Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

Federico Javier López, un lector habitual de Canariaenmoto, acaba de regresar de vacaciones desde uno de los rincones del planeta con mayor proporción de motos por número de habitantes; Ho Chi Minh (antigua Saigón, Vietnam). De los nueve millones de habitantes que viven en Ho Chi Minh, siete tienen moto. Lo mismo pasa en Hanoi, cuatro de los seis millones se mueven diariamente sobre dos ruedas, y esto se repite en todas las ciudades del país.

 

Según el periódico estatal Vietnam News, el tráfico aumenta entre un 12 y un 15 por ciento cada año y en Ho Chi Minh, la urbe más poblada con 9 millones de habitantes, se matriculan cada día una media de 139 automóviles y 750 motos.

 

De hecho, Vietnam tiene el récord Guinness de motos por habitante. En el país del sudeste asiático los impuestos que pagan los coches los vuelven prácticamente inaccesibles y entonces todo se hace en moto. Es la mayor aspiración de un vietnamita cuando calcanza la mayoría de edad y es lo último que abandonará cuando el cuerpo ya no permita conducirla.

 

 

Pero lo que no sería muy distinto a otras ciudades de similares características, en Vietnam lo llevan al extremo, ya que la motocicleta no solo se usa para desplazarse sino que también se usa para transportar cualquier cosa que puedas pensar… incluso alguna que nunca imaginarías. LLevar cerca de 40 gallinas vivas, bidones, llantas o tubos de seis metros de largo. Y cuando llega el fin de semana, toda la familia a bordo, sin importar el número de miembros, y a disfrutar.

 

 

Tanto hombre como mujeres, que se envuelven las piernas en una especie de pareo con flores pequeñas sujetadas con velcro en la cintura, utilizan la moto a diario. Utilizan protección, aunque más que para protegerse ante una caída, lo hacan para estar relativamente a salvo de la irrespirable contaminación. Las mascarillas para tapar nariz y boca son habituales, al igual que manga larga, pantalones largos y guantes e incluso funda para tapar la moto cuando la dejas estacionada en interminables filas de aparcamiento.

 

 

Los semáforos no abundan, y los que hay, casi no se respetan. Contemplando, casi hipnótico, el tráfico de cualquier cruce, el caos es indescriptible. Infarto seguro para cualquier agente de movilidad de los que tenemos en Canarias. Como un río de ruedas y metal, una masa continua de cascos de colores se desplaza sin lógica en todas direcciones. Cruzan, doblan, se detienen, se suben a las aceras y avanzan por allí, circulan en sentido contraio y esquivan puestos en el mercado sin respetar las reglas de tráfico más elementales. Y a esa danza se suman peatones que atraviesan la calle como ciegos entre el rugido y las bocinas, mezclados con motos, furgones de reparto, bicis y las imparables moto-taxi.

 

 

Atreverse a recorrer la ciudad en moto es una proeza al alcande de los más intrépidos o impulsivos motoristas. Ni siquiera hacerlo a pié es una idea recomendable. Te faltarán sentidos. Y cuando te ves inmerso en esa locura urbana te preguntas ¿cómo funcionan los vietnamitas?. No puedes dudar. La duda puede matarte, literalmente. Has de ser decidido y confiar en que te mimetizas con el constante movimiento de la masa. ¿Te atreves?

 

 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

¿Te atreves a mezclarte en un tráfico con siete millones de motos?

29 de Julio de 2017

¿Te atreves a mezclarte en un tráfico con siete millones de motos?
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS