Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

Carreteras de montaña siempre amenas nos llevan a parajes de singular belleza, a destinos solitarios. Hoy paseamos entre montañas por el macizo de Gredos, en Ávila. Tierra bizarra y cargada de historia, que descubrimos sobre dos ruedas.

 

Con la moto cargada para el fin de semana, ponemos rumbo a esta zona del centro peninsular en busca de una buena ración de curvas, buenos platos sobre la mesa ahora que el frío azuza el paladar en busca de la cuchara y algo de patrimonio monumental para el paseo al bajar de la montura.

 

Como siempre, a cada uno le convendrá comenzar el día en uno u otro sitio dependiendo de su provincia de procedencia. Yo empecé en Ávila, tomando la N-110 camino de Piedrahita.

 

Hasta llegar a la pequeña población de poco más de dos mil habitantes, la carretera discurre recta y tranquila, demasiado tranquila y demasiado recta, por lo que opté por la alternativa del “pequeño rodeo curvero”.

 

No habríamos hecho ni diez kilómetros desde Ávila cuando, a mano izquierda, tomamos el desvío de Solosancho, por la N-502.

 

La carretera en un principio no difiere demasiado de la que llevábamos hasta el momento, pero eso no es más que para darnos la oportunidad de calentar el caucho de los neumáticos antes de entrar en faena.

 

Cuando han pasado unos minutos, llegamos a Solosancho, y desde allí nos acercamos a la población de Villaviciosa, en el mismo término municipal, para disfrutar del imponente castillo de la villa, que fue construido entre los siglos XV y XVI para vigilar el paso desde el valle Amblés hasta la sierra de Paramera, que vemos al sur. Nunca imaginarías encontrar semejante monumento en un pueblo tan pequeño.

 

El castillo ha pasado por diversas etapas constructivas. Aún se aprecia lo que pudo ser foso y puente de entrada. Al patio de armas se accede por un gran arco de medio punto adovelado, situado entre dos torres. En la llamada Torre de Damas hay un artístico ventanal sobre el que pende un escudo con león rampante plasmado sobre águila. También lucen en sus muros los escudos de diversas generaciones. Se encuentra en buen estado de conservación, completo y restaurado; de hecho, alberga un hotel restaurante.

 

Una vez efectuada la primera parada del día, volvemos a la carretera principal para dirigirnos a Venta del Obispo.

 

El puerto de Menga nos va a dar para almorzar una buena ración de curvas que a buen seguro harán dibujar una sonrisa bajo el casco y que se te despierte el cuerpo con la satisfacción que provoca circular por una vía impoluta, divertida y en un bello entorno.

 

Pasamos por Venta del Obispo y seguimos hacia Venta Rasquilla. En ambos pueblos hay ventas en las que puedes disfrutar de unas suculentas patatas revolconas con torreznos y charlar junto a la chimenea, calentando el cuerpo por dentro y por fuera.

 

Si eres de los que cuidan su línea, mejor no pares –porque caerías en la tentación–; continúa desde Venta Rasquilla por la carretera que sale a la derecha y que lleva al Parador Nacional de Gredos, la C-500.

 

Plataforma de Gredos
Este nuevo camino discurre más llano que el puerto de Menga, con unas curvas amplias y bien peraltadas que exigen menos del piloto y le permiten disfrutar de un exuberante paisaje boscoso que, conforme ganamos altura, se torna más frondoso.

 

San Martín del Pimpollar, Navarredonda de Gredos, Barajas y finalmente Hoyos del Espino serán los pueblos que atravesaremos camino de la plataforma de Gredos.

 

En Hoyos del Espino abandonamos la C-500 para tomar la AV-931; atención a los carteles, debes ir a “Plataforma de Gredos”. Esta carretera, que poco a poco va ganando altura hasta llegar cerca de los 1.800 metros de altitud, nos lleva entre fincas de ganado y verdes prados, riachuelos y pinares hasta la base desde la que salen los excursionistas. Son cerca de doce kilómetros de subida.

 

La plataforma de Gredos es considerado por muchos el punto de acceso principal a la sierra de Gredos y a la zona del pico Almanzor. Al menos, es uno de los enclaves más visitados y frecuentados, bien sea por montañeros o por turistas.

 

Para continuar la escapada, no vuelvas hasta Hoyos. A los dos o tres kilómetros desde el parking de la plataforma, cuando la carretera comienza a ascender, a mano izquierda hay un portalón de hierro que da acceso a una carreterilla estrecha; entra.

 

Ahora sí que vas a disfrutar de la soledad de una vía que no aparece en los mapas y en la que yo, sinceramente, me metí porque tenía tiempo de sobra para permitirme cometer errores si finalmente no llevaba a ningún sitio.

 

Los guardarraíles de troncos de madera (donde los hay), las señales de recomendación que te indican 30 kilómetros por hora, un paisaje único atravesado todo el trayecto por un río (me aventuraría a decir que en el mapa aparece como garganta de Las Pozas, pero no estoy seguro) y la enorme tranquilidad de rodar por un buen asfalto sin llegar a engranar la tercera marcha hacen respirar hondo, llenar los pulmones de ese aire frío y puro y recordar por qué nos gusta montar en moto.

 

Barco de Ávila
Tras este pseudodescanso del mundanal ruido, llegamos a Navacepeda de Tormes y, de nuevo por la C-500, continuamos en dirección a El Barco de Ávila.

 

El Barco de Ávila nos ofrece paseos irrenunciables para descubrir la tranquilidad y la belleza de esta zona en esta época del año. Aparca la moto junto al puente viejo y vamos a desentumecer las piernas.

 

A orillas del río, desde lo que fue La Alameda –recientemente transformada en parque municipal–, tenemos unas bonitas vistas del puente románico sobre el Tormes, la ermita del Cristo del Caño y de los picos de Gredos y la sierra de Solana (vertiente abulense de la sierra de Béjar)... si el tiempo lo permite.

 
 
Fuentes de la noticia
 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

Escapadas moteras: Sierra de Gredos, Ávila

21 de Noviembre de 2008

Escapadas moteras: Sierra de Gredos, Ávila

www.solomoto30.com

 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS