Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Al llegar a Alaska, no hay más camino hacia el norte.

20 de Abril de 2011

Al llegar a Alaska, no hay más camino hacia el norte.

De Ushuaia a Alaska en moto. Último capítulo

 

Al final del capítulo tienes los enlaces al resto de la aventura, dusfrútala, con calma y desde el principio.

 

La distancia en millas, la temperatura en grados iFahrenheit,  carreteras muy anchas… indicios todos ellos de que había llegado a los Estados Unidos de América.

 

Lo primero es acostumbrarme a respetar las normas de tránsito. Límites de velocidad, no adelantar en línea continua, etc. En Latinoamérica fueron más los adelantamientos con línea continua que discontinua. Y ni que decir de los límites de velocidad. Directos a San Diego, buscando un taller. Por fin USA y por fin Linda podrán repararse. La moto va hecha una pena. Con el electro ventilador averiado, el indicador de temperatura no marca y el ralentí del motor no se mantiene. Los problemas de calentamiento son muy serios, por ello me voy al principal taller de Honda en esa ciudad. "The house of motocycles". No conocen la moto pero dicen que pueden repararla aunque el problema sería los repuestos. La preocupación me tiene amargado, ni ganas de salir del hotel. Esta misma tarde escribo a Honda España y Honda Brasil (representante de Honda para toda Latinoamérica), pidiéndoles ayuda. Confío en su palabra y en todo eso que prometieron cuando emprendí la aventura.

 

Dos días después, del taller me confirmaron que no fueron capaces de reparar a Linda. Chapuza tras chapuza para intentar que continuara el viaje. Así funcionan las cosas en América?  El presupuesto inicial eran 350 dólares. Cuando voy a pagar aparecen 670 dólares!!! Cambiaron la rueda delantera y la batería.... Bueno, sinceramente era necesario. Como no encontraron la avería ni el motivo por el cual el electro ventilador no encendía, le pusieron un interruptor manual en el tablero de la moto. Así cada vez que se calienta le tengo que dar al botoncito.....  Para volverse loco!!!!!!  Este es el mejor dealer de Honda en San Diego.

 

Decepcionado, con el electro ventilador encendido llegué al hotel. Cargue las maletas y rumbo al "free way 15" con destino Las Vegas... Veremos cómo se porta en carretera... Seis carriles en cada sentido y todo colapsado. No puedo correr, no debo forzar el motor de Linda para que no se recaliente, aunque llevo el electro ventilador todo el tiempo encendido. Los coches me adelantan por la izquierda, por la derecha y si me despisto hasta por arriba. Que miedo!!!!! Ya había olvidado cómo se maneja en las autopistas... Por suerte había cambiado el piñón de Linda y ahora corría más con menos revoluciones. Un total acierto... Me sentía incomodo conduciendo. Entre el tráfico y la preocupación por la temperatura de Linda, se me hacían eternos los kilómetros... La temperatura ambiente marca 40 grados y subiendo. Mucho sol y ahora toca cruzar el gran desierto de Nevada. Da miedo!

 

Linda está fallando por debajo de 3500 revoluciones... Estoy preocupado. El tráfico es agobiante, los camiones corren más que nosotros. Y necesito parar para refrescar a Linda. El calor es infernal. La situación no puede ser más desastrosa: Linda recalentada, fallando su motor, casi sin gasolina, muchísimo calor, circulando entre 80 y 100km/h por una freeway y sin encontrar donde parar... La temperatura exterior sigue en 42 grados y por fin una gasolinera. Toca esperar una media hora a que Linda se enfríe. Por fin Las Vegas. Allí me junte con una pareja de españoles que recorrían también esos días California.

 

Escalera de color... Las Vegas!!!! Si buscamos una frase que defina a Las Vegas, sería "Lo que el dinero es capaz de hacer". Un desierto terrible, aburrido, feo y sobre todo, desolado. De pronto a lo lejos, un resplandor en el cielo.  Es el resplandor de las luces de Las Vegas. La entrada a la ciudad es espectacular, tanto de día como de noche. Quizás en la noche impresionan más las luces, pero en el día deja sin palabra la altura de los edificios y su modernidad. Conducir  dentro del casco urbano es muy fácil. La gente respeta y las normas de circulación se cumplen. Súper limpio, ordenado y muy cuidado. Las Vegas es el paraíso del juego.


Primer reto según me acercaba a la ciudad: A ver si soy capaz de estar en Las Vegas sin gastarme ni un solo dólar en los casinos... Las Vegas son  casinos. Cada uno de ellos está dedicado a algún tema. Por ejemplo esta Venecia con gondoleros cantando según pasean a los turistas por los canales. Disney World con su castillo.

 

Paris con la torre Eiffel, etc.

En su interior el espectáculo continúa. Roma es Roma y París es París... y las ruletas no dejan de dar vueltas. Las máquinas "tragaperras" están totalmente abarrotadas de gente las 24 horas del día. Es un espectáculo ver jugar. Sorprende como llevan metido en el cuerpo el vicio por el juego... No dejan que de los resultados una maquina y ya están metiendo más monedas.... Igual con la ruleta, el black jack, etc. El crupier dice "no va más", supuestamente no puedes apostar más, y siguen metiendo fichas... Sudan, se desesperan, gritan e incluso se enfadan. Pobre del que caiga en esta locura de la ludopatía. Para hacernos una idea del vicio del juego y la locura que existe en Las Vegas, en los bares donde desayunas, la barra son maquinas tragaperras. Es decir, estas desayunando y poniendo monedas!!! Con todo lujo de detalles y sin recortar en gastos. Las Vegas es simplemente "Las Vegas". El camino está casi marcado.... pasarelas que te llevan de uno a otro casino. Imposible recorrerlas todas en un solo día. Subes y bajas escaleras mecánicas, sigues indicaciones, lo mismo estas en Disney World que más tarde cenando en Paris. Quien me iba a decir que sería tan fácil recorrer el mundo???

 

Tras la jornada de descanso visitando Las Vegas, toca dedicarme a mi fiel compañera. Fui directamente al distribuidor de Honda en Las Vegas. Al ver la moto ni se atrevió a tocarla. Dice que no sabe como es y no tiene información. Además que los repuestos tardarían 15 días. Toca buscarme la vida. Utilizando la habitación del hotel como taller, desmonto la moto y cambio el sensor de temperatura y el termostato, además de chequear el relé. Ya pierdo la cuenta de cuántas veces he desmontado los carenados de Linda. Sin estar para nada convencido de la reparación, me tomo un día más libre en Las Vegas. Alquilamos un coche entre la pareja de españoles y yo, y nos fuimos a visitar el Cañón del Colorado.

 

La ruta se hacía muy larga pero por fin el Gran Cañón. Todo organizado muy a la americana. Los coches no pueden continuar, obligatoriamente hay que ir en bus que por supuesto tiene costo y costo elevado. Tiendas de suvenires por todas partes... La cuestión es dejar desplumado al visitante. Todos nosotros nos esperábamos tener un gran "OHHH" dibujado en nuestros labios al contemplar el Cañón. Pero no fue así... El Cañón del Colorado es enorme, grandioso y espectacular. Pero después de lo que hemos venido recorriendo en esta subida por el continente americano, pocas cosas de la naturaleza nos van a sorprender. Bonito, pero no fantástico.
 
De las Vegas a Fresno. La moto destrozada..
A partir de aquí, en cada ciudad había que desmontar la moto intentando “apañar” algo para poder realizar la jornada del día siguiente. Fresno, Visalia, Yosemi y un largo etc de ciudades y pueblos del camino  donde se había convertido en costumbre el llegar al hotel, pedir habitación de planta baja, hacer la lavandería, y después de la cena comenzar a desmontar la moto mientras todos duermen. No más de 4 horas durmiendo para volver a cabalgar sobre Linda por jornadas agotadoras. Carenados, radiadores, manguitos, sensor de temperatura, electro ventilador, termostato, niveles de refrigerante, aire en el sistema, bomba de agua, etc.


Una de las veces, al desmontar el electro ventilador y me encontré con que la protección de dicho accesorio se vino sobre la hélice y la frenaba, hacia que girara más despacio con lo que refrigeraba mucho menos... Agotando opciones, llamé por teléfono a Miguel Liendo en Argentina,. Un gran amigo y un gran mecánico. El me va indicando lo que voy revisando punto por punto. Todo parece estar perfecto. Conclusión, el problema no es mecánico, es eléctrico.  Por esa conclusión desmonté a Linda como jamás nunca lo había hecho. TODAS las clavijas eléctricas desmontadas, limpiadas con un spray limpia contactos y vueltas a montar. Intentaba rodar bien temprano  y así evitar en lo más posible las altas temperaturas del medio día. Paradas continuas para refrescar la moto y sobre todo, mucha paciencia. El electro ventilador con su interruptor manual, todo el tiempo encendido. Mi cabeza no paraba de buscar los problemas y mis ojos pegados a los controles de la moto por si se encendía la lucecita de la temperatura.

 

Llegar a USA fue para Linda como si le cayera un maleficio. Calentamientos y problemas eléctricos nos iban acompañando en el día a día. Llegué a pensar que esta moto había llegado a su fecha de caducidad. Más que disfrutar se había convertido en un martirio. El viaje se hacía imposible. Estaba tan cansado  que no podía ni visitar las ciudades que iba cruzando. Me dolía reconocer que Linda, mi preciosa Honda Transalp XL700 se estaba rajando. Mucha gente se volcaba en ayudarme con sus consejos para encontrar la avería.  Miguel Liendo de Jujuy Argentina me envió un montón de emails con posibles problemas y su opinión personal sobre la avería. Por otro lado, muchísimos desconocidos aportaron sus experiencias para intentar solucionar la avería. Es triste que todos se volcaron en ayudarme y quien tenía verdaderamente que hacerlo, que era Honda, no dio señales de humo... Mi única esperanza: Llegar a San Francisco y que allí en algún taller de Honda me puedan reparar la moto.

 

Un cartel : "San Francisco".... Wow... de película!!! Solo la entrada a la ciudad deja sin palabras a cualquiera. Pronto lo más llamativo son las calles de San Francisco... "arriba y abajo"! Subidas y bajadas todo el tiempo. Calles divinas, muy limpias, ordenadas, anchas y al estilo americano. Tranquilas pero bulliciosas sobre todo por los raíles de los tranvías turísticos. El problema de bajar una calle es que luego hay que subirla... Un corto paseo por la ciudad nos muestra palacios, iglesias, centros culturales, incluso esculturas... todo a lo grande. Pero la organización de la ciudad es por barrios. China Town,  el barrio italiano, japan town, etc. Entrar en uno de estos barrios es como cambiar de país...
 
Antes de continuar con la visita turística por San Francisco, tocaba el turno a Linda y sus averías. Por ello decidí ir al taller más importante de Honda: "Golden Gate Cycles" Decepción tras decepción. El recepcionista llama al jefe, el jefe al jefe de por arriba y así una cadena hasta que aparece "superman", el jefe de taller. Un oriental una cuarta más pequeño que yo, y ya es decir!. Mira la moto de reojo y dice "No hay problema".   Me decía que tenía que desmontar por aquí, que desmontar por allá, que quitar esto, que poner lo otro. Cuando le pregunte si la iba a reparar me dijo que no podía darme seguridad porque no se consiguen los repuestos. Uffff... miedo me da!!!   Cuando trato de explicarle la avería y lo que yo ya he revisado se molesto y comenzó a decirme que el llevaba 17 años trabajando como mecánico para que venga alguien a decirle que tiene que hacer en una moto... Yo simplemente sonreí, me subí en Linda y salí por la puerta....  Vaya payaso, estúpido y acomplejado!!!! En definitiva.. un charlatán al igual que el del taller de San Diego que lo único que quería era cobrarme 100 dólares la hora.

 

De ahí me fui al segundo taller más importante de Honda: Mission Honda. QUE DIFERENCIA!!!!! Allí me atendió el jefe de taller, rápidamente llamo a su principal mecánico. Me hicieron una docena de preguntas y al final me dijo que siguiera así, con la avería, porque esta moto no la podrían reparar porque no tienen información, ni manuales, ni cursos sobre este modelo. Por fin alguien con la cabeza sobre los hombros y no con la idea de estafarme. De vez en cuando aparece gente buena... Ahora tocaba agarrar al toro por los cuernos. Del hotel llamé a Honda USA. El trato fue esquisito pero la solución sorprendió: “No podemos repararle la moto en los Estados Unidos porque ese modelo no se vende aquí. Incluso si usted nos pide repuestos tardaremos más en servírselos que si usted los pide directamente a Europa”... y yo, que soñaba con llegar a San Francisco para resolver el problema de mi moto y veo que no hay manera...

 

Un breve recorrido por San Francisco.
El barrio chino... es estar en China!  Creo que solo le falta la gran muralla! Olores, sonidos, gente... Peluquerías, pescaderías, supermercados, tiendas "de todo"... China en vivo y directo. La gente que anda por las calles son orientales, aparte unos pocos turistas perdidos como yo. Sólo se habla chino, Nadie pasea, todos están de trabajo. Pero todo no es "tan bueno". Lo que verdaderamente me llena de tristeza y impotencia son las pescaderías. Entre en varias y el espectáculo es terrible... Como hacen sufrir a los animales!!! Hay que verlo para creerlo... de verdad. Tienen una fila de peceras plagadas de peces y con poquísima agua. Los peces por supuesto en la superficie intentando sobrevivir... Debajo de dichas peceras tienen una fila de bandejas metálicas... Continuamente está pasando una señora por delante y con una red quita peces de las peceras, los deja sin agua sobre las bandejas metálicas para que los peces comiencen a dar saltos y a hacer ruido, con ello llaman la atención y demuestran que el pescado es fresco. Cuando los pobres peces están a punto de morir, los vuelven a poner en el agua y quita otros... así una y otra vez durante todo el día..... 

 

Curiosidades en un mundo curioso.

Tras el barrio chino, una visita obligada:  La pequeña población de Sausalito. Un pequeño pueblito a las afueras de San Francisco. Cuando la vi me quedé pensando en voz alta y dije "dónde está el hospital"?.La gente a mi alrededor se sorprendió. Yo simplemente sonreí y pensé "cuando uno es viejo, esa es la única preocupación, saber dónde está el hospital... y esta ciudad es donde me gustaría jubilarme algún día..." Chiquitito, lleno de casas de madera súper bonitas, ordenado, limpio, tranquilo... la magia que yo buscaré. El clima nada que ver con San Francisco. Parece que esta a miles de kilómetros y sin embargo, está a menos de 1 milla. Es una verdadera burbuja en cuanto a climatología.

 

Continúa mi peculiar recorrido turístico por San Francisco. Lo siguiente, el famoso “Pier 39”. El antiguo muelle pesquero que fue transformado en lugar turístico por excelencia, lleno de tiendas, restaurantes y mucha diversión. A este muelle lo hizo famoso la película "Forest Gump", ahí se filmaron las imágenes de Forest cuanto tenia la empresa de gambas "Buba Gump Company". Muy americano, pero increíblemente bonito. Dejando para el final, el plato fuerte de San Francisco, el famosísimo puente “Golden Gate”. Un puente con principio pero sin final.... La densa niebla característica de San Francisco, hace que verlo completamente descubierto es una difícil tarea. Totalmente metálico, rodar con tres carriles de ida y tres de vuelta produce un ruido ensordecedor. Enorme, espectacular, y sobre todo, enigmático... así es este puente que nos lleva al otro lado de la bahía. El viento... uy el viento!!!!! Media Patagonia esta dentro de él.... Azota por rachas pero no importa, estamos en el Golden Gate de San Francisco y esto es un momento único!!!! Cuantas historias, leyendas y sueños habrá tenido ese "grande de acero"? Por fin otra meta soñada para este viaje... Llevar a Linda hasta el mismísimo Golden Gate!

 

Tras San Francisco, otra vez a la carretera y otra vez solos...Linda no esta lista pero Alaska es para visitarlo en Agosto o tendremos que olvidarnos. Rumbo a la costa. Subimos California y  Oregón. Aquí hasta los bosques están ordenados!!! Arboles todos del mismo tamaño, totalmente triangulares, como si fueran de plástico y hechos con un molde. Linda fallaba en bajas revoluciones, pero como íbamos entre 4000 y 5000 revoluciones, no había problema. La carretera me llevaba hacia dentro del continente como 20 o 30 km, de pronto me volvía a la costa justo al lado del mar... luego otra vez adentro, otra vez a la costa... y así el paisaje se hacía espectacular... Imposible aburrirse, ni de verde, ni de mar....Colores, olores y sonidos... las tres dimensiones en una sola carretera.

 

Por la carretera gente de Harley Davidson. Unos saludan, otros ni aunque les digas varias veces "Hola". Los más curiosos, cuando no estoy en la moto, se acercan a mirarla en silencio, con una cerveza en una mano y un cigarrillo en la otra. Tatuados hasta las orejas, pelos largos, sin afeitar y con trajes de piel negra. El "jefecito" de la manada comienza a hablarme. Todos observan pero no dicen nada. Le cuento el viaje en el que estamos metidos Linda y yo. Me pregunta que por qué no voy en Harley.... dura pregunta y difícil respuesta ante tanto fan de esas motos americanas. "La carretera y el peso" fueron mis respuestas, adornadas por "sé que son buenísimas motos.."  Corría riesgo mi cuello con aquella pregunta...

 

Siguen los días avanzando, y Linda y yo continuamos hacia el norte. Nuestro próximo destino la ciudad de Seattle ya en frontera con Canadá. Cuando llevábamos como una hora de carretera, de pronto Linda se paro... Con la inercia nos fuimos hacia el lateral de la carretera y comenzamos a revisar lo más esencial. Las luces del tablero parpadeaban. De pronto volvió a arrancar. Esto no me gusta... La ruta seguía pero mi preocupación era constante... Los paisajes intentaban distraerme pero mi mente estaba en Linda. Vinieron dos, tres, como media docena de veces que se paró el motor de Linda. Por suerte arrancaba pero cada vez con más problemas. La batería no va a aguantar a este paso, no da tiempo a recargarse cuando se vuelve a parar. De pronto, en una autopista Linda se paró. Arrimé la moto lo más que pude para no peligrar e intenté ponerla en marcha. Imposible, no había manera. Saqué el seguro y comencé a buscar el teléfono de la grúa. Probé a arrancar a Linda por última vez y se pone en marcha... Sin mucha dilatación, continúo hasta la siguiente ciudad y me detengo en una gasolinera. Seattle está muy cerca, pero así no me puedo arriesgar. Al intentarla arrancar, no se pone en marcha. Lo intento una y otra vez y no hay manera. La batería ya no tiene fuerzas y ni empujando conseguí ponerla en marcha. Linda dijo "no más".

 

Había llegado el momento de parar definitivamente. Era el acuerdo al que había llegado con ella. Yo la conduciría hasta que ella me lo permitiera... Llego la hora de volver a casa!!! Por suerte había un hotel a menos de 2 km. Así que a empujones hasta el hotel. Me dolía el alma. Mi Linda destrozada a menos de 4000km de la meta... Una frustración que me amargaba. Pero iba con las ideas muy claras mientras la empujaba. No desmontare a Linda ni una vez más, ella dijo "no más" y será "no más"... Por primera vez en mi vida sentí lo que Carlos Sainz sintió cuando se le rompió el coche a pocos metros de coronarse como campeón del mundo de rallyes. En su caso faltaban 400 metros, en el mío 4000km.

 

Larga noche en un hotel de carretera...
Hace unos días, mientras salíamos de San Francisco, le hablaba a Linda y le pedía que por favor continuara, que sólo nos faltaban unos 4000km. Que tenía que terminar el viaje como mi fiel compañera que siempre había sido. Que aunque Honda no se había portado como correspondía, yo si lo había hecho con ella. Que no me merecía esto, que la necesitaba tanto como ella a mí.. Ayer, mientras rodábamos le di un "jaque al rey" y le tocaba mover ficha. Hoy hizo el movimiento equivocado...

 

Al día siguiente escribí una nota en el blog de viaje y la publiqué en internet. No pasó mucho tiempo hasta que comenzaron a llegar docenas de emails empujándome a continuar el viaje. A que haga lo que haga no deje el viaje sin concluir... Llevamos 15 días luchando avería tras avería.. pero esta vez no se pudo. Estamos a media hora de Seattle. Ahora la avería es la ECU (centralita) y el HISS. Se acabo el viaje para ella. Debo plantearme si buscarme la vida para continuar el viaje o volverme también a España. La propuesta de comprar una KTM 990 o una BMW GS800 es la más tentadora. Después de horas hablando con Miguel de Jujuy por teléfono, hemos decidido darle la última oportunidad a Linda. El problema está localizado, es sin ninguna duda el HISS. Además de ello hay problemas con la centralita (ECU) y algo más de clavijas electrónicas haciendo la puñeta. Mi taller favorito últimamente son las puertas de los hoteles. Hice todos los test de los códigos de error de la centralita y siguen apuntando al sistema antirrobo HISS.  Ahora solo queda esperar a que llegue el repuesto desde España. En dos días llegó el dichoso HISS. En pocos minutos ya lo tenía instalado pero no funcionó.  Ahora cuando sube a unas 4,800 rpm se corta el motor. Al bajar al ralentí vuelve a funcionar... Recogí la herramienta que tenia repartida por toda la habitación del hotel y prepare las maletas.  Linda no continuara el viaje... Así no hay manera de irse a Alaska. Demasiadas carreteras solitarias, mucho frio que está haciendo y en cualquier momento me puedo quedar parado.

 

Harto, cansado y aburrido de todo esto, fui empujando la moto hasta el dealer de Suzuki que está muy cerca del hotel: "Paulson`s Motor Sport". Su gerente, Chris, muy buena persona y todo un profesional, hizo lo imposible para intentar reparar la moto. Su mejor mecánico, Linda sobre la plataforma y comenzamos a desmontarla. Clavija tras clavija fue desconectando, limpiando y volviendo a conectar. Ese trabajo ya lo había hecho yo y había tardado unas 4 horas. Pero ahora prefería que lo hiciera un profesional. Estuvo todo el día con Linda. Cuando llegué a última hora me encontré al mecánico sobre Linda y con el motor en marcha. Había que ver mi sonrisa!!!!! Me miró  muy  serio y me dijo "Man, I couldn`t do it..." Ahí casi me muero.... Me falto poco para echarme a llorar de la impotencia.... Me había hecho tantas ilusiones... Con solo mirar la cara del mecánico me daba cuenta que estaba frustrado. Todos los empleados de aquel dealer estaban volcados para que pudiera terminar el viaje. Tras agotar todas las posibilidades, había que tomar una determinación: Continuar o regresarnos. Faltan menos de 4000 km, un mundo para Linda averiada, pero apenas nada si estuviera en forma. Cada vez que Linda se averiaba, me enfadaba y la mandaba "al carajo". Buscaba ofertas de otras motos, removía "Roma con Santiago"... parecía una locomotora. Con las horas me iba tranquilizando y decía... "vamos a intentarlo otra vez"... Una y otra vez luchando contra las averías con la ilusión de terminar el viaje con "mi Linda".

 

Estos días en Seattle han sido terribles. Fueron 8 días en un hotel comiéndome las uñas, pensando todo el tiempo donde podría estar la avería. Esperando la ayuda de Honda que me había prometido y que jamás llegó. No sé ni cuantas horas pase con mi amigo Miguel de Argentina al teléfono. El ordenaba y yo obedecía... Linda a Espanna y traerme la BMW???? Vendemos a Linda y compramos una KTM? Rentamos una moto? Pero qué hacemos con Linda??? Pero lo que si tengo claro es que JAMAS DEJARE A LINDA POR DETRAS!!! Con Honda o sin Honda.. Linda llegará a Alaska!!!

 

Así pues surgió la idea. Con un par de “cojones”, me fui a un lugar donde alquilaban camiones, negocie el precio y subí a Linda y aquí estoy, en medio de la nada, camino de Alaska con Linda en mi espalda... Feliz.. muy feliz y orgulloso de llevar a mi compañera de aventuras. Por cierto, el camión lo llamé “Lindo”. Ella me cuido mucho, jamás derrapo, jamás me lanzo al suelo (toquemos madera), freno como una loca y supo acelerar para quitarme de muchos aprietos... Me cargo por 45.000km, ahora puedo cargarla yo por 4.000, no crees?

Canadá, British Columbia y el Yukón.
3.... 2.... 1...... comenzamos.... Por delante 4000km. Casi nada!!!! Ahora vamos en camión, mi nuevo amigo de aventuras se llama "Lindo" y a Linda la llevamos detrás... Antes de
nada, acopio de "material" importante en el viaje... agua, galletas, refrescos, caramelos, etc. Primeros kilómetros y me encuentro muy extraño. Esto es muy grande, me decía continuamente. Miraba para ambos espejos retrovisores y me parecía enorme la distancia.... Estas acostumbrado a tenerlo todo en 2 metros cuadrados y de pronto pasar a un camión de no sé cuantos metros... un cambio radical!!! Poquito a poquito y kilometro tras kilometro, Lindo y yo íbamos acoplándonos a nuestra manera de rodar/conducir. Llueve continuamente, la carretera muy mojada y peligrosa. No es una lluvia fuerte pero es continua. Escucho la radio...LA RADIO!!!!!

Me parece increíble escuchar algo que no sea viento y motor... pero de verdad, como echo de menos a Linda. Sin darme cuenta, llego a la frontera canadiense. Sera la penúltima frontera del viaje. Una educación increíble, un trato inmejorable. Con mucha diferencia la mejor frontera que he cruzado. Preguntas extrañas como "tiene usted armas? y si le intentan atacar, como se defiende?" Además las típicas de "consume usted drogas, lleva bebidas, transporta armas?" Diez minutos de frontera y ya en marcha.... a estamos en CANADA!!!!!! Hemos entrado a la famosa Columbia Británica, donde como dice el cartel "El mejor lugar de la tierra"   Sera  verdad??? lo comprobaremos...

 

Los paisajes comienzan a ser espectaculares... mis ojos no pierden detalle. Las carreteras inmejorables y algo que me ha llamado la atención: Aquí utilizan como unidad de medida los kilómetros y los grados centígrados en lugar de millas y grados Fahrenheit... Fantástico!!!! Ya estoy cansado de estar multiplicando por 1.6 !!!!Un lago, dos lagos, tres lagos, cuarenta y ocho lagos... es increíble el agua que hay en este país. Lagos y ríos por todas partes, bosques, montañas y una vida natural espectacular. Las ciudades se encuentran a mucha distancia y por el camino apenas hay alguna casa. Lindo se va portando bien, solo que consume muchísimo.....

 

En el camino pequeñas gasolineras, una tienda "para todo" y mucha tranquilidad. Una tranquilidad a veces desesperante. Kilómetros y kilómetros de vías férreas paralelas a la carretera hacían que muchas veces la compañía era un tren de mercancías que avanzaba paralelamente. Imagina un millón de arboles.... Ahora imagina mil millones, ok? Ahora multiplícalo por muchos miles... Puedes imaginar todos esos árboles juntos???? Pues Canadá tiene cientos de veces más de arboles de lo que puedas imaginar, te lo aseguro... La naturaleza es tan salvaje que hasta el olor es diferente... Olor a verde, a plantas recién cortadas. Más adelante olor a arboles... aromas de diferentes plantas.... casi cada zona tenía un olor peculiar. Una combinación tan extraña que te hace mantener el sentido del olfato siempre pendiente... Siento que hasta mi respiración es más lenta, supongo que por el gran aporte de oxigeno.

 

Canadá es así: Arboles, montañas y lagos.
Además de todos estos paisajes, si algo sorprende son los animales salvajes que ahí se encuentran. Cabras salvajes, caribús, varios tipos de ciervos, búfalos e incluso, osos. Tuve varias experiencias de encontrarme estos animales en las solitarias carreteras canadienses, sobre todo cuando estaba la densa neblina. En una de las ocasiones pude acercarme con el camión a 4 metros de un gigantesco búfalo. Ver para creer. En otra, rodeó al camión una caribú con su cría, curioseándolo todo. Espectacular y sin palabras. La carretera avanza y sin darme cuenta un cartel que nos avisa de nuestra entrada al Yukón dice "más largo que la vida”. Ver paisajes como estos me obligan a parar continuamente para fotografiarlos.  Siempre pienso que mi familia, mis amigos y mis conocidos tienen que ver esto. Cada vez estoy más lejos y a la vez más cerca del final. Poco a poco las carreteras se van haciendo más solitarias... hay momentos que estoy hasta media hora sin ver un solo auto. De pronto un cartel que dice "fin de la zona 911", es decir, que a partir de ahí estoy totalmente solo, no hay servicio de emergencias.

 

De pronto a lo lejos... algo que me parece muy familiar y sin embargo jamás había estado allí. A lo lejos la última frontera del viaje. Casi sin darme cuenta comienzo a temblar... la emoción empieza a hacer estragos en mí... Feliz, nervioso, preocupado, orgulloso, cansado.... miles de sensaciones contrapuestas. Que hago?  Por supuesto lo mejor que sé hacer: rodar!!! Se termino Canadá, se termino el penúltimo país que cruzaría en este viaje... Alaska esta frente a mí, silenciosa, tranquila, interesante y misteriosa. “Adelante Lindo... llévanos a Linda y a mí hasta los más lejanos confines de este bello continente... Necesitamos llegar a la meta.”

 

Llore como jamas habia llorado...
Los kilómetros avanzaban uno tras otro... sin prisas, casi sin pensar en lo que iba a ocurrir minutos después. Mi camión marcaba su ritmo, Linda seguía en su cajón y yo miraba hacia adelante..... "animo Lindo" le decía... De pronto, sin darme cuenta, apareció la puerta de Alaska.... LA PUERTA DE ALASKA!!!!!! Ahí me derrote, las lágrimas comenzaron a saltar... el nerviosismo, los temblores.. apenas atinaba a parar el camión.... Lo había conseguido, lo había conseguido.. gritaba... Asustado, sin saber qué hacer, ni me atrevía a salir del camión. Era un momento UNICO en mi vida...Contemplaba el cartel a escasos metros. No podía ni sonreír... Pero que se supone que tengo que hacer???? me repetía una y otra vez... Había preparado para el viaje hasta el último detalle, sin embargo no había preparado el instante final de entrada a la meta... Momentos para pensar, para recordar tantos y tantos sacrificios, tantas y tantas aventuras que adornaron cada kilometro de este sueño... En un instante pasaron por mi cabeza los momentos especiales del viaje... aquellos que siempre recuerdo desde la salida de Ushuaia aquel domingo 18 de Enero a las 4:15am. No sé ni cómo explicar las sensaciones que tengo en este lugar. Me siento estresado, con prisas.... Pero que maldita prisa tienes??? Es temprano, tienes todo el día de hoy para llegar al destino...

 

POR QUE NO DISFRUTAS ESTE MOMENTO QUE ES UNICO EN TU VIDA
Mi corazón hablo, mi conciencia, mi alma... Seguía recordando... pensando en cada etapa de mi viaje.. en mi familia, en mis amigos... Ahora había que echarle valor al tema. Había que bajarse del camión y sacar la foto del viaje... Este viaje ha tenido dos fotos inolvidables: la foto de la salida de Ushuaia y esta que iba a tomar en este instante... Lentamente me bajo del camión y me dirijo hacia el cartel. Había que verme temblando. Comencé a sacar fotos.... Poco a poco me fui relajando, disfrutando ese momento tan especial que estaba viviendo.... Después me senté... me senté???   Que va, apenas estuve unos segundos y comencé a dar saltos... baile, grite, abrazaba al cartel....  Bese el suelo como si llegara a la luna... Menos mal que estaba solo, porque si no, alguien llama a los loqueros... Había una temperatura extraordinaria, unos 15 grados... pero como sudaba!!!!!

 

La emoción es tan grande....

Aun no había terminado el viaje. Habíamos llegado a Alaska pero la meta es Anchorage. En marcha... y hacia el norte, como siempre. Al norte????   QUE VAAAAAAAAAA... El norte se había terminado... ya no había mas norte... INCREIBLE!!!!!   El punto cardinal que había perseguido por casi 50.000km se había terminado.. estaba en el mismo norte y ya no más! Ahora nos dirigiríamos al oeste, donde está la ciudad de Anchorage... Es un detalle difícil de asimilar:  NO HAY MAS NORTE!!!!!!  

 

Solo quedaba un trámite mas de aduana, la ultima aduana, la última frontera... Fácil de cruzar, sin ninguna complicación, menos de 10 minuto y totalmente gratis. Las primeras preguntas del inspector de aduanas fueron muy serias... luego le conté del viaje y fue la primera persona en felicitarme!!! Qué curioso... Pronto vendría una parada obligada para repostar. Es probablemente de las últimas veces que Lindo llenara su depósito antes de llegar a Anchorage. Por delante un par de cientos de kilómetros hasta Fairbanks, meta de día... y lugar de descanso. Tiempo para pensar... Kilometro tras kilometro... Hoy fue.. un gran día!

 

La ultima etapa del viaje... 
Nos enfrentamos a la ULTIMA etapa del viaje.. serán apenas 600km. No más de 7 horas de viaje. Me doy cuenta como después de casi 50.000km por el continente americano, le he perdido el respeto a la distancia. Igual me dan 50km, que 500, que 5000... Cuando se trata de viajar, de disfrutar, de "vivir" no existen las distancias o por lo menos he conseguido eliminar esa sensación. Recuerdo como al principio del viaje, allá por el cono sur, me desesperaban los últimos 200km de cada etapa... Ahora cuando veo que quedan esos mismos últimos kilómetros siempre pienso "ya hemos llegado"...

 

Cómo te cambia la vida...
La carretera espectacular... no me canso de admirar aquellos colores. Lástima que la cámara no es capaz de captar la inmensidad de aquellos parajes... Me tomo el viaje con calma... Sé que es la última etapa del viaje, que tengo todo el día por delante. Así pues motivos para disfrutar aún más. Una recta... una curva... otra recta y otra curva.. y al final... ANCHORAGE!!!!!!!!!

 

Amigos... LO HEMOS CONSEGUIDO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Estoy "tocado". Sentimientos encontrados que en parte me hacen ser la persona más feliz del mundo, pero al mismo tiempo me inundan en una tristeza enorme al terminar el viaje... Sin mucho tiempo que perder, era el momento de una ceremonia espectacular: Sacar a Linda del camión. Así es como llegó a Alaska mi Honda Transalp XL700. Recorrió 49.730km de los cuales 3.742km fueron en camión. Mi fiel y leal compañera... tuvo que llegar en un camión porque se averió y su marca no hizo absolutamente nada por repararla. Falló la moto, pero sobre todo, falló HONDA. Primero Honda Tenerife, luego Honda España (Montesa Honda), más tarde Honda Brasil y al final falló Honda Japón.

 

En Ushuaia (Argentina) al comenzar el viaje le prometí a mi compañera que llegaríamos a Alaska y así fue. Aquí estamos los dos, un poco "tocados" de salud, pero por fin pisamos el territorio de la desconocida pero interesante Alaska. Un viaje impecable, maravilloso, un sueño hecho realidad donde un hombre y una moto se conjugaron en cumplir una meta... Demostré ser un buen conductor para la moto, jamás nos caímos (toquemos madera) ya que lo más común es tener  alguna caída durante los casi 50.000km. Todos los que fui conociendo en la ruta habían probado la dureza del suelo. Mi querida moto, demostró ser una buena compañera que me cuido durante muchos meses. Me defendió con uñas y dientes en todo momento hasta que su tecnología dijo "basta ya". Lastimosamente la moto no resultó ser la moto ideal para el viaje. La dureza del camino hizo mucho daño en mi pobre Linda.

 

Mi sonrisa no es "mi sonrisa". Es simplemente una sonrisa "para la foto".
En mi interior una tristeza inmensa que intento disimular. Pero no es fácil. No entiendo y jamás podré entender... como una marca como Honda pudo darnos la espalda con la publicidad gratis que le estábamos dando a su marca y a ese modelo en concreto, la Honda Transalp XL700. En sus maletas las correspondientes banderas de Canadá y Alaska, que aunque no pudo rodar si los pudo recorrer... Linda, mi gran compañera, me ayudó a cumplir mi meta.... Llegó el momento.... quizás el momento más especial del viaje: La foto que dará punto y final a este viaje tan apasionante que hemos realizado, la foto que pondrá la guinda al pastel. En el centro de la ciudad de Anchorage, con Linda mostrando sus 20 banderas correspondientes a los 20 países que cruzó y los casi 50.000km recorridos. La bandera de España, mis emociones y mucha mucha felicidad... Cuando me subí arriba de la moto, me temblaban las piernas, y te aseguro que no era por miedo a la altura... Ahora, mientras miro al objetivo de la cámara, pienso en los miles de kilómetros que dejamos detrás, en aquellos días que pasaba más de 12 horas subido en Linda y que cuando miraba el mapa apenas había avanzado... aquellas jornadas interminables siempre buscando el norte... y el día que menos lo esperé, LLEGO EL NORTE!!!! Un español de Canarias...

 

FRASES PARA PENSAR:

  • Resulta curiosa la situación... Llevo 6 meses y 18 días apuntando con la rueda delantera de Linda hacia el norte. Y al llegar a Alaska, ya no hay mas norte!!!!!
  • Indistintamente de todas las dificultades del camino, los sueños son alcanzables.....
  • Ha sido un viaje largo, muy largo. Ha dejado muchas huellas en mí que difícilmente podré borrar. No sé cuándo pasará todo este nerviosismo. Ni siquiera sé si algún día podre volver a ser el mismo
  • Sinceramente no soy consciente de la aventura que he realizado ni de la suerte que he tenido al poderla realizar...

Carta a una amiga... (Esta carta fue escrita cuando comenzaron los problemas de las averias)

 

Querida amiga:


Como bien sabes, hace ya bastante tiempo que nos conocemos... Exactamente un 4 de Junio de 2008 me encontraba con la nariz pegada a los vidrios de un escaparate esperando que abriera la tienda para poder llevarte a casa... Fue la primera vez que nos vimos frente a frente. Brillabas con luz propia, no se si por lo pulida que te tenían o porque sabias que ibas a comenzar tu verdadera vida... Parecías un cachorro en una tienda de animales cuando los tienen expuestos buscando dueño... Solo te faltaba saltar de alegría!!! Pronto te colocarían unos números en tu placa que te acompañaran para toda la vida: "9069GFF"

 

A partir de ahí, dejaste de ser "moto" para convertirte en "mi amiga"... Juntos nos esperarían millones de aventuras, anécdotas, buenas y malas experiencias.. pero juntos. Lo primero que hice al llegar a mi casa fue bautizarte. Mi amiga no podía estar sin nombre, así que cariñosamente te llame "Linda"... Recuerdas como te observaba? Como poquito a poquito te iba destapando los plásticos para "aprender" como estabas construida y poderte mejorar?. Recuerdas como te lavaba? Cuánta ilusión puse en ti que como anécdota en los primeros 10 días te lave 11 veces!!!! Qué loco!

 

Luego llego nuestra primera aventura.... Portugal!!! Fueron 2500km para aprender de ti, como te comportabas, cuáles eran tus gustos, que mejoras necesitabas, cómo conducirte y cómo mimarte... Fuiste una fiel y leal compañera. Nos hicimos, además de amigos, un gran equipo para enfrentarnos a cualquier reto. Vuelta a casa y sin tiempo que perder, comenzamos la preparación para el gran viaje de nuestras vidas... El continente americano... Ese viaje para el cual tú habías sido comprada.

 

Sin reducir en gastos, te fui "adornando" con los mejores accesorios del mercado, la mejor mecánica, la mejor electrónica. Era difícil conseguir piezas para ti porque eres un modelo nuevo, recién salido del horno. Llego el día, 2 de Enero de 2009. Ese día llore amargamente, llego un camión al garaje donde pacientemente esperabas y te llevó.... a donde? no lo se... pero te llevó. Ahora si comenzaba de verdad la aventura. Todo planificado, todo organizado, los deberes bien hechos, nada podía fallar.... Tan solo el problema de mi brazo, pero tú te encargarías de cuidarme mientras me recuperaba.

 

Recuerdas Linda mi cara cuando por fin rodaste en Ushuaia???? Wow.. parecía un niño con zapatos nuevos... no sabía donde llevarte, a cuánta gente mostrarte, no sabía dónde estaba el norte o el día de la semana... Estábamos tan felices! Y un día, 18 de Enero de 2009, sonó el despertador a las 3:30am. 45 minutos después tu motor rodaba entre las cordilleras que rodean la ciudad de Ushuaia.... Mas de 700km en esa jornada, 137 kilómetros de ripio, 2 veces nos quedamos sin gasolina... Casi 12 horas de viaje.... HABIA COMENZADO EL GRAN RETO, unir el sur con el norte del continente más largo del planeta...

 

En cinco etapas hemos podido casi realizar nuestra hazaña. Han sido un total de 9 desiertos, muchas lluvias, un salar, frio, calor y sobre todo, viento!!!! Hemos conocido 17 países diferente, 17 culturas que nos han enamorado. Pero sobre todo, hemos recogido un millar de nuevos amigos!!!! Todos ellos los llevamos sentados sobre el bolso amarillo que va en tu asiento. Menuda responsabilidad, verdad?

 

Casi 45.000km adornan tu cuentakilómetros. Eso son, querida amiga, muchas experiencias y mucha categoría. No creas que cualquier moto ha llegado o llegara donde tú lo has hecho... Por delante nos quedan tan solo 4.000km más. Bien sabes que si tú me lo permites serán 4 días conduciéndote. Pero no voy a ser tan duro, voy a intentar hacerlo en el doble de tiempo. Ya sé que te vienes quejando desde hace ya mucho tiempo. Pequeñas averías que hemos solucionado como hemos podido.

 

Yo te he prometido infinidad de veces que cuando termine el viaje, te desmontare por completo, te bajare tu motor en piezas, repararé todas tus averías, te volveré a pintar y quedaras totalmente renovada y brillante como el primer día.... Sabes muy bien que mis promesas las cumplo. Bien sabes también como me he portado contigo. Jamás he abusado de ti, siempre te he regalado el mejor aceite, el mejor servicio y sobre todo, ganaste mi corazón. Atrás quedan jornadas de más de mil kilómetros donde cualquiera se hubiera rendido pero tú y yo hacemos una gran equipo donde te guio por las mejores rutas y tú me regalas el placer de viajar.

 

Querida amiga, no me falles ahora, es momento de contar hacia tras, ya no queda un continente, apenas nos queda cruzar Canadá y llegaremos a la meta. Haremos jornadas de 500km diarios para que no te fatigues, pero por favor.. resiste un poco más... Sé que éste no es el viaje para ti, se que eres una moto muy delicada. Tu marca cometió un error contigo y fue hacerte tan sensible cuando la fama que te precede es de irrompible. Pero como decimos en mi tierra, "una vez sobre el burro, arre burro...". Ahora no nos queda otra que continuar o rendirnos...

 

Ya más no puedo hacer, todo queda en tus manos. Yo seguiré conduciéndote hasta que tú me lo permitas. Cuando digas "no más" hasta ahí llegaremos.... Estoy agotado Linda, de verdad que no puedo más. No es el cansancio de la carretera, ni el cansancio del viaje, es la presión sicológica de si terminarás o no terminarás la etapa del día... es saber que en cada kilometro que voy recorriendo te puedes parar y no volver a arrancar.Hace algunos días pusiste mi vida en peligro como no había sucedido en todo el viaje. Recordaras el adelantamiento a la camioneta, cuando intente volver a mi carril porque venía un auto de frente, justamente cuando cruzaba apagaste el motor.... Apreté embrague y con el impulso pude llegar al lateral derecho de la carretera. Aparte del espectáculo de frenos que tuvo que hacer la camioneta, también los frenazos del auto que venía de frente porque pensó que la camioneta se le echaba arriba, aparte de todo eso me dejaste con el alma encogida.... Casi terminas con mi vida y eso no sería justo. Que le hubieras contado a mi hija??? a mi familia??? a mis amigos??? Que simplemente apagaste el motor y terminaste mi vida???? No es justo... Hoy saldremos de San Francisco con destino Seattle. Tardaremos 2 días en llegar, serán jornadas de unos 700km diarios. Como te dije, seguiré mimándote y conduciéndote hasta que me permitas. En ese momento, haremos las maletas para volvernos a casa.

 

Así pues, tú decides mi querida amiga. O me acompañas a Alaska que fue para lo que fuiste comprada o te vuelves a casa. Yo hago mi movimiento, "Jaque al rey". Ahora te toca a ti mover...

 

Con todo mi corazón,


Tu amigo.

 

El diario de viaje lo puedes ver en: http://america-en-moto.blogspot.com

Para contactar directamente: america-en-moto@hotmail.com

 

Todos los capítulos del viaje América en Moto por José Ángel Pais:

1.- Capítulo primero: Preparación del viaje. Seis meses mirando al calendario

2.- Capítulo segundo: Comienzo del viaje hacia el norte. Destino Alaska

3.- Capítulo tercero: Atravesando 8 países para llegar al ecuador terrestre

4.- Capítulo cuarto: De Machala a Santa Cruz. Segunda vuelta por Sudamérica

5.- Capítulo quinto: Una mezcla entre Quijote solitario y Colón descubridor

6.- Capítulo sexto: Recorriendo siete países de Centroamérica en moto.

7.- Capítulo séptimo: Arrastrando problemas en la moto hasta la frontera con USA

8.- Último capítulo: Al llegar a Alaska, no hay más camino hacia el norte.

 
 
Fuentes de la noticia

america-en-moto.blogspot.com

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS