Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

De Ushuaia a Alaska en moto. Sexto capítulo

 

Te propongo algo… antes de comenzar a leer, pon la canción de Carlos Vives “La piragua”.  Volumen suave y déjala de fondo… Poco a poco entre la música y el texto te irás trasladando a esa maravillosa Latinoamérica…

 

Poco más de una hora y ya estaba en Panamá. Sin perder tiempo directo a la terminal de carga. Allí estaba Linda, esperándome, en perfectas condiciones y aún envuelta en plásticos protectores. La carretera perfecta, todo autopista que une el aeropuerto de Panamá con la ciudad. Según miraba en el horizonte no podía creer lo que estaba viendo. Acostumbrado a una Latinoamérica desordenada, llena de pequeñas casas de madera y estructuras no muy actuales, en el horizonte veía la ciudad de Panamá adornada con edificaciones súper modernas y altas.

 

Una vez instalado en el hotel, comienzo a recorrer la ciudad. Primero el Panamá viejo. Es una zona antigua de la ciudad donde fue atacada por piratas. La conservaron tal y como quedó tras los ataques. Más tarde me dirigí a unas islas que están unidas con un puente. Son antiguas islas que se utilizaban como cárcel para los prisioneros. Era algo parecido a Alcatraz en la bahía de San Francisco.

 

Una mezcla peligrosa: unir "capricho" con "meta".... Puede ser algo muy inestable o quizás algo beneficioso. Todo depende de cómo se mire....  Viajar a Panamá significa asombrarse con una de las obras, hechas por el hombre, más espectaculares: El canal de Panamá. Consiste en la construcción de un canal que une el océano Pacífico con el Atlántico. Una obra faraónica llena de polémicas y tragedias que al final dio como fruto la posibilidad de cruzar el continente americano por el medio. Ver ese canal es como contemplar una de las maravillas del mundo... Así me ocurrió.

 

La frontera que más tardé en cruzar en toda Sur América fue entre Chile y Perú, tardé 20 minutos...  Ahora me enfrentaba a la segunda frontera en Centro América. La primera terrible, el aeropuerto de Tocumen en Panamá. Frente a nosotros... el paso de Panamá a Costa Rica... Qué nos deparará el destino? Adornado con una sonrisa, me dirijo hacia la ventanilla "para todo" que tienen los pasos fronterizos. Pasaporte, todo bien... Documentación de Linda, aquí pasa algo... "Dónde está el documento de importación temporal???" Qué documento? Aquí está todo lo que me entregó la compañía de transportes...  Cuatro horas bloqueado en la frontera sin que me dejaran cruzar. Había madrugado para llegar temprano a la frontera y así evitar las lluvias de la tarde. Todos los esfuerzos se vinieron abajo cuando no me dejaron cruzar... El problema estaba en que al no tener "un documento" tenían que esperar a que la empresa de transportes que trasladó la moto desde Bogotá Panamá, enviara por fax dicho documento. Siempre he dicho que cuando no hay interés no se consiguen las cosas.... y una vez más quedó constancia. El fax no llegaba porque no había interés...

 

"Tiene usted que pagar X por impuesto de entrada, X por impuesto de no sé qué tontería, X por seguro del vehículo, X por fumigación de las ruedas, X por..., X por... Un robo tras otro... Así son las fronteras de Centro América... un robo tras otro y nadie tiene prisa, nadie comprende ni nadie se hace cargo de los problemas de los demás. Desplumado y cacareando me dieron el OK para comenzar a rodar por Costa Rica.


Había llegado a la frontera a las 9 de la mañana y eran casi las 2 de la tarde. Por suerte en el lado costarricense tarde una media hora en gestionar todo, fumigar la moto y pagar los "famosos" impuestos, seguro, etc.

 

En el horizonte nubes negras.. .malo malo... todas las tardes llueve intensamente en esa parte del continente, es por ello que madrugué mucho e intenté cruzar la frontera temprano, pero por culpa de la compañía de transportes desperdicié mucho tiempo y ahora me encontraba en problemas serios. La ciudad destino, Jacó, está lejos y si comienza a llover no sé si podré llegar. Linda, tenemos que correr... Una vez más Linda tronaba entre los bosques maravillosos de ese gran país. Con ganas de parar y sacar fotos, pero con la mente en la distancia hacia Jacó.

 

La carreteara parece un mar, me cuesta ver, los autos y camiones me lanzan continuamente el agua a su paso. Tengo que rodar a 60km/h y eso se hace eterno. Tardé una hora y media más de lo previsto en llegar a mi destino en la playa de Jacó. Mojado, tiritando de frío, con hambre, agotado y con muy mal humor...

 

Costa Rica... Maravilloso país, lleno de paisajes como sacados de un cuento, con gente extraordinaria y un clima envidiable. Desde volcanes en activo como "El Arenal" a parques reserva de la biosfera como "Manuel Antonio", pasando por playas paradisiacas como "Playa Conchal"... Todo naturaleza tal y como fue descubierta. Subiendo por la costa me encontré con una carretera espectacular, súper ancha y recién asfaltada. Linda volaba por en medio de una selva espesa que muchas veces hacía de túnel natural dejando tímidamente que entrara algún rayo de sol. Precioso, de verdad. Escuchar el   eco de la moto por aquellos lugares es una sensación única. 


En la ruta mucha policía y sobre todo, algún que otro radar... En una curva, a más de 100km/h y con un cartel de 40 como velocidad máxima, me encuentro un policía con la famosa "pistolita" de radar. Zasss!!!!! me detectó. Nada que hacer para evitarlo. Ahí comenzó otra discusión con el "yo dije, yo pensé, yo creía..." Terminé contándoles de mi viaje, contagiándoles la emoción y perdonándome la multa... Es que Linda es muy seductora.... jajaja

 

Frontera Costa Rica-Nicaragua: para llorar... De mal en peor, así iban las cosas con las fronteras... Un abismo de diferencia entre las fronteras de Sur América y las de Centro América... Esta frontera que acabamos de cruzar ha sido la peor de todas.

 

Los últimos kilómetros de Costa Rica, antes de llegar a la frontera con Nicaragua, son en medio de unos matorrales, medio secos, carretera estrecha y llena de curvas. Me dio algo de temor el andar por allí solo. De vez en cuando habían autos escondidos en medio de la maleza... qué harán allí me preguntaba... Lo primero fue localizar la oficina para entregar la documentación de Linda. Dura tarea, unas 5 veces tuve que preguntar para poder encontrarla. Una vez en la cola, me di cuenta que las prisas no eran muchas por parte del funcionario.... me llevaban los diablos solo con verlo tan "estresado". Documentación de Linda entregada, pasaporte de control de salida de Costa Rica... ya podemos cruzar.

 

Primera parte, pasaporte de entrada a Nicaragua. Rellene este papel, también éste, y si fuera poco, éste también.... La madre que lo trajo!!!!  Pague tasas de esto, también de esto otro y por supuesto, no se olvide de las tasas suplementarias del impuesto revolucionario bolivariano de no sé qué coño!!!!!!! Otra ventanita.... Que chorrada querrán ahora? Cuando me enteré casi pierdo el control sobre el esfínter urinario, en otras palabras, casi me orino! Había que desinfectar las ruedas de Linda para evitar el contagio de enfermedades! Lo hacían aleatoriamente, unos si y otros no... Debe ser que las ruedas de Linda estaban más sucias que las de los camiones que cruzaban. Por fin, tras múltiples cabreos, estafas y mentiras... continué mi camino.

 

Ya en carreteras nicaragüenses, Linda tronaba feliz de la vida. Curvas amplias y al fondo, el gran lago de Nicaragua. Volcanes por todas partes, una vegetación maravillosa, unas llanuras verdes verdes y al centro un gran árbol.. Ese es el paisaje de Nicaragua. En el horizonte podía contemplar la isla de Ometepe en el centro del gran lago, adornada con sus dos volcanes. No pude resistirme y, en medio de la soledad, detuve a Linda y comencé a fotografiar... Quitarme el casco en un paraje como ese fue espectacular. Un olor a verde, a naturaleza...

 

Las chicharras cantaban del calor tan sofocante que había... me daba igual, estaba disfrutando uno de los países que más adoro de todo el continente... Una curiosidad sobre el gran lago de Nicaragua. Hace miles de años ese lago era parte del mar. Con el tiempo se fue cerrando hasta incomunicarse con el Pacífico y convertirse en lago. Las especies que allí vivían de peces tuvieron que extinguirse o adaptarse al agua dulce. Un ejemplo son los tiburones toro que se adaptaron, así que en ese lago existen tiburones de agua dulce, el único lugar del mundo...

 

Estoy feliz. Hoy llegaré a un pequeño pueblecito de la costa nicaragüense: San Juan del Sur.  Linda rodaba muy bien, sin prisas, apenas eran las 3pm. Como disfrutaba la carretera, espectacular!!! Ya hasta se me habían olvidado los enfados de la aduana. Rodábamos solos, a esa hora nadie está en la carretera. Al fondo el mar.. y justo ahí San Juan del Sur. No esperes "la gran ciudad", el "ohhhhhhhh" más grande. San Juan es un pueblecito costero muy chiquito, para sólo turismo nacional. Pero con un encanto, con unas gentes, con un clima y unas playas.. espectaculares!

 

Tras dos días en aquel paradisiaco lugar, muy en la mañana me despido del hotel donde tan bien me habían tratado. Linda está lista, cargada y con ganas de rodar. Para mi es duro dejar San Juan, pero la carretera es larga y tenemos que continuar siempre hacia el norte. Continuamos la ruta... esta vez dirección la capital de Nicaragua: Managua. La carretera seguía sorprendiéndome, perfectamente asfaltada, fantástica.

 

Mi primera parada la ciudad de Granada... sencillamente ESPECTACULAR!!!! Ciudad colonial llena de viejas construcciones, iglesias, catedral, plazas, etc. Y sobre todo, las islas de Granada, unas islas de origen volcánico situadas en el gran lago de Nicaragua. Recorriendo Granada con Linda, cargado hasta arriba, con un calor insoportable, pero disfrutando calle a calle, arquitectura tras arquitectura.. el tiempo pasaba y no me daba cuenta. De pronto un carruaje de caballos, gente detrás... qué es eso??? Detengo a Linda y me doy cuenta que es un entierro. Gente vestida de negro y algunos llorando. Qué curioso todo aquello... Es la primera vez que fotografío un entierro!

 

Ahora rumbo al gran lago para ver las islas de Granada. Contrato un barco y comienza un recorrido por unos parajes espectaculares. Nicaragua es bella, más de lo que nadie imagina. El origen de esas islas es por ese volcán que se ve al fondo, el volcán Masaya. Estas islas están habitadas por lugareños. Es curioso ver como se mueven todos en barco, desde los niños al colegio hasta las madres para hacer la compra. Se hace tarde... es hora de continuar el camino hacia la gran capital. Orientarse en Managua es relativamente fácil. Ciudad muy abierta, con no muy altas construcciones y marcada por calles principales. La entrada es por la carretera de Masaya y si la continúas cruzarás esa ciudad completamente, así que es la arteria principal.

 

En la noche me entro sed. Lógico después de comer ese suculento plato. Me levanté con la luz apagada y me dirigí al baño. Caminando descalzo por la habitación y con la luz apagada, tuve una sensación extraña. "Aquí hay algo" me dije. Todo totalmente oscuro, eran como las 3am pero mi instinto, mi percepción, el sexto sentido me decía que no estaba solo. Tras andar varios pasos descalzo por la habitación, doy marcha atrás y enciendo la luz. Frente a mí, justo en el siguiente paso que iba a dar, un cien-pies de unos 20cm de largo... Su picada no produce la muerte, pero si un dolor terrible, malestar e incluso fiebre. Nos miramos mutuamente. En ese momento comprobé que las botas de montar en moto sirven también para otras cosas...

 

Nueva frontera Nicaragua-Honduras: Con un par de cojones!!!  No muy temprano en la mañana, Linda y yo partíamos camino de la siguiente frontera. Esta vez nos dirigíamos a Honduras. En mi pensamiento estaban los problemas que había pasado ese país hacía menos de un año con un golpe de estado, manifestaciones en las calles, elecciones anticipadas, etc.

 

Primera parte... Salida de Nicaragua. A la llegada comienzan a acercarse los "espabilados" con tarjetas de identificación colgadas del cuello, consistentes en un cartón escrito en un ordenador, con una foto pegada, papel adhesivo transparente y un trozo de cordón para colgarlo. "No necesito su ayuda, gracias", le repetí una y mil veces... hasta que me tuve que poner serio, arrugar la frente y resoplar... Mi pasaporte, sello de salida y pago del primer impuesto de quién sabe qué. Increíble, primeros 3 dólares que me roban. Luego me dicen que pase a la oficina continua, ahí es inmigración hondureña, comparten oficina. De película, los separa un simple cristal (vidrio), se ve todo y se escucha perfecto. Ahí llegaba el segundo robo, pero esta vez cuatro dólares del "impuesto bolivariano de no sé qué puñetas"... es cuestión de categoría, Nicaragua cobra tres? pues Honduras cuatro.... 

 

Cambio moneda con el único "cambista" que hay, y que por cierto tuve que esperar. Extraño, siempre hay docenas. Ya con lempiras (moneda hondureña) en el bolsillo y dejando los córdobas (moneda Nicaragua) por detrás, continúo hacia el control de aduanas de entrada a Honduras, unos 2 o 3 km más adelante. Ya en la aduana hondureña, vi unos tipos que no me gustaron nada, así que busqué un muchacho y lo encargué para que vigilara a Linda. De pronto aparece una señorita, seguro que venía de ver la telenovela, ésta es su hora. Papeles y más papeles.... luego las fotocopias correspondientes. Le digo que yo tengo copias suficientes y me dice, "pero también del sello de entrada que le acaban de poner en inmigración"... Aproximadamente 100 dólares... Aparte de cuatro palabras entre dientes que dije, pagué y me fui.

 

Sorprendido por no haber tenido problemas... rodé con Linda dirección la salida. Allí una barrera cruzando la carretera y un militar más flaco que un espárrago. Me manda a parar, detengo a Linda. Buenos días, copia de sus documentos por favor... En ese instante me doy cuenta que el tipo de la fotocopiadora se había ido hasta allí y estaba sentado en la acera mirando la maniobra... Seguramente había hablado con el militar para que me pidiera copias y así tener que volver a hacerlas, repartiendo las ganancias...

 

Ahí ya no pude contenerme... fue demasiado. Me había aguantado con los robos de 3 y 4 dólares... más me había tenido que contener con el último de casi 100 dólares... ahora no me pidas más porque no puedo. "Mire usted, señor militar, me puede pedir toda la documentación que usted quiera para revisar, pero no le voy a dar ni una sola copia, le queda claro?" "Me tiene que entregar copias o no puede pasar" "Sabe usted?, quiero que me muestre la normativa donde diga que tengo que entregarle copias de mis documentos.... y quiero esa normativa ahora mismo o me voy" La conversación se puso tensa, todos miraban incluido el tipo de la copiadora.  El militar estaba perdiendo su poder y yo lo estaba hundiendo... Cruzamos tres o cuatro frases más hasta dejándole caer si tenía algún negocio con el de las copias me dice: "Volverá otra vez por aquí?" y le digo "si, dentro de unos meses…" "ok, le tendre la normativa" "y yo le tendré la documentación fotocopiada doble, una por esta vez y otra por la próxima"...

 

Choluteca: calor calor calor...  Organizando el viaje, lei sobre el sur de Honduras, exactamente la ciudad de Choluteca y decía textualmente "ciudad colonial con antiguas construcciones, calles acogedoras y gente acogedora"... Leer esa frase en el momento que yo la leí fue el motivo perfecto para hacer que mi ruta pasara por esa ciudad... Marcaba Linda 37 grados de temperatura ambiental, mas tarde me enteré que es la ciudad más calurosa de todo Honduras. Una calle principal muy larga que termina en el centro de la ciudad. Sucio, mucho polvo, malas condiciones... dónde está la ciudad colonial??? Me detengo en una gasolinera, lo primero es el hotel. Allí pregunto y un señor se me acerca, fascinado por la moto, por el viaje y se ofrece para llevarme directamente al hotel. Pensé que sólo había un hotel en esa ciudad, pero hay varios. Sigo su camioneta y me deja en la puerta. Mejor imposible! Me sobraba tanto tiempo que llevé a lavar a Linda. Allí me hice amigo de los muchachos y comentamos cientos de cosas sobre el viaje, Honduras, la política, etc.

 

Lo que más me llamó la atención fue cuando hablamos del golpe de estado que había ocurrido hacía unos meses. La gente estaba tan preocupada que cruzaban la frontera hacia Nicaragua a comprar armas para defenderse. A la vuelta, las cruzaban por las montañas para que no los revisaran en la frontera. El pueblo hondureño, después del golpe de estado, está armado. Eso es muy peligroso si comienza alguna revuelta. Ahí si que habrán muertos. Continuando con el paseo por la ciudad, la gente es verdaderamente amable. No están acostumbrados al turismo, Linda llamaba muchísimo la atención y conocer nuevos amigos era muy fácil.

 

Hoy me venció el viaje... tres horas que me derrotaron En el viaje me he tropezado con todos los ingredientes meteorológicos que se pueda imaginar.. frío, lluvia, calor, viento. Pero hasta el momento mi salud ha sido perfecta. Me he adaptado muy bien a comidas, bebidas y las locuras de pasar todo el día sin comer. Pero... algún día tenía que ocurrir... La última noche en Choluteca cené en el hotel, la verdad que no me apetecía salir así que comí un sándwich de pollo. Que pollo más extraño, tiene un sabor raro. Pero bueno, la mostaza hacía maravillas para encubrir el sabor. Una noche con pesadez de estómago, dando vueltas en la cama pero sin ir al baño... qué extraño. Al día siguiente me encontraba realmente mal, mi estómago me molestaba y una colitis de campeonato. Lo peor es que me estaba subiendo la fiebre y eso me destrozaba. Soy una persona que la fiebre la mata, me hace incluso perder la mesura, me pongo a delirar y decir tonterías.

 

Qué hago? Intentémoslo, El Salvador no está tan lejos y si no puedo pues me doy la vuelta... Sin fuerzas para nada, cargué la moto, gracias que los empleados del hotel me ayudaron. Comencé a rodar y me daba cuenta que no podía con mi alma. Consulto el GPS y sólo había hora y media a la frontera... Intentémoslo me repetía. Cada gasolinera que encontraba en el camino me detenía, ponía 5 ó 6 dólares de gasolina e iba al baño. Terribles la colitis. Luego compraba una botella de agua a la temperatura de ambiente y me la vaciaba por arriba de la cabeza, luego me tomaba otra y continuaba. Así unas 4 veces hasta llegar a la frontera. Si hubiera encontrado un hotel en el camino.... seguramente me hubiera detenido. Me daba cuenta como caían las gotas de sudor dentro del casco, la fiebre era muy alta. Se me cerraban los ojos, no tengo idea los metros que andaba con ellos cerrados... bajé la velocidad, era una situación difícil, por un lado era consiente que estaba mal, que mis reflejos no eran los mismos y que mi cabeza no regía bien, por otro mi cuerpo iba solo, sin control y sin mente que lo dirijía. De pronto me para la policía, un control rutinario. Al quitarme el casco ellos se sorprenden. "Tiene usted mala cara" me dicen. "Si, voy mal, con colitis, fiebre, sinceramente me encuentro mal..." Les pedí permiso para quedarme un rato sentado en el suelo donde ellos estaban. Necesitaba descansar. Yo les veía las caras de preocupados por mi salud. Subo sobre Linda y continúo el viaje. Sabía que esa carretera tenía un cruce complicado, difícil de seguir y muy fácil de equivocarse. Continuamente me repetía que tenía que estar atento, pero mis ojos se cerraban. Ahora me encontraba muy mal. Detengo la moto y perdí el control del tiempo. Te aseguro Charlie que no se si fueron 2 minutos o 2 horas... La última botella de agua que tengo, aún un poco fría me la pongo por arriba de la cabeza. Eso me dará unos 15 minutos de ventaja antes de que comiencen a cerrarse otra vez los ojos...

 

Vuelvo a Linda y en lugar de ir a 70km/h meto espuelas hasta 120km/h. Necesito llegar urgente a la frontera...  De pronto recuerdo ese famoso cruce, ese donde todos se equivocan y continúan hacia Tegucigalpa en lugar de Amatillo donde está la frontera... "Qué ha pasado? y el cruce?" Demasiado tarde para dar marcha atrás.. necesito parar, necesito un hotel...

 

Continúo a la ruta con más pena que gloria... me muevo mucho, siento que me muevo mucho sobre la moto, debe ser la fiebre. A lo lejos una construcción y algunos camiones... Ahora tocaba aduanas para cruzar con Linda. Dos horas.. dos horas me tuvieron esperando. No podía creerlo, con lo mal que estaba y además de habérselo dicho a los funcionarios, me tuvieron esperando. Sin agua, lo estaba pasando realmente mal... De pronto sale uno de los funcionarios y se dirige hacia mi. "Es usted el extranjero que viene en moto?" Que estúpido, esta ropa es de astronauta y afuera tengo la nave espacial, me dieron ganas de decirle... A los pocos minutos me entregó la documentación de Linda y continué el viaje. Imposible llegar al destino. Busco en el mapa y la primera ciudad es San Miguel. Allí dirijo a Linda. Una hora más, tengo que aguantar una hora más.

 

Entrada a San Miguel, directo al primer hotel que encuentro. Me meto en el parking y veo a los guardias de seguridad. Les pido que me ayuden, que me aguanten la moto. Ellos no saben lo que ocurre pero igualmente me ayudan. Al bajarme de la moto, me caigo pero les grito que no se preocupen, que aguanten a Linda. Ellos me "parquearon" la moto como pudieron y yo me dirigí a la recepción. Ni precio, ni regateo ni condiciones... estaba tan malo que cualquier cosa estaría perfecto. Después de estar sentado un buen rato en el baño, me ducho y me meto en la cama... Me tapo y la fiebre era tan alta que por cualquier espacio que me entrara aire por debajo de la sábana me hacía tiritar de frio. Un día de descanso en San Miguel me sirvió para conocer un poquito la ciudad y recuperarme lo suficiente como para continuar la ruta.

 

San Salvador .- Continúo la ruta, haciendo balance llevo ya 14 días de retraso en el viaje. Al subirme me doy cuenta que me tiemblan las piernas... la enfermedad me dejó sin fuerzas pero tengo que continuar... Ya veremos cómo afronto la carretera, pero igualmente hoy no es mucho el recorrido. Linda suena muy bien.. Cuanto la extrañaba. Según hago los primeros kilómetros me doy cuenta que me faltan fuerzas, pero demasiado tarde para dar atrás. Será cuestión de ir más despacio y manejando a la defensiva... Las cosas de la vida, uno de los países más inseguros y yo en la peor forma... Seguimos!

 

Van pasando los kilómetros y contemplo paisajes verdes a los lados, casitas desperdigadas por todas partes y mucha gente caminando por la carretera. El asfalto perfecto, lástima de no estar bien de salud porque hubiera avanzado mucho hoy. De pronto, en los espejos retrovisores de Linda veo dos camionetas a toda velocidad.. me aparto y me adelantan, son tipo "pick-up" van picadas entre ellas y totalmente cargadas de personas en la parte de atrás. Están locos, pensé. A la velocidad que van, si tienen que frenar por alguna emergencia, todos los de atrás saldrán volando....

 

Este país es muy pobre y en gran parte vive de las "remesas" que son las transferencias de dinero desde el exterior que hacen las personas que han emigrado dejando a sus familiares por detrás. Vivir todo un mes esperando que llegue algo de dinero del exterior debe ser muy duro. Controlan el tráfico de drogas en El Salvador, así como los secuestros, extorción, etc. Controlan territorios en los cuales gobiernan y cobran impuestos. Decretan sus propias leyes y códigos de conducta. Son portadores de una cultura propia. Tienen organización, recursos, mandos y claridad de propósitos. Se dice que controlan jueces, políticos, policía, etc. Se han convertido en el embrión de un Estado. Un estado dentro de otro estado. Como te darás cuenta, es un gran problema en un país que no tiene recursos suficientes y a veces, ni interés por erradicar estas bandas... Los maras controlando el país por donde voy cruzando con Linda. Que miedo!!!

 

En la entrada a la capital, San Salvador, un todo terreno de la policía se me colocó paralelo y comenzó a hacerme varias preguntas: Dónde iba, a que hotel, cuantos días, si tenía seguro, etc. Después me dejó continuar. Por los espejos retrovisores me di cuenta que me seguía. En un semáforo me puse junto a ellos y les pregunté si me consideraban sospechoso de algo ya que no me sentía cómodo con que me persiguieran. Ellos me contestaron: “Señor, no le estamos persiguiendo, le estamos escoltando para que llegue sano y salvo al hotel…”. No tuve palabras de agradecimiento. En la entrada del hotel nos despedimos y me dieron algunos consejos para evitar problemas en esa ciudad. Lindo lindo, de verdad. Con muchísima cultura, iglesias, catedrales, arquitecturas diversas aunque muchas sin cuidar. Se nota que el gobierno no destina presupuesto para cuidar la ciudad.

 

Bello El Salvador, muy bello. Carreteras perfectas y una vegetación como jamás imaginé. Sin duda es un país que si no fuera por su inseguridad, habríamos muchos que vendríamos de vacaciones... Continúa el viaje y la carretera hasta la frontera con Honduras. Por segunda vez en este viaje pisaré ese país. Esta vez no cruzaré por El Amatillo, sino por la frontera de San Ignacio.

 

Hacia San Pedro Sula - Honduras .- Llego a la parte hondureña, voy pensando "que me tendrá el destino reservado...". Entrego el documento y me dicen que tienen que esperar a que venga no sé quién para que le abra no se qué armario donde guardan los impresos.... Diez minutos, quince.. media hora... los diablos me llevaban.. el tipo de la aduana no sabía que decirme... "ya viene señor, me ha dicho que en pocos minutos"... la historia es que llevaba más de una hora esperando y no aparecía el famoso "tipo". Entonces el señor de aduanas me sella el pasaporte y me dice que vaya a buscar la moto mientras llega el famoso "tipo"... Caramba, podría habérmelo dicho antes.....!!!!!! El de aduanas bajó la cabeza y no dijo nada. Otros dos kilómetros de vuelta, bajo un sol de justicia y con el humor bien enfadado... Le entrego el documento al jefe de la parte salvadoreña y le dijo en tono burlesco "puedo recuperar ya mi moto del secuestro"? Todos se ríen menos el "jefecito". Subo en Linda y cuando iba hacia la parte hondureña me paran porque faltaba pagar otro impuesto revolucionario de no sé qué puñetas... Es que la eficacia de estas aduanas brilla por la ausencia. Pero qué es lo que pasa en esta parte del mundo? Cuánto extraño las aduanas de Sur América...

 

Ni "adiós" les dije cuando me iba... había perdido casi tres horas de mi precioso tiempo... Mi próximo destino, San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras. La carretera preciosa, con mucho verde a los lados. Curvas muy suaves y bastantes rectas. El asfalto regular porque de vez en cuando te llevabas una sorpresa con algún agujero. Linda rodaba perfecto.. me sentía bien, mucho más tranquilo que en El Salvador. Es curioso pero en ese último país es donde más inseguro me he sentido mientras lo recorría con Linda. Crucé la ciudad de Santa Rosa de Copán... una calle llena de casas... pero una calle calle!!!! Luego directo a San Pedro, allí al hotel. Otro día había terminado, me sentía bien pero algo triste porque se acerca el final del viaje...

 

Con tiempo de sobra, decidí hacerle la revisión correspondiente de "otros" 5.000km Aceite, filtro de aceite, filtro de aire, lubricación de cables y listo... Lo mejor, que tropecé con un buen mecánico. Lo peor, que el servicio técnico de Honda en San Pedro Sula es un desastre y tuve que irme al servicio técnico de KTM... de película!

 

En marcha hacia Guatemala .- Fabio se había enamorado de mi viaje, me decía que siempre que tenía tiempo leía mis escritos sobre el viaje como su propio diario. Fuimos poco a poco cultivando una gran amistad y al final, se agregó a mi viaje para acompañarme hasta el siguiente país: Guatemala. Pronto en la mañana salimos dirección Puerto Cortez y luego hacia la frontera con Guatemala. Llevar a Fabio delante con su KTM es toda una garantía y una tranquilidad. Pero igualmente, me siento incómodo al estar acostumbrado a rodar siempre solo. Ahora mi responsabilidad no sólo era sobre mi persona, ahora había que extenderla también a mi amigo. A Fabio le fascina ir rápido, pero yo le hablé claro de un principio. Me quiero mucho y quiero regresar sano y salvo, además, con los 355kg que va Linda cargada, no es lógico ir rápido, terminaría con avería seguro... En hora y media estábamos en la frontera, allí curioseaban la policía más que prestar atención a la documentación. Pronto nos hicimos amigos, le contagiamos el viaje y nos dejaron pasar sin problema... Y por fin Guatemala. El cielo amenazante, pero el ánimo muy alto nos hacía continuar adelante. Ahora sólo pasar inmigración y aduanas en la parte guatemalteca y podemos continuar el viaje...
 
Isla de Flores, Petén, Guatemala .- Tras el retraso de 3 horas por culpa de la rueda de Linda, continuamos la ruta.... De verdad que hicimos un buen tándem Fabio y yo. A él lo frenaba yo, y a mí me aceleraba él... buenos colegas de aventura. Pocos kilómetros y la frontera con Guatemala. Gracias a Fabio que tiene toda la paciencia del mundo, a mi me comían los infiernos... Nos fuimos a Puerto Barrios. Una ciudad muy fea, sucia y las calles de tierra. Nada turística y nada que ver.

 

Pronto estábamos camino de Petén, en el norte de Guatemala. No me había dado tiempo ni a mirar el paisaje…  pero en pocos minutos ya estaba relajado y olvidando las malas experiencias de cada frontera desde que llegué a Centro América... Será cuestión de acostumbrarse que por aquí se mueven así, pensé. Primera parada, almuerzo en Rio Dulce. Un lugar espectacular, es un gran lago con una pequeña salida al mar.. Restaurantes, hoteles y unas marinas fantásticas... Cuánto me gustaría navegar por estos lugares... La verdad que más que un almuerzo fue una cura de estrés.. jajaja Ni Fabio ni yo teníamos prisa.. el tiempo avanzaba pero a nosotros parecía importarnos poco... Cuando nos dimos cuenta.. comenzaba el sol a irse. Wow.. ahora si que tendremos que rodar rápido, se nos hará de noche en la carretera...

 

Ultimo repostaje antes de Petén, vamos directo a la isla de Flores... Ahí hay un lago con una isla en medio y le hicieron un puente para unirla. Es un lugar precioso, que siempre había leído pero jamás lo había visitado. Fabio seguía delante, dirigiendo el viaje, yo me mantenía atrás muy cerca de él. Los kilómetros avanzaban pero junto con ellos, el sol también se iba... De pronto las nubes negras en el horizonte. Estamos comenzando la estación de lluvias y ahí llueve todos los días. Nos detenemos, ponemos ropa de agua y continuamos el viaje... Parece que tenemos suerte, no llueve aunque las nubes amenazan. Se nos hecha la noche encima... nos toca manejar en la total oscuridad. Pero quién dijo miedo?

 

A la mañana siguiente, allí estaba José Francisco y su hermano. Ambos muy buenas personas. Desayunamos juntos, nos organizaron el día, las motos, el cambio de cámara del neumático que quería hacerle a Linda para ponerle uno mejor, etc.  Imposible no estar continuamente mirando el lago. Es espectacular. Esta es una de las vistas que se contemplan. Es curioso ver la forma de esa montaña, parece un cocodrilo dormido... El lago es divino, con una temperatura muy agradable y rodeado de bellezas. Se nota que los guatemaltecos han cuidado mucho su entorno. Reconocen que viven del turismo y deben mantenerlo. Las puestas de Sol en Flores son espectaculares... Rodear la isla en moto se tarda más o menos 3 minutos. Es bien chiquita pero totalmente urbanizada.

 

Tikal... un sueño!!! .- Hoy teníamos por delante la última meta del viaje, visitar las ruinas mayas de Tikal. Los restos arqueológicos más importantes de Guatemala. Sin tener idea de lo que nos íbamos a encontrar, comenzamos una jornada que jamás olvidaremos. Desde la entrada a las ruinas el parque era espectacular. Bastante más desorganizado que otros emplazamientos mayas que he tenido el gusto de conocer como Chichenitza y Uxmal en México, o Copán ruinas en Honduras... Igualmente, esplendoroso, muy grande y sobre todo, misterioso. En el acceso al parque existe una maqueta donde podremos ir ubicando cada una de las construcciones para luego visitarlas. Fue curioso que en el bus se subió un tipo que comenzó a hablar como un guía turístico. Luego planteo al grupo que iba a hacernos la visita a las ruinas, nos pidió el dinero para comprar él las entradas al parque pero nunca las pago. Fabio y yo nos dimos cuenta y le pedimos el dinero, él nos decía que no era necesario comprarlas a la entrada, que más tarde las compraría y nos las daría. Estaba claro que el tipo tiene un negocio con el de la entrada y reparte "beneficios". Me puse serio y le pedí nuestro dinero, compramos las entradas y continuamos por nuestra parte. Así no hay manera de progresar en un país... Que desastre.

 

Cambio de planes, vuelta a Honduras .- El tandem Fabio-José funcionó a la perfección. Tanto que me confiesa mi amigo que deseaba seguir el viaje conmigo hasta la frontera con USA, pero que lastimosamente no tiene vacaciones. Dándole vueltas a la cabeza se nos ocurrió regresar a Honduras, dejar a Linda en casa de mi amigo y volver dentro de mes y medio para terminar el recorrido. Sinceramente me da igual, ya me encontraba a 3 días de mi destino final. Dentro de los miles de kilómetros que he hecho, regresar 700km hacia atrás no suponía mucho esfuerzo.

 

Se había terminado la cuarta etapa del viaje. Diez países, 4kg menos de peso y un montón de grandes amigos para siempre.

 

Los números del viaje...
Un día, un poco pensativo me dediqué a "hacer cuentas" sobre el viaje... Me preguntaba cuántas veces he puesto gasolina? cuántos pueblos habré conocido? cuántos habré cruzado? que kilómetros habrán aguantado las ruedas de Linda.... y?... y?... y?...  

Más o menos éstos han sido los números del viaje: 34.000km recorridos 15 países, Más de 170 repostajes de combustible, 4 neumáticos delanteros, 3 neumáticos traseros, 1 pinchazo, 17 días de retraso por lluvias, enfermedad y averías, 11 averías, Más de 15 millones de giros de la rueda delantera, -6º de temperatura mínima, +42º de temperatura máxima, 2 enfermedades, 355 kg de peso, Más de 650 horas sobre la moto, 2 entrevistas en radio, 4 en televisión y 8 en prensa, Más de 700 pueblos cruzados, 7 desiertos de arena, 1 desierto de sal, Altura máxima cruzada: 4844 metros de altitud dobre nivel del mar, 7000 fotos, 0 caídas (toquemos madera), 1 caída de Linda, 13 veces usé monedas diferentes, 2 intentos de robo, 1 secuestro de Linda, 3 veces obligado a dar la vuelta por condiciones climatológicas, 0 denuncias de la policía, 24 cruces de frontera, En una jornada 3 montañas de 4500m de altitud y 3 de 3000, 7 cambios de aceite, 3 filtros de aire…

 

Y lo más importante... un montón de nuevos amigos que lo serán para siempre!!!!

 

Todos los capítulos del viaje América en Moto por José Ángel Pais:

1.- Capítulo primero: Preparación del viaje. Seis meses mirando al calendario

2.- Capítulo segundo: Comienzo del viaje hacia el norte. Destino Alaska

3.- Capítulo tercero: Atravesando 8 países para llegar al ecuador terrestre

4.- Capítulo cuarto: De Machala a Santa Cruz. Segunda vuelta por Sudamérica

5.- Capítulo quinto: Una mezcla entre Quijote solitario y Colón descubridor

6.- Capítulo sexto: Recorriendo siete países de Centroamérica en moto.

7.- Capítulo séptimo: Arrastrando problemas en la moto hasta la frontera con USA

8.- Último capítulo: Al llegar a Alaska, no hay más camino hacia el norte.

 

 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

Recorriendo en moto siete países de Centroamérica

08 de Abril de 2011

Recorriendo en moto siete países de Centroamérica
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS