Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Yamaha XSR 900, ADN deportivo envuelto en diseño clásico

22 de Mayo de 2016

Prueba Yamaha XSR 900, ADN deportivo envuelto en diseño clásico

La pasada semana tuvimos ocasión de probar en la Isla de Tenerife la última creación que Yamaha ha envuelto en un diseño retro que rinde tributo a los atemporales modelos clásicos, la nueva XSR900, con la decoración 60th Anniversary, que el concesionario oficial de la marca en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, D´Motos, nos cedió para deleitarnos y para que se nos cayera la baba con esta nueva integrante de la gama Faster Sons.

 

La Yamaha XSR 900 cuesta 9.899 € y por la preciosa decoración 60th Anniversary tendrás que pagar 300 € más; 10.199 €.

 

Las motos se compran, sobre todo, escuchando lo que te dice el corazón, y si hay una marca japonesa que sepa aprovecharse de esta debilidad humana, esa es Yamaha, que dispone de una gama de motos “Faster Sons” que aúnan la belleza de las clásicas con la más moderna tecnología en sus motores y parte ciclo, para conseguir modelos que además de entrarnos por los ojos, sean tremendamente eficaces y divertidos.

 

Además, como ya hiciera la marca de Iwata con la XSR 700, Yamaha ha logrado que funcione realmente bien una combinación tan arriesgada como la de hacer un guiño a la esencia del pasado envolviendo la tecnología más moderna que se puede aplicar al mundo de las motos en un manto de diseño clásico.

 

 

La Yamaha XSR “normal” es ya de por sí una moto muy atractiva, pero esta decoración 60th Anniversary, con los característicos colores amarillo, negro y blanco que lucieron las motos de Yamaha USA a los mando del piloto Kenny Roberts, es simplemente espectacular. La base es una de las naked más eficaces y ligeras de nuestro mercado, la inagotable y efectiva MT-09. Una moto que cuenta con una de las mejores relaciones calidad-precio del mercado y capaz de dar un buen susto a motos con etiqueta de moto “premium”.

 

Esta nueva Yamaha es una moto compacta, pero sobre todo, esbelta. Una moto que no sucumbe a los adornos superfluos. Todos los detalles son minimalistas y de gran calidad, con el aluminio como hilo conductor de una decoración que ofrece un aspecto sincero. De su hermana aprovecha buena parte de los componentes y toda su moderna tecnología. Comenzando por el chasis desdoblado de aluminio y el basculante, tipo banana, del mismo material. Alrededor se han incorporado componentes que guardan una cuidada armonía. Desde el nuevo depósito de combustible a un asiento con un sorprendente tapizado que para sí quisieran muchas de las motos “retro” más caras del mercado. La redondez de faro delantero y piloto trasero, con tecnología led, y un cuadro de instrumentos redondo, digital, y con fondo totalmente negro, completan un diseño que te atrapa desde el primer instante.

 

 

Como hemos dicho anteriormente, el chasis de la XSR 900 es el mismo que el de la MT-09, tipo diamante desdoblado que es sinónimo de ligereza, rigidez y estabilidad. A él se anclan una preciosa horquilla invertida de 41mm, ajustable y con agresivo acabado dorado, y un monoamortiguador con muelle en color amarillo que se apoya en un sistema progresivo, a base de bieletas. Los frenos también son los mismos de la MT-09, dos discos flotantes de 298mm mordidos por pinzas monobloc de cuatro pistones de anclaje radial, delante, y un simple disco trasero, que son más que suficientes para detener con seguridad los 195 kilos de la moto en cualquier circunstancia. De serie equipa sistema de frenos ABS de última generación.

 

Su propulsor es de sobra conocido, tanto en la MT-09 como en la Tracer, un tricilíndrico de 847cc que ofrece 115CV, aunque siempre nos ha dado la impresión de que tuviera bastante más potencia, sobre todo en bajos, donde no tiene rival. Sus 87,5 Nm a 8.500 rpm de par, son realmente explosivos. Además para la XSR 900 ha sido debidamente retocado para conseguir aumentar aún más la suavidad de funcionamiento, aunque las prestaciones de vértigo seguirán estando presentes, sobre todo cuando se superan las 6.000 rpm. Otra novedad es la adopción de una embrague antirre­bote que nos permite un control total sobre el cambio, con lo que podremos disfrutar de una mayor precisión en las reducciones y de un tacto más suave y mucho menos cansado cuando disfrutamos, por ejemplo, de las curvas de la bajada a Taganana.

 

 

Y aunque del diseño de la XSR900 se han eliminado todo lo superfluo reduciendo, la tecnología que contribuye a la seguridad del usuario está plenamente desarrollada en todos los apartado de esta moto que, engañosamente, podríamos encasillar como moto vintage. La XSR 900 equipa la más moderna tecnología como el acelerador electrónico, tres mapas de motor, dos modos de control de tracción y ABS. Quizá no tenga tantos gadgets como otras motos del viejo continente, por los que tienen funcionan correctamente  y ofrecen la dosis justa de asistencia al usuario, sin que su utilización sea una laboriosa complicación que hace perder la esencia y simplicidad de una moto.

 

El triángulo que forman las estriberas con el asiento y el manillar es diferente al que encontrábamos en la MT-09. Para nuestro gusto es más acertada y natural para el cuerpo que adapta inmediatamente una postura cómoda y esbelta. El asiento no so destaca por su impecable aspecto, es realmente cómodo y como buen asiento, pasará desapercibido durante la conducción. El resultado de estos cambios es una postura de conducción que nos hace sentirnos en “nuestra moto” a los pocos kilómetros. El comportamiento es muy controlable, ágil e intuitivo. El acelerador dispone de un recorrido corto que contribuye a conseguir aceleraciones más fulgurantes, aseguradas por un control de tracción al que le sacamos bastante jugo por las húmedas carreteras del macizo de Anaga.

 

 

Sin llegar a ser tan exigente como una moto deportiva, esta nueva Yamaha deja patente su alma con ADN deportivo. Explosiva entre curva y curva cuando quieres exprimir al máximo todo el empuje de su motor, te sorprenderá comprobar que casi siempre llevas engranada una marcha más de lo habitual. Y es que el empuje en la zona baja y media, enamora. Es magnífico, y además es adaptable, gracias al D-Mode, que nos permite elegir entre un total de tres mapas de entrega de potencia (A, B y Standard), o el control de tracción, que cuenta con tres niveles de intrusión incluida la desconexión, porque a veces poner el mapa en modo “A” y el control de tracción “desconectado” es la única forma de quitar la mordaza y apreciar el empuje real de este tricilíndrico de la marca de los diapasones.

 

Para los que busquen suavidad, el modo “B” es el más adecuado para disfrutar de una conducción eficaz, sin sobresaltos. Porque la XSR se adapta tu modo de conducción o tu estado de ánimo y no siempre quieres extraer la potencia de tu moto de forma fulgurante. Es una moto con una agilidad innata que permite realizar siempre de forma eficaz cualquier tipo de conducción. Basta con que tu mente lo planteé y ella se adaptará de forma inmediata. Las suspensiones también has sufrido modificaciones, en el buen camino, respecto a ala MT-09. El amortiguador trasero digiere mejor las aceleraciones y la horquilla delantera ha perdido aquella incipiente flotabilidad cuando se le exigía el máximo rendimiento. Siguen siendo cómodas sobre cualquier tipo de asfalto y reaccionan de forma precisa permitiendo una conducción muy estable. Esta combinación de un motor más fino con unas suspensiones más compensadas permite que tú te dediques a disfrutar mientras bailas sobre la moto enlazando curvas con sorprendente facilidad.

 

 

Como el resto de los modelos de la familia “Faster Sons”, la Yamaha XSR900 es fácilmente personalizable gracias al enorme  catálogo de accesorios que te permitirán modificarla fácilmente y hacer de ella una moto exclusiva y personal.

 

Al final, después de estar probando motos a lo largo de todo el año, tu subconsciente cataloga las motos de forma automática. Por un lado las que te agradan, por otro las que te gustan y divierten y por último, el grupo en el que se encuadra esta Yamaha XSR 900, las que te “enamoran”. Esas motos que te hacen replantearte tu forma de disfrutar de las dos ruedas y que te llevan a ir haciendo cálculos financieros bajo el casco, en cuanto tienes un segundo de sosiego.

 

Y creo que no somos los únicos que hemos sucumbido a los encantos de la XSR 900 que, con esta sexy decoración Yamaha USA, nos pone “tontitos”. Y es que Yamaha ha dado, de nuevo, en el clavo con esta inspiración vintage que supone una evolución del mítico pasado deportivo de Yamaha, combinado con la tecnología más actual. Una reverencia a los modelos clásicos Yamaha, con un diseño retro que esconde la tecnología más avanzada de la marca. Y todo ello con un precio razonable...

 

¿A qué esperas para probarla? Pásate por D´Motos Las Canteras o D´Motos Santa Cruz y solicita una prueba. ¡Se te caerá la baba!

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS