Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Isla de El Hierro en Mayo de 2007.

01 de Mayo de 2007

Isla de El Hierro en Mayo de 2007.

Los Ángeles se van al Hierro, es lo que se podía leer en un enigmático anuncio aparecido el pasado viernes 27 de abril en la prensa local de Las Palmas (La Provincia y Canarias 7).
 
Así comenzaba mi andadura en un viaje junto al Motoclub Los Ángeles de Gran Canaria con el grupo más numeroso de motos que ha visitado la menor de las islas de nuestro archipiélago.
 
El sábado por la mañana comenzaba la aventura a primera hora de la mañana en la reunión del grupo (32 motos y 56 personas) en el muelle de Agaete para embarcar el buque de FRED-OLSEN que nos llevaría hasta Santa Cruz de Tenerife. A nuestra llegada nos estaban esperando los componentes de nuestro motoclub hermano SAN ROQUE, con el que compartimos un proyecto en común, y que nos dieron una calurosa bienvenida.  Comenzamos una visita por Tenerife que nos llevaría a contemplar y descubrir la isla de una forma diferente por unas carreteras poco transitadas por los turistas. La primera parada la hicimos en el mirador de Las Mesas del que se puede contemplar, desde un emplazamiento emvidiable, Santa Cruz de Tenerife y La Laguna. Durante la mañana recorreríamos lugares como La Garañona y El Sauzal. 

 

Para reponer fuerzas tras la agitada mañana degustamos una magnífica comida en el Restaurante Caramba en San Juan de la Rambla. La tarde comenzó con una parada en Garachico, localidad de la sede del Motoclub San Roque, para, posteriormente, iniciar el empinado ascenso por El Tanque en nuestro camino hacia el hotel en Costa Adeje. El paso por Santiago del Teide estuvo marcado pon una intensa niebla y un asfalto ideal para el patinaje artístico. En el Hotel (Ocean Ponderosa) nos esperaba una sorpresa que hemos de agradecer al Motoclub San Roque, una botella de cava con sus respectivas copas como recibimiento y celebración de esta jornada de hermanamiento. (Estos pequeños detalles se agradecen sinceramente y dicen mucho a favor de quien los hace). La velada no se alargó mucho porque al día siguiente nos esperaba otra jornada movidita.
 
El domingo abandonamos el hotel y nos dirigimos al muelle de Los Cristianos desde donde partiría nuestro barco de FRED-OLSEN  con destino al puerto de La Estaca en la Isla de El Hierro. Antes de embarcar hubo una sentida despedida de los miembros del Motoclub San Roque que nos acompañaron en nuestra estancia en el sur de Tenerife. Desde aquí queremos agradecer a José Manuel y Pedro y a todos y cada uno de los componentes de nuestro motoclub hermano su atención y compañía. No hubiésemos podido tener mejores anfitriones. A las 10:30 comenzaba la travesía que nos llevaría en poco más de dos horas al puerto de La Estaca.

 

A nuestra llegada a la isla quisimos que ese momento quedase inmortalizado con una foto en el monumento a la Reserva de la Biosfera que hay a la entrada del muelle y que hace referencia al "paraíso" donde íbamos a pasar los días posteriores. La comida nos esperaba en el Mirador de La Peña, restaurante diseñado por César Manrique y que se encuentra en el mejor emplazamiento posible de la isla. El excelente trato recibido hizo que la primera toma de contacto con la isla fuese muy positiva y todos los componentes del grupo valorasemos de forma especial la selección del lugar elegido para nuestra primera comida.
 
El convoy de 32 motos sorprendía a su paso a los tranquilos habitantes habitantes del la Isla y, tanto pequeños como mayores,  lo expresaban con saludos y sonrisas.
 
En el municipio de Frontera teníamos nuestros apartamentos y sería el punto de salida durante nuestra corta, pero intensa, estancia en la isla. La tarde, después de el alojamineto, la pasamos por los alrededores de Frontera; Pozo de la Salud, Los Sargos, La Maceta, Las Puntas . . .

 

El domingo tomamos el camino hacia el oeste pasando por Sabinosa, el Pozo de la Salud, y el paso por la parte más árida de la isla. La subida hacia la cumbre estuvo acompañada de fortísimas rachas de viento que hacían muy difícil la conducción de las motos. La bajada hasta el faro de Orchilla, trascendental en la historia de la navegación mundial, por una larga y dura pista de tierra estuvo reservada para los más intrépidos y aventureros pilotos. Su mal estado ocasionó problemas en algunas de las máquinas. La visita al Santuario de Nuestra Señora de los Reyes estuvo marcada por un viento que desplazaba peligrosamente las motos. La ruta siguió hacia el este de la isla por unos pinares bellísimos hasta llegar al municipio cuyo nombre,

El Pinar, hace referencia a tan estupendo entorno. La bajada hasta el puesto de La Restinga por una amplia carretera con un asfalto perfecto fué un desahogo para nuestras motos. En La Restinga, y más concretamente en el Restaurante CASA JUAN, nos agasajaron con todo tipo de platos de pescado con los que no pudimos acabar a pesar de nuestros obstinados esfuerzos. Tras un paseo por el muelle y algún baño esporádico, regresamos a nuestro punto de partida en Frontera. Esa noche, tras la cena, hubo una auténtica exhibición de esos cuerpos serranos que no solo saben acompasar el ritmo de las motos sino que también se adaptan perfectamente al ritmo de la música pachanguera.
 
La última jornada, tras recoger el equipaje, la empleamos para visitar el Pozo de Las Calcosas, Tamaduste, La Caleta, Timijiraque y el Parador Nacional del Hierro encuadrado dentro de un sorprendente paisaje y muy cerca del fomoso Roque de La Bonanza que, al paso por su lado, parecía despedirnos de esta maravillosa isla. Después de una suculenta comida en La Taberna de La Villa de Valverde, que por cierto tiene varios premios en restauración y decoración, nos dirigimos al Muelle de La Estaca para embarcar en el barco de FRED-OLSEN que nos llevaría hasta el Puerto de Los Cristianos en la isla de Tenerife y, tras enlazar por una colapsada autovía hasta Santa Cruz de Tenerife, en otro barco hasta nuestro punto de partida en Agaete en Gran Canaria a donde, gracias a Dios y sin ningún percanca de importancia, llegamos pasadas las 11 de la noche del martes 1 de mayo.
 
Ha sido una experiencia magnífica. La isla es sorprendente por sus paisajes y contrastes y encantadora por sus gentes. Desde el primer momento el Cabildo, a través de la empresa EL Meridiano se puso en contacto con nosotros para ofrecernos toda la ayuda y colaboración posible. Contamos con un guía, Melchor, que siendo originario del Hierro supo hacernos más fáciles los desplazamientos por la isla. Pero sobre todo lo demás hay que destacar el maravilloso grupo de personas que formamos parte de este grupo que, con la camaradería en la que nos vimos envueltos hizo de este viaje una experiencia irrepetible.
 
Texto y fotos: Fernando Jiménez
  

Ficha Técnica Yamaha Majesty 400 / ABS
Tipo
Scooters
Cilindrada
400
Motor
Monocilíndrico 4 tiempos, DOHC, 4 válvulas y refrigeración líquida
Potencia
34 C.V.
Transmisión
Variador toma constante
Cambios
NO
Chasis
Viga de aluminio
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Suzuki V-Strom 1000 - 9500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS