Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Yamaha X-Max 400 ABS, máximo rendimiento urbano

30 de Noviembre de 2015

Prueba Yamaha X-Max 400 ABS, máximo rendimiento urbano

Que Yamaha está pasando por uno de los momentos más dulces de su historia en el “Viejo Continente”, es algo evidente. A ello ha contribuido, entre otras, la exitosa familia “X-Max”, una familia de scooters modernas y dinámicas que siempre está entre las opciones de los que desean moverse por la ciudad con la máxima seguridad.

 

Hoy os traemos a nuestra sección de pruebas, y gracias a D´Motos Las Canteras, el distribuidor autorizado de Yamaha en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, el modelo top de la gama X-Max, la versión de 400cc con ABS, una rutera ágil y equilibrada que se mantiene como una de las opciones más acertadas de su categoría.

 

Yamaha ha dado en la diana de los clientes de media Europa con su gama X-Max, y en concreto esta versión de 400cc con aire deportivo se ha convertido en una de las opciones preferidas para los usuarios de carnet A2 que cada día ganan calidad de vida desplazándose en su maxiscooter por la ciudad. Y es que en la firma de los diapasones han conseguido un producto redondo, que ha potenciado la versatilidad de este tipo de motos conservando la esencia y facilidad de conducción de este tipo de vehículos. A pesar de su cilindrada y el consiguiente aumento de peso, la X-Max se erige en una de las más equilibradas scooters de la gran familia “Urban Mobility” de Yamaha.

 

 

Al primer vistazo, Yamaha deja claro que ha puesto toda la carne en el asador con esta X-Max. Mires donde mires, la calidad y ajuste de sus componentes es siempre ejemplar. Sin llegar a ser agresivas, las líneas de su diseño vienen marcadas por el carácter eminentemente dinámico con el que Yamaha ha impregnado a todos los productos de la saga X-Max. La altura del asiento al suelo, uno de los condicionantes para muchos usuarios, no es especialmente baja. Los 785mm lo sitúan en un término medio que gracias a la acertada ergonomía de su asiento, permitirán llegar bien al suelo a la mayoría de esos usuarios.

 

En cuanto al equipamiento, podríamos decir que la X-max es una scooter “full-equipe”, guanteras, hueco para dos cascos integrales bajo el asiento, toma de corriente, doble disco de freno delantero, combinado con un disco trasero, instrumentación moderna y fiable, inspirada en el mundo automovilístico, luces de posición LED y piloto trasero, también LED.

 

Y aunque su postura de conducción no sea la convencional de una maxiscooter “GT”, el conductor goza de una buena protección y confort en marcha, incluso mejor que la de algunos que presumen de su apellido “GT”, que consiguen que el transcurso de los kilómetros pase de forma muy agradable.

 

 

Nos sentamos a sus mandos para iniciar los primeros kilómetros de nuestra prueba y nos encontramos muy a gusto. La postura, más erguida que en otras scooters, permite una conducción más ágil e intuitiva. En pocos metros aprecias la herencia del ADN de la familia X-Max. El carenado engaña con su aerodinámico diseño, ofreciendo más protección de la que esperabas de unas líneas tan atrevidas. Los retrovisores, en los que también se prioriza el diseño, ofrecen una buena panorámica de lo que sucede en tu estela, confirmado que la innovación no tiene que estar reñida con la efectividad.

 

A pesar de su tamaño, y de su peso -unos 30 kilos más que una X-Max de 125cc-, la “400” se encuentra muy a gusto callejeando por las avenidas de Santa cruz de Tenerife o La Laguna. El tacto de su motor es muy agradable, lo que contribuye a incrementar esa sensación, pero es en carretera donde saca lo mejor de sí mismo. El chasis es de lo mejor de la categoría, efectivo, preciso y fiable, ofreciendo al conductor un noble comportamiento y proporcionando un rendimiento deportivo y predecible.

 

El pequeño incremento de distancia entre ejes respecto a sus hermanas menores, le sienta muy bien, sobre todo en carretera abierta, proporcionándole un incremento de la estabilidad general a alta velocidad. La combinación de llanta de 15 pulgadas delante y 13 detrás -con neumáticos de perfil bajo 120/70-15, delante, y 150-70-13, detrás- junto a una distancia entre ejes larga (1.565 mm) confirman esta apuesta por la estabilidad. Incluso en las curvas amplias a máxima velocidad  de la TF-5, el tren delantero mantiene un imperturbable aplomo, algo que no es tan frecuente en vehículos de este tipo; aunque claro, en Yamaha tienen la ventaja de poder fijarse en la T-Max.

 

 

El propulsor de la X-Max es suave, potente y silencioso. Los 31,5CV de su moderna mecánica monocilíndrica 4 válvulas, con inyección electrónica y refrigeración líquida, son suficientes para mantener ritmos de “moto grande” en cualquier circunstancia. Además de ofrecer una autonomía de unos 300 kms gracias a los 14 litros de su depósito y a su reducido consumo, que a nosotros nunca nos pasó de 4,9 l/100km, dándole al mango sin piedad.

 

La respuesta del propulsor es muy suave y lineal, con un tacto exquisito en el puño de gas y unas prestaciones muy destacables. Las aceleraciones son brillantes pero es mejor aprovechar el amplio empuje de la zona media del cuentarrevoluciones. El tacto en ciudad es una de sus mejores cualidades, con un acelerador que permite pasear a ritmo tranquilo, teniendo siempre un “as” en la manga, mejor dicho, en el puño.

 

Este tipo de scooters es la mejor opción para los que viven en el extrarradio de la ciudad, y mucho más en lugares con la orografía de Tenerife, con abruptas pendientes en cuanto abandonas la zona de costa. El motor te permite exprimir una parte ciclo muy bien equilibrada y entramos con curvas de radio medio-amplio ni se inmuta, con un tarado de suspensión firme que le hacen ideal para rodar, incluso a dúo durante muchos kilómetros.

 

 

Uno de los aspectos que mejor podemos valorar de la X-Max 400 es su comportamiento dinámico, en  nuestra opinión, favorecido por un bajo centro de gravedad y la acertada combinación de medidas de ruedas y tarado firme de las suspensiones. Todo ello le proporciona muchas ventajas en un uso cotidiano. Uno de las mejores del mercado en cuanto a maniobrabilidad y facilidad de conducción. Porque no nos engañemos, para un usuario acostumbrado a una cientoveinticinco, el salto a una cuatrocientos, es a veces, un salto demasiado grande. Pero no es el caso de la X-Max, su adaptación será un mero trámite.

 

Su utilización será con toda probabilidad un 70% ciudad frente a un 30% de carretera. En la “urbe” contaremos siempre con el aliado perfecto; ágil, con un fluir constante y con una gran capacidad de maniobra entre coches o para aparcar, gracias a su amplio radio de giro. Muy estable sobre las “trampas” de la ciudad, alcantarillas, vías del tranvía, pasos de peatones o rejillas de agua. Y en carretera no desentona. El aplomo de su parte ciclo es de los mejores de la categoría, con una estabilidad que ofrece una excelente en el paso por curva, y una capacidad de frenado adecuada, gracias a sus tres discos, de 267 mm –dos delante y uno detrás–, con pinzas de dos pistones paralelos, que conforman un conjunto muy eficaz con suficiente potencia y tacto. Además, por sólo 500 euros más puedes pedir tu X-Max con “ángel de la guarda”. Un elemento indispensable en una moto con las prestaciones y peso de esta maxiscooter.

 

 

Si andas buscando una scooter “good-for-all”, la X-Max 400 de Yamaha es una de las mejores opciones. Una maxiscooter deportiva muy equilibrada, con una parte ciclo con capacidad de sobre y un motor suave y potente para cualquier uso que le vayas a dar. Atractiva, moderna, cómoda y eficaz, así es la nueva propuesta de Yamaha para tu movilidad urbana individual y a la carta. Y aunque éste sea su hábitat natural, tendrás la oportunidad de disfrutar a buen ritmo y sin que te estreses por la falta de rendimiento, cualquiera de las decenas de atractivas carreteras que tienes a tu alcance.

 

Moto cedida por D´Motos Las Canteras, Concesionario Oficial Yamaha en Santa Cruz de Tenerife

 

Precio Yamaha X-Max 400.- 5.999euros 

Precio Yamaha X-Max 400 ABS.- 6.499euros

 

Prueba realizada por el equipo de  Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS