Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

¡Tú estás loco! ¡Te vas a aburrir! ¡No te compres esa moto! ¡A los dos días estás cansado de ella! ¡Te vas a comprar un sofá con ruedas! Estos son algunos de los comentarios que “me tuve que tragar” de algunos de “mis amigos moteros” de Fuerteventura, cuando les dije que iba a cambiar de moto y comprarme una Suzuki Burgman 400ABS.

 

Pero después de 34 años siendo motero, (varios “Pepinos”, Vespa 200, Yamaha SR250, y mi anterior moto, la Kawasaki KLE500, moto perfecta para recorrer Fuerteventura), quería una moto sobre todo cómoda, con capacidad de carga y potencia suficiente para hacer salidas y excursiones de varios días, y que sea polivalente en su uso, así que me decidí por el maxiscooter Suzuki Burgman 400ABS.

 

Así que hace tres meses vendí con algo de tristeza mi Kawa a un amigo amante de las motos y que estaba seguro de que cuidaría de ella (y así ha sido), y compré el maxiscooter japonés, modelo que lleva casi 20 años en producción.

 

Después de los primeros 1.000 kilómetros de rodaje hecho en Fuerteventura, qué mejor que hacer una excursión más larga para probar en profundidad esta Suzuki.

 

Mi idea es ir un día a Tenerife y hacer una pequeña ruta con mis amigos moteros Javi y Pilar (Honda Africa Twin de 20 años de edad), y otro día hacer una excursión por el interior de Gran Canaria, visitando el nuevo túnel a La Aldea, Artenara y Tejeda.

 

Así que el sábado 13 de mayo, me monto en el ARMAS en Puerto del Rosario hacia Las Palmas, donde llego tras 5 horas de travesía, con muy poca gente y ningún motero más en el barco.

 

 

Llego a las 1730 a Las Palmas y me dirijo a Agaete, donde he alquilado un apartamento con parking para la moto durante tres días, por la aplicación de alquiler vacacional AIRBNB.

 

En menos de 30 minutos llego a Agaete, recorriendo la GC-2, en un trayecto con muy pocos coches y buen tiempo. La Burgman se estrena en autovía y se porta muy bien, completamente estable, poniéndose a 110 a medio gas sin esfuerzo, y yo totalmente  protegido del viento por la gran cúpula que monta de serie (tanto es así que iba hablando por teléfono sin ruidos con mi Interphone Urban, de Cellularline, que por cierto, también lo estoy estrenando).

 

Este modelo de Interphone es el modelo más básico, pero suficiente para mi, ya que puedo ir oyendo la radio o la música de mi Smartphone, además de contestar llamadas de teléfono, eso sí, siempre a un volumen bajo, para ir oyendo al resto de los vehículos. 

 

Me instalo en el apartamento y voy a dar una vuelta por el Puerto de Agaete.

 

El domingo por la mañana, cojo el Fred Olsena las 08.30 horas desde Agaete a Santa Cruz de Tenerife, donde llegamos tras una travesía de poco más de una hora. Desde el Puerto, me dirijo a la Gasolinera El Mirador, situada cerca del Puerto de la Cruz, en la TF-5, que está a unos 50 kilómetros de la capital.

 

Esta gasolinera tiene un ambiente increíble, con decenas de moteros que paran a repostar y que es un punto de encuentro para todos los aficionados que salen hacia el Teide o hacia otras zonas de la isla.

 

Aquí me encuentro con Javier y Pilar, que llegan en su Africa Twin, un clásico de las Trail de Honda. Empezamos la ruta con una “parada técnica” en Garachico, para concretar el camino que vamos a tomar.

 

 

Decidimos ir hacia Masca, primero por la TF-42 hasta Buenavista, donde cogemos la TF-436, que es una carretera muy interesante, sobre todo a partir del Mirador de Altos de Baracán (a 12 kilómetros de Buenavista), desde donde hay una increíble panorámica de La Gomera.

 

Siguiendo esta carretera llegamos al Mirador Cruz de Hilda, a 7 kilómetros del anterior mirador, donde hay una cafetería con muy buenas vistas del Barranco de Masca, perfecto para tomar algo.

 

Esta es una de las carreteras más bonitas para ir en moto, con buen asfalto, muchas curvas y un paisaje espectacular.

 

Siguiendo esta carretera llegaremos a Masca, y a partir de aquí, la carretera mejora aún más, con curvas de 180º y una pendiente muy pronunciada. Una pasada.

 

Tras 6 kilómetros de disfrute a tope, llegaremos a Santiago del Teide, donde la Africa Twin me abandona, no sin antes tomar algo y planear la próxima salida a El Hierro o La Palma, y yo sigo hacia El Médano, donde quedo a comer con mi hermano Pablo y su familia.

 

Comida en El Médano y tras la despedida de rigor, cojo la autovía hacia Santa Cruz de Tenerife, donde paro a ver a mis amigos Marina y Miguel, también moteros, y que no nos han podido acompañar hoy.

 

A las 20.00 horas, cojo de nuevo el Fred Olsen hacia Agaete, con varios moteros más, que han pasado el domingo recorriendo la isla de Tenerife, llegando a Agaete a las 21:30 horas.

 

 

El domingo me toca conocer el interior de Gran Canaria. Para este primer contacto motero en la Isla Redonda (que no será el último), he preparado la siguiente Ruta: Agaete – La Aldea – Artenara – Tejeda – Pico de la Nieves – Cruz de Tejeda – Gáldar – Agaete, visitando también el famoso Roque Nublo.

 

Salgo a las 09:30 desde Agaete en dirección La Aldea, a conocer el famoso y nuevo túnel. Los primeros 15 kilómetros, hasta El Risco, trascurren por una carretera al borde del mar con un buen asfalto, en los que disfruto al máximo de las vistas. Aquí comienza el túnel más largo de Canarias, muy bien iluminado y con buenas indicaciones, que acaba a un par de kilómetros antes llegar a La Aldea.

 

Ahora cojo una de las carreteras más impresionantes en las que he ido en moto (comparable con la de Masca en Tenerife), la GC-210, y que casi no la recorro porque tres días más tarde la cerrarán al tráfico por obras. Es una carretera estrecha, con asfalto algo viejo y que discurre entre barrancos, con un trazado increíble, con curvas de montaña y desde la que vamos pasando por varias presas: La Niña, Siberio y Parralillo.

 

Parada técnica en Artenara, donde me tomo una Coca-Cola en el Restaurante Mirador La Cilla, con muy buena panorámica del Barranco de Tejeda, y al fondo, la isla de Tenerife. Un lujo.

 

Ahora voy hacia Tejeda y el Roque Bentaiga, que no merece la pena acercarse a su base si no vas a hacer senderismo hasta él, ya que pierdes la perspectiva de esta simbólica roca.

 

Me dirijo a la Cruz de Tejeda, donde paro a comprar un típico dulce de almendra y un poco de miel para “la parienta”, que se ha quedado en Fuerteventura, y me ha dado permiso para esta excursión...

 

 

Desde aquí, tomo la carretera GC-150 y voy hacia el Mirador Pico de los Pozos, en la base del Pico de las Nieves, y desde donde disfrutas de una perspectiva de Gran Canaria y que también puedes ver las Dunas de Maspalomas. De aquí, visitaré el Roque Nublo, a unos 10 kilómetros de distancia y que llegas conduciendo por una buena carretera. Foto de rigor de este símbolo de Gran Canaria y a buscar un sitio para comer. Paro en el Restaurante Grill La Cumbre, en la carretera GC-600, a 5 kilómetros del Roque.

 

Vuelta a Agaete. Voy a coger la carretera GC-150 y GC-220, hacia Pinos de Galdar, que comparándola con las carreteras tan alucinantes que he recorrido, me parece una carretera algo aburrida.

 

Última parada hacia el Yacimiento Arqueológico de Cenobio de Valerón, cerca de Gáldar, que lo encuentro cerrado. Otra vez será.

 

Ya en Agaete, preparo mi mochila para mañana lunes, que vuelvo a Fuerteventura.

 

A las 0800 salgo hacia Las Palmas a coger el Fred Olsen, que me llevará a Morro Jable en apenas dos horas. Desembarco en el puerto, con un viento algo fuerte, y que empeorará en momentos.

 

Con los nuevos e intermitentes tramos de autovía desde Morro Jable hasta pasada Costa Calma, el camino de regreso hacia Puerto del Rosario se hace mucho más llevadero. Pero con un viento bastante fuerte, la moto aún siendo muy pesada (222 kilos),  se tambalea mucho y no puedo ir a más de 80 Km/hora, por lo que en Costa Calma, dejo la autovía y voy por la antigua carretera, que le pega menos el viento y voy bastante más cómodo.

 

Al cabo de una hora larga, llego a casa y doy por finalizada la prueba de mi nueva moto, de la que estoy completamente satisfecho de su funcionamiento tanto en autovía como en carretera de montaña  y también me gustó cómo se porta por ciudad, en el el poco rato que la he conducido por Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.

 

Hice un total de 620 kilómetros y el consume medio fue de 3,7 litros, así que este punto también es satisfactorio.

 

Y a “mis amigos” moteros de Fuerteventura, les tengo que decir, que “no me he aburrido”, en absoluto, es más, estoy completamente satisfecho de la compra, y cada vez estoy más convencido de que, actualmente,  esta moto es perfecta para mí. 

 

¡Un saludo a todos los moteros, ráfagas, y si venís a Fuerteventura, os espero para hacer una salida, y aquí tenéis un compañero motero para cualquier cosa en que os pueda ayudar desde la isla Majorera!

 

Borja de la Rica

 
Te recomendamos
 
Volver a Viajes en Moto

¿Tú estás loco? ¡No te compres esa moto! Un relato de Borja de la Rica

04 de Junio de 2017

¿Tú estás loco? ¡No te compres esa moto! Un relato de Borja de la Rica
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS