Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Yamaha XSR700, la diversión se viste de moda retro

26 de Febrero de 2016

Prueba Yamaha XSR700, la diversión se viste de moda retro

«XSR700» son las siglas de una moto que supone la primera apuesta de Yamaha por la folosofía «Faster Sons», un nuevo concepto de motos que combinan las virtudes de modelos populares de la firma de los diapasones, con un diseño «vintage» que seduce a los seguidores de las motos «café racer».

 

Con esas pautas nace la Yamaha XSR700, una versión con aire «neo-retro» que utiliza como base la MT-07, una de las naked bicilíndricas más equilibradas y vendidas del actual mercado de la moto, también en Canarias. Su preciosa estética, las posibilidades de personalización, la facilidad de conducción y su precio asequible serán argumentos que situarán a esta preciosa moto en el punto de mira de muchos usuarios, incluidos los poseedores del Permiso A2.

 

La XSR700 es toda una declaración de intenciones. Un modelo atemporal y basado en iconos históricos, que combina la tecnología más innovadora para ofrecer una experiencia tan pura como estimulante. Con un sólido par motor y un chasis extremadamente ágil, está pensada para los que aprecian los modelos clásicos y disfrutan conduciendo.

 

 

Para adaptarse a las exigencias de la filosofía Faster Sons, que defiende el respeto por el estilo clásico y las líneas de diseño más míticas de la marca, pero siempre usando la tecnología más actual para conseguir un comportamiento dinámico de primera, la carrocería de la MT-07 ha tenido que someterse a severas modificaciones. Comenzando por el depósito de combustible, que ahora cuenta con unas tapas de aluminio barnizado, y continuando con sus peculiares faro delantero y piloto trasero, inspirados en el más puro estilo vintage.

 

Todos los detalles estéticos han sido cuidados al máximo e incluso se ha pensado en los que la van a personalizar nada más sacarla de la tienda, optando por un subchasis trasero desmontable, que permitirá su preparación con facilidad. Yamaha además ha dispuesto decenas de accesorios en dos paquetes, uno dirigido a lo que llaman «fun ride» y otro «all rounder». También en este campo han trabajado con un preparador externo a la marca JVB, que ha hecho una versión especial llamada «Super 7», de la cual también podrá comprarse el kit de preparación. Así que los amantes de las personalizaciones tienen una buena base en la XSR700. De hecho, les recomendamos que  descarguen la App My Garage de Yamaha, con ella podrás hacerte tu XSR 700 a medida.

 

 

A estar basada en una de las motos con mejor relación calidad/precio del mercado, la firma nipona disponía de una excelente oportunidad para ofrecer un producto realmente atractivo a la par que eficiente. La proliferación de elementos fabricados en auténtico aluminio por todas partes son una clara muestra del interés con el que se han tomado lo ingenieros de Yamaha el primer modelo de la nueva gama «Faster Sons».

 

Analizando los elementos comunes, y que permanecen inalterables con la MT-07, comenzaremos por el motor. Un vanguardista bicilíndrico en paralelo de 689cc que cuenta con inyección electrónica y refrigeración líquida, y que aprovecha el diseño "crossplane" para proporcionar un par motor muy lineal y una contundente aceleración, gracias a los 75 CV  que entrega a 9.000 rpm. Además hay un kit de limitación a 35 kW para usuarios del Permiso A2.

 

También comparte chasis con la MT-07, un chasis realmente ligero y muy bien equilibrado que recordamos (Ver Prueba MT-07) que le proporcionaba una excelente agilidad y manejabilidad. La horquilla convencional, con un tarado que tendía a blando, y el mono amortiguador trasero, eran los encargados de sujetar la moto al suelo y lo hacían muy dignamente, con estabilidad, precisión y aplomo en todo tipo de conducción.

 

 

Subidos a la XSR700 notamos las primeras diferencias respecto a la MT-07 en la altura del asiento, un centímetro más alto, y en el manillar, más alto, más cerca al cuerpo, y algo más ancho para ofrecer un mayor control sobre la moto. La posición de conducción es realmente cómoda, permitiendo que manos, cuerpo y piernas adopten una posición natural y relajada, como en aquellas motos a las que homenajea esta XSR700. El único detalle que desentona en la acertada disposición de los elementos, es el cuadro de instrumentos, que situado tras el manillar, obliga a apartar la mirada de la carretera para consultar cualquier parámetro.

 

En marcha, sigue sorprendiendo lo ligera, ágil y divertida que es. Desde casi el ralentí, en ciudad se desenvuelve con asombrosa facilidad gracias a unas suspensiones suaves en su tarado, que a un ritmo normal trabajan de una manera idónea. El comportamiento de la XSR700 es prácticamente similar el mismo que el de la MT-07, lo que supone un gran acierto, ya que se trata de una moto muy ligera y rápida de reacciones, pero que al mismo tiempo es estable y no pone en aprietos a quien la pilota. Otro conjunto que se mantiene inalterable respecto al modelo base es el equipo de frenos, con pinzas de cuatro pistones, de tacto correcto, pero que ahora incluye el ABS de serie.

 

Que la posición de conducción sea aún más cómoda que en la MT-07 no quiere decir que sea una moto aburrida, ni que le haga ascos a un buen tramo de curvas. Algo que pudimos comprobar con la unidad cedida por Flick Moto, el distribuidor autorizado Yamaha en la provincia de Las Palmas, en un mítico tramo de curvas de la Isla de Gran Canaria; el de La Era del Cardón. Una carretera, retorcida, sinuosa, con asfalto cambiante y curvas en las que has de ceñirte al costado exigiendo una gran precisión. En situaciones como la que describimos es dónde salen a relucir las virtudes de la XSR700. 

 

Un motor con un par tan solvente que te permite abordar el tramo completo entre tercera y cuarta, aprovechando el empuje desde poco más de 2.000rpm. Pero no podemos reprimirnos y comenzamos a llevar la aguja del cuentarrevoluciones a la zona alta para gozar de uno de los mejores componentes de la moto, su caja de cambios. Precisa y de accionamiento súper rápido. De esta forma las curvas se acercan cada vez más deprisa y es preciso extraer todo el potencial al equipo de frenos, sobre todo al delantero, ya que su accionamiento es más preciso -la maneta dispone de regulación- que el trasero, cuyo recorrido, a nuestro gusto, es demasiado amplio y exige un excesivo giro del tobillo, restando precisión. El ABS no es nada intrusivo pero saber que está ahí, supone una enorme confianza en la conducción.

 

Otra sorpresa son los neumáticos que la XSR700 equipa de serie, unos Pirelli Phantom con dibujo clásico, en consonancia con el resto de la moto, que de retro sólo tienen el dibujo, o quizá es que los aviadores de las estriberas son demasiado largos. Su agarre es excelente incluso en situaciones de poco «grip» como las que tuvimos que vivir recientemente en la práctica totalidad de las carreteras de Canarias con la llegada del temporal de lluvia, ¡y nieve!

 

 

Yamaha acertó de pleno con su gama de motores «crossplane». Unos motores en línea que si embargo tiene un «pulso» o un comportamiento más parecido al de un «V-Twin» en el que sientes cada palpitación y una extraordinaria conexión entre el acelerador y la rueda trasera, que te permite una conducción más precisa, y por lo tanto más segura. 

 

Ese mismo «pulso», garantiza que la salida de las curvas sea mucho más limpia gracias a una enorme capacidad de tracción, que se mantiene hasta que se alcanzan las cinco cifras en el tacómetro, y consigue favorecer la retención de la moto cuando cortamos gas, evitando en muchos casos, cambios de marchas innecesarios. Y además, por si lo anterior fuese poco, el consumo, aún dándole caña, es de apenas 4 l/100km. ¡Menos mal, porque al depósito no le entran ni 10 euros de gasolina!

 

Con su aspecto bonachón, la XSR700 es más traviesa de lo que parece. Y es que con 75Cv y sus ligeros 186 kilos, la relación peso/potencia arroja un gran potencial para ser una pequeña matagigantes a la que sólo pone en evidencia el discreto sonido de su escape… Sí, ya sabemos lo que estás pensando; eso es algo que un Akrapovic solucionará en un instante. Es verdad.

 

 

En definitiva, la Yamaha XSR700 es una moto para disfrutar, para pasarlo bien en cualquier carretera y para poder deleitarnos con ese aspecto clásico. Pero para los que quieren algo más, su alegre motor y su equilibrada parte ciclo, les proporcionarán muchas alegrías; tantas que llegarán a plantearse si realmente necesitan más de 75CV para ser felices. Una moto ideal para los que aún no tienen mucha experiencia y un adictivo juguete en manos de los expertos en la materia. Como dice Yamaha en su publicidad, un homenaje al pasado de la marca, pero sin lugar a dudas, un modelo diseñado para el futuro.

 

Su precio, 7.499 euros (matriculada y con ABS de serie) la sitúa como un modelo muy competitivo y apto para todos.

 

Unidad de pruebas cedida por Flick Moto, Distribuidor Autorizado Yamaha en la provincia de Las Palmas

 

En la prueba hemos utilizado el casco SHARK RAW TRINITY.-   Ver detalles

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS