Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

Seguimos con la preparación para el viaje a Marruecos: Tres pequeñas DAX y 3.500 kms. por Marruecos. Los problemas se acumulan uno tras otro pero vamos poquito a poquito dándoles soluciones. Este fin de semana tocó la prueba de fuego de las motos.

 

Qué hacemos Charlie? Sin pensarlo dos veces, gasolina hasta arriba, un bidón auxiliar, guantes, chaqueta y a la carretera... Por delante todo un reto. Aguantar toda la noche conduciendo a Inés. En principio, Ricardo y yo habíamos pensado pasar 24 horas sobre nuestras motos con la idea de probarlas, ver sus fallos y garantizar el éxito en el viaje por Africa.

 

Un almuerzo familiar frustra la posibilidad de las 24 horas, así que intentaré rodar 15 horas, luego dormiré un poco y asistiré a dicho almuerzo. Se que es necesario probar la calidad de las motos y se que es mi responsabilidad. Mis dos compañeros de viaje no tienen tanta experiencia y tengo miedo que les ocurra algo. Estoy acostumbrado a buscarme la vida, igual me da reparar la moto con un destornillador, dormir al raso o cruzar la isla andando... Pero lo que no soportaría es saber que a alguno de ellos le ocurriese algo por intentar realizar la prueba.


A que esperas Charlie?. Nos vamos! Comprobación del kilometraje y la hora... 532km, 8:05pm viernes. Arrancamos!!!! Estoy muy agotado por el trabajo. Me faltan fuerzas y ganas, pero no ánimo.


Los primeros kilómetros son terribles. Inés parece funcionar a la perfección. Una curva, otra, otra.... La rueda delantera apunta al norte. De que me sonará eso??? Dos horas rodando y la naturaleza nos regala el espectáculo de la puesta de sol. No puedo evitar parar e inmortalizar el momento. Ves por que te digo que vivo en el paraiso, amigo Charlie?

 

Sin darnos cuenta llevamos sobre nosotros alguien que nos vigila... La dama de la noche: La Luna. Es tan resplandeciente que casi puede servirnos de guia. Su blanco intenso, su brillo... espectacular.

 

Las horas pasan y cada vez estoy más cansado. Noto que los reflejos no son los mismos. Por suerte estoy solo y la carretera solitaria me marca la ruta. Me duelen las muñecas, sobre todo la derecha. No tengo sueño pero me cuesta mantener la verticalidad. Tengo miedo no aguantar, no llegar, fracasar en el intento.... pero acaso tengo que demostrar algo a alguien?

 

Mis amigos me llaman pasadas las 10:30pm. para ver como voy. Llevo conectados los auriculares del casco al móvil. Cuando se despiden me dicen "buenas noches".... Buenas noches????? Suena a chiste. Con esa frase cualquiera imagina una cama cómoda con suaves sábanas... nada más lejos de la realidad.

 

Llevo muy controlado el tema de la gasolina. Se que tengo para 130km antes de la reserva. Luego una reserva de 30km más y sobre el asiento, un bidón de 5 litros con el que puedo recorrer unos 250km más.

 

De pronto Inés se para, me pide la reserva con apenas 90km. Qué pasa aquí? Reviso lo principal y todo parece estar en orden. Relleno gasolina y continuo, pero mi cabeza no deja de pensar en lo sucedido. Por qué?

 

Las horas pasan y el problema de Inés se acentúa. Ya tengo que estar parando cada 50-60km a repostar. La reserva no funciona e inexplicablemente la mitad de combustible se queda en el deósito pero no pasa al carburador. Poco puedo hacer en el camino, así que no queda otra que continuar...

 

Las horas pasan y aprovecho algunas paradas para fotografiar el reloj y el cuentakilómetros. Aunque marco medias de 60km/h, con tantas paradas esos números bajan. Las doce... Por fin el cansancio me deja evadir. Aunque la moto sigue rodando yo ya no voy en ella... mi mente está en otro lugar y eso hace que sea casi inagotable. Las sensaciones de frio, calor, cansancio, miedo no existen.

 

Ahora comienzo a disfrutar. He tardado casi la mitad de las 15 horas en conseguirlo, pero por fin lo logré. Las curvas parecen más suaves y el acelerador se desliza sin darme cuenta. Una parada, otra, otra... Siempre con el problema del repostaje pero al mismo tiempo me da oportunidad de contemplar a la dueña de la noche: La Luna.

 

El reloj parece volar, ya son las 5:35am y sin darme cuenta. Es el momento de subir a las montañas para contemplar el amanecer. Oportunidades como ésta no se dan muchas. Por delante una verdadera subida. En menos de 20km nos pondremos a 2400metros sobre el nivel del mar.

 

Una subida con justicia. Curvas de primera velocidad en un coche las podemos hacer en segunda. Una tras otra las vamos sorteando. En esa carretera la media son 14 curvas por kilómetro, o lo que es lo mismo, en 100km habrían 1400 curvas!!!!

 

El termómetro de Inés va alto, pero todo dentro de lo normal. La subida se hace interminable... Ni un sólo coche... pero a que loco se le ocurre subir a esas horas? Cruzamos una zona de nubes que mantienen húmeda la carretera. Cuidado Inés, cuidado...

 

Poquito a poquito vamos divisando la cima de la montaña y allí un observatorio astrofísico. Deben estar mirando estrellas a estas horas. Por fin los 2450metros de la cima. Cartel para la foto pero... pero... Inés echando humo!!!! Sin parar el motor, reviso visualmente los puntos claves, nada importante. En el cambio de aceite había derramado un poco y eso es lo que "humeaba". Fuera sustos y tras la foto, volvemos por el mismo camino. Ahora la zona de las neblinas la agradeceremos para refigerar mejor. Igualmente el termómetro está dentro de parámetros...

 

Ocho y cuarto de la mañana del día siguiente. Hemos marcado 12 horas ininterrumpidas, deteniendo el motor solo para repostajes, alimentándome de chocolatinas y agua.... pero aún sigo vivo. El norte de la isla me regala el fenómeno natural que estaba esperando, el amanecer. Un poco nublado pero igualmente espectacular...

 

Unos cien kilómetros más para regresar a casa. Lástima el compromiso familiar que tengo porque me hubiera gustado continuar hasta las 8pm para hacer 24 horas sobre una DAX.

 

Los números son modestamente sorprendentes...

  • 503km
  • 15 horas conduciendo sin pausa
  • 2 vueltas a la isla y varios recorridos transversales
  • 12 chocolatinas, 2 botellas de agua y 2 bebidas energéticas
  • Más de 4.000 curvas
  • Más de 640.000 giros de la rueda delantera
  • Cero accidentes (toquemos madera)

Sábado 10, 11:20am.

Ahora una ducha y un par de horas para descansar. Luego tocaran los compromisos familiares y por la tarde veremos el problema con la reserva de gasolina.

 

Eso fue todo Charlie, gracias por acompañarme en una jornada tan dura...

 

Jose Angel Pais

 
 
Fuentes de la noticia
 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

Entre estrellas y asfalto. 15 horas rodando en La Palma

13 de Septiembre de 2011

Entre estrellas y asfalto. 15 horas rodando en La Palma

marruecos-en-moto.blogspot.com

 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS