Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Probamos las Victory 2013, custom Made in USA

21 de Mayo de 2013

De la mano de Vegueta Bikes, el concesionario oficial de la marca americana, han llegado a Canarias los nuevos modelos de la gama Victory 2013, una marca que ha sabido ganarse un hueco en el segmento custom del mercado español y mundial, y que ahora pretende hacerlo en el canario.

 

Tres familias, numerosas por cierto todas ellas, componen la gama Victory 2013; las Touring (máxima comodidad sobre dos ruedas), Las Baggers (custom que van por libres) y las Cruisers (el predominio de las prestaciones). Todas ellas comparten un mismo propulsor, el “freedom” de 106 pulgadas cúbicas (1.731cc) de 97 contundentes y dóciles caballos de potencia.

 

El chasis, de aluminio por cierto, también es otro componente que comparte toda la familia. Una estructura monocasco que rodea y sujeta al motor por la parte superior y con un gran hueco tras el eje de la dirección donde se alberga discreta y cómodamente el filtro de aire del motor. En definitiva, un chasis rígido a la vez que liviano.

 

Aprovechando la llegada de las Victory 2013, hemos podido disfrutar durante bastantes kilómetros por nuestras carreteras de tres de sus nuevos modelos; concretamente de la musculosa Hammer S, de la custom de inspiración clásica, Cross Roads y de la Cross Country, la Bagger más espectacular del mercado.

 

En abril de 2011 probábamos por primera vez una Victory, concretamente la Vegas LE (Limited Edition – tan sólo se fabricaron 100 unidades para todo el mundo-), una Cruiser que nos dejó un buen sabor de boca y de la que aún rememorábamos el empuje de su motor y su comportamiento dinámico, algo que nunca habíamos visto hasta entonces en una mega-custom.

 

 

Victory Hammer 2013 (16.900 €).-  Todo músculo y corazón

Quizá sea la más exclusiva de las tres motos de esta prueba, se podría decir que ostenta el título de “la más racing” de la firma americana. Es una máquina muy especial, con ese contundente balón trasero de 250mm de anchura, que me hace recordar la trasera de un Porche 991, que le imprime una conducción tan peculiar. Una moto que se pilota “con la rueda trasera”.

 

La Hammer es una moto para disfrutarla en solitario, con esa sensación de libertad que sólo da el placer de pilotar a tu aire, sin más rumbo que el del horizonte, pero que no por ello renuncia a la compañía y para ello monta un segundo asiento con tapa extraíble. Una solución ingeniosa y que conserva la inconfundible y personalizada línea.

 

El corazón de esta “muscle cruiser”, al igual que en el resto de la gama 2013 es el poderoso V-Twin de 1731cc  que entrega hasta 97 CV, empujando con fuerza constante desde muy abajo gracias a los 153 Nm de su par motor. Entre el motor y la transmisión por correa dentada, se encuentra una precisa caja de cambios de seis relaciones, que incorpora una sexta “overdrive”.

 

Respecto a la parte ciclo, dejando a un lado su descomunal neumático trasero de 250mm, la Hammer equipa una eficaz horquilla delantera invertida de 43 mm y un equipo de frenos con doble disco de 300 mm mordidos por pinzas de 4 pistones. De la suspensión trasera se encarga un monoamortiguador ajustable en precarga y con sistema progresivo de bieletas. Las llantas son “GT Style” con una atractiva banda roja en su contorno.

 

El “martillo” de Victory es una moto que requiere un cierto periodo de adaptación, sobre todo por las especiales medidas de sus neumáticos: Un 250/40-18”, en la rueda trasera, acompañado de un 130/70-18” delantero. Pero una vez “conectado” a la Hammer S es una moto bastante manejable y muy conducible, siempre que la carretera no se revire demasiado. Pilotarla es una experiencia a la que no debería renunciar ningún amante de las musculosas custom.

 

Tampoco es una moto para los que gusten pasar desapercibidos. Es exótica, exclusiva y te trasmite “su pegada” por todos los músculos de tu cuerpo. A la hora de acelerar sientes como la goma trasera se pega la asfalto como una lapa, y eso que acelera de manera realmente contundente, no en vano su bicilíndrico ofrece 13 Nm desde tan sólo 2.700 rpm. El cambio es preciso, aunque algo ruidoso… ¡Imagina el tamaño que han de tener los dientes de los puñones! La frenada no es problema, excepto en mojado. Al carecer de ABS y ser tan larga… ¿Pero cuántas veces llueve en Canarias?

 

Como el resto de las cruiser de la marca, en esta Hammer S predomina el estilo y las prestaciones sobre cualquier otro parámetro y su estética no hace más que confirmarlo. Si lo tuyo es pavonearte en el paseíto de fin de semana, esta es sin duda, tu moto.

 

 

Victory Cross Country 2013 (20.800 €).-  Viajando en primera clase

Como el resto de las baggers de la marca norteamericana, la Cross Country supone un perfecto equilibrio entre prestaciones y capacidad de carga, aunándose también en nuestro caso, el descaro de una espectacular decoración en un naranja satinado que contrasta perfectamente con el negro de su motor y resto de componentes. ¡Su estética emociona!.

 

De las tres de esta prueba, y aunque a priori no pudiera parecerlo, es la más equilibrada de todas. La parte ciclo es noble y predecible. Una moto con gran personalidad que, si anticipas las maniobras, no te ofrecerá nunca un mal gesto. Como las demás Victory equipa el motor “freedom” V-twin a 50 grados, con árbol de levas en cabeza, 4 válvulas por cilindro, que desarrolla una potencia de 92 CV y un par de 15.6 Kg/m a 3.700 rpm. Con una caja de cambios de 6 velocidades con overdrive, eficaz y seguro sistema de frenos ABS, cruise control y una capacidad de carga de 245 kg…

 

Tras el impresionante carenado frontal, con mini cúpula ahumada, se esconde un tablero de instrumentos de clara inspiración automovilística retro. La información ofrecida a simple golpe de vista es muy completa. También incorpora, y merece una mención especial, un embriagador equipo de sonido para escuchar en los momentos en los que no te quieras deleitar con el sonido de su doble escape. Incluye sintonizador de radio (recomendamos el 105.4 M80 Radio en Las Palmas) y un conector para MP3 o Ipod en la maleta derecha con cargador incluido. El sonido de los dos altavoces estéreo es espectacular y puedes llevarlo “a todo trapo” porque el sensor de velocidad bajará el volumen de manera automática cuando pares en un semáforo.

 

Sólo o acompañado, la Cross Country sorprende la soltura por la que se mueve por las carreteras de Gran Canaria. Pesa unos 350 kilos, pero realmente lo disimula muy bien, mejor que Falete en traje de baño. Tambien ayuda la elasticidad de su motor que te permite salir catapultado desde casi el ralentí.

 

Las maletas, con cerradura accionada con la llave de contacto ambas, son dos auténticos baúles de 40 litros cada uno y te ofrecen todo el espacio que necesitas para el viaje. Lástima que en ninguna de ellas puedas meter un casco digno de tal nombre. Pero para eso tienes el baúl “Lock&Ride” opcional que se instala en segundos y sin necesidad de herramientas. El baúl además aporta confort al pasajero ya que puede usarse como respaldo.

 

Conducirla es un auténtico placer. Como decimos en el titular, primera clase. La ergonomía está muy bien conseguida lo que garantiza la confortabilidad de la “vida a bordo”. Es con la que más kilómetros hemos hecho en esta triple prueba, y en la que hemos terminado más frescos. Las distancias entre manillar, estriberas, perdón, plataformas, y asiento están muy conseguidas, si bien es verdad que no es la moto ideal para los de “talla corta” como el que escribe, pero no por la altura al suelo o por la situación del manillar, lo que nos descuadra a los bajotos es la posición de las palancas que debemos accionar con los pies, y eso seguro que tiene una fácil solución.

 

Si eres un amante de las custom y de los viajes en primera clase, la Cross Country es la combinación perfecta. Viajar en moto sí, pero con clase y distinción, eso es lo que esta bagger te ofrece.

 

 

Victory Cross Roads (19.900 €).- El estilo de vida americano

Cromados de gran calidad por doquier, semirrígidas maletas de piel, doble cola de escape cromado, faro delantero cromado y con visera y cuadro de instrumentos minimalista… Una auténtica custon al más puro estilo clásico pero con tecnología del siglo XXI. Así es la nueva Cross Road de Victory.

 

Nada más subirte a esta custom de casi tres metros de largo y 350 kilos eres consciente de sus descomunales medidas. Todo está hecho “a lo grande”, tanto e dimensiones como en calidad. Destaca la parte trasera de la moto con ese impresionante conjunto de guardabarros con un nervio central cromado que parte desde los intermitentes y que envuelve a un esplendoroso piloto trasero. Todo ello aderezado con una buena cantidad de cuero, el de sus dos maletas y culminado por el estiloso respaldo del pasajero. En la parte delantera es el faro con visera y la única esfera cromada del cuadro de instrumentos, los que se centran bajo un impresionante manillar, ancho y cromado. También destaca, sobre todo para tratarse de una custom, el tren delantero compuesto por una horquilla delantera invertida de 43mm y el doble disco de 300mm.

 

Los primeros pasos con la Roads han de hacerse con mimo, tacto y mucha precisión, pero una vez acostumbrado a las medidas y las inercias, todo viene rodado, nunca mejor dicho. El asiento es muy bajito, aunque bastante ancho, como las amplias plataformas. Poco a poco vas tomando confianza y empiezas a sacar más partido a sus 97 imperiosos, perdón, ese era del caballo de Jesús Gil, 97 impetuosos caballos. Caballos todos ellos que llegan desde abajo y de manera muy dosificable ¡Qué bueno! Con el paso de los kilómetros coges confianza y descubres que las plataformas no rozan tan pronto como pudieras imaginar… (Nos tenían mal acostumbrados). Gracias al motor puedes recorrer cualquier carretera a baja velocidad convirtiendo tu paseo, sólo o a dúo, en todo un placer. Eso sí, deber recordar siempre lo que llevas bajo tu trasero y anticipar las maniobras. Esta moto no es de esas que se puede improvisar en medio de la curva.

 

Al igual que toda la gama, la conexión entre la caja de cambios de 6 velocidades y la rueda trasera se trasmite mediante una correa dentada de carbono que abarata muchísimo los costes de mantenimiento y suaviza las reacciones en las aceleraciones/deceleraciones. Las vibraciones, muy pocas por cierto, no llegan a ser molestas y lo que si que consigues es que seas consciente del palpitar de sus dos enormes pucheros.

 

Pero no todo se queda en una cuidadísima estética de los años 70 en esta Cross Roads, la parte ciclo es muy moderna y está muy bien conjuntada: El chasis y el basculante son de aluminio, al igual que muchos otros componentes, para aligerar peso y centrar las masas. Para detenerla con seguridad, a las barras de la horquilla invertida se anclan dos discos delanteros flotantes de 300 mm, mordidos por pinzas de cuatro pistones, que se suman en un eficaz conjunto al disco trasero, bajo el gobierno de un sistema ABS. Y además, dispones de un práctico control de crucero para que “tu estancia en este buque” sea aún más placentera. ¿Se le puede pedir más a una moto de este tipo?

 

Pocas motos encontrarás que ofrezcan el mismo nivel de confortabilidad al piloto y acompañante. Es una de esas “easy-bikes” a las que te acostumbras en un periodo de tiempo muy corto. La Cross Roads es una moto diseñada para disfrutarla que se ha marcado su propio camino. Un camino que seguro que tendrá más seguidores porque las motos, aunque sean custom, y americanas, se merecen la mejor y más actual tecnología.

 

 

Victory fabrica moos desde 1998 y desde entonces ha ido creciendo y mejorando y en 2013, a través de Vegueta Bikes, nos ofrece para una sugerente y completa gama de motocicletas para los amantes de las motos genuinamente americanas. Las Victory están totalmente diseñadas y fabricadas en Estados Unidos, con ese estilo que tanto las caracteriza, pero con prestaciones,  tecnología, diseño, seguridad y ergonomía exigibles a cualquier motocicleta de nuestro tiempo.

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS