Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Ténéré 700, Yamaha traslada su espíritu aventurero al siglo XXI

16 de Septiembre de 2019

Prueba Ténéré 700, Yamaha traslada su espíritu aventurero al siglo XXI
Yamaha Ténéré 700
Highlights técnicos: Cilindrdada 689 cc | Peso 204 kg | Potencia 74,8 CV | Asiento 875 mm | Precio 9.899 €

Desde que décadas atrás me interesara por el mundo de las motos, siempre asocié la marca Yamaha con el mundo de la aventura. Motos sencillas, ligeras y funcionales como aquellas XT de los años 70 que suponían un gran salto cualitativo para los que no teníamos otra cosa que Montesas, Ossas y Bultacos de dos tiempos y a las que había que estar mimando como si de un hijo caprichoso se tratara. Y llegó a nuestra vida una marca como la de los tres diapasones, un símbolo que entendería años más tarde, aportando fiabilidad, resistencia y solvencia en todo tipo de terrenos.

 

Aún recuerdo las imágenes de las legendarias Yamaha de carreras ganadoras del rally de Dakar, modelos como la Yamaha XT600Z Ténéré original abrieron nuevas posibilidades de exploración de largas distancias para todo tipo de motociclistas. Con sus diseños duraderos, sus depósitos de combustible de gran capacidad y su fiabilidad inigualable. No en vano la primera generación de modelos Ténéré se convirtió en una de las motocicletas mejor vendidas de Europa y contribuyó a llamar la atención a nivel mundial en un movimiento completamente nuevo.

 

Y aunque en todo este tiempo Yamaha ha mantenido, de manera más o menos discreta algún modelo con el apellido del mítico desierto en su catálogo, no fue hasta la presentación del prototipo T7 en el EICMA de Milán cuando supimos que la marca japonesa se iba a tomar en serio eso de hacerse un hueco en un sector que cada día cobra más importancia en un mercado, como el español, cada vez más maduro.

 

 

La Yamaha Ténéré 700, una de las trail de medio peso más esperadas de los últimos años, llega como una de las opciones más puras y aventureras con capacidades off-road e inspiración rally muy clara. El frontal ofrece un diseño agresivo inspirado en los modelos de rally con cuatro faros y dos luces de posición todas ellas LED. Yamaha la presenta como una moto ágil, dinámica, intuitiva y fácil de conducir en todas las condiciones con un peso en seco de 187Kg (204 Kg con todos los niveles al máximo).

 

Aunque presume de japonesa, ya que cuenta con muchos elementos, como el motor, de origen nipón, la nueva Ténéré 700 se ensambla o fabrica, como prefieran llamarlo, en la factoría que Yamaha posee en la localidad francesa de San Quintín.

  • Está disponible en dos versiones; una para el carnet A y otra (35Kw) para el carnet A2.
  • Las dos disponibles en tres colores: Ceramic Ice, Competition White o Power Black.

 

 

Siguiendo el éxito de las motocicletas de aventura refrigeradas por aire originales, la nueva Ténéré 700 busca mantener las mejores cualidades de sus predecesoras, motos de  aventura elogiadas por los pilotos de largas distancias que buscaban rendimiento, calidad, durabilidad y fiabilidad. Eso sí, todo ello envuelto en la tecnología moderna que se exige en una aventura de nueva generación. Una moto ligera, con un motor de fácil utilización y generoso par que punga la guinda a una parte ciclo ágil y resistente, ante cualquier exigencia.

 

La Yamaha Ténéré 700 es una moto original. No se parece a nada de lo que hay en el mercado y esa puede ser una de sus mejores bazas. Tampoco pretende engañar a nadie; es una moto con una clara orientación campera. No hay más que echarle un vistazo al chasis estilizado que promete un rendimiento off-road excelente para una conducción más extrema en una amplia variedad de terrenos; su motor compacto y experimentado motor CP2 de 689cc de amplio rango de potencia, fácil de usar y una contundente tracción que hace que sea perfecta para la conducción de aventura off-road, pero también en carretera.

 

 

El corazón de la Ténéré 700 es un viejo conocido, el aclamado crossplane de 689 cc y dos cilindros utilizado en la superventas MT-07, XSR700 y Tracer 700. Con su diseño compacto y su entrega de par lineal, esta versión especialmente desarrollada sobre la base del CP2 proporciona mucha potencia para un rendimiento sólido en asfalto y tierra, mientras que su diseño de centralización de masas y bajo peso contribuye con las características de manejo ágil de la motocicleta. El escape tipo rally refuerza el look robusto de la moto y emite un tono profundo y potente.

 

El propulsor de la Ténéré 700 rinde 74,8CV a 9000 rpm y proporciona un excelente par (6,9kgm a 6.500 rpm) y una entrega suave y progresiva que hace que sea muy controlable y no necesite de controles electrónicos. Con respecto al de la MT-07 se ha cambiado la caja de admisión, el mapa de inyección electrónica, el sistema de refrigeración, un nuevo sistema de escape y la relación secundaria para conseguir un par óptimo en medios, un aumento rápido de rpm y una respuesta directa, eso sí, a costa de reducir la velocidad punta a 185 km/h.

 

 

Si bien en el motor los cambios son más sutiles, el chasis es completamente nuevo, en el que se ha buscado que sea estilizado, ágil y ligero para la carretera y para fuera de ella. El bastidor es tubular de acero de doble cuna. Gracias a sus compactos 1590 mm de distancia entre ejes, la respuesta es increíble mientras que la distancia libre al suelo es de 240 mm, pensando en los terrenos más abruptos. También pensando la conducción off-road, se ha instalado un asiento plano de 875 mm y una carrocería estilizada para facilitar los movimientos.

 

Cuenta con una horquilla invertida KYB de 43 mm resistente a la torsión y con un recorrido suave de 210 mm con una capacidad off-road de alta gama. En cuanto al monoamortiguador trasero KYB, es un sistema con bieletas típico de las motos de rally sobre un basculante de aluminio ligero. Su recorrido es de 200 mm y está pensado para los terrenos más exigentes, y también se puede ajustar con el pomo remoto para ajustar precarga. 

 

Para hacer frente a las zonas más típicas del enduro, monta llantas de radios con neumáticos mixtos Pirelli Scorpion Rally STR de serie mientras que las dimensiones de las ruedas son de 21 pulgadas delante y 18" detrás, lo que te permite montar diferentes modelos más extremos, con más taco. En cuanto a los frenos de la Yamaha Ténéré 700 hay que destacar el doble disco delantero ondulado de 282 mm y el disco trasero de 245 mm que proporcionan una contundente potencia de frenada. Cuenta con ABS, desconectable con la moto parada mediante el interruptor de apagado en el panel de instrumentos.

 

 

Tras toda esta exposición de datos técnicos, llegaba el momento de recoger nuestra Ténéré 700 en Flick Moto. 

La presencia de la moto es impresionante. Con una silueta tipo rally, original e inconfundible, y un asiento plano de altos vuelos a la altura -875mm- adecuada para la práctica del off-road, aunque algunas tallas por encima de los que no llegamos a la media de las nuevas generaciones. En su defensa hemos de decir que es estrecha en la vertical del asiento, y ligera, lo que facilita su control a los usuarios de menos de 1,70. El depósito de combustible, de 16 litros,  se ha desarrollado para alargar el tiempo entre repostajes -350km de autonomía- mientras que ofrece una ergonomía excelente que posibilita los movimientos sobre la moto y el control con las rodillas si conducimos, de pié, sobre las estriberas.

 

Otro guiño al mundo de los rallyes son las tapas laterales, el guardabarros delantero y el colín de una pieza; mientras que en el frontal encontramos un faro de cuatro lámparas inspirado en las máquinas del Rally de Dakar. Tampoo se ha descuidado el espacio del tablero de instrumentos, diseñado  para permitir al piloto colocar equipo adicional como dispositivos de navegación.

 

La Yamaha Ténéré 700 destaca por su originalidad y una estética que te conquista o te produce rechazo, a la primera. Sus aptitudes camperas y la buena calidad de componentes y acabados convencen a los fieles a la marca que, por fin, pueden decir con orgullo que el espíritu aventurero de Yamaha se ha adaptado al siglo XXI.

 

 

El ronroneo del motor nada más cobrar vida es la mar de sugerente. Redondo, vigoroso y con facilidad para subir de vueltas en vacío. Encaramados a su alto asiento podemos ver el panorama por encima del techo de los coches, una virtud para movernos por la ciudad. El embrague, delicioso como en toda la familia MT-07, y una caja de cambios precisa y de corto recorrido, nos invitan a ir subiendo de marchas con más rapidez de lo previsto. ¡Cuando te das cuenta ya está en sexta! Y mientras nos vamos habituando a la dinámica de la Yamaha Ténéré 700, el tablero de instrumentos situado justo debajo del parabrisas muestra en su pantalla multifunción LCD con multitud de datos.

 

Nada más salir de la ciudad, buscando escenarios más abiertos, descubrimos que el carenado y el parabrisas ofrecen una buena protección al viento, al igual que los paramanos de los puños, fabricados en un resistente plástico de color negro, un detalle de calidad y preventivo, en caso de caída, algo no descartable en una moto con claras intenciones offroad. Y hablando de detalles prácticos para su uso fuera del asfalto, podemos destacar tres ejemplos: Un guardabarros delantero que se puede modificar en altura para no quedar atascados en zona de barro, unas estriberas a las que se les puede quitar la goma con gran facilidad y un detalle muy importante “si hemos desconectado el ABS y calamos la moto por una caída, mientras no quitemos el contacto a través de la llave, el ABS se mantiene desconectado”, nos aclaraba Javier Oramas, jefe de ventas de Yamaha Flick Moto. 

 

 

En carretera, los Pirelli Scorpion Rally STR, en medidas totalmente camperas, ofrecen un comportamiento neutro, sin llevarnos ningún susto incluso cuando inclinamos sobre curvas con peralte cambiado o faltas de agarre. Sólo la pequeña vibración del taco de la goa trasera te recuerda de vez en cuando lo que llevas montado en las llantas de radios. El asiento plano, el depósito alto y el manillar ancho te invitan a dejar atrás el asfalto y elevarte sobre las estriberas para controlar la moto con las rodillas. El manillar se queda a una altura algo superior a la de una moto de enduro, haciendo que sea muy cómodo pasar mucho tiempo de pie.

 

El motor, vigoroso en las zonas baja e intermedia, se muestra ideal para el uso campero que muchos le van a dar a esta moto. Los cambios introducidos específicamente para la Ténéré 700 permiten aprovechar todas las bondades de un CP2 que ofrece una mejor entrega en medios, una subida de vueltas más enérgica y una respuesta al acelerador más directa. Nos permiten trabajar a muy bajas revoluciones en zonas complicadas de enduro -donde el motor empuja desde muy abajo sin síntomas de desfallecimiento y sin mostrar ganas de calarse. No echaremos en falta más potencia. La que hay, nos sobra para ir a buen ritmo en cualquier tramo de carretera y mantiene un buen equilibrio con una parte ciclo que quedaría comprometida.

 

 

En la parte ciclo, la combinación de suspensiones de largo recorrido y llantas de radios con neumáticos mixtos, se muestra ideal para pasar por los tramos de carreteras rotos que tanto abundan en Canarias. No hay nada que se le resista y fuera del asfalto ofrece ese tacto preciso de las motos de campo de toda la vida. Motos ligeras y con motores que lo dan todo en bajos y medios, con infatigable tacto. El tren delantero se siente muy ligero, haciendo gala de una configuración de reparto de pesos muy de campo, permitiendo hacer cambios de dirección y girar con facilidad en una moto de esta envergadura. La Ténéré 700 no es la trail más potente del mercado; ese no es su objetivo, pero a cambio ofrece una conducción más fácil, pero sobre todo más intuitiva, para aquellos usuarios que no tiene tanta experiencia fuera del asfalto.

 

Los neumáticos de tacos son determinantes allí donde el asfalto se termina. La tracción, y por encima de ella, el agarre lateral, permiten avanzar con confianza sobre terrenos pedregosos, de arena o de grava suelta. Su comportamiento fuera del asfalto nos ha gustado mucho. Es una moto trail de verdad, no sólo por estética. Aunque no es una enduro, es lo suficientemente ligera para no destrozarte físicamente en tramos complicados. Se mueve con facilidad de un lado a otro co un simple golpe de caderas o con una leve presión de las rodillas y basta abrir el gas con energía para salir de cualquier obstáculo en el camino.

 

 

El tarado de las suspensiones, blando en carretera, es tremendamente efectivo fuera de ella. A la salida de un pequeño promontorio nos encontramos con un inesperado montón de piedras de considerable tamaño que había dejado un camión mientras hacíamos fotos en otra zona y la parte ciclo Ténéré 700 las digirió como si fuera papila. No tocamos los reglajes que traía de serie, pero la posibilidad de ajuste amplía aún más el abanico de usuarios que se sentirán a gusto sobre esta nueva trail Yamaha del siglo XXI.

 

Los frenos, suficientes en carretera y sobrados fuera de ella, ofrecen el tacto adecuado para permitir una adecuada dosificación. La posibilidad de desconectar el ABS se nos antoja imprescindible para poder detener la nueva trail de Yamaha y para poder aprovechar el derrapaje controlado del tren trasero aprovechando la buena palanca que nos proporciona el manillar ancho para realizar contramanillar cuando comienza el baile…. Y es que hemos de decir que comenzamos con muchos reparos con una moto tan alta sobre la deslizante superficie de tierra y a los pocos minutos estábamos aprovechando todas las bondades de su motor y parte ciclo, eso sí, sin animarnos más de la cuenta.

 

 

Yamaha ha demostrado con esta nueva Ténéré 700 que para disfrutar sobre cualquier superficie no es necesario endosar a una moto todo un arsenal de ayudas a la conducción o motores que entreguen más potencia a base de incrementar el peso. El amante de la aventura busca motos sencillas y fiables que no filtren demasiado la propia conducción.

 

El verdadero espíritu de aventura sigue intacto en el ADN de la nueva Ténéré 700, aunque Yamaha ha sabido trasladarlo a nuestro tiempo aprovechando su experiencia en el mundo de la competición y la tecnología actual. No ha necesitado, sin embargo, motores superdotados o delicados componentes electrónicos que pueden averiarse ante las altas exigencias del off-road. Ha optado por poner en el mercado una moto accesible, fiable y tremendamente solvente.

 

Si quieres contagiarte del espíritu aventurero de la nueva Ténéré 700, solicita una prueba en Yamaha Flick Moto

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS