunos no tienen costumbres de conducir por este tipo de carreteras. Refieren estar encantados.

 

 

Antes de continuar, conviene hacer una referencia a la ciclogénesis explosiva que se esperaba que nos salpicara en la cara. No hubo nada de nada. Gracias a Dios. El tiempo nos acompañó todo el día. Tanto por asfalto como por tierra. Tuvimos una suerte de esas que dices que por qué no compré el numerito de los ciegos. Sin saber muy bien cómo, conseguimos esquivar el viento y la lluvia por donde quiera que pasamos.

 

Mientras tanto, el equipo del marrón seguimos nuestro periplo por Telde en dirección a Pozo Izquierdo. Consideramos necesario hacer algún recorte sobre el trazado previsto para no llegar excesivamente tarde al encuentro con la paella que nos esperaba.

 

De este modo llegamos al punto de encuentro en Pozo Izquierdo a las 13:20h después de unas cuantas caídas sin importancia. Gajes del oficio. Sí, siempre lo decimos para no expresar el cabreo que nos invade y así justificar el placer que nos produce cabalgar sobre dos ruedas.

 

Alvaro contacta con el grupo de asfalto y comprobamos que llevan un poco de retraso. Pueden tardar todavía unos 20’ en llegar y los de tierra tardarán un poco más subiendo desde Aldea Blanca hasta San Bartolomé de Tirajana. Así que los amantes del marrón arrancan y enfilan la subida. Son las 13:37h y comienzan a subir. Por delante unos 30 km de distancia, unos 1.000 m de altitud que salvar. Tardarán 1h38’. Llegan a las 15:15h al Hotel Las Tirajanas.

 

Allí ya están los del asfalto que han llegado antes. Ellos alcanzaron Pozo Izquierdo un rato más tarde y enfilaron la subida por Fataga. Probaron un poquito las mieles del marrón, al menos hasta superar un tramo de la desembocadura del Barranco de Tirajana, hasta alcanzar terreno sólido para girar dirección Sur.

 

El amigo Rito nos cuenta que en encontraron con grandes charcos cerca del Ambulatorio de El Tablero, camino de la machacadora. Pero llegaron todos bien, sin incidencias destacables.

 

En cambio los de tierra tendrán anécdotas para dar y repartir. Cuando llevaban 2 km de subida, de repente, el amigo Heri comunica que avanza con su montura, sin palanca de cambio. Se le ha caído poco antes. Entonces algunos dan la vuelta y rastrean el camino hasta dar con ella y volverla a colocar en el lugar del que nunca debió salir. Asunto arreglado. Seguimos… por poco tiempo.

 

 

Más adelante, ante nosotros un espectáculo de agua y belleza. Cruzamos varios riachuelos de agua procedente de lo alto del macizo al Oeste. Se veía los saltos a lo lejos y el agua cruzaba nuestro camino. Nos tropezamos con esto varias veces. Es maravilloso cruzar este agua cristalina que lava nuestras motos. Bueno. Primero se lavan y luego se embarran. Claro.

 

Porque a lo largo de la subida, hubo que atravesar varios charcos enormes de fango y barro que, ocasionalmente, hacía muy difícil conducir en vertical las trail. Tal es así que algunos probaron a hacer unos largo en las piscinas olímpicas que atravesábamos.

 

Hubo algunos caídas. En general nada serio. Alguna inflamación, un poco de cojera, pero nada. Como decíamos antes, gajes del oficio. Hay que mencionar también un problema en una bomba de agua que impidió a un colega concluir con éxito la aventura.

 

Finalmente nos dimos cita en el hotel todos juntitos y con muchas ganas de comer y disfrutar de las batallitas que vivimos. Nos quedamos a comer unas 45 personas. La verdad es que disfrutamos de una estupenda paella y unos buenos entrantes, pero sobretodo de una magnífica compañía. La de todos los que decidieron pasar el día con nosotros.

 

La vuelta a casa, permitió que algunos visitaran las Tobas de Colores en el Barranco de Las Vacas. Un lugar precioso que aconsejamos no dejar de ver. Es un paraíso de formas y colores.

 

Y así fue nuestro día. Y así se lo hemos transmitido. Al menos desde nuestro punto de vista.

 

Esperamos que hayan disfrutado tanto o más que nosotros y nos encantará que vuelvan a repetir experiencia con nosotros en otra ocasión futura.

 

Muchísimas gracias a todos.

 

Equipo Amoto Team

Empresas Relacionadas
Grupos Moteros Relacionados
 

MOTO OCASIÓN Ducati Icon V 90 - 5900 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS