Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

Una mujer valiente que dio la vuelta al mundo en 1.095 días, a bordo de una BMW R60 de 1.974

 

Un relato de Juanma Monzón sobre la historia de una mujer muy valiente que vivió una gran aventura.

 

Su nombre, Elspeth Beard, y su aventura, dar la vuelta al mundo en moto y en solitario. Esta intrépida mujer nació en Inglaterra en 1956, desde muy pequeña le gustaban las motos y montaba con su padre, quien le enseñó a pilotarlas. Desde muy joven estudió arquitectura y por las noches trabajaba en un pub de Londres para costearse la carrera y ahorrar para su primera moto. En 1980, con 24 años, se compró una BMW R60 de 1974 de segunda mano, con 45.000 kms.

 

Con esta máquina, Elspeht empezó viajando por Escocia e Irlanda, y tanto se enganchó a viajar que un día tomó la decisión de dar la vuelta al mundo en solitario. Se puso enseguida a la labor y planeó sus rutas y etapas y, meses después, con todo claro, se lanzó a su aventura.

 

 

Su primera etapa fue de Londres a Nueva York, viajando ella en avión y su BMW R60, en barco. Una vez recogió la moto en el puerto, nuestra protagonista partió, subiendo por la costa Este de los EE.UU, rumbo a Canadá. Un mes después cruzó de nuevo la frontera y atravesó los EE.UU. de norte a sur hasta México. Desde México cogió otro barco hasta Nueva Zelanda y después a Australia.

 

En Sydney se quedó sin dinero y tuvo que parar el viaje. Consiguió trabajo en un estudio de arquitectura y, gracias a una amiga que estudiaba allí, vivió gratis en un garaje durante ese tiempo e incluso, como era muy manitas, aprovechó para revisar su BMW y construirse ella misma unas maletas de aluminio que a la postre le facilitarían la vida diaria de su viaje.

 

 

Una vez reunido el dinero necesario, Elspeht continuó su aventura y recorrió Australia pero en pleno desierto, sufrió una fuerte caída que le dejó bastante tocada al romperse varias costillas. Un contratiempo que la detuvo de nuevo y pasó 15 días en un hospital , aunque su determinación seguía intacta y, aún con molestias, continúo su viaje hasta el norte de Australia. En el puerto de Perth embarcó hacia Singapur, un lugar donde, mientras dormía en una pensión, le robaron todos sus documentos; el pasaporte y los visados necesarios para los países asiáticos que iba a atravesar. A causa del robo de quedó 6 semanas en Singapur hasta reponer toda la documentación y después continúo viaje hasta Thailandia y Malasia, atravesó Birmania y desde allí embarcó hacia la India.

 

 

Nada más llegar a la península indostánica y mientras cruzaba una de las zonas más pobres de este país, un perro que cruzó la carretera mientras Elspeht pasaba; un hecho que volvió a marcar su destino… Al arrollarlo perdió el control y se golpeó contra un árbol. La moto sufrió pocos daños, pero ella terminó muy magullada y este accidente la detuvo 15 días más. La anécdota de éste incidente fue que que Elspeht no acudió a ningún hospital si no que la familia que vivía al lado del árbol contra el que chocó, fue quien la curó y la cuidó en su propia casa, en agradecimiento por la muerte del perro, y es que los restos del animal, sirvieron para alimentarlos durante unos días, a Elspeht incluida.

 

 

Una vez repuesta, viajó hasta Calcuta y Katmandú. ¡Para entonces ya llevaba dos años de viaje! En Katmandú conoció a Robert, un holandés que también viajaba en BMW por Asia y quiene se interesó mucho por todo lo logrado hasta el momento por nuestra protagonista, así que le pidió acompañarla durante varias etapas y ella accedió. Siguieron viajando juntos por la India, pero salir de este país se convirtió en una pesadilla ya que su estancia coincidió con el asesinato de Indira Ghandi y el país se puso patas arriba. Para pasar de región en región se exigía un permiso especial debido al caos político que se desató. Tardaron varias semanas en conceder los permisos para los extranjeros que querían salir del país. Al final, por medio de un falsificador, Elspeht y Robert consiguieron el documento antes que nadie e intentaron cruzar la frontera con Paquistán, lo cual consiguieron a no ser conocidos por los guardias de la frontera.

 

Después de atravesar Paquistán, llegaron a Irán; un país en plena revolución, después de la caída del Sha. Su visado sólo les permitía estar siete días en ese país con lo que se vieron obligados a atravesarlo lo más rápido posible, pero una inesperada hepatitis enfermó a Elspeht con lo que la marcha se retrasó agónicamente para ella. Para colmo de males, se quedó sin freno trasero por una fuga de aceite que caía sobre el tambor, y todo esto en carreteras muy duras aún en esa época. Pudieron llegar, no obstante, a la región que hacía frontera con Turquía, una zona  en la que las mujeres estaban obligadas a ir con Burka, por lo que, aún con el sufrimiento por la hepatitis y el fuerte calor, Elspeht no pudo quitarse su casco Bell ni su chaqueta de moto para así poder pasar por un hombre y no tener problemas con la ley impuesta por el nuevo sistema. Con todo, la valiente británica aguantó y pudieron cruzar la frontera dos horas antes de que vencieran los visados.

 

 

Ya en Turquía pasó un tiempo recuperándose y volviendo a poner a punto la BMW. A éstas alturas Elspeht ,que cuándo salió de Inglaterra era una joven y atractiva mujer de 65kg, al llegar a Turquía, tres años después, mostraba las cicatrices del duro viaje y apenas pesaba 40 kg. En este descanso Robert decidió volver a Holanda y allí se despidieron. Una vez recuperada, la valiente moto-viajera continúo su camino y desde Turquía cruzó toda Europa, de nuevo en solitario, llegando hasta Cabo Norte, en Noruega, y a continuación regresó a Inglaterra ,después de más de tres años de viaje y 70.000 kms hechos a su BMW R60.

 

 

Poco tiempo después la BMW R60 fué restaurada a fondo y sigue en orden de marcha en la actualidad. Elspeht Beard aún monta en moto y a comprado varias BMW. En la actualidad tiene una R1100 GS una R80GS París/Dakar del 88, una R75/5 del 74 y una Yamaha XT500 y disfruta de todas ellas. Después de ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo en solitario, Elspeht ha dedicado el resto de su vida a la arquitectura.

 

Mis últimas palabras en honor a esta excepcional mujer son... ¡Determinación, valentía y pura pasión!

 

Juanma Monzón

 

 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

Elspeth Beard, la primera viajera en moto alrededor del mundo

13 de Junio de 2017

Elspeth Beard, la primera viajera en moto alrededor del mundo
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS