Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

Jaime Izquierdo Lawlor es un consumado motero, de los de verdad. A a sus 63 años y con una BMW K1000RS del 83 ha recorrido los 4.500 kilómetros que separan Lanzarote de Agnellotreffen, en Italia, en pleno mes de enero, a pesar de las dudas iniciales y la inquietud de viajar solo. "La decisión de ir es la mejor que he tomado". Como dice Miguel Silvestre: Vence tu miedo y haz aquello que desees, igual te estrellas pero si no lo intentas te habrás estrellado sin haber volado nunca. "Hoy estoy feliz de haberlo conseguido"

 

Llevaba un par de años con la idea de asistir a una concentración invernal de las “grandes”.

 

Después de retomar mis aventuras invernales de años anteriores con la concentración “Eskimós” (Portugal) 2015 y 2017 y “La leyenda Continua” en Cantalejo (La Pingüinos original) en 2017 y 2018 y alguna salida con mejor tiempo como la reunión de BMW modelo “K” en Donnington Park, Gran Bretaña, esta vez acompañado de Emma mi mujer, me quedaba el reto de una "mas durita".

 

Sopesé varias alternativas y me decidí por Agnellotreffen, Invernal a 1650 metros de altura en Pontenichale, región del Piamonte Italiano en los Alpes Italianos. Con unos mil asistentes que vienen de toda Europa, con mayoría de italianos, por supuesto. Tenía buenas referencias y es un viaje que pasa por sitios muy atractivos y el punto de concentración es de una belleza que invita. Siempre está nevado, y la temperatura media es de -2 y -14 como máximo (tolerable o no).

 

El viaje lo he realizado en solitario, ya que casi nadie se anima a estas, llamémosle locura, y reconozco que viajar solo me gusta y tiene ventajas (y desventajas). Una vez en la concentración ya había quedado con otros moteros de Sevilla, Vigo y Barcelona, además de volver a ver a viejos amigos por el camino.

 

Después de una buena revisión de mi BMW modelo K del 83, consistente en poner neumáticos de invierno, cambiar aceites, poner anticongelante, reforzar Top Case y maletas laterales, reforzar la pata de cabra y poco mas, me preparé para mi mismo, procurando no pasarlo mal circulando a esas temperaturas. La experiencia es muy interesante.

 

 

Hasta 14 grados puedo circular cómodamente y sin frío con guantes normales, calcetines de invierno y buenas botas de carretera, camiseta térmica, chaquetilla de Decathlon y buena chaqueta de Invierno Dainese con forro interior (la mía no es para agua), sotocasco y un buen casco que evite las entradas de aire.

 

Hasta 5 Grados, ya tengo que poner unos buenos guantes de invierno antiagua con forro interior. Mi K tiene la ventaja de unos espejos que evitan que el aire de directamente en las manos.

 

De 5º hasta -3º, ya tengo que usar los calcetines de invierno y otros especiales con material tipo submarinismo que son realmente efectivos, también tengo que reforzar el pecho con un chaleco de plumífero de los normales y un protector en el cuello.

 

Y ya entre -3 y -12 que fue lo máximo que circulé, recomiendo poner para las manos unas manoplas Tucano, realmente efectivas, pero aparatosas para mi K ya que al tener el manillar estrecho, dificultan ver los espejos y me chocan en la bolsa sobredepósito. En este viaje las llevé pero no las usé. Para circular a mas baja temperatura ya se pasa mucho frío y empieza a no ser agradable.

 

 

La salida fue en Ferry desde Lanzarote a Cádiz, la madrugada del 20 de Enero y llegamos el Lunes 21 por la mañana.

 

Lunes 21. Cádiz - Madrid 680 Km sin problemas. En Madrid me quedé dos días, porque pensaba ir a Andorra, pero había caído una nevada tan grande en la zona, que era del todo imposible subir.

 

Miércoles 23 Madrid - Gerona 680 Km. En esta etapa me paró un coche de la Guardia Civil por no llevar puesta la luz cruce, pero gracias a mi cara de pena me dejaron seguir sin sanción. La noche la pasé en un pequeño hotel cerca de la frontera.

 

Jueves 24 Gerona - Mónaco. 600 Km. Ese día aunque estaba bueno, me tocó sufrir los fortísimos vientos mistrales que barren el sur de Francia, unos 400 Km de continuos sustos por las puntas de viento que me desplazaban la moto, si sumamos el brutal tráfico de camiones de gran tonelaje fue un día para olvidar. Una vez pasado Toulon la cosa se calmó y disfrute de una tarde soleada y un paisaje precioso hasta Niza.

 

 

Viernes 25 Mónaco - Agnellotreffen. 350 Km. Por Mónaco hay que pasar, ciudad sinónimo del lujo y el dinero. Barcos, motos, coches, todo es insultantemente caro y ostentoso. Verlo, disfrutarlo y pasar página. Desde Mónaco hay una pequeña carretera de montaña casi sin tráfico por la que crucé hasta Cuneo, preciosa ruta pero con bastante nieve en los arcenes, tanta que al intentar parar en la cuneta para sacar fotos, la rueda delantera patinó y me caí a poca velocidad. Ningún daño personal ni la K, pero no podía levantarla, mucho peso con la moto cargada y resbalando en el hielo. Tuve que esperar mas de 30 coches a que uno parara y una pareja de franceses me ayudaron a ponerla vertical... ¡Increíble!

 

Cuneo es la antesala de los Alpes Italianos. Llanos muy fríos y nevados por lo que se accede a los diversos valles alpinos, rodeado de montañas totalmente nevadas. Desde allí tomé rumbo a Pontechianale por el valle de Valvaratia del que me separaban unos 150 Km. Muy buen tiempo hasta la meta, pero sustos con zonas de sombra con mucha nieve y algo de hielo. La sal que esparcen los camiones para evitar las heladas también contribuye a que la carretera sea bastante resbaladiza.

El pasado año los 15 últimos kilómetros tenían tanta nieve que había que usar cadenas para tener algo de tracción. Yo llevo unas cadenas tipo bridas con tacos que podía haber usado en caso de necesidad, pero de momento sigo sin estrenarlas, (toco madera).

 

 

A 2 Km de la meta, la organización puso un control de acceso controlado por los Carabinieri y la carpa de inscripción, por supuesto también hay que hacerse la foto correspondiente con la lona detrás. Que se vea que he llegado!!!, y feliz de cumplir objetivo.

 

Desde ese punto hasta Pontechianale hay 2 Km que rodean un lago totalmente helado y al principio ya se divisaba el campamento de tiendas. El 70 % de los asistentes se quedan en tienda de campaña y el otro 30% (entre los que me incluyo) en hotelitos o casas rurales, yo opté por compartir casita con dos sevillanos. 

 

Mi viaje era el mas largo de los asistentes con 3500 Km y mis 63 años tengo que cuidarlos y ¡volver a casa!: A la noche en una fiesta en la carpa montada por la organización fue la fiesta con música y entrega de premios. Me dieron el trofeo al motero mas lejano, seguido de un turco y tres irlandeses. El Sábado fue disfrutar del espectáculo de motos, asaderos, anécdotas y hacer amigos para siempre. Hay que vivirlo, para entenderlo. Por supuesto repartí el famoso Ron miel que llevo a todas las invernales y que se va haciendo famoso. La fotos que adjunto dicen mas que mil palabras.

 

 

El Domingo 27 y después de innumerables despedidas, comienza la vuelta, mi primer destino Marsella, 600 Km. Los sevillanos pusieron rumbo al norte hacia Alemania, para asistir a la Elefanttreffen una de las concentraciones invernales mas duras. ¡Suerte amigos!

 

Desde Marsella ya el día 28 puse rumbo a Tarragona, con lluvia en 300 Km para visitar a mi amigo Kuk, un motero y viajero incansable con otra K de mas de 300.000 Km. Después de una cena donde arreglamos el mundo, el Martes 29 salí temprano a Madrid (otros 600 Km) esta vez acompañado de lluvia mas o menos fuerte que me obligaron a ponerme el mono de agua, eso si, sin que me entrase ni una gota, ¡fantástico! Aunque al cabo de las horas se va haciendo incómodo por la condensación que produce y que te deja algo sofocado.

 

En Madrid tengo la suerte de tener una maravillosa hermana que me deja aparcar mi fiel e indestructible K un par de meses para poder disfrutarla y descubrir nuevos horizontes.

 

En resumen: 4.500 recorridos en 9 días. La velocidad de crucero en autovías o autopistas la tengo en 120 Km/h. Mejor tiempo del esperado para un mes de enero, algo de lluvia y nieve con hielo en zonas de altura. Los hostales o hoteles en estas fechas tienen buenos precios y en todos me trataron de maravilla. Bien equipado como iba, sin gastar mucho dinero en ropa de marca se puede circular perfectamente hasta -10º. Menos de esta temperatura, hay que apretarse un poco. La gasolina esta a 1,35 € en España y 1,60 € de media en Francia e Italia. En los peajes considero imprescindible llevar una tarjeta de crédito que funcione, para pagar rápidamente sin quitarte los guantes y tener un compartimento de fácil acceso para guardarla y poner los tickets que tienes que ir entregando para los pagos. Las comidas las resolví, con embutidos al vacío traídos desde Lanzarote y las baguettes que se pueden comprar en cualquier sitio. Por las noches, eso sí, una buena cena acompañado de lo que haga falta. La BMW K100 RS ha funcionado de maravilla, no me ha fallado nada... Un lujo.

 

Si esta crónica sirve para que alguno se anime, mi objetivo estará cumplido.

 

Ráfagas a todos y hasta la próxima

 

Y gracias a Emma (my wife) por entenderme, animarme y por estar siempre ahí.

 

Jaime Izquierdo Lawlor

 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

Desde Lanzarote a Agnellotreffen... ¡Deja tus miedos y ponte en marcha!

03 de Febrero de 2019

Desde Lanzarote a Agnellotreffen... ¡Deja tus miedos y ponte en marcha!
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS