Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Yamaha MT-03, la naked deportiva perfecta para tu carnet A2

22 de Junio de 2016

Prueba Yamaha MT-03, la naked deportiva perfecta para tu carnet A2

La “03” ha sido la última incorporación de la familia “MT” de Yamaha. Un modelo que llega precedido por el éxito conseguido por su hermana, la YZF R3 -de quien hereda motor- y que apunta directamente a los usuarios de motos del permiso de conducción A2.

 

Con su motor bicilíndrico de 321cc, con sus 40CV de potencia, esta naked deportiva encaja perfectamente en el hueco que hay entre la MT-125 y la popular MT-07, y por lo tanto se convierte en el paso necesario para los que acaban de estrenar su “A2” y quieren una moto que les ponga las cosas fáciles desde el primer momento. Y es que por ergonomía, peso, potencia y prestaciones, no van a echar de menos “más moto” para dar rienda suelta a sus emociones.

 

Precio Yamaha MT-03.- 4.999 € (Incluye matriculación) Y ahora, Seguro a Terceros el primer año)

 

Sin ninguna limitación adicional, esta nueva integrante de la gama “MT” de Yamaha, por cierto, la gama que mayor cuota de penetración está teniendo en el mercado europeo, se nos antoja una de las opciones más inteligentes del mercado, no sólo para los “adosistas”, sino para aquellos usuarios expertos que buscan una moto ágil, ligera, económica y con prestaciones más que suficientes para moverse por la ciudad, montados en una moto y no sentados en una scooter.

 

 

Como ya hemos adelantado, esta nueva MT-03 está basada en la deportiva, de la que hereda el motor y un gran número de componentes de la parte ciclo. Podríamos decir que es una R3 “desnuda”, porque las mayores diferencias entre una y otra están en la “vestimenta”. La ausencia de carenado deja visible el chasis tubular, destacado en color azul en nuestra unidad de pruebas y un faro, único y cubierto por arriba por una pequeña cúpula que protege al cuadro de instrumentos.

 

En su diseño, se han decantado por líneas afiladas y angulosas para ofrecer una imagen moderna y agresiva. Empezando por el guardabarros delantero, siguiendo por las tapas protectoras del radiador, y finalizando por el colín, todas las líneas son fluidas. El manillar, que incorpora los espejos retrovisores, proporciona ahora una postura de conducción más cómoda que en la “R3” gracias a que es más ancho y está colocado a mayor altura sobre las tijas.

 

Buscando una buena ergonomía, en la MT-03 se ha optado por configurar el conjunto de manillar / estriberas / asiento en una triangulación lógica y natural, y se ha dotado al depósito de un hueco suficiente para que el acoplamiento de las rodillas de cabida con holgura a usuarios de casi cualquier talla. El asiento está a 780mm del suelo, lo que unido a su amplio radio de giro y a los escasos 168 kilos de peso, facilitan las maniobras en parado y en la circulación “entre coches y semáforos”.

 

 

Las contenidas dimensiones de esta naked, junto al habitual diseño de la familia “MT”, con un tren delantero firme y musculoso y una trasera aligerada de elementos superfluos, reflejan el carácter deportivo de una moto que en parado ofrece una imagen agresiva que Yamaha ha querido ratificar con una parte ciclo ágil y divertida. Para ello se ha basado en el chasis de la “Supersport R3” y ha optado por tubos de acero de 35mm que ofrecen un buen compromiso entre peso y rigidez.

 

A este entramado de tubos de acero que componen el bastidor, se anclan las suspensiones de la MT-03; una sencilla horquilla convencional, con barras de 41 milímetros de diámetro y 130 milímetros de recorrido; mientras que en el tren posterior encontramos un atractivo basculante de aluminio asimétrico que está gobernado por un mono amortiguador y sistema con bieletas para dar progresividad a la suspensión.

 

El equipo de frenos de la “03” está compuesto por un disco delantero flotante de 298 mm con pinza de dos pistones, mientras que en la rueda trasera se recurre a un disco de 220 mm con pinza de un pistón. El ABS, como es preceptivo en las motos “Euro4”, se incluye de serie. Para finalizar este repaso de la parte ciclo, diremos que las llantas de 10 palos son de las más ligeras del mercado, para reducir la masa suspendida, y calzan neumáticos en medida 110/70-17, delante y 140/70-17, detrás; más que suficientes para asegurar un buen agarre y tracción, sin penalizar la agilidad de una moto tan ligera como esta “MT-03” que en algunos aspectos nos recuerda a la jauría de italianas ciento veinticinco que a finales de los 80,s daban guerra a más de una moto “grande”.

 

 

Para aprovechar la capacidad de una parte ciclo como la que os acabamos de describir, diremos que el motor de la nueva naked de Yamaha no se queda atrás. La firma de los diapasones ha recurrido a lo seguro; el bicilíndrico en línea de 321 cc DOHC con refrigeración líquida y 4 válvulas que impulsa a la YZF-R3. Un motor que gira siempre con una alegría sorprendente gracias a que equipa pistones de bajo peso y bielas tratadas con carburo. Válvulas, cámaras de combustión y escape también han sido optimizados para ofrecer siempre el máximo rendimiento. Con una potencia de 42 CV a 10.750 rpm –la potencia específica supera los 130CV por litro- y un par motor de 29,6 Nm a 9.000 rpm, el empuje está garantizado para que la conducción sea divertida, en cualquier situación.

 

La visión del tablero de instrumentos desde la posición de conducción es magnífica. Una pantalla con esfera poligonal que resalta el protagonismo del cuentarrevoluciones analógico y que se alarga a la derecha con un display digital que nos ofrece información de la hora, la temperatura del motor y el nivel de combustible. Al margen de esto, su LCD también informa sobre la marcha que llevamos engranada, la velocidad, el consumo medio e instantáneo, dos parciales y aviso de cambio de aceite. Todo el cuadro queda protegido detrás de su faro delantero, que cuenta con luces de posición LED, al igual que en el faro trasero.

 

 

Desde el primer momento que te pones a los mandos de la MT-03 sabes que es una moto que te va a gustar. Aunque con unas prestaciones adaptadas a quienes están comenzando en esto de las dos ruedas, la “03” entra en juego ofreciendo una imagen deportiva y un carácter que se refuerza con las sensaciones en carretera. Después de unos cuantos kilómetros por “El Bailadero” o un par de horas metidos entre los coches de Santa Cruz de Tenerife, aprecias el perfecto equilibrio de una moto pensada para el día a día que ofrece una extraordinaria diversión en carretera y una sorprendente comodidad en ciudad.

 

En la ciudad te desenvuelves con fluidez entre el tráfico gracias a su fácil manejo y al progresivo empuje de su motor -algo impensable en aquellas rememoradas ciento veinticinco italianas de las que hablábamos-. La suavidad y empuje de su par motor, desde bajas vueltas, nos permiten circular cómodamente a baja velocidad, concentrando toda nuestra atención en los peligros que puedan surgir a nuestro alrededor. Además, mejorando un detalle realmente lamentable en muchas motos naked, sin apartar prácticamente la vista de la carretera, puedes echar un vistazo a la clara y explícita información del cuadro de instrumentos.

 

En carretera, sobre todo en los tramos de curvas, el comportamiento es muy bueno. Predecible y preciso en las trazadas, aunque puedes modificarla las veces que quieras sin perder ni un ápice de estabilidad y precisión en la pisada. Tanto la horquilla como el amortiguador hacen un trabajo compensado. Sólo cuando apuras al límite, en el vértice de la curva, echarías de menos algo más de precarga de la horquilla delantera. De los frenos, con un ABS poco intrusivo, ninguna queja. Un tacto preciso y una potencia adecuada para el peso y las inercias de la MT-03. El motor estira con impetuoso brío  hasta el límite del cuentarrevoluciones, y aunque desde 3.500 vueltas tienes un buen empuje, es a partir de las 7.500 rpm donde empezarás a “despeinarte”. Un motor muy bien aprovechado y poco “gastón”; se conformó con tragar poco más 4 litros a los 100 km.

  

 

Si bien el título de “MT-03” ya existía en la nomenclatura de la marca japonesa, nada tienen que ver ambos modelos; el anterior estaba propulsado por un monocilíndrico de 660 cc con 48 CV mientras que el actual sólo necesita la mitad de la cilindrada (321cc) para ofrecer casi la misma potencia (42CV). La nueva MT-03 llega para triunfar haciéndose un hueco en un mercado, cada vez más maduro.

 

Una moto lógica que supone el paso necesario para personas que quieren sacarle todo el partido a su nuevo permiso A2, y una magnífica compañera tanto para el uso diario como para las saliditas de fin de semana por rutas de curvas. Con la saga “MT” Yamaha ha demostrado que puede hacer motos con encanto, excitantes, divertidas y con ese toque de deportividad que también comparte el nuevo miembro de la familia; la MT-03. ¡Bienvenida a nuestras vidas!

 

La nueva Yamaha MT-03 está ya disponible en D´Motos Canteras y D´Motos Santa Cruz en dos colores; Midnight Black y Race Blu. Además, Yamaha dispone de un amplio catálogo de accesorios para personalizarla a tu gusto.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS