|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Yamaha MT-03 2020, el lado oscuro brilla con luz propia

23 de Junio de 2020

Prueba Yamaha MT-03 2020, el lado oscuro brilla con luz propia
Yamaha MT-03 2020
Highlights técnicos: Cilindrdada 321 cc | Peso 168 kg | Potencia 42 CV | Asiento 780 mm | Precio 5.499 €

Para lo que aún no conozcan la MT-03, comenzaremos diciendo que es el segundo escalón de la familia MT de Yamaha. Una naked ideal para iniciarte en el mundo de las motos que se conducen con carné de moto A2 y que luce el aspecto agresivo de las hyper naked de la marca, aunque con unas prestaciones que serán las más adecuadas a tu experiencia como piloto.

 

La Yamaha MT-03 goza de muy buenos acabados para ser una moto de 300cc y su conjunto mecánico resulta de lo más interesante, tanto por motor como por chasis, formando ambos un gran binomio que, a pesar de estar hablando de una moto de media cilindrada, nos permitirá disfrutar de una animada dinámica.

 

Su agresivo aspecto destaca por un implacable frontal bifocal proyecta una mirada agresiva, y las nuevas horquillas invertidas, junto al rediseño del depósito de 14 litros más ancho, subrayan el look dinámico y musculoso de la gama MT. Parte de culpa de su mayor parecido está en el nuevo frontal, con un conjunto de doble LED de pequeñas dimensiones que le proporciona una imagen mucho más desafiante para convertir a esta ligera naked de Yamaha Flick Moto en un modelo altamente adictivo.

 

Yamaha MT-03 2020.- 5.499 € (En Yamaha Flick Moto con You Easy Go Plus, por 124 € al mes sin entrada con el seguro a todo riesgo durante 3 años, garantía ampliada a 3 años y, de regalo, los gastos de matriculación y las revisiones de la moto durante 3 años o 15.000 Km*)

 

 

La Yamaha MT-03 se ha renovado por completo en 2020. Las principales novedades son:

  • Diseño más agresivo como el resto de familia MT
  • Iluminación full-LED, con nuevo faro delantero
  • Horquilla invertida con barras de 37 mm
  • Nuevos ajustes del amortiguador
  • Instrumentación LCD

 

Estéticamente, la nueva iluminación por LED marca su personalidad. Las luces de posición de doble óptica van acompañadas de un pequeño foco principal, de diseño minimalista y moderno. Los intermitentes incorporan igualmente tecnología de LED y se integran perfectamente en el conjunto. La incorporación de una horquilla invertida con barras de 37 mm de diámetro, supone otro paso adelante tanto en estética como en dinámica. El nuevo aspecto, más musculoso, queda resaltado por el depósito de combustible que se convierte en un elemento determinante en la imagen de esta naked ideal para los usuarios del A2.

 

 

El propulsor que emplea la Yamaha MT-03 es un bicilíndrico de 321 cc y 42 CV de suave respuesta y con muy buen empuje a medio y bajo régimen. Es un motor con unos componentes internos de alta tecnología y con un diseño específico para conseguir unas altas prestaciones con un mínimo de vibraciones. Destacan componentes internos como las bielas carburizadas, pistones forjados de alta resistencia térmica o los cilindros de aluminio con gran capacidad de disipación de calor.

 

En cuanto al apartado ciclo, el cambio más reseñable, aparte del nuevo tarado del amortiguador trasero, se  encuentra en la incorporación de una horquilla invertida con barras de 37 mm de diámetro, que otorga a la MT-03 un mejor funcionamiento tanto en las frenadas como a la hora de abordar las curvas, posibilitando un uso deportivo más intenso. Además, el color dorado de las botellas añaden un plus deportivo en lo cuanto a imagen.

 

 

La ergonomía de la Yamaha también ha sufrido modificaciones. Aunque el chasis compuesto por un entramado tubular, que utiliza el motor como elemento portante, que permanece inalterable, los cambios introducidos en el basculante asimétrico de aluminio -más largo y con un punto de anclaje más cercano al centro de gravedad-, en el depósito y en la carrocería permiten una mejora en la ergonomía, convirtiendo a la MT-03 en una moto cómoda y natural de conducir, en donde destaca su asiento bajo (780 mm).

 

El catálogo de novedades de la MT-03 2020 de Yamaha se completa con una nueva instrumentación de pantalla LCD con los datos en blanco sobre fondo negro. Además de un mejor diseño, esta nueva instrumentación es más sencilla de operar y ofrece una información tan completa como intuitiva a la hora de leerla en marcha.

 

 

Con 42 CV y 168 kg la Yamaha MT-03 es una moto muy ágil y divertida

En movimiento la MT-03 se siente muy muy ágil, algo que la convierte en una gran opción para moverte rápidamente y con comodidad por ciudad, pero además la Yamaha se defiende muy bien en carreteras reviradas, con un motor que pide guerra y un chasis que acompaña con un gran paso por curva, tan y como pudimos comprobar por algunas de nuestras curvas preferidas en el norte de la isla de Gran Canaria.

 

Y es que el chasis tubular “tipo diamante” destaca por su ligereza, con el motor como elemento portante y manteniéndolo en el menor peso posible ajustándolo a las nuevas suspensiones. La nueva posición de conducción, también ayuda. El asiento es relativamente bajo, 780 mm, y las estriberas quedan situadas en la caída natural de los pies. Las suspensiones, firmadas por KYB en esta nueva MT-03 2020 y compuestas por una horquilla invertida delante de 37 mm de diámetro y monoamortiguador detrás, ofrecen un tarado confortable en ciudad y se aguanta en curvas cuando apretamos el ritmo en carretera. Un conjunto que digiere razonablemente los enérgicos 42 CV de potencia máxima a 10.750 rpm.

 

 

El “lado oscuro” de la Yamaha MT-03 brilla con luz propia

Si la fisonomía del segundo escalón de la familia MT es sugerente, no lo es menos su ergonomía y confort en marcha. No vas excesivamente volcado sobre el tren delantero pero te sientes integrado en la moto. El nuevo depósito de 14 litros permite que, además de recorrer 250 km gracias al bajo consumo, te permite adoptar una posición más natural y apoyar mejor las rodillas para “elaborar” la trazada, por cierto, ¿les suena esto? Pregunten a un tal Jorge Lorenzo.

 

El bicilíndrico de Yamaha, dulce pero con carácter, empuja desde muy abajo, con un amplio rango de rpm utlizables, pero es en la zona alta donde se siente pletórico, regalándonos un empuje adictivo. Un carácter gamberro que se consigue gracias a un propulsor de dos cilindros en paralelo, idéntico al de la YZF-R3, con 321 centímetros cúbicos y el cigüeñal calado a 180 grados para darle un orden de encendido “Croos-Plane” irregular, de manera similar al funcionamiento de los CP2 y CP3 de sus hermanas mayores.

 

 

Los frenos, sin componentes para tirar cohetes ni configuraciones explosivas, consiguen hacer su trabajo sin desfallecer en ningún momento.  El disco de 298 mm mordido por una pinza de freno convencional -no radial, como está ahora tan de moda-, ofrece un buen tacto y la potencia es considerable, aunque si queremos conseguir una frenada de campanillas tendremos que apoyarnos en el disco trasero.

 

En definitiva, estamos ante una naked media que entra por los ojos, pero que no se queda ahí. El conjunto es bueno: Un diseño agresivo, un motor con carácter y una parte ciclo noble que digiere con precisión un empuje que no tiene que envidiar a los que con 5CV más, llegan al tope legal de la categoría, y a cambio disfrutamos de una moto ágil y ligera diseñada y fabricada para sacarle todo el partido a esos enérgicos 42CV.

 

 

Por lo tanto, si estás buscando una moto para el carnet A2 y buscas una moto diferente, la Yamaha MT-03 es una gran opción, por sus dimensiones comedidas y su poco peso, que te ayudarán a hacerte rápidamente a ella maniobrando en parado; por el conjunto de su chasis y motor, que te permitirán divertirte sin toparte pronto con los límites de este carnet y por su diseño innovador y realmente adictivo.

 

Puedes encontrar la MT03 en la red de concesionarios oficiales Yamaha de Canarias.

Yamaha Flick Moto dispone de unidad de pruebas… ¡Solicita ya la tuya!

 

* Compra tu Yamaha MT03 con el programa You Easy Go Plus por 124€ al mes sin entrada con el seguro a todo riesgo durante 3 años, 3 años de garantía y, de regalo, los gastos de matriculación y las revisiones de la moto durante 3 años o 15.000 KM en Yamaha Flick Moto. Transcurridos 3 años, podrás decidir entre quedártela pagando la cuota final como prefieras, devolverla a tu concesionario o estrenar una nueva Yamaha.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto, con la colaboración de Acoraida Quintana

Galería de fotos26 fotos

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS